Ir al contenido principal

Consejos para nuevos ricos

Me encantaría que hubiera un programa de televisión para dar consejos a la gente que tiene mucho dinero. Le llamaría “Ricomanía” y habría una sección en el que te contaran cómo gastar el dinero, los “Riconsejos”.
Alguno estará pensando que sería mucho mejor otro programa dando consejos para tener mucho dinero, pero eso ya está inventado. Basta con trabajar muy duro.
Ya imagino que si dependiera de vosotros, el primer consejo sería que repartieran la viruta entre todos. Sería precioso, pero es posible que no estén por la labor. Algunos ricos son muy suyos…
Ya os conté hace tiempo qué haría yo si fuera o fuese rico. Eso de ser una persona de posibles tiene que estar bien. Pensándolo bien, no sé por qué se llaman gente de posibles a los ricos, si a veces son imposibles. Yo mismo soy un tío con posibles. Es posible que me vaya de vacaciones, o es posible que este mes se joda la nevera y no me vaya de vacaciones.
El caso es que tengo un amigo muy rico, pero de los que no comparten. Cuando jugamos al mus, le pide a su mayordomo que reparta las cartas. Pero hoy se siente generoso va a compartir algunos “riconsejos” con todos vosotros. Por si acaso os toca alguna herencia, el euro millón, muchas quinielas juntas (una no da para ser millonario).
Aquí van algunos “riconsejos” para gastarte el dinero.
Despertador
Seguro que hay modelos (de despertador) bañados en oro y piedras muy bonitas, yo diría que hasta preciosas. Y con muchos sonidos incorporados y con luces. Lo que tú quieras, pero yo he optado por el modelo Rosalía. No sé si os suena… (si estáis en este planeta, seguramente sí). El caso es que le he dicho que se pase a la muchacha acompañada con las que dan las palmas por mi casa sobre las 10 y media. Tampoco es cuestión de molestar demasiado. Y que me despierten con lo del cucú trás trás de la canción.
La hora del desayuno
Me gustan los productos frescos y por eso a la hora del desayuno le pido al señor Kellogs que me tenga recién hechos los “crispis”. Que del día anterior ya no saben igual. Y con leche de almendra fría (la leche, que la almendra da igual la temperatura. Tampoco es cuestión de ponerse exquisito). La leche de vaca me da un poco de cosa. Un día vi de dónde la sacaban, y prefiero que ordeñen a las almendras. Me parece más higiénico.
Un bañito
Aunque parezca un tipo normal, también me gusta darme algún capricho que otro. Me gusta mucho el Caribe, el color de sus aguas y sobre todo la temperatura. Lo que no me gusta tanto es viajar y por eso siempre pido tener agua del Caribe, pero nada de la zona de Cuba, que por lo visto allí se baña gente y me han dicho que muchos son comunistas. Si os estáis preguntando si la imagen de abajo es mi piscina, estáis en lo cierto. En algún sitio tendré que colgar las toallas ¿no?
Mens sana culito de rana
No me hagáis mucho caso. Pero es algo así. El caso es que no hay que olvidarse de cultivar el cuerpo. La mente ya la cultivan otros y para eso les pago. Y a los del cuerpo también. El gimnasio no es lo mío y tengo contratado a un señor que hace flexiones, muchas y muy rápidas, y corre maratones. Es que a mí lo de sudar, me parece una ordinariez.
Hay que estar al día
Es momento de enterarse de qué pasa por el mundo. Una vez hecho ejercicio, antes de la comida me dispongo a leer las noticias. En realidad me las leen. Mi amigo Mark. Sí, Zuckerberg en persona me lee todo Facebook, de pé a pá. Bueno, todo, todo no. A mí me quita los anuncios. Está disponible las 24 horas. Nunca se sabe cuándo hay que poner un comentario en las redes sociales. Y llama por teléfono a mis amigos para darles un me gusta, o enviarles un corazón. Los periódicos me los lee Iñaki Gabilondo. Cuando quiero encontrar alguna cosa llamo directamente a los de Google y ya me traen lo que necesito. Si por cualquier cosa tengo un problema con el ordenador, me lo arregla Bill, que tenemos una amistad de hace muchos años.
Habrá que ir comiendo
No sé si os he dicho que no me gusta salir demasiado, aunque a veces voy a algún restaurante. Si me gusta, me lo compro, todo. O sólo al cocinero. ¿Por qué creéis que Ferrá Adriá anda tan callado? Le tengo en casa haciéndome esferificaciones de cocido madrileño o emulsiones de paella valenciana. Todo sin calorías, sin aditivos, con casei inmunitas, ph neutro y respeta la flora y la fauna bacteriana.
A descansar, que todos los caprichos no se pueden dar
Y ahora, un merecido descanso. Me pongo el pijama de las siestas, que se diferencia del de dormir, porque es más corto, y me meto en la cama. En la de las siestas, por su puesto. Depende de cómo me sienta, me duermo con una canción u otra. Siempre baladas, y le pido a Scorpion que me cante alguna balada, o a Sergio Dalma, Beyonce… Alguna vez ha venido Bisbal, pero se pone a dar vueltas, me marea y ya no me puedo dormir.
Cafetito
Nada más despertar de la siesta, sobre las 6 más o menos, me gusta tomarme un cafetito. Estaréis esperando que diga que me lo trae George Clooney. Soy más de Robert de Niro, pero tampoco le pido el café a él, tampoco hay que abusar. Para eso soy más tradicional y lo pido de Colombia y a veces viene el burro de Juan Valdés. Su café está exquisito, pero nunca fue un hombre brillante.
Un ratito de tele
Los documentales de animales me encantan. Pero los que más me gustan son los de la BBC, en español, que yo soy muy español y además no tengo ni idea de inglés. Tengo al señor Attenborough aprendiendo español para que me los cuente con pelos y señales. A veces también veo el Hormiguero, pero sólo la parte de las hormigas y de los experimentos, que Pablo Motos se me hace muy pesado. Como el telediaro es un poco tostón, le pido a Ana Blanco, a Pedro Piqueras y a Matías Prats, que me hagan un resumen.
Meditar
Me encanta meditar. Poner la mente en blanco se me da bien, pero necesito una ayudita. Tengo a los niños cantores de Viena para que me pongan en situación. No saben una palabra de español los pobres, pero el om, lo bordan. He probado con otros niños cantores, como los de San Ildefonso, pero a veces se despistaban.
¿Trabajo?
 Os estaréis preguntando que cuándo trabajo. A ver si os habéis creído que esta fortuna se puede hacer trabajando. No me extraña que sigáis siendo pobres. Os lo creéis todo. ¡Sois tan monos!
Si queréis consejos sobre cómo llegar a ser millonario habéis venido a mal sitio. Aquí iba a estar yo compartiendo

Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…