Ir al contenido principal

Ven a la escuela de calor

¿Os acordáis de la canción de Radio Futura? Tiene que estar bien lo de ir a una piscina privada en la que las chicas desnudan sus cuerpos al sol. ¡Hace falta valor!


Pues ahora que estoy en el país donde fabrican la lluvia, también puedo decir que aquí también se está agustito. No os engaño ni me ha patrocinado el post la Oficina de Turismo de Irlanda. ¡Estamos a 26 grados y hay sol! Y dicen que por Inglaterra hay una “jit güeif”, que es ola de calor, pero ellos como son más sofisticados, lo dicen así.

Pero aquí no hay piscinas privadas, y si las hubiera o hubiese, serían climatizadas porque para utilizarlas un par de veces al año, no te vas a gastar la pasta en fruslerías (palabra casi tan bonita como bagatela, amén de sinónima).  Ni las chicas desnudan sus cuerpos al sol. Se ponen bikini y ese color níveo (nada de publicidad, es una forma de decir blanco, que os lo tengo que decir todo), pasa en cuestión de horas a color codillo.

¿Queréis saber más cosas sobre el calor en Irlanda? Probablemente haya poco que contar y no son muchas las ocasiones en las que se puede hacer, pero a ver qué me invento.

Sensación térmica
Aquí no es como en España que ahora mismo sería algo así: “Su puta madre que “caló” me quedo en casa o me meto en ElCortinglés”. Es más suave. Incluso si sales con una rebequita como recomiendan las madres (desconozco la postura de las madres irlandesas en este asunto, pero seguro que también lo harían), se está bien. Para que os hagáis una idea, la temperatura es la de los sitios de costa a la hora de salir con los niños a tomar el helado o la horchata. Se está bien, pero obligas a los infantes a ponerse algo encima con su consiguiente cabreo.

Colores
En las zonas de playa se ven los diferentes colores dependiendo del tiempo que se lleve veraneando. Esto se nota aún más en los cambios de quincena en los que se mezclan los primerizos y los avanzados. Los avanzados tienen color sobaco de grillo macerado y los primerizos acebrados (cara, cuello, brazos y piernas morenas y el resto blanco). Los guiris cambian también de color, de blanco a rojo, sin pasar por ninguna otra tonalidad. Amigos irlandeses, el rojo no pasa a bronceado. 


En las playas de Irlanda (son distintas a las que estamos acostumbrados en España, pero ya llegaremos a eso), los colores son diferentes.  Yo creo que eso que dicen de que los esquimales tienen más de 100 tonalidades para el blanco de la nieve, también puede aplicarse a las pieles irlandesas. Está el blanco nuclear, el blanco de la lejía que viene del futuro (¡Ya le vale a ésta. Venir del futuro y traer un detergente! ¿No podía traer los números del gordo de la lotería o los resultados de la quiniela?), y luego está el color de los irlandeses antes de pasarse por “Marbela”. Iniesta a su lado es hijo de Bill Cosby.


Top Less
No esperéis ver más carne que el “rosbif” que te pongas en tu emparedado (¡Qué me gusta esta palabra!). En general, llevan menos ropa a los pubs que a la playa. Y no es que no tengan que enseñar. Las irlandesas, en general, tienen muchas tetas. Me explico, que nos conocemos. Tienen las mismas que el resto de las mujeres, pero más gordas. Aquí el que se dedica al aumento de pecho, tiene que emigrar a buscar clientas fuera.

¿Sombrillas?
Vamos a ver, almas cándidas. Aquí hay paraguas, las sombrillas se vuelan. Para un rato que sale el sol, ¿te vas a tapar?  Si quieres un negocio con futuro, no te dediques a “sombrillero”, ni a aumentar pechos a irlandesas.



Playa de Greystones el sábado 6 de julio (suena bien, pero si lo traduces ya no mola tanto)

¡Caracoles!
Los irlandeses es ver el sol y salir a la calle es todo uno. Es como la canción que cantaban algunos de pequeños. Yo no, porque me daba vergüenza y siempre me ha parecido muy feo que te comparen a un bicho “arrastrao”, cornudo y baboso. Por muy cara que salga la baba del animal en cuestión. Os dejo la canción por si no la conocíais y así veis lo “animao” que es el chaval. Los niños se han quedado Sopinstant.


Vamos al chiringuito
En cualquier playa que se precie, hay un chiringuito. ¿Verdad? Pues no, aquí no hay. Tienes que traértelo todo de casa. No digo que esté mal, pero una cervecita siempre apetece… Yo creo que es para evitar que se ahoguen… bebiendo más de lo normal.

Usted no es de aquí
Si ves a alguien tapado con la toalla y no se mete en el agua es que no es irlandés. La temperatura del agua debe rondar los 10 grados bajo cero. No hay ni peces… o yo al menos no los he visto… los únicos que he podido ver por aquí están ya empanaos y los ponen con patatas.



Y ahora os dejo, que me voy a dar una vueltecita por la playa a ver si han cambiado de color los mozos y mozas. 

Comentarios

  1. ja ja ja
    Gracias por esta información porque mi hijo de va mañana a Dublín. Así que me voy pal Corte Inglés y le compro una rebequita de entretiempo. Con esa excusa ya no vuelvo hasta las 21 horas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre con una rebequita ;) La verdad es que no es normal el tiempo que está haciendo.

      Normalmente no hay mucho sol.

      Gracias por el comentario.

      Saludos!!

      Eliminar
  2. Pero, a ver Javier, ¿qué haces tú en Irlanda con lo bien que estarías en Madrid, boqueando a las cinco en punto de la tarde (cita lorquiana, pero me la apropio) con casi cuarenta grados de temperatura y una contaminación de las de romper los contadores de contaminantes? Un traidor, eso es lo que tú eres, poniéndonos los dientes largos con la rebequita (palabra hitchcockiana, pero ya que la popularizaron nuestras madres...).

    Yo también te dejo, pero para irme a la ducha.

    Besotes,

    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te digo donde estoy ahora, te pongo los dientes como Orantes y Santana juntos :-) Ya te contaré

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…