Ir al contenido principal

Mis palabras favoritas. Capítulo II, de la N a la Z

En el capítulo anterior (léase con voz de locutor de televisión) hablábamos de mis palabras favoritas. Ya sé que es un poco egoísta por mi parte, pero es que si os tengo que ir preguntando uno por uno para elegir las palabras más bonitas, no termino nunca. Fíjate el lío para elegir gobierno, como para llegar a ponernos de acuerdo con las palabras, con todas las que hay. Es entre el Cola Cao y Nesquik y la gente se mata…



Pues eso, que me lío y al final no os cuento mis palabras favoritas. Vamos con la segunda ronda de palabras.

Naranjada

Es la hermana pobre de la limonada. Incluso hay gente que la conoce como limonada de naranja… Qué injusto ha sido siempre el mundo con esta palabra. La RAE, que es una señora muy lista que tiene todas las palabras… o casi todas, dice que naranjada es toda bebida hecha con zumo de naranja, agua y azúcar y/o cualquier refresco de sabor a naranja… Ahora que caigo… nadie llama a la Fanta de Naranja, naranjada ¿verdad? Aquí falla algo.

Ñandú

Se va complicando la cosa. Elegir una palabra con la a, chupado, con la b, facilito, la c, sin problema… pero ahora llega la ñ, y luego la X, y griega y la Z, pero todo por cumplir con los lectores. Y no, no me voy a ir a lo fácil y contaros que ñu es mi palabra favorita. Los “ñuses” son probablemente los animales más bobos. Mira que hay documentales en los que salen cruzando el río lleno de cocodrilos. Pues ellos, siempre por el mismo río, y con los mismos cocodrilos. ¿No tienen otro sitio? Prefiero los “ñanduses”, mucho más espabilados. Como los avestruces, pero en América, que allí los cocodrilos son más pequeños.


Orégano

Del orégano sabemos muy poco. Sólo que no todo el monte es orégano, y ya. Y bueno que se pone encima de las pizzas y de otras cosas de comer. Esto hay que explicarlo. No es que el orégano se ponga sólo, por sí mismo, encima de las pizzas, sino que las pone la gente… Igual no hacía falta explicarlo. El caso es que me gusta la palabra. Y es que las esdrújulas me vuelven loco (no, no son señoras de un país de la antigua Unión Soviética… aunque hablaremos de ellas más adelante).



Pepitoria

Lugar al que van los pollos y otras aves para tener mejor sabor. No sé exactamente dónde está ese sitio, pero lo importante es cómo suena. Pepitoria, pepitoria. No me canso de oírlo. ¡Qué sonoridad! ¡Qué bien suena! Os dejo una foto por si a vosotros os suena dónde está.



Quisquilloso

Persona que tiene quisquillas y se enfada con facilidad. Es lógico que se enoje por pequeñas cosas, pero es que las quisquillas son muy molestas…. Bueno algunas, que hay otras que están de rechupete (Rechupete, por ejemplo, no es una palabra bonita)… Hablando de ejemplo, te dejo una imagen de quisquillas de las buenas.



Relamido

¿Os dais cuenta que tiene cuatro notas musicales? ¡4 notas!  Probad a formar una palabra con otras notas… domisila… ¡casi! Solfamila (aparte de parecer un nombre de una medicina, nada). Similado. ¡cerca!  Yo lo dejo ya. Me quedo con relamido, aunque la señora Rae diga que un relamido sea una persona que se arregla o acicala excesivamente. Acicalar… No me digáis que no es una palabra para enamorarse de ella.

Salerosa

Dícese de la persona que tiene salero y gracia. Y hay una señora de Málaga que también es salerosa a la que canta todo el mundo y que tiene unos ojos bonitos debajo de esas dos cejas (de las suyas). Bastante previsible por otro lado. Lo importante es lo bien que suena la palabra. Y ahora, unos minutos musicales.  


