Ir al contenido principal

10 cosas que haces cuando todos te ven

En el capítulo anterior de Un Cigarrito y a la Cama hablábamos de aquellas cosas que todos hacéis cuando nadie os ve. Hoy vamos a ver esos momentos “carrito del helao”, también conocidos como “Evaristo que te he visto”, o “pilladas in fraganti” (que creo que es un restaurante italiano muy famoso en el que sorprenden a un montón de gente haciendo cosas que no deben). 

Hace muchos, muchos años (2) hablé de esos momentos en los te encantaría que te tragara la tierra. Todavía era un tierno infante contándoos mis intimidades. En este post voy a contar cosas parecidas, pero que os pasan a vosotros. Nada que ver conmigo. O sí. Bueno, no... ¡Yo qué sé! ¡Dejadme en paz! Vamos con las tops pilladas.  



1.- ¿Qué? QUE DIGO QUE VAYA PINta….

200.000 voltios por metro cuadrado o como quiera que se mida lo alta que está la música en los garitos. Estás con tu gente y justo cuando estás criticando a gritos a este tío de 3 metros de altitud por 2 de "anchitud", por lo mal que baila, o a su novia por  el mal gusto en cuestión de hombres, se hace el silencio. No more music. Y es cuando todo el mundo escucha tu comentario. Sobre todo el susodicho (que es básicamente el señor grandísimo). ¡Corre! No hay escapatoria y te va a pillar, pero tienes que intentarlo.


2.- Prometo que es la primera vez

Nunca te has colado en el metro, ni en el autobús, ni cuando no funcionan las máquinas expendedoras (¿Qué cojones querrá decir expender?). Pero hoy lo vas a hacer. Tienes mucha prisa, vas a llegar tarde a algún sitio importante y la cola es impresionante (seguimos hablando del metro). Toda la vida llevando el billete y no sabías como era un revisor. Nunca te habías topado con ninguno. Hoy los verás a todos juntos. Y te pedirán el billete. Seguramente no te pase nada y el revisor se apiadará de ti, de tu cara de pavor y probablemente no se dará cuenta de que te has hecho pis del susto. Sabrá que es tu primera vez. Y la última.


3.- Paracaídas… las mías

Vale. Te has caído. Mala suerte. Te has hecho daño. Lo peor es que te ha visto todo el mundo. Bueno, sólo 3 o 4 personas, pero tú sientes que tu caída está siendo retransmitida por esas pantallas que ponen en los estadios durante los Mundiales y que todos se ponen tan contentos por salir en ellas. Pero tú no. No quieres salir en esa pantalla, y estás jodido. No te duele el esguince de grado 3, ni la tibia, ni el peroné  ni aunque muevas la cabeza, y muevas el esternón y muevas la cadera siempre que tengas ocasión (Alaska, sé que me dejas utilizar tu bella melodía). Es el precio de la fama lo que te duele. Piensas que tienes más audiencia que la final de la primera edición de Operación Triunfo. ¡Cruza la pasarela!


4.- Total, si no te ve nadie

Bajas la basura con el traje regional de las urbanizaciones veraniegas. A saber:  pantalón corto raído (a ser posible con un huevo fuera), camiseta de tirantes de la discoteca “El Mono Achispado” (en inglés “the Achispeited Monkey”) y chanclas. Total, no te ve nadie. ¿Qué no? Únicamente esa maciza que está cañón (esta frase está patrocinada por José Luis López Vázquez) o ese rubito tan mono que no te gusta, pero es taaaaan majo. Confiésalo, te gusta, pero ya no hay nada que hacer.  


5.- Problemas con la ropa

Sales de la piscina, y el bañador se convierte en la talla “XS niñosmupequeños” y te quedas con el culo al aire. Te está bien empleado porque seguro que estabas haciendo el canelo para impresionar a las churris. Si eres tía, también te está bien empleado, porque así los demás vemos algo. Aunque en la playa cada vez hay menos lugar para la imaginación. Los famosos tienen que tener mucho cuidado, sobre todo ellas, porque les hacen fotos cuando suben o bajan del coche, cuando se les escapa un pecho, o el otro, o se les rompe el vestido o se les pierden las prendas íntimas… Y saldrán en los periódicos, en las televisiones, en las revistas… y hasta en los blogs J

¿Culo o codo? J

6.- No hablarás mal de nadie, nunca, jamás… “yalascagao”

Nunca se sabe con quién estás hablando. Mejor que no digas nada. Ni bueno (puedes estar hablando con su peor enemigo) ni malo. Lo mejor es no decir nada de nadie, nunca, jamás o te puede pasar lo que a este señor en Twitter.



