Ir al contenido principal

Historia de la música toda junta sin fascículos ni nada

Ya sé que se ha escrito mucho sobre música. Hay suficientes libros, enciclopedias, wikipedias, páginas webs, libros, revistas, discos, casettes y CDs sobre el tema (Cómo hilo ¿eh?). También tengo claro que no soy un experto en la materia, pero mira, los ministros tampoco saben lo que hacen, y ahí les tienes. Y además, yo lo hago gratis.


Creo que es necesario hacer una revisión de los diferentes estilos musicales. Hay mucha confusión entre géneros y, aunque tampoco os voy a sacar de dudas, vamos a dar unas pinceladas. Sobre la historia, lo sabemos casi todo. Básicamente podríamos resumirlo en:


1.- Monos dando golpes y lo llamaron percusión

2.- Beethoven y otros señores con peluca (no, Leonardo Dantés no entra en esta categoría).

3.- Los Beatle Stones (¿o son The Rollings?) y toda esa panda de gente sin peinar y que no se les entiende cuando cantan.

4.- Elvis  y su cuñao… El que se casó con Isabel Presley… Sí hombre, el padre de Enrique Iglesias, y de Chabely… y de otros 300 más (tirando por lo bajo)

5.- Karina y el Duo Dinámico (Así juntos parece el nombre de una ventrílocua y sus muñecos).

6.- Isabel Pantoja, y ya por último Paquirrín, que es como volver a lo de los monos dando golpes y lo llamaríamos repercusión (porque esto tiene que tener alguna consecuencia ¿no?).

Pero como se quedarían muchas cosas en el tintero (¡toma topicazo!) vamos a darle un poco de alegría a la cosa y seguir un orden lo más coherente posible, dentro del sinsentido.  

¿Cómo nace la música?
La música nace en un pequeño pueblo de la provincia de Albacete, pero siendo como son estos señores de La Mancha que luego no quieren recordar el nombre y que no se dan importancia, pues al final la gente dice que ha sido en otro sitio.

Otros dicen que nace en América, pero es fácil de rebatir. ¡¡Aún no se había descubierto!! Menudos historiadores. Pero nació en La Mancha con unos cuantos monos que se liaron a dar golpes a un monolito (no confundir con Monolito Gafotas) y de ahí hasta la música clásica de un señor que se llamaba Zaratustra (que por el nombre va a ser vasco). Después se hizo una peli sobre el tema, como casi siempre.

2001 Una odisea al ir despacio

Vamos con los diferentes estilos. El orden es muy personal que para eso es mi blog.

Gregoriano
Era un señor que se hizo famoso por cantar a pelo (a Capello, como el entrenador de fútbol), sin música ni nada. Y para rematarlo lo hacía en latín. Así pasaba, que no vendía ni una entrada y tenía que cantar en las iglesias que era gratis. Luego se lo enseñó a los monjes de Santo Domingo y decían muchas veces Aleluya y así hasta ahora, por los Silos de los Silos, amén.

Mr. Bean canta su gran éxito Hallelujah (que es Aleluya pero en extranjero).

Música clásica
Es el género que sólo lo entiende la gente mayor, que son unos clásicos. Aunque hay jóvenes que también les gusta, pero porque son muy raros y no tienen amigos. Esta música es anterior incluso a Mocedades (familia de 500 hermanos que se apellidan como Urdangarín, pero distinto, y que llevan cantando desde la comunión de la Duquesa de Alba. Hacía mucho que no hablaba de ella).


Para este tipo de música se necesita normalmente mucha gente y muchos instrumentos; con lo que sube bastante el presupuesto. También hay gente que toca muchos instrumentos a la vez y es más barato, pero queda mucho mejor lo de usar a varios músicos que se especializan en tocar una cosa nada más. Y por si no fuera suficiente despilfarro, ponen a un señor, que ni toca ni nada, pero lleva una varita y le llaman Maestro. Esta música es muy bonita para ponerla mientras te sacan una muela, o cuando lees ensayos de filosofía.


Opera
Es como la música clásica, pero tirando la casa por la ventana. No se conforman con los músicos, también ponen gente a cantar. Como en un Karaoke, pero casi todos saben cantar y están algo entrados en carne. Para los que no tengáis estudios, me refiero a que están casi todos gordos. Hay cantantes que se cuidan y están más delgados, pero cobran menos porque cantan más bajito. Y todos se llaman igual. A saber: tenor, contralto, soprano y Corleone (creo que se me olvida alguno… Ya me avisáis en los comentarios. Os pongo deberes y todo J).


El Charlestón y señoras enseñando prenda interior
Después de Ópera, debería venir Callao (chiste madrileño. Lo buscáis en Google los que no lo hayáis pillado), pero no, venían estas señoras a mostrar cacha. En realidad, estas señoras no tocaban nada (luego ya en su vida privada, podían hacer lo que quisieran), sino que bailaban lo que el pianista y el violinista (cuando no estaba en el tejado) interpretaran en los salones del salvaje oeste. En Europa, que éramos un poco menos salvajes también enseñaban el refajo y el cancán.


