Ir al contenido principal

Hasta los cajones

Dicen que las mudanzas son una de las situaciones más estresantes del mundo. Ahí discrepo. En general, no es nada del otro mundo… la de los demás, pero si te toca a ti, ya es otra cosa. Es una putada como la copa de un pino (¿De dónde vendrá esta expresión)?


Además de trasladar tus cosas de un lado a otro, ropa, muebles y demás enseres (¡Qué palabra tan bonita!) que ya de por sí es jodido, también está el comprar nuevas cosas, papeleo, cambio de domiciliaciones, dar de alta servicios como el teléfono, Internet, luz. Vamos que no se lo deseo a nadie. Yo creo que a Dios se le olvidó una plaga de mudanzas entre las que envió a Egipto para darles un escarmiento. No quiso cebarse con ellos. 


Uno de los protagonistas principales en toda mudanza son las cajas, cajitas, cajones y demás variantes del mismo elemento tomadas de millones en millones. No sabías que había tantas cosas en una casa tan pequeña. Da igual que salgas de un apartamento de 25 metros cuadrados a una mansión de 200 habitaciones. Las cajas que has sacado no cabrán en ningún sitio. También te das cuenta la cantidad de ropa que puede tener una mujer, pero esa es otra historia.

El otro protagonista es sueco, y el que no pase por allí, antes, durante y después de la mudanza, no sabe lo que se pierde. O sí lo sabe y por eso no va. No me imagino yo a los millonarios pasándose por Ikea y luego montando los muebles.

Para esta mudanza, me ha tocado ir más veces de las que hubiera querido por el “Aiquía” (en inglés, se dice así, como si no fuera más fácil), y he cometido los mismos errores, una y otra vez. 


La bolsa amarilla
Antes de hablar de la jodía bolsa, el primer error es ir hasta allí.  Una vez que entras es más difícil salir de Ikea que de las drogas. Pero ya estás ahí, y coges la bolsa amarilla. Y si no la pillas a la entrada, la cogerás luego (están por todas partes). Aunque sólo vayas a mirar, picas y la coges. El “porsiaca” que le llaman.  Y siempre compras algo, el portarrollo de cocina, unos cojines muy monos (da igual que seas tío, también son monos y los comprarás), y el cacharro para que no se cuezan las partes sensibles cuando te pones el ordenador en las rodillas. Pero ellos lo llaman de otra manera, Descojönsæn, o algo así.

No seguir las flechas
Te haces el listo y no sigues las flechas para ir más rápido.  ¡Es una trampa! Acabarás en otro país o en la parte en la que está plagada de niños. Es como Oz tienes que seguir el camino de baldosas amarillas, no te queda otra. Ya, ya sé que algunos lo habéis conseguido, pero yo lo he intentado y ahora mismo os estoy escribiendo rodeado de doscientos niños jugando en una piscina de bolas (ellos, yo estoy hasta las bolas… sin piscina)

Lámparas maravillosas
Que levante la mano el que no tenga una lámpara de Ikea. Da igual que sean de papel o plástico. Yo creo que hemos comprado todo el catálogo. Sin exagerar tenemos 5 modelos diferentes, y exagerando, dos millones de lámparas.Aquí una muestra.


No sin mis bombillas
Si encuentras a la primera la bombilla que va con la lámpara te regalan otra. Pero la tienes que buscar también. Mira que te lo pone en la caja, pero, al menos en Irlanda, no hay ninguna parecida a la que tienes que coger.  E27 75W. ¿O estos son los planos del tesoro en los que están las bombillas?

Los nombrecitos
De acuerdo, son suecos y no van a poner a los muebles Jose Francisco o Maria Luisa, pero tiene que haber un término medio. Los tornillos se llaman “Enroscån” y las arandelas “Rædondeles”.  Así no hay quien se acuerde de lo que hay que comprar. No me extraña que lo más vendido sea la estantería Billy. Si queréis crear un mueble con vuestro nombre, aquí tenéis una tontá para hacerlo. http://www.blogadilla.com/swedishFurniture/swedishFurniture.html

Vamos a probar las “almondigas”
¿Os acordáis de la noticia de que tenían carne de caballo?  Yo no me lo creía hasta que las probé y salí al galope a mirar las alfombras “felpudensen”. 


Si total son 10 euros
Cada cosa.  Lo que no te dicen es que hay que sumar todas cosa y cuando vas a pagar te das cuenta de la pasta que te has dejado. El “sólo voy a mirar” supone 200 “leuros”.

El carrito plano
Da igual el que cojas. Están todos bizcos. ¿Quieres ir a la izquierda? Pues gira el carrito 75 grados al norte.  Y si ya vas cargado de muebles, es la descojonación. Pero el carro es listo como un demonio y te lleva directo a las cajas para soltar la pasta.

¡Qué original!
Era original hasta que te das cuenta que todo Dios tiene el mismo cuadro en su casa. Sí, ese de Nueva York, pues lo tenemos todos.



Claro que cabe
Has comprado un par de muebles y caben en el coche. Pues no. Te faltarán 2 centímetros de coche o te sobrarán de  mueble. Lo suficiente para que tengas que volver con las orejas gachas y pedirles a los señores de Ikea que te lo lleven ellos, por un módico precio que suele ser el mismo que el mueble que no te cabe. 

El montaje
Digamos que el Señor me ha dado pies en vez de manos. Para que os hagáis una idea soy tan hábil con las manos como Arbeloa con los pies. El único mueble que había hecho era la cama… ¿A quién quiero engañar? La cama la hago todos los días, pero esa es otra historia. 

Esta vez, me he puesto a prueba y como soy muy cabezón he montado varios… y al menos las puertas de los armarios se abren… Todavía estoy intentando cerrarlas J. Aquí tenéis mi obra de arte (la cama ya estaba hecha). Ana, mi novia, ha hecho otro montón de muebles, pero no quiero vulnerar los derechos de imagen.


Ahora a ver como le digo a mi padre y a mi suegro que nos monten la próxima mudanza. 

Si queréis un consejo, lo mejor que podéis hacer es... no hacer mudanza y os evitaréis las cajitas, la visita al Ikea, el montaje y terminar hasta los cajones. 

Comentarios

  1. lo leera la migi, y se le quitaran las ganas??, jajajaja.
    GUENISIMO !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no lo recomiendo a nadie. Ahora veo la luz ;)

      Eliminar
  2. Todos nos quejamos, pero bien que volvemos al Ikea una y otra vez... al final te da más alegrías que otra cosa. O al menos a mejor precio ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…