Entradas

Los guiris II: todo lo que crees que sabes sobre ellos y no tienes ni idea

Imagen
Decíamos la semana pasada en el capítulo 1 que los guiris no saben nada de España y que lo poco que conocen son los estereotipos. También hicimos una encuesta (quien dice hacer, dice inventársela) sobre lo que sabemos los españoles sobre otros países.
En esta segunda entrega (ya sabéis que en septiembre se venden todos los colecionables. Yo regalo los fascículos. Las tapas que cada uno se las pida en su bar habitual) seguimos hablando de las cosas que conocemos de otros países y sus habitantes (no, de todos no, así en general, que si no me va a quedar un post muy largo). 

Vamos con otros países y sus cruces de caminos y crisol de razas (es de esos tópicos que siempre quise incluir y que no me cuadraba en ningún sitio). Aquí tampoco pero ya no hay vuelta atrás:

Los guiris: esos incultos de los que no sabemos casi nada

Imagen
Cuantas veces nos quejamos de que los extranjeros sólo se quedan con los estereotipos de España. No todo el mundo baila sevillanas y canta la Macarena, ni corre delante, o detrás de los toros. Tampoco nos pasamos el día tirándonos tomates, ni nos alimentamos a base de tapas, paella, gazpacho y sangría. Ya nos gustaría pasarnos la tarde durmiendo la siesta y luego, a ver el fútbol. Lo del fútbol sí es verdad en muchos casos. Podemos estar leyendo el Marca y el As y ver todo el día programas en los que discuten sobre si Messi es bajito o Cristiano Ronaldo se depila las cejas a diario o todos los días (o diariamente).

Y es que los guiris no saben que tenemos más deportistas que los que juegan en el Barça o en el Madrid, o los hermanos Nadal y el tenista Gasol (al final me voy a liar). Penélope Cruz y Javier Bardem no son los únicos actores que salen en las películas de Almodóvar. Sí, en España hay más cantantes y mejores que los de la familia Iglesias (como les dé por cantar a todos los h…

10 consejos para llevarnos bien. Carta de una maleta.

Imagen
¿Cómo te sentirías si te metieran todo el año en un lugar oscuro junto a un montón de trastos? Sin ventilación, sin luz. ¿Tan fea me he vuelto que no quieres que nadie me vea? Bien que presumías hace poco cuando me compraste. Ya nada es como antes. Me ponías esos plásticos para protegerme de esos señores que nos golpean en los aeropuertos. Ahora, ni plásticos ni nada. Si me araño, a tí da igual. Me empujas, me tratas sin respeto… Ya sólo te sirvo para meter esa ropa espantosa (que porcierto, tendrías que renovar. Te queda estrecha y está pasada de moda), para guardar ese neceser lleno de cremas antiedad, antiarrugas y antiestéticas, y a la vuelta de tus viajes… llenarme de “suvenires” horrendos.

Dices que me llevas a conocer mundo. ¿Mundo? Del aeropuerto al autobús, o al taxi y de ahí al hotel. ¡Que sí! Que te preocupas por mi peso constantemente. Eso es verdad. ¡Pero lo haces por no pagar más! Esto no hay quien lo soporte. El día menos pensado, me planto en la puerta y me voy.


Perdón. …

Historia de la música toda junta sin fascículos ni nada

Imagen
Ya sé que se ha escrito mucho sobre música. Hay suficientes libros, enciclopedias, wikipedias, páginas webs, libros, revistas, discos, casettes y CDs sobre el tema (Cómo hilo ¿eh?). También tengo claro que no soy un experto en la materia, pero mira, los ministros tampoco saben lo que hacen, y ahí les tienes. Y además, yo lo hago gratis.

Creo que es necesario hacer una revisión de los diferentes estilos musicales. Hay mucha confusión entre géneros y, aunque tampoco os voy a sacar de dudas, vamos a dar unas pinceladas. Sobre la historia, lo sabemos casi todo. Básicamente podríamos resumirlo en:

10 cosas a tener en cuenta cuando sales al extranjero

Imagen
¡Qué manía con salir fuera! Con lo bien que se está en casa, entendiendo a todo el mundo, con la comida que te gusta, con las mismas costumbres… Pero nada, que os gusta sufrir. Y quejaros. Porque según se desprende de un estudio que me acabo de inventar (como los periódicos, pero yo lo digo claramente), el 90% de la gente que sale al extranjero es para quejarse y volver diciendo que como en casa en ningún sitio.

A pesar de eso, salimos, y cada vez más. Y algunos aprovechan para dejar dinero en esos países que tanto lo necesitan. Y como son tan generosos, se les olvida que el dinero está allí. Por ejemplo en Suiza… Pero eso es otra historia.

Como no os quiero cabrear más con el tema del dinero y acabo de volver del extranjero, he pensado en dejaros unos consejos (inútiles, pero consejos al fin y al cabo). Lo bueno es que son gratis, y sirven para, casi, cualquier lugar del extranjero (tampoco os pongáis exquisitos y empecéis a poner pegas antes de leer, que os conozco).
Vamos allá.


10 cosas que haces cuando todos te ven

Imagen
En el capítulo anterior de Un Cigarrito y a la Cama hablábamos de aquellas cosas que todos hacéis cuando nadie os ve. Hoy vamos a ver esos momentos “carrito del helao”, también conocidos como “Evaristo que te he visto”, o “pilladas in fraganti” (que creo que es un restaurante italiano muy famoso en el que sorprenden a un montón de gente haciendo cosas que no deben). 

Hace muchos, muchos años (2) hablé de esos momentos en los te encantaría que te tragara la tierra. Todavía era un tierno infante contándoos mis intimidades. En este post voy a contar cosas parecidas, pero que os pasan a vosotros. Nada que ver conmigo. O sí. Bueno, no... ¡Yo qué sé! ¡Dejadme en paz! Vamos con las tops pilladas.  


10 cosas que todos hacéis cuando nadie os ve

Imagen
No os voy a cantar lo de Alejandro Sanz. Básicamente porque este chico hace cosas muy raras cuando está solo. “Cuando nadie me ve, puedo ser o no ser” como el gato de Shrong, Shoridn, ¡Coño! El puto gato que no sabemos si está o no está… “No me limita la piel”, ahí ya me ha perdido del todo. Igual vosotros le entendéis mejor que yo, porque aparte de dar volteretas, no pillo nada de lo que dice. Por si no sabéis de qué os estoy hablando, aquí os dejo la canción del señor Sanz.


Yo os quería hablar de las cosas que hace la gente cuando está o cree que está sola. Y no, no va a ser un cacaculopedopis, o miramientos o tocamientos (propios de uno mismo, o de otros y sus “instrumientos”). Y digo la gente como si yo no las hiciera. Y así es. Yo no he hecho nada de lo que a continuación se expone (conscientemente). Son cosas que lee uno en Internet, y en los libros, y lo que cuentan en la tele… Y es que hay gente que hace cosas muy raras.