Ir al contenido principal

10 cosas que no están en su sitio y que ni las madres encuentran

Antes de seguir, voy a matizar el titular. Todos sabemos que los titulares se ponen para impactar, pero no siempre son reales. Y este es uno de los casos. Las madres siempre encuentran las cosas. Siempre. Convertirse en madres y tener superpoderes es todo uno, sobre todo para encontrar cosas y saber si has fumado o bebido.


Y ahora que hemos “desfazido” el entuerto del titular, vamos a con cosas que no están en su sitio.

Las sartenes

Ahora me vais a decir que sois de esos que tienen las sartenes colgadas en ganchos como en las cocinas que salen en la tele. Esas que son de mentira que tienen la mesa en el centro para que una señora que se llama Juliana corte las verduras. No, no y no, esas cocinas son de atrezzo. La gente de bien tiene las sartenes dentro del horno. Siempre, de toda la vida de Dios. Menos cuando tiene que usarlas o hacer una pizza. 


Foto real del horno de mi casa que es particular, se meten las sartenes como en las demás

Dedales, hilos, agujas…

Puede que no haya un dedalero para meter los dedales, ni un hilero para los hilos, pero ¿agujeros? Los hay a porrillo…. Igual no es el sitio adecuado tampoco, pero cualquier cosa mejor que meterlo en esas latas de galletitas danesas que vas con toda tu ilusión a abrir y no encuentras más que botones, hilos de todos los colores, tijeras… Que a ver, también te las puedes comer, pero muy malas tienen que estar la galletas para preferir tragarte un dedal por muy cuqui que sea. Y lo de que siempre sean galletas danesas, también tiene su misterio ¿no? Costurero, joder, que no me salía. Se llama costurero donde tendrían que estar todas esas cosas.  No, las galletas, no. Lo otro. 


Los mandos a distancia

No me preguntéis cuál es su sitio porque no lo tengo claro. Lo que está comprobado es que nunca está en su sitio cuando lo necesitas. Y cuando tienes que bajar el volumen cuando saltan los anuncios nunca lo encuentras y te vuelves loco para encontrarlo.  Por cierto. ¿Soy el único al que la tele se le vuelve loca cuando hay anuncios? Es como si dijera. ¡Atiende, que estoy poniendo anuncios y te los vas a perder. Pues ahora me pongo a todo volumen para que te enteres! El caso es que el nombre ya te debería dar una pista de dónde está. ¿Dónde anda el mando? A distancia…  a veces a poca, pero lo suficiente para no encontrarlo. 


La camisa que te quieres poner

Tendría que estar en el armario, pero llega el momento en que te vas de casa de tus padres… y la ropa ya nunca está en su sitio. Está en la lavadora, en la cesta de la ropa, en el montón de ropa para planchar, pero nunca en su sitio. Y aunque pruebes a ponértela, nada, no hay manera, parece que se la has quitado a un zombi “descuidao” y atropellado por un autobús. Tendrás que ponerte tu segunda camisa preferida, o su suplente. También vale para pantalones, falda, “jerseises”, etc… 



El despertador

Vosotros diréis lo que sea, pero no me parece muy buena idea tenerle ahí, tan cerca de la cama, donde dormimos, para que lo podamos oír bien. ¿Es que no os dais cuenta que nos puede despertar? A veces, no sé en qué pensamos los seres humanos. ¿Habéis visto a algún bicho poner un despertador al lado de donde duerme? Aunque quizá las gallinas…


Los mosquitos

Seguimos con bichos. No sé cuál sería el mejor sitio de un mosquito, pero desde luego al lado del oído en una noche de verano, no. No es que quiera encontrarme con uno en inverno, pero al menos estoy más tapado, tengo menos superficie “picable”. En verano llevas menos ropa que la cantante esta que chupa martillos y se sube a las bolas, y el mamón del mosquito (o mosquita que dicen que son las que pican), tienen donde elegir. 


Hawai, Bora Bora y todas esas islas 

No me digáis que están bien donde están. Todas las islas y los sitios en los que hace buen tiempo, calorcito todo el año, playas... están a tomar por saco de todas partes. Que a los hawaianos y a los Bore… Bora.. (a los de allí) les pilla a mano y de paso pero al resto nos queda muy lejísimos de todo. Que tienes que coger más aviones que King Kong.

 Explicación de lo de King Kong y los aviones

Los bolígrafos y los mecheros

Son de la misma familia que los mandos a distancia. Necesita escribir algo urgentemente y no encontrarás un bolígrafo. O al menos un bolígrafo que escriba. Siempre encontrarás ese lápiz que no tiene mina, o el bic naranja que escribe fino (tan fino que se le acabó la tinta en 1983, pero aún no lo has tirado porque te da penilla). Lo de los mecheros es parecido. Y además, parece que lo saben. Se esconden todos cuando estás en casa y no puedes pedir fuego a nadie. Yo tengo un cajón lleno de mecheros… Ahora que no fumo, es muy útil.


El trasporte público

Aunque creáis que no, tiene relación con el mechero. De todos es sabido que el autobús, o el metro llega en cuanto te enciendes un cigarro. ¿Sabéis por qué prohibieron fumar en el metro? Exacto, para tardar más. El caso es que el transporte público siempre está en otro sitio. Nunca en tu parada. Bueno, a veces sí está en tu parada, pero tú todavía no. Y se va muy rápido para otro lado, porque es lo que tienen los transportes, que se mueven.



Las rotondas

En el puto medio. Siempre. Que tú vas tan tranquilo conduciendo, con tu vehículo, porque te has cansado de esperar el transporte público y ¡bam! Y lo malo de las rotondas es que hay suele haber coches. Con gente. Con otra gente. Que tampoco deberían estar ahí, y que conducen muy “raramente” y que no van por su sitio. Las rotondas son el ejemplo del mal. Lo peor.


Hay muchas más cosas que no están en su sitio, pero poco a poco la iremos colocando. Hay madres de guardia trabajando en ello para que esto funcione como es debido cuanto antes. ¡Gracias!

Comentarios

  1. Es necesario y hasta imprescindible leer tu blog para que en la vida haya orden y concierto.

    ResponderEliminar
  2. Perdón por el retraso, Javier. Es que no encontraba tu blog...
    Besotes,

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…