Ir al contenido principal

Oscar, Goya y otros señores que dan premios a los peliculeros

Oscar, Goya y otros señores que dan premios a los peliculeros

El otro día estuve viendo (ya, ya sé que esta es la típica forma de empezar un monólogo, pero es que así fue) la gala de los Goya y me detuví (¿O se dice detenguí?) a pensar. No me pasa muchas veces. Lo de detenerme sí, me refiero a lo de pensar. Y pensé que todas estas galas, los Goya, Oscars y todos estos señores que se dedican a dar premios, son muy similares, por no decir parecidas (o como se diga).

Sale una señora, o un señor, a presentar la gala. Y canta, y baila, y cuenta chistes, y sonríe, y habla con el público y se mete con las autoridades competentes y otra vez a sonreír. Y volver a presentar a gente que entrega los premios al mejor guion, a la mejor actriz, la mejor iluminación,  y la música más original, a la música menos original y así hasta que eligen la mejor película. Todo ello votado por los señores de una Academia. Y cada vez es una academia distinta. Y son academias que no conoce nadie, ni siquiera son de CCC, ni una academia de inglés, o de baile, ni de mecanografía ni nada. Y así pasa, que eligen cosas que…


Mejor te lo cuento con ejemplos. Cosas que pasan en los premios de cine.


La alfombra roja

Básicamente es, como su propio nombre indica, una alfombra colorada, muy larga, por la que pasan los señores que van a la gala y todo el mundo habla antes, durante y después sobre los vestidos y los trajes. Me explico. Por ejemplo. Penélope Cruz va vestida de Carolina Herrera. Podría ir de Tortuga Ninja, pero no, ha decidido disfrazarse de otra persona. Y van todas muy guapas y guapos. O casi todos. A veces, hay gente que se peina chupando un pararrayos. He aquí la muestra.


El photocall

¡Aquí! ¡Aquí! ¡Aquí! 2 millones de fotógrafos diciendo lo mismo para que los actores, directores y señores nominados, famosos y famosas miren al pajarito. Y posen, y pongan morritos y se pongan de perfil y den vueltas para salir guapos y lucir palmito (siempre me he preguntado dónde llevan el palmito). A la de la foto se le va a salir el palmito (donde quiera que esté).


¿Y éste quién es?

En la alfombra roja y/o en el photocall el famoso sale con sus seres queridos y a veces con su familia. Y a veces ni sabes a quién estás viendo. Puede que sea este actor que se llama… Sí hombre, este que sale en la película de uno que está vivo y luego se muere… Que también salió en la serie esa que tiene tantos capítulos…. Y a veces es sólo el director de la película y no le conoce nadie. O la mujer del diseñador de interiores de la película ganadora del festival de cortos de Albacete (seguimos hablando de películas).


Al Presentador/a que presenta hay que criticarle siempre

Da igual que lo haga mal, regulín, bien o muy bien, siempre hay que decir algo en su contra. ¡Qué mal canta! ¡Qué mal baila! La broma no era muy buena… Un señor o señora que se tira 20 horas (la duración media de estas galas) soltando bromas, sonriendo, bailando, cantando, presentando a gente le deberíamos dejar pasar algunas cosas ¿no? Aunque no salgan con el vestuario adecuado.


Minutos musicales

No sólo canta el señor o señora presentadora. A veces llevan cantantes, cantantas y grupos que cantan canciones musicales. Y algunos cantan bien, y otros mal, y otros simplemente dan el cante.


Vamos a homeja… homanej…. a recordar

Y nos ponen un vídeo con gente que nos ha dejado. Me voy a explicar no sea que penséis que ponen imágenes de la novia que ya sólo nos quiere como amigo, o un video del “Yonatan” que se ha pirado con la Jessi. Me refiero a gente relacionada con el cine que ha muerto recientemente. Y aquí los asistentes a la gala son muy crueles, sólo aplauden a los famosos. O a lo mejor están contentos de que ya no estén con nosotros. ¿Quién sabe? Los famosos son tan extraños…


El mejor vestuario es para…

Que aquí esperas que digan: El vestuario del Barcelona, o del Manchester City que tiene jacuzzi y sauna, y piscina de bolas. Pues no, es un premio que dan a la película por la ropa que llevan. Y no te creas que premian al que va bien vestido, con la ropa planchada y la raya como dios manda y bien limpita… En las películas porno seguro que premian al menor vestuario. Y aquí tenéis un ejemplo de película que ha conseguido el Oscar al mejor vestuario, y mirad que pintas llevan. Pero es que no debe ser fácil vestir a un conejo.