Tiquismiquis

Seguro que si miráis en Internet no aparece la historia verdadera de esta palabra. Yo os la cuento en exclusiva. La palabra viene de la unión del nombre de dos hermanos gemelos griegos, Tikis y Mikis. Muy asquerositos con la comida. Que si no quiero verdura, no me gustan las legumbres, el pescado tiene espinas… Que quiero Nutella…  Y claro, en aquella época aún no habían llegado a América (había gente allí, pero aún no habían exportado el cacao), pues los niños no comían nada. Luego el nombre se castellanizó y se quedó en como lo conocemos ahora.


Ucraniano

Me perdonaréis si hay algún ucraniano leyendo el post. Que seguro que los hay, que son más listos que el hambre. Pero lo que me gusta no tiene nada que ver con el país. Es decir ucraniano y me sale solo naniano naniano. Así, todo junto. Es como una canción, ucraniano naniano. Nada que ver con nuestro presidente Mariano naniano. Aunque ahora que lo pienso ucraniana no está nada mal, tampoco.


Vesícula

Quiero reivindicar esta palabra. Mucha gente habla de ella, y de lo mal que está la vesícula. “Que si me la tienen que quitar, que si estoy enfermo de la “visicula”.  Nadie se preocupa por ella, ni siquiera en saber dónde está, ni para qué sirve, ni nada… No os voy a dar el placer de daros la información sobre esta palabra tan sonora. Haced algo por ella y buscad en Google, que seguro que allí esta.



Xilófono

No es que haya muchas palabras que comiencen por X para elegir, pero no os creáis que escogido xilófono por que las otras sean feísimas… bueno sí, pero es que xilófono suena bien. De hecho su etimología tiene que ver con el sonido. Como tiquismiquis, también viene del griego. Xilo, putas maderitas y Fono, para dar la tabarra al resto. En realidad viene de voz y madera, pero me gusta más mi definición.


Ya

Hay una palabra más inmediata que ésta?  Las hay más cortas, pero ésta es la Usain Bolt de las palabras. Preparados, listos, ya. La más rápida. Y vale para muchas cosas. Para estar de acuerdo. Para estar en desacuerdo (si la acompañas con y unos cojones. Aquí va un ejemplo.  -Me han dicho que eres rico? – Ya, ¡Los cojones!).  Para decir que sí en alemán (aunque se escriba con j, los alemanes no se van a dar cuenta si se lo dices sin escribirlo al mismo tiempo). Y para muchas más cosas, pero no os lo voy a dar todo hecho.

Zarrapastroso

Lo más divertido es enseñársela a un extranjero (la palabra, que os conozco y ya os veo enseñando otras cosas a los extranjeros) o decirla con un polvorón en la boca. Tú llamas a alguien desaseado o desaliñado y no tiene el mismo efecto que decirle que es un zarrapastroso. Te da cierto caché, es como si no sólo fuera un guarro, sino que tiene cierta solera, y enjundia (¡Qué bonita palabra, por cierto!). Y estoy convencido de que la usan mucho en las telenovelas. (Léase con acento de señora de telenovela). “Mugrossssa y sssarrapastroooosssa”


Ahora que ya conocéis todas mis palabras. ¿Cuál es vuestra favorita? Seguro que por llevar la contraria, no os gusta ninguna. Tiquismiquis, que sois unos tiquismiquis. 

Comentarios

  1. Fenomenal con ellas y tus descripciones, pero, aunque me salen también otras, yo me quedaría con "correveydile" o "correveidile". Me encanta.

    ResponderEliminar
  2. A mi me gusta la palabra Brújula, del verbo brujulear. Y COBELETITO que nunca he sabido qué es pero que me lo decía mi niño cuando empezó a hablar mientras me acariciaba.

    ResponderEliminar
  3. Pues ahí van dos, Javier, una verdadera y otra falsa. Buganvilla y bolanicos.
    Besotes,
    Isabel

    ResponderEliminar
  4. Pues ahí van dos, Javier, una verdadera y otra falsa. Buganvilla y bolanicos.
    Besotes,
    Isabel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…