Ir al contenido principal

Desmontando Suecia

Como experto que soy del país voy a dedicar este post a desmontar algunas cosas sobre Suecia. ¿No nos obligan los de Ikea a montar mesas, sillas y todo tipo de estanterías? Pues ya va siendo hora de que alguien les haga pagar por ello.
¿Os preguntaréis que en qué momento me he convertido en experto de Suecia? Tres días de vacaciones supone mucha más experiencia que la que tienen algunos tertulianos hablando de algún tema. De un día para otro saben todo sobre cualquier asunto. Yo al menos, puedo hablar desde el conocimiento.
Vale, puede que no sea un experto en Suecia pero yo a lo mío. Nadie me va a quitar la idea de contaros algunas cosas que quizá ya sabíais sobre Suecia. Como por ejemplo que no hay que no hay que confundir a los nórdicos. No todos los nórdicos son suecos, también los hay finlandeses, noruegos, daneses… Y también hay que recordar que cuando veáis que hay una sección de nórdicos en el Corte Inglés o en Ikea, no están vendiendo personas, sino “enrredones” para la cama para estar abrigaditos. Los nórdicos son difíciles de meter en la lavadora, en general, los unos y los otros. Si queréis estar calentitos o calentitas y os echáis con un sueco o una sueca en la cama, también sirve, pero mejor que le pidáis permiso antes. 
¿Cómo llegar?
Si salís de, por ejemplo, España, vais hacia el norte y todo recto. Cuando veáis muchos rubios, preguntad. Podría ser que hayáis llegado a Dinamarca… o a Galicia, y todavía os queda un trecho. También puede ser que deis con un gallego que no sepa cómo llegar a Suecia. El caso es que mejor vais en avión que llegáis antes y vais a tiro hecho. Procurad que sea un vuelo que vaya a Suecia.
Los suecos y suecas
De las primeras cosas que se te vienen a la cabeza, además de Ikea, es que son hermosos y rubios como la cerveza (y como la canción). Que tienen los ojos azules (Dos. Quiero decir que tienen dos ojos por regla general, no que sólo dos suecos tengan los ojos azules) y que son altos. Pues bien, hay algunos que no son rubios, incluso he visto algunos suecos que no tienen pelo, de ningún color. Y los hay que no son altos. Todo por despistar. Lo del pelo azul del señor de la imagen es una peluca… No le confundáis con esas señoras mayores que se tiñen el pelo de azul o morado.
Historia
El nombre viene del sueco antiguo, y significa Aquí refresca (Sue) por las noches (Cia). Antes de que estuviera lleno de vikingos, había una población nómada que iba a la zona de Escandinavia los veranos porque en invierno no había quién parara de frío. Después estuvieron con sus guerras y sus enfados con los rusos, los daneses, los polacos… y debe ser que no les vino bien participar en ninguna de las guerras mundiales. Luego ya llegaron Ingmar Bergman, los premios Nobel, Pipi Langstrum y Abba, que son los cuatro mozalbetes de la foto de abajo  
Me llena de orgullo y satisfacción
¿Os podéis creer que ellos también tienen reyes y reinas? En realidad sólo uno de cada… Pobres. No son como nosotros que tenemos 4 (como en la baraja). Y el rey se llama Carlos XVI Gustavo (abajo) y la reina Silvia, que es de origen alemán. Con la de suecas que había en Suecia, se casa con una con una alemana… No como nuestro rey, que vio a la que presentaba el telediario y allá que fue a por ella.
No son muy patriotas
Una cosa que pude observar durante mi investigación para el post es que allí no son demasiado patriotas. Ni una sola bandera de España en los balcones, ni en los edificios públicos. Ni dicen Viva el Rey… ¡Ni siquiera hablan español! ¿Qué se habrán creído?
Idioma
Para ser sincero sí que había gente que hablaba español. El recepcionista del hotel era hijo de sueco y española y hablaba mejor que nosotros. El sueco. El español también se le daba bien. En el metro escuchamos diferentes acentos de español, colombianos, cubanos… El caso es que en general hablan sueco, pero entre ellos. Si tú les hablas en inglés, te contestaban en inglés. No probamos en ningún otro idioma, pero es probable que si lo intentas en latín, alguno te contestaría (desconozco si lo haría en latín). El sueco, para que os hagáis una idea, es como el inglés. Pero como cuando pones el disco al revés y a más revoluciones. Sí es Ja, Nej es no, gracias es tack, tienda es butik y toaletten, ya os podéis imaginar. Chupado ¿No? (Fácilën, cómo dirían ellos). Mira a ver si entiendes esta canción de un famoso grupo sueco.
Moneda
Aquí no os voy a engañar. He tenido que ir a “internez” para ver cómo eran las monedas y los billetes. No vi ni uno en los tres días que estuve allí. Como puedes pagar con tarjeta en todas partes, ni llevamos dinero. Hay monedas de 1, 2, 5 y 10 coronas, y billetes de 20, 50, 100, 200, 500 y mil coronas. El cambio es fácil. 100 coronas son 10 euros. 100 euros sería 1000 coronas. Si fueras a comprar una corona al rey, ¿Cuántas coronas te costaría?
¿Cuánten cuesten?
En sueco antiguo es la frase que tienes que utilizar para preguntar por el precio. Aunque yo te aconsejo que no preguntes. La respuesta siempre va a ser la misma. Muy caro. Una cervecita son 7 euros. Un apartamento de cincuenta metros cuadrados en Estocolmo serían unos 400.000 euros. No te aconsejo comprar el apartamento si vas a ir una semana a conocer el país. Y todo eso que te ahorras.
Aquí no funciona nada
Cuando digo aquí me refiero a allí. En Suecia. Siempre pensamos que en un sitio como este todo funciona a la perfección. Pues bien, cuando llegamos no funcionaba el tren. Una hora para hacer un trayecto de 10 minutos. Pides un taxi por Mytaxi o Uber y nunca llegan (verdad, verdadera). Intentas comprar una entrada a un museo por Internet y se les ha caído la aplicación. El sol tampoco parece querer salir. Ahora ya sé porque venden tantas bombillas en Ikea, es la única fuente de luz durante el invierno. El sol tiene horario de funcionario, de 8 a 3. Eso sí, en verano hace horas extras y hay zonas en las que no se pone el sol…
Hasta aquí hemos llegado con el resumen resumido de Españoles por el mundo, edición Suecia. Podría contaros mil cosas más (en realidad no podría, pero es lo que se suele decir), pero mejor os dejo unas cuantas fotos del viaje.  
 Estación de metro. T-Centralen
  Pasadizo en ciudad vieja, Gamla Stan
 Ciudad antigua desde uno de los puentes 
Tyska Kyrkan, iglesia alemana 
Panorámica de Estocolmo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…