Maquillaje, jeje

También dan un premio a la película en la que van con las pestañas más rizadas y los labios pintados. A la mejor peluquería no, pero yo le daría el premio a la unos amigos míos que cortan muy bien el pelo. Echo de menos también premio a la perfumería y droguería… Mejor a la droguería no la metemos e estas cosas.


Mejor Dirección de fotografía

Si estáis esperando a que os diga qué diantres (¿qué diantres significara diantres?) significa este premio, vais listos.  Ni idea, pero yo me imagino a un señor diciéndole a los actores dónde ponerse todo el rato para salir bien guapos y que no se pongan unos delante de otros, y salgan peinados  y bien vestidos. O puede ser el que le recuerde al cámara que no haga la película en vertical, que luego se ve muy mal en algunas pantallas.


Guion original, adaptado, mixto con patatas y refresco grande

A los señores que escriben las películas no les dan demasiada bola, pero por lo menos los guiones tienen varios premios, dependiendo si es un guion original (no se lo han copiado a nadie) o adaptado (que le han hecho un corta, pega, colorea) y lo ponen en una hoja por una cara y con lo de Interior Noche, secuencia primera, quinto piso, escalera B. Os dejo un ejemplo de guion…


Actor, actriz, principal, secundario, de reparto, novel, pelirrojo, bajito…

De estos premios también hay categorías. No todos los actores que salen en la peli se les mide igual. Depende si son chicos o chicas, sin salen mucho tiempo en la peli, si salen poco, si es su primera película. Un jaleo, vamos. Que un señor en su primera película y sólo actúa 10 minutos puede ganar el premio al Mejor Actor Secundario novel de reparto Barajas - Adolfo Suárez… Ya me he “liao”.


Se lo dedico a mi familia que me estará escuchando

Todos los premiados tienen un tiempo para agradecer a los miembros (los de la Academia) y dedicarle el Oscar o el Goya, o lo que quiera que hayan ganado a sus familias, sus parejas, a sus padres, a la Virgen del Perpetuo Socorro o su PM (prima Maripuri). Pero algunos se lían…


Dirige la orquesta…

Los señores que dirigen la película también se llevan un premio. El Premio al mejor director. Curioso ¿verdad? Y es que decide cómo son los planos y los movimientos de cámara, y le dice a los actores cómo interpretar el guion y esas pequeñas cosas sin importancia. Y lo hace sentado en su silla de director. No le veo yo el mérito al señor director de primera, acelera, acelera (me he equivocao de canción)

And the winner is

19 horas después de que el presentador haya empezado a hacer bromitas, hayan cantado la banda sonora entera, se hayan agradecido y dedicado todos los premios, llega el momento de decidir qué película es la más mejor del año. Suelen ser películas de mucho llorar y cuanto más largas, más posibilidades de ganar. Un suponer, Torrente no es de las favoritas a ganar un óscar, ni un Goya, ni ná, pero a él no le importa, mientras no le cobres…


Bueno, pues nada, hasta dentro de unos días, que empiezan los Oscars… y otra vez a ver quién es la mejor actriz original maquillada en un vestuario mientras ve una película. 

Comentarios

  1. Si, Javier, pero como somos animales de costumbres, seguro que nos sentamos a ver los Oscar (¿se dice los Oscar o los Oscars? ¡maldición, no tengo a mano a mi amiguete el corrector!) aunque, como dice mi marido, al menos "con unas almendritas y uno bien cargadito...".
    Ya nos contarás...
    Besotes,
    Isabel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…