Tango
Eran señores que cantaban letras muy bonitas. Tristes, pero bonitas. Y hay que ver la mala suerte que tenían esos señores con las mujeres que conocían. ¿No había ninguna buena? Y algunos también lo bailan, y es básicamente arrimamiento de cebolleta con estilo. Como el perreo de ahora, pero en fino. Y hacen muchas cosas con las piernas cuando bailan. Dentro vídeo.


Flamenco
Señores y señoras enfurruñaos que cantan cosas que dicen mucho ay ay ay, y se ponen nombres muy largos y otros más cortos. Camarón de la Isla, La niña de los peines, El capullo de Jerez, Paco de Lucía y Tomatito. Con una guitarra (y alguien que la toque bien), un señor dando las palmas y un cantante y una camisa partida, ya tienes la fiesta montada. Si quieres la versión Premium pones más gente a bailar sevillanas.



El Blues
Alegre no es tampoco esta música. Con deciros que no usan casi nunca la pandereta ni la zambomba, ya está dicho todo. Lo que sí que tocan es la guitarra y la armónica, pero las letras son de señores que les han dejado sus mujeres y que tienen que trabajar de sol a sol. Un festival, vamos.


Jazz
Señores que tocan el piano muy deprisa, y trompetas y trombones y saxofones y la batería (algo más despacio) y cantan muy poco porque a ver quién sigue al del piano. Suele ser la música que ponen en los ascensores y en las películas de Woody Allen y es muy buena para las pausas publicitarias de la tele y la radio porque pueden tirarse mucho tiempo tocando y suena muy apañao.


Country
Cantan con gorro de espantar moscas y botas camperas. Como Bertín Osborne pero bien. Y hablan de tomar cervezas en el country (que es la manera de decir campo en inglés) y de Mary Lou y de lo malamente que se porta con ellos, y de ordeñar vacas y montar a caballo (el día que se equivoquen con lo de ordeñar, montar y beber…). Todo un despliegue.


Elvis
Le llamaban el rey, como a Felipe, pero en vez de casarse con Leticia se casó con Priscilla que parece un nombre de las partes sexuales de las flores. Además también juntó muchos estilos, menos la tuna (demos gracias al señor) y cantaba con una voz muy sensual y bailaba moviéndose un poco raro. Se pasó mucho tiempo en Hawai y Las Vegas y aunque allí hace calor, se puso trajes como del espacio pero con bordados de flores y dorados y le quedaban apretados por que había cogido algún kilo por la parte de la sisa y de los dobladillos. 


Cantautores
Señores y señoras con cara de hambre que hablan de política con ropa de pobres. Es como los debates de la tele, pero cantando y dicen cosas de libertad y justicia y fraternidad, y la Mutua Madrileña (creo que me he liado). Tienen poco dinero porque salen al escenario con una guitarra que no es eléctrica ni nada.  


El “jevi” metal
Son señores que tocan música muy alta. Tan alta, que el cantante tiene que desgañitarse (cantar muy alto) para que se le oiga. Y los de la batería tocan muy fuerte para que les oiga, y los de la guitarra más alto, y el bajo, bién gracias. Y se dejan el pelo largo para mover la cabeza y que no les moleste el ruido, y se ponen pantalones muy ajustados para… (no tengo idea de por qué lo hacen, con lo mal que les queda algunos). Y algunos se pintan el careto facial para que no les reconozca. Lógico, con esa música que hacen, es mejor que no sepan quién eres.


Música pop
Son los más alegres porque cantan canciones muy divertidas en las que dicen, hey, lalalá, dubidú, subidubí y subidubá (no me hagáis mucho caso, pero creo que es por rellenar o porque no se acuerdan de la letra). Y suelen ser de cosas de amor y de felicidad y lo que quieren a sus novios y novias y eso siempre es bonito de escuchar, por eso es tan popular.


Música electrónica
¿Sabéis lo que es un organillo? Pues es algo parecido, sólo que no hace falta que el señor le de cuerda. Y con más canciones metidas en la memoria del cacharro. Es como un teléfono móvil, pero con teclas.  


¿Echas de menos algún género? Yo también, pero ya me he metido suficiente con Justin Bieber y tampoco me quiero pasar con el Rap que los que cantan son muy chungos (no sólo haciendo rimas) y no es plan. Todo no puede ser…

Por cierto, una duda que tengo desde hace tiempo relacionada con la música ¿Tendrá suficiente gasolina la chica ésta que no hacía más que pedirla? ¿Y qué habrá hecho con ella? ¿La habrá vendido?





Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos