Ir al contenido principal

Pelis de miedo

Seguro que vosotros sí que os habíais dado cuenta de que en las películas de miedo, (horror movies que dicen en inglés, y que tampoco es que sean tan horrorosas) pasan siempre las mismas cosas. También podríais decir que en casi todas las películas pasan las mismas cosas.
Estamos de acuerdo que en todos los géneros cinematográficos hay elementos comunes. En las pelis del oeste, la gente está en el oeste y los indios casi siempre llevan las de perder. En las bélicas la gente suele estar en guerra y de nuevo, casi siempre ganan los americanos. En las de acción salen actores con muchos músculos. En realidad tienen los mismos músculos que el resto de la gente, pero se les nota que se apuntaron al gimnasio y además van a menudo. Las musicales se caracterizan porque la gente en cuanto tiene ocasión se pone a cantar y a bailar. En los dramas, sin embargo, la gente no está de humor y bailan poco. Luego hay películas de género tonto, pero ahí no me voy a meter. Pero como acabamos de pasar de pasar Jualog, Jalowe… mejor te lo explica Vanessa. 


Pues eso, que acaba de pasar Halloween, y como soy muy ocurrente, se me ha ocurrido que podríamos hablar de películas de miedo y las cosas que pasan.


Niños despiertos a horas intempestivas
En las pelis de miedo si quieres acojonar al personal tienen que aparecer niños y a ser posible más de uno. Si van en packs de 2 es ya para ir a mala idea y querer asustar. Y les da por ir de paseo par la noche, en mitad de una tormenta, columpiarse en un columpio, sorprendente ¿Verdad?… En cualquier sitio menos en la cama que es donde tendrían que estar a esas horas. ¿Y los padres? ¿Cómo tienen a los niños despiertos a esas horas?


¿No escuchan la música?
Lo que no me explico es que los actores de las películas no se enteren de que algo malo va a pasar con la de pistas que les da la música. Que hay bandas sonoras que ya te dicen que el asesino está cerquita, o que algo malo te va a pasar. O si escuchas a los jodíos niños cantando cosas de números, como los de San Ildefonso, pero con más rima, o uno dos, sopa de arroz, tres cuatro, mira qué zapato… Mejor te pongo el ejemplo:


Espíritus, fantasmas y otros seres del invierno
Me comunican que se dice averno, pero creo que sería mejor invierno, porque siempre hace mal tiempo en las pelis de miedo. El caso es que los del averno les da siempre en irse al sótano o a la buhardilla. No les gustan los apartamentos normales. No son de vivir en comunidad, ni ir a las juntas de vecinos, que eso sí que da miedo. Ellos en una casa para ellos solos y cuanto más apartada de la ciudad, mejor. Con la de gente que podrían asustar, prefieren ir a un sitio sin ascensor, que haya que subir o bajar escaleras… y a ser posible que se fundan los plomos.

Rayos, truenos, y centellas
No hay muchas películas de miedo en las que haya sol y 28 grados. Las islas canarias no son la mejor localización para este tipo de género. El hombre del tiempo tiene poco trabajo. Va a llover. Seguro. Y unos truenos que acojonan. Y el rayo va a caer cerca de la casa de los protagonistas. Luego saldrá el sol, pero ya casi al final, cuando se acabe la peli, pero no son de broncearse.


No sin mi cuchillo
Así como te digo que no les llama la atención el sol, los cuchillos triunfan en toda película de terror. Que pudiendo usar otras armas más rápidas, para esto son muy clásicos. También es verdad que en todas las casas hay cuchillos jamoneros y les pilla más a mano. Jamón no hay, pero todos tienen cuchillos en la cocina y son muy de clavarse cosas.


¿Hay alguien ahí?
Mira que lo dicen veces y que nunca contesta nadie. Deberían aprender y cambiar la pregunta. Menos mal que no lo dicen por escrito que la juventud de ahora pondría “¿Ahí alguien ay? Y claro, al final te los tendrías que cargar también.


Mal sitio para ser rubia
En la mayor parte de los trabajos te piden buena presencia para tener trabajo. Aquí cuánta mejor presencia, menos tiempo estás presente. Cuanto más macizo sea el personaje, más papeletas tiene para que se lo carguen.

