Ir al contenido principal

10 cosas que haces cuando todos te ven

En el capítulo anterior de Un Cigarrito y a la Cama hablábamos de aquellas cosas que todos hacéis cuando nadie os ve. Hoy vamos a ver esos momentos “carrito del helao”, también conocidos como “Evaristo que te he visto”, o “pilladas in fraganti” (que creo que es un restaurante italiano muy famoso en el que sorprenden a un montón de gente haciendo cosas que no deben). 

Hace muchos, muchos años (2) hablé de esos momentos en los te encantaría que te tragara la tierra. Todavía era un tierno infante contándoos mis intimidades. En este post voy a contar cosas parecidas, pero que os pasan a vosotros. Nada que ver conmigo. O sí. Bueno, no... ¡Yo qué sé! ¡Dejadme en paz! Vamos con las tops pilladas.  



1.- ¿Qué? QUE DIGO QUE VAYA PINta….

200.000 voltios por metro cuadrado o como quiera que se mida lo alta que está la música en los garitos. Estás con tu gente y justo cuando estás criticando a gritos a este tío de 3 metros de altitud por 2 de "anchitud", por lo mal que baila, o a su novia por  el mal gusto en cuestión de hombres, se hace el silencio. No more music. Y es cuando todo el mundo escucha tu comentario. Sobre todo el susodicho (que es básicamente el señor grandísimo). ¡Corre! No hay escapatoria y te va a pillar, pero tienes que intentarlo.


2.- Prometo que es la primera vez

Nunca te has colado en el metro, ni en el autobús, ni cuando no funcionan las máquinas expendedoras (¿Qué cojones querrá decir expender?). Pero hoy lo vas a hacer. Tienes mucha prisa, vas a llegar tarde a algún sitio importante y la cola es impresionante (seguimos hablando del metro). Toda la vida llevando el billete y no sabías como era un revisor. Nunca te habías topado con ninguno. Hoy los verás a todos juntos. Y te pedirán el billete. Seguramente no te pase nada y el revisor se apiadará de ti, de tu cara de pavor y probablemente no se dará cuenta de que te has hecho pis del susto. Sabrá que es tu primera vez. Y la última.


3.- Paracaídas… las mías

Vale. Te has caído. Mala suerte. Te has hecho daño. Lo peor es que te ha visto todo el mundo. Bueno, sólo 3 o 4 personas, pero tú sientes que tu caída está siendo retransmitida por esas pantallas que ponen en los estadios durante los Mundiales y que todos se ponen tan contentos por salir en ellas. Pero tú no. No quieres salir en esa pantalla, y estás jodido. No te duele el esguince de grado 3, ni la tibia, ni el peroné  ni aunque muevas la cabeza, y muevas el esternón y muevas la cadera siempre que tengas ocasión (Alaska, sé que me dejas utilizar tu bella melodía). Es el precio de la fama lo que te duele. Piensas que tienes más audiencia que la final de la primera edición de Operación Triunfo. ¡Cruza la pasarela!


4.- Total, si no te ve nadie

Bajas la basura con el traje regional de las urbanizaciones veraniegas. A saber:  pantalón corto raído (a ser posible con un huevo fuera), camiseta de tirantes de la discoteca “El Mono Achispado” (en inglés “the Achispeited Monkey”) y chanclas. Total, no te ve nadie. ¿Qué no? Únicamente esa maciza que está cañón (esta frase está patrocinada por José Luis López Vázquez) o ese rubito tan mono que no te gusta, pero es taaaaan majo. Confiésalo, te gusta, pero ya no hay nada que hacer.  


