martes, 7 de marzo de 2017

¿Y sobre qué escribo yo ahora?… Cosas que pasan todas las semanas

Algunos me preguntáis (no os voy a decir cuántos exactamente para que no os deis cuenta de que me lo estoy inventando) de dónde saco las ideas para escribir en el post. Yo también me lo pregunto.


Y es que hay semanas en las que pasan tantas cosas que no es fácil elegir. Que si se descubren planetas allende las galaxias (¿o allende sólo sirve para los mares?) o que el Presidente dice alguna frase antológica (esto sirve para cualquier presidente de cualquier país, lo que pasa es que a algunos extranjeros no los entendemos…. Y a algunos españoles, tampoco).


¿Queréis saber de dónde saco las ideas? Pero me tenéis que prometer que no se lo vais a decir a nadie. No vaya a ser que se ponga la gente a escribir “blojes” (el plural de blog, es blojes, de verdad de la buena). Como dice Rafa Nadal, vamos.



Las noticias

Esto no os lo imaginabais ¿verdad? Y es que las noticias son una fuente inagotable de noticias, como su propio nombre indica. Y si no, mirad el ejemplo del señor al que le alcanzó un rayo (un rayo de verdad, no uno vallecano, ni de otro barrio). También es verdad que no te puedes fiar de todas las noticias. Mira Trump, que sólo se fía de las noticias que él se inventa… Tampoco hay que irse a Estados Unidos para tomar ejemplos. En todas partes cuecen habas, o cualquier otra clase de leguminosas (¿Qué palabra tan sonora verdad? Si la dices en alto parece que estás insultando a alguien, o que estás haciendo magia o algo)…


Fake news!

Hablando de noticias y del presidente de Estados Unidos, también se pueden hacer posts sobre noticias falsas. El Mundo Today, El Mundo (sin ser Today ni nada), Telemadrid o La Razón, son algunos ejemplos de lo que digo. Si estos señores que cobran por ello lo hacen, ¿Por qué no voy a escribir sobre cosas que no han pasado? Aquí tenéis la entrevista que le hice a un marciano.


Cosas que me pasan

Otras veces escribo sobre cosas que me han pasado. Una vez me quedé atrapado en el ascensor (palabrita del niño Jesús, y os lo conté en el blog). En otra ocasión os describí la visita al fisioterapeuta y los trapecios). Puede que no sea exactamente igual que como lo describo en el blog, pero sí que se parece mucho a la realidad. Para vuestra tranquilidad, hay cosas que aunque pasen, es mejor no contarlas. Esto de contar las que cosas que pasan, que empiezan diciendo, viniendo hacia el teatro, me he encontrado con… Son los que se hacen llamar molonoguis… monogolista… mongolo… Vaya, que no me sale la palabra. Esos que cuentan cosas que les pasan viniendo al teatro.


La vida misma

De la vida misma se pueden sacar muchas ideas. Esta expresión, la vida misma, es como lo de marco incomparable, antiguas pesetas y pertinaz sequía, van de dos en dos, como los “petisuis”. El caso es que de las cosas que tienes a tu alrededor siempre puedes sacar ideas. Solo hay que estar atento… y yo siempre estoy atento… a lo que no debo. Aquí os dejo el ejemplo de la fauna que hay en todas las piscinas. En vez de estar a lo que estoy, me fijo en la gente.


Cosas que no me pasan pero que podrían pasar

Y hay veces que cuento cosas que no han sucedido, pero que podrían pasar. Como por ejemplo entrevistar a Baltasar . Y no será por falta de ocasiones, que todos los años se pasa por casa. En casa siempre hemos sido muy de Baltasar… Lo que pasa es que viene de noche y a mí a esas horas no me viene bien entrevistar a nadie o ponerme a escribir en el blog. Pero por poder, podría pasar. A ver si algún año aguanto despierto y hablamos largo y tendido (hoy estamos tropicales, todo lleno de trópicos J


Cosas que no van a pasar pero que estaría bien que sucedieran

Otras cosas no podrían pasar nunca. Never ever (que ya sabéis que significa jamás de los jamases), como por ejemplo encontrarme la agenda de Ana Botella (como si ella supiera escribir), o hablar con un extraterrestre… y que me entienda. No, no y mil ves no… o a lo mejor puede que quizá.


Invenciones inventadas

Hace muchos, muchos años, más de 2, que se decía Fantasías animadas de ayer y hoy… Pues lo mismo hago yo a veces. Que me invento fantasías y me animo yo sólo (no empecéis con si pongo tilde o no, que yo voy a seguir haciéndolo, porque soy un señor antiguo). El caso es que muchas veces me invento cosas, como los políticos, y a veces tampoco tengo ni puta gracia, como los políticos. Y hasta me invento críticas


Artículos de opinión

A veces hago artículos en los que opino, Lo que pasa es que son opiniones basadas en decisiones poco meditadas… Básicamente lo que vienen siendo chorradas. No demasiado diferentes a las que dicen los tertulianos, nanianos. Como por ejemplo que los ingleses no entienden inglés. ¿Os podéis creer que es de los post más leídos? No, los ingleses no lo leen… Y es que no comprenden nada.


Hay gente que dice

Esto también es una fuente de inspiración. Cualquier frase que comience por “hay gente que dice” se convierte inmediatamente en verdad. No hace falta decir cuánta gente, ni qué tipo de gente, ni siquiera decir lo que dice… Vaya trabalenguas. El caso es que es a veces escribo sobre cosas que dice la gente… como lo de los “estereopitos”….como que los italianos hablan con las manos… ¿De dónde sacarán esas cosas?


Lo que me gusta

Dicen que el secreto para escribir bien es hacerlo sobre lo que te gusta… Así me va, que escribo sobre lo que me gusta, sobre lo que no me gusta, sobre-natural, sobre-saliente,… y todo lo relacionado con los sobres, como los del PP (ya me he vuelto a liar) o los de los oscars (¿o es oscares?) Pero sí, también escribo sobre cosas que me gustan, como mis palabras favoritas… e incluso lo hago es fascículos (I) y (II) y con los fascículos ni regalo tapas ni nada como hacen las colecciones como dios manda.


Hablando de cosas que me gustan y otras que no me gustan… Que espabilao el “Guarren”, se olía el marrón y le da el sobre a ella para que se equivoque ella. Eso está muy feo.


Y ahora que ya os he contado el secreto para decidir sobre lo que escribo, también acepto peticiones, como las orquestas de pueblo. Mientras no me hagáis bailar… Porque ya sabéis que un hombre sobrio no baila.




2 comentarios:

  1. Las ideas, cuando son luminosas hay que compartirlas, de todos es sabido lo cara que sale la iluminación...

    ResponderEliminar
  2. Escribe de lo que quieras, pero continúa haciéndolo, por favor. En casa nos lo pasamos pipa con tu blog...
    Besotes,
    ibb

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!