Ir al contenido principal

Las aspirinas gratis y otras ventajas de ser Neandertal

Qué injusta ha sido la vida con los hombres antiguos. Que si no iban limpios, que si su dieta no era equilibrada, que  si estaban muy atrasados respecto a los homosapiens… Pues a lo mejor nos estamos equivocando con ellos.

Siempre insultándoles, que si eres un Cromañón, que si tú más, que si eres un cavernícola y cavernario… Pues anda que tú que eres “neerlandés”  (ser de Holanda, tampoco es tan malo).


Hace poco se ha descubierto que se hacían sus propias aspirinas, gratis, sin pasarse por la farmacia. Igual era paracetamol, o espidifén… Da igual la marca, lo importante es que eran más listos de lo que creíamos.



Hoy vamos a hablar de esta y otras ventajas de las señoras y señores de los de antes. De mucho antes. Más mayores que Jordi Hurtado y la Duquesa de Alba

Aspirinas gratis, sin receta

Creíamos que eran unos ignorantes y ahí les tienes. Se hacen ellos mismos sus gelocatiles. Sin receta, lo de escribir lo tenían un poco verde todavía. También te digo que seguramente los dolores serían distintos. Lo de los garrotazos en la cabeza no ayudaría mucho a aliviarlos, pero no tenían que pensar en la hipoteca, el colegio de los niños…



La factura del dentista

Otra ventaja es que en dentista se gastaban poco. Y además no había dentistas que recomendaran chicles sin azúcar, ni con azúcar, ni dentistas. Garrotazo y tentetieso. Que te sale la muela del juicio y parece que te molesta un poco, a tomar por saco y te la arrancas la muela, el juicio, los caninos y un molar.



La hipoteca

Un poco fuera de la ley sí que eran estos señores y señoras. Ni papeles, ni hipotecas, ni claúsula suelo, ni cielo, ni Bankia ni nada. Y eso que se ahorraban. Que les apetecía irse a vivir a la playa, pues allí que se iban. O a la montaña. Ni pasaporte ni nada. Que dicen que en África hace calor, pues tiramos para Alaska, y así conocían mundo.


Ni Leroy Merlin ni Ikea

Que alguno diréis que es una desventaja pero ¿Sabéis la cantidad de matrimonios rotos por el fin de semana en Ikea, las sillas “Sentarsën” y las arandelas Enrrøsken? Un sinvivir. Y en Leroy Merlín comprando grifos, y la caseta para el perro… Estos señores se comían al perros, sin caseta ni nada. ¿Grifos? Al río y santas pascuas plín.  Eso sí el agua caliente lo tenían un poco complicado, pero no eran mucho de bañarse… por si se les van las vitaminas o algo.


Vete al Continente y tráeme tres “mamuses”

Díselo ahora a tu marido. Que si quiero ver el fútbol, que mejor pedimos un chino… Antes sí que eran hombres de verdad… o a lo mejor todavía no eran hombres, pero no pedían chinos para comer. Puede que sí se los comieran, pero a lo que voy… Que tú le decías (como quiera que se comunicaran) a tu pareja y se iba al Continente y te traía tres mamuses. Y es que los continentes estaban cerca (como vimos en la imagen anterior), se podía ir andando de un sitio a otro (todavía no se habían inventado las autopistas radiales). Y  no sólo mamuses, también dinosaurios, tigres, leones, todos quieren ser los campeones. 


Me traes tres lanzas, un hacha y leña para hacer el desayuno

Me das un contramuslo de Velociraptor, y te doy un litro de sangre de murciélago que queda ideal para pintar en las paredes de la cueva. O te lo cambio por un abrigo de piel de “Leopoldo” albino, que el blanco se lleva mucho ahora. Así es como se conseguían las cosas. La versión de yo te doy cremita, tú me das cremita.


Dieta neandertal.

Comían cereales para desayunar, eso sí. Pero ni Frosties ni Friskis de Kellogs ni nada. A lo vivo. Cogían un trigo, de un trigal, espantaban a los tristes tigres, y se comían las espigas. Luego ya de comida unas alitas de águila real, y unas chuletas de bisonte. Todo orgánico. La merienda se la saltaban porque todavía no había chocolate. Ni siquiera bollicaos. Y para cenar algo ligero… una gacela y dos piezas de fruta, que podía ser un melón o una sandía.


Hoy no voy al gimnasio

Otra cosa buena es que no pagaban el gimnasio y luego no iban. Estos ni pagaban ni iban. Que ya corrían detrás de los bichos y hacían ejercicio sin necesidad de spinning o aquaplanning o sporting (ni de Gijón ni de ningún sitio).


Ni drojas ni tabaco ni alcohol

No iban al gimnasio, pero eran personas muy sanas. El alcohol ni lo probaban, ni para curar las heridas siquiera. No había tabaco… Colón todavía no había ido a América a por él. Drojas seguro que ya existían como no había colegios, ni señores a la puerta para dártelas en los caramelos, o en el Cola-Cao, pues la gente no se enganchaba. Puede que le dieran algún bocadito a la marihuana, que estaba muy rica en ensalada.


¿Había colegio?

Eran todos gratis. Privados, pero gratis. Lo de leer, escribir, las cuatro reglas no era muy útil en aquella época. Aún no habían salido los libros de Harry Potter y pocas cuentas había que hacer. No tenían los ejercicios de un tren sale de Barcelona… o una bala de cañón recorre una parábola. Los niños aprendían otras cosas.  Tenían asignaturas como “Encendimiento de fuego en condiciones extremas, sin mechero ni cerillas”, “Cocinar sin sal es posible”, “Como distinguir un hacha de una lanza” y “Cazar tu primer bisonte a los 6 años es fácil si sabes cómo”, “Colorear la cueva sin salirte de ella”


Conversaciones sin fronteras

Dicen que no eran mucho de dar discursos ni de grandes conversaciones. No eran de dar la turra. Por no tener, no tenían ni políticos, una de las ventajas más “ventajosas”. Muy concisos eran a la hora de comunicarse. Chicha, pan (bueno pan no había, ni Bimbo siquiera) y al lío. Que lo del lío, ya sabéis. Tampoco eran de camelarse a la pareja ni nada. Ni excusas. Que te duele la cabeza. Pues para eso tenemos las aspirinas… ¿Veis como todo cobra sentido?

Al final todo vuelve al comienzo. Las aspirinas eran para perpetuar la especie. Y decían que no estaban evolucionados… Igual tampoco hemos evolucionado tanto los hombres… Las mujeres sí, pero esa es otra historia.




Comentarios

  1. Pues verdaderamente, tenían muchas ventajas los Neardentales,incluso para viajar,tampoco llamaban al Imserso...

    ResponderEliminar
  2. Dinosaurios? En serio? No puedorr no puedorrr... leer tus posts de una tirada porque soy yo el que acaba tirado por el suelo con dolor de tripas de la risa que me da... XD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.