Ir al contenido principal

Los guiris: esos incultos de los que no sabemos casi nada

Cuantas veces nos quejamos de que los extranjeros sólo se quedan con los estereotipos de España. No todo el mundo baila sevillanas y canta la Macarena, ni corre delante, o detrás de los toros. Tampoco nos pasamos el día tirándonos tomates, ni nos alimentamos a base de tapas, paella, gazpacho y sangría. Ya nos gustaría pasarnos la tarde durmiendo la siesta y luego, a ver el fútbol. Lo del fútbol sí es verdad en muchos casos. Podemos estar leyendo el Marca y el As y ver todo el día programas en los que discuten sobre si Messi es bajito o Cristiano Ronaldo se depila las cejas a diario o todos los días (o diariamente).


Y es que los guiris no saben que tenemos más deportistas que los que juegan en el Barça o en el Madrid, o los hermanos Nadal y el tenista Gasol (al final me voy a liar). Penélope Cruz y Javier Bardem no son los únicos actores que salen en las películas de Almodóvar. Sí, en España hay más cantantes y mejores que los de la familia Iglesias (como les dé por cantar a todos los hijos de Julio Iglesias, ríete tú de los Sabandeños).

Los Sabandeños (sólo pudieron ir unos pocos. El resto estaba de comunión)

Pero sería injusto echarles la culpa a los guiris. ¿Qué sabemos nosotros sobre sus países y costumbres? He hecho una encuesta, como las que hacen los periódicos de verdad (inventándoselo todo, pero sin darme tanto pisto) para ver qué pensamos y conocemos los españoles sobre otros países. Vamos allá:

Alemania
Todos sabemos quién es Angela Merkel y más de uno se acuerda a menudo de su señora madre. Pero ¿os acordáis, sin mirar en ningún sitio, del anterior canciller alemán? Dime el nombre de un deportista sin decir al final algún pecado. Chumacher o como c!”$#&·se diga, Chevwestenginer ...(su %&/( madre). Y sabes que coche se dice “bolswagen”, y que la capital es Berlín, como tiene que ser, y no Bonn, que era una ciudad de chufla que se habían inventado, que son disciplinados, y que comen salchichas (desconocemos si está relacionada la disciplina y la salchicha). Pero dime un nombre de un actor (no vale Gromenauer que te lo estás inventando), o de un cantante, o de un escritor… Pero marcas de coches, te sabes unas cuantas ¿no?


Francia
Se nos hace un poco bola el país en cuestión, y creemos que sabemos demasiado… Pero ¿quién es el primer ministro y el Presidente de la República? Actores, sí conocemos algunos. Por ejemplo el señor que se ha comido al que hizo de Cyrano… Si hombre, el de la nariz, ¡Pardiez! ¡Que no me acuerdo! Cantantas sí que me salen… esa que pronunciaba la r como si estuviera haciendo gárgaras (dentro vídeo) y Carla Bruni (que resulta que lo único francés que tiene es al marido, y encima es bajito y eso no contará demasiado). También sabemos que no les gustan las fresas porque tiran los camiones.


Portugal
De Portugal sabemos que tienen muy buenas toallas y futbolistas. Que comen mucho bacalao, que te cobran el pan con mantequilla que creías que era de aperitivo, que la capital es Lisboa, que Oporto no es sólo una estación de metro de Madrid y que tienen una ciudad con nombre de ropa interior (no, no es Gayumbo, ni “Guonderbrá”) y que es el símbolo es un gallito (y por eso se ponen tan farrucos a veces). Pero no preguntes si tienen rey o primer ministro, o si la hermana de Cristiano Ronaldo es la única cantante.


Italia
¿Quién no conoce la comida italiana? ¿O las marcas de ropa? ¿O Bugatti, Ferrari, Maserati, Maldini y Ancelotti? (aquí me entra la duda si no estaré mezclando cosas). O que Berlusconi es el presidente del gobierno… o de la República… o de Tele 5. ¿O ese es Pavarotti? Y que el sur y el norte no se llevan muy bien. Que no hay mujeres italianas por la calle, que beben vino con burbujas o Casera, pero lo llaman “Pelandrusco”. Y que para hablar italiano es como en español pero poniendo voz de Rafaella Carrá y moviendo las manos. Por ejemplo, me voy a la cama, se dice Macuesto.