5.- Problemas con la ropa

Sales de la piscina, y el bañador se convierte en la talla “XS niñosmupequeños” y te quedas con el culo al aire. Te está bien empleado porque seguro que estabas haciendo el canelo para impresionar a las churris. Si eres tía, también te está bien empleado, porque así los demás vemos algo. Aunque en la playa cada vez hay menos lugar para la imaginación. Los famosos tienen que tener mucho cuidado, sobre todo ellas, porque les hacen fotos cuando suben o bajan del coche, cuando se les escapa un pecho, o el otro, o se les rompe el vestido o se les pierden las prendas íntimas… Y saldrán en los periódicos, en las televisiones, en las revistas… y hasta en los blogs J

¿Culo o codo? J

6.- No hablarás mal de nadie, nunca, jamás… “yalascagao”

Nunca se sabe con quién estás hablando. Mejor que no digas nada. Ni bueno (puedes estar hablando con su peor enemigo) ni malo. Lo mejor es no decir nada de nadie, nunca, jamás o te puede pasar lo que a este señor en Twitter.



7.- Ver la peli equivocada

Estás viendo un documental en la 2 y de repente la tele se cambia (automáticamente, tú no has hecho nada) y salen señores y señoras que les entra calor de repente y se quitan ropa y se ponen a hacer gimnasia y al poco tiempo ya están con cosas sexuales. Pero tú no la estabas viendo. Esa es la versión que cuentas a quien te vea delante de la tele. Te han pillado con las manos en la masa (embadurnada de harina J). 


"Me picaba un poco el oído" comentó Rooney después del partido.

8.- Necesidades básicas

Siempre os entran ganas en el sitio equivocado (bueno siempre no, pero la vez que te pasa la recordarás para toda la vida). Todos tenéis alguna anécdota de aquella vez que lo hiciste en el campo, o en aquel bar. Por necesidades básicas estoy hablando de pipí y popó (creo que me he tragado un vaso de Mimosín).



9.- ¿"Mese” escucha?

Tesescucha, teseoye y te hemos pillado todos. La probabilidad de que se te escape un eructo y su volumen es inversamente proporcional a la cantidad de gente que haya. Sí, se te ha oído. Ese aire que ha soltado el niño, se ha oído en toda la comarca (qué me gusta esa palabra) y alrededores. Lo has querido disimular poniendo la mano delante, pero nada. También se oyó en clase de yoga la relajación. Te has quedado frito, has roncado y esos dos cuescos (palabra bizarra donde las haya) van a hacer que tengas muchos nuevos amigos en clase.  

10.-  Esos cabrones bajitos.

No voy a hablar de Tyrion Lannister, aunque cumpla con la descripción. Son los niños de entre 4 a 10 años (otros seguimos igual). Tienen más peligro que Esperanza Aguirre en… (realmente en cualquier sitio, esta mujer es peligrosa en un coche, en un helicóptero, en un hotel en la India, en la tele y en un programa de radio).  A lo que íbamos, que los niños te dejan mal en cualquier momento. En el ascensor (“¡Es verdad mamá! ¡Esta señora huele fatal!”). En la iglesia después de hacer el donativo (Papá. Ya hemos pagado, ¿Nos podemos ir?). 



Seguro que hay muchas más cosas, pero ya está bien por hoy ¿no? 

Por cierto. Que os iba a pedir permiso para irme de vacaciones un par de semanas. Prometo escribir a la vuelta sobre los sitios a los que voy. Os prometo que tienen chicha para un post, o dos.. ¡Por favor, por favor! ¡Gracias! Sabía que podía contar con vosotros. 

Comentarios

  1. Hola y adiós, Javier, pásalo estupendamente de vacaciones y, sobre todo, vuelve. Necesitamos tu divertida prosa...
    Besotes
    Isabel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

La generación gominola o estos chicos no aguantan ná

Los jóvenes de ahora no aguantan nada. Son muy blandos. Cuando yo era joven… Y detrás de estas tres frases prepárate para escuchar toda clase de exageraciones variadas.  Aunque esto no es nuevo. Va pasando de generación en generación.

Ya lo decía Aristó…. ¿O era Platon? Bueno, algún señor con barbas, túnica y sandalias que decían cosas que te hacían pensar.¿Te imaginas a Rajoy de esa guisa diciendo cosas que hacen pensar? El caso es que…

Como ya tengo una edad en la que puedo decir eso de que la juventud de ahora …. (inserte cualquier queja en la línea de puntos), yo también voy a aportar mis reflexiones. 

Vamos allá

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…