¿Y lo torpes que son?
Que yo no sé cómo han conseguido esos cuerpos los actores de las películas de terror. En cuanto tienen que correr o ir un poco deprisa, al suelo que van. No hay ni uno que no se tropiece. ¿No podían coger actores sin problemas psicomotrices?


Si alguien tiene sexo está jodido

Lo del sexo en las películas de miedo está bastante mal. Sexo hay, pero lo que pasa después te sorprenderá. Si ya hablamos de sexo y rubia, ya para qué hablar. La va a palmar seguro. Y es que los asesinos tienen muy en cuenta lo de que no hay que cometer actos impuros. Nada de sexo. Mira el personaje que más dura en la Guerra de las Galaxias. Y eso que va desnudo. Pero aguanta porque no tiene sexo.


El diablo se ha escapado
Ya lo decía Miguel Bosé, aunque lo decía sin darle importancia. Como se nota que no le habían poseído… ¿O es poseso? “Poseso”, que en estas películas el diablo se mete en el cuerpo de la gente, como los constipados pero con más contraindicaciones y efectos secundarios. Que andan todos dándole vueltas a la cabeza a ver cómo sacarse al demonio del cuerpo.

Espejito mágico
Más peligro que un espejo en una película de miedo. Y que la gente no aprende. Cada vez que aparece un espejo algo pasa. Y todo lo que pasa es malo. O bien la gente no se refleja en el espejo, que eso es un mal menor y no te tienes que preocupar en peinarte, o se aparece el malo malísimo. La mayoría de las veces se rompe el espejo y eso es siempre sinónimo de mala suerte. Aunque no seas supersticioso… ¿Has probado a recoger los trozos? Yo todavía me encuentro pedazos de un vaso que se me cayó cuando marcó el gol Iniesta.


Estamos ante un caso nunca visto
Eso dicen siempre los médiums que aparecen en las películas. Nunca había visto nada igual, estamos ante un caso sorprendente… Mentira podrida. ¿O es que los médiums no han visto otras películas de miedo? Si esto ya ha pasado en Scream 2, o en Sé lo que hicisteis 3, Halloween 1, y Viernes 13 5… No, no estoy dando los números de la bonoloto… ¡Si los supiera iba a estar aquí diciendo tontás!

¿No hay nadie que sepa arreglar cosas?
Mira que tienen presupuesto para efectos especiales en las pelis de terror, pero para no hay un manitas para cambiar bombillas, o la batería del coche. Que en toda peli de miedo siempre hay cosas para arreglar. Las puertas que se abren solas, o se cierran, los plomos a tomar por saco cada dos por tres, coches que no arrancan… Yo hay veo una posibilidad de negocio.

¿Pero cómo va a estar vivo si….?
Hay algunos personajes que les cuesta morir. Que les han dado tres puñaladas, les han electrocutado cinco veces, se han caído desde El Empire State, y aún así, todavía aparece al final de la película… Cojeando un poco o algo desmejorado, pero vivo. ¿O no estaba vivo?

Seguro que se os ocurren más cosas, pero tampoco es cuestión de alargar las cosas…. No queremos que sea más largo que el pasillo de una película de miedo.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

La madre que los parió

Seguramente hayáis oído la noticia del mexicano que intentó robar a los pasajeros de un autobús y se encontró con su madre. Lo que pasó después, le sorprendió 😊. El caso es que a la madre, por lo que fuera, no le hacía gracia que le robaran. También es verdad que si alguien te va a quitar dinero, mejor que lo haga un hijo y todo queda en familia. Pero esta señora mexicana no quería entrar en razón y por mucha pistola que llevara su hijo, no hay quien pueda con la zapatilla de una madre. Si jugaran al piedra, papel, tijera, la zapatilla de la madre ganaría siempre. Hoy vamos a hablar de qué hubiera pasado si la madre que parió a todos estos personajes hubiera estado al quite, como la madre mexicana. Cristóbal Colón No se sabe realmente dónde nació, pero madre seguro que tuvo. Lo que no tenemos claro es cómo le hablaba, si en italiano, portugués, castellano, catalán o por whatsapp… El caso es que seguro que le dijo algo así: “¿Cómo que te vas a ver a los reyes de España a pedirles dinero?…

Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…