Inglaterra
De los ingleses sí que conocemos cosas. Que les gusta el alpiste (en todas sus variantes alcohólicas), y asomarse a los balcones (preferiblemente cuando han tomado mucho alpiste). Y que el que manda ahora se llama Cameron, y también es de la Isla, pero de otra isla. También sabemos que tienen una reina que lleva más años que Jordi Hurtado en la tele (y que le gusta ponerse gorros. A la Reina).  Que no hay que confundirlo con Gran Bretaña, pero siempre lo hacemos, que se come muy malamente allí, que tienen muchos campos de fútbol porque llueve, que han tenido que llevar a gente de otros países para que les enseñen a jugar como dios manda, y siguen igual. Ya hemos visto que Londres está lleno de gente, que hablan inglés con acento inglés y que las llaves inglesas son muy buenas para aflojar tuercas. Pero más allá de la historia de la peli Braveheart y que en todas las guerras mundiales tuvieron que echarles un cable, no sabemos mucho más.


Estados Unidos
Que sí que los americanos no saben dónde está el resto de países del mundo. Pero es que el suyo es muy grande y bastante tienen con aprenderse todos sus estados. Por ejemplo. ¿Tú sabes dónde está Wyoming? (no vale responder que en La Sexta leyendo chistes) ¿Y Alabama? (no lo puedo evitar cuando oigo Alabama, me sale automáticamente la alegre tonada: “Vamos Alabama que hay que descansar). También sabemos que comen mucha guarrería y que están un poco entrados en carnes. Y que el presidente de ahora es de color (negro) y que el que tenían antes nos ponía negros al resto.


Irlanda
Ya vamos sabiendo menos de este país. ¿Pero Irlanda del Este o del Oeste? Los que se llevan mal con los ingleses, o los que se llevan fatal con ellos. En cualquier caso, están en una isla como Tenerife pero allí ven el sol en postales y cuando viajan a Fungurola y Benalmadina y les gusta la cerveza, mucho, y son como los peces en el río, que beben y vuelven a beber. También conducen como los ingleses (sin beber y por el lado contrario al mundo mundial) y muchos tienen el pelo rojo y se llaman Patricio, pero allí les dicen Patrick para hacerse los guays.


China
Nada. Sabemos menos que una Miss hablando de Rusia. Tienen rollitos de primavera de primero, luego arroz tres delicias, y cerdo agridulce y de postre café, todo a 10 euros. También sabemos que curran como chinos y que les engañan (creo que los que nos engañan son ellos). Les encantan los jarrones y los mejores eran de la dinastía Ming (había otras marcas pero menos famosas). Y que toman flan chino Mandarín, con palillos porque no les gustan los tenedores y que si te digo China del Alma, tú me contestas Chinito de Amol.


Rusia
Uff. De estos sí que no sabemos casi nada. Que son rojos comunistas leninistas marxistas y muchas cosas que acaban en istas (también equilibrista) y que se llaman camaradas entre ellos aunque se lleven muy mal. Que es un país muy grande y que hace fresquete en Siberia y que casi todas las palabras las terminan en “osky” y que escriben muy raro (cilíndrico, le llaman). Llevan sombreros de pelo de oso polar, o pardo u hormiguero, para taparse las orejas (ellos, y a los osos, que les den). De la comida, aparte de que les gusta el caviar y el vodka (más que el caviar y cualquier otra cosa), sabemos poco. La ensaladilla y los polvorones los exportan en verano y navidad a otros países.


Japón
Hacen muchas fotos y muchos coches y tienen apellidos como motos, Yamaha, Suzuki y Honda. Son bajitos y hacen muchas reverencias y los ministros tienen nombres muy cachondos. Si tienes un nombre normal, no llegas a Ministro, por eso los padres les ponen nombres simpáticos. También que les gustan los dibujos animados con los ojos muy grandes y cada vez que lloran tienen unas lágrimas que te llenan dos barreños.


Realmente me ha sorprendido la encuesta. Sabemos más de lo que esperaba sobre los extranjeros. Estoy pensando que nos da para una segunda parte. Se nos ha pasado preguntar sobre algunos países como Canadá, Argentina y Trinidad, le seguían llamando Trinidad… ¡Ah! ¡Y Tobago!, que se me olvidaba.   



Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…