7.- Ver la peli equivocada

Estás viendo un documental en la 2 y de repente la tele se cambia (automáticamente, tú no has hecho nada) y salen señores y señoras que les entra calor de repente y se quitan ropa y se ponen a hacer gimnasia y al poco tiempo ya están con cosas sexuales. Pero tú no la estabas viendo. Esa es la versión que cuentas a quien te vea delante de la tele. Te han pillado con las manos en la masa (embadurnada de harina J). 


"Me picaba un poco el oído" comentó Rooney después del partido.

8.- Necesidades básicas

Siempre os entran ganas en el sitio equivocado (bueno siempre no, pero la vez que te pasa la recordarás para toda la vida). Todos tenéis alguna anécdota de aquella vez que lo hiciste en el campo, o en aquel bar. Por necesidades básicas estoy hablando de pipí y popó (creo que me he tragado un vaso de Mimosín).



9.- ¿"Mese” escucha?

Tesescucha, teseoye y te hemos pillado todos. La probabilidad de que se te escape un eructo y su volumen es inversamente proporcional a la cantidad de gente que haya. Sí, se te ha oído. Ese aire que ha soltado el niño, se ha oído en toda la comarca (qué me gusta esa palabra) y alrededores. Lo has querido disimular poniendo la mano delante, pero nada. También se oyó en clase de yoga la relajación. Te has quedado frito, has roncado y esos dos cuescos (palabra bizarra donde las haya) van a hacer que tengas muchos nuevos amigos en clase.  

10.-  Esos cabrones bajitos.

No voy a hablar de Tyrion Lannister, aunque cumpla con la descripción. Son los niños de entre 4 a 10 años (otros seguimos igual). Tienen más peligro que Esperanza Aguirre en… (realmente en cualquier sitio, esta mujer es peligrosa en un coche, en un helicóptero, en un hotel en la India, en la tele y en un programa de radio).  A lo que íbamos, que los niños te dejan mal en cualquier momento. En el ascensor (“¡Es verdad mamá! ¡Esta señora huele fatal!”). En la iglesia después de hacer el donativo (Papá. Ya hemos pagado, ¿Nos podemos ir?). 



Seguro que hay muchas más cosas, pero ya está bien por hoy ¿no? 

Por cierto. Que os iba a pedir permiso para irme de vacaciones un par de semanas. Prometo escribir a la vuelta sobre los sitios a los que voy. Os prometo que tienen chicha para un post, o dos.. ¡Por favor, por favor! ¡Gracias! Sabía que podía contar con vosotros. 

Comentarios

  1. Hola y adiós, Javier, pásalo estupendamente de vacaciones y, sobre todo, vuelve. Necesitamos tu divertida prosa...
    Besotes
    Isabel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

La madre que los parió

Seguramente hayáis oído la noticia del mexicano que intentó robar a los pasajeros de un autobús y se encontró con su madre. Lo que pasó después, le sorprendió 😊. El caso es que a la madre, por lo que fuera, no le hacía gracia que le robaran. También es verdad que si alguien te va a quitar dinero, mejor que lo haga un hijo y todo queda en familia. Pero esta señora mexicana no quería entrar en razón y por mucha pistola que llevara su hijo, no hay quien pueda con la zapatilla de una madre. Si jugaran al piedra, papel, tijera, la zapatilla de la madre ganaría siempre. Hoy vamos a hablar de qué hubiera pasado si la madre que parió a todos estos personajes hubiera estado al quite, como la madre mexicana. Cristóbal Colón No se sabe realmente dónde nació, pero madre seguro que tuvo. Lo que no tenemos claro es cómo le hablaba, si en italiano, portugués, castellano, catalán o por whatsapp… El caso es que seguro que le dijo algo así: “¿Cómo que te vas a ver a los reyes de España a pedirles dinero?…

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…