Ir al contenido principal

Razones para no odiar, demasiado, el Mundial de Fútbol

¿Estás harto del Mundial y querrías que se acabara ya mismo? ¿Tu televisión se ha llenado de gente en pantalón corto con nombres raros? ¿Tus amigos no quieren quedar contigo porque prefieren ver el partido entre la selección nigeriana e Islandia?
Puede que incluso no sepas que hay un Mundial de Fútbol. Conozco gente, y son personas normales, que no tienen ni idea de que se han juntado varios países en Rusia para dar patadas a un balón (No al mismo balón, que sería un lío y no habría campos tan grandes, ni siquiera en Rusia).
Hay otros que sí que saben que hay fútbol, otra vez, pero no disponen de toda la información. Pero para eso estoy yo aquí. Como ya hemos dicho, el Mundial es en Rusia, un país tan grande que ni siquiera puede medirse en campos de fútbol. El Mundial aunque a algunos les pueda parecer eterno, sólo dura hasta el 15 de julio. Operación Triunfo duró más y estabais todos tan contentos… hasta que llegó Eurovisión. En el mundial no te dan puntos si cantas. De hecho, es mejor que no hagas ninguna cantada. (Que se lo pregunten a algunos porteros)
¿Quién juega? Mucha gente, de muchos países, nada menos que 32 (países, no gente. De esos hay mucha más, como decía la canción, viva la gente, la hay donde quiera que vas). El resto del mundo mundial también quería jugar, pero no se han clasificado. Nos solidarzar, solodr, vamos que nos dan mucha pena y les mandamos mucho ánimo.
Ahora que ya tenéis unas nociones sobre el evento, os voy a dar algunas razones para no odiar, demasiado, al mundial y la “%?$! que lo parió.

Son cada cuatro años
Sólo cada cuatro años. También es jodido levantarse de la cama y lo haces todos los días; y a veces varias veces al día, si cuentas las siestas y las veces que… (lo dejo aquí que es posible que estemos en horario infantil). Las elecciones generales también son cada 4 años, pero a veces se adelantan y tienes que votar más veces. El Mundial no se adelanta, ni se repite, ni nada. Eso sí, tampoco gana el que tú quieres.
Vete al cine, sal a cenar
Todo esto lo puedes hacer aunque no haya mundial, pero prueba a hacerlo un fin de semana en el que juegue la selección de tu equipo. Podrás aparcar en la puerta del cine, cenar en ese restaurante que nunca admite reservas, pasear, incluso rodar una película en medio de la calle y no habrá nadie saludando y preguntando que esto cuándo sale. Las calles más vacías que la biblioteca de un futbolista.
Casarte y que no vayan ni los allegados
Pensándolo bien, no es tan mala idea. Vas al juzgado, que siempre habrá alguno de guardia, te casas y te vas a cenar tan ricamente con tu esposo o esposa. Sin allegados y sin nadie que vaya a “allegar”. Ambos dos, vosotros y el amor que os profesáis. El resto del mundo está preocupado del partido… es probable que los camareros tampoco te hagan mucho caso, pero como os queréis mucho no os importará y comeréis perdices… o lo que haya en el menú, que tampoco vamos a ponernos exquisitos.
¿Y si me pongo a estudiar?
Si no te gusta el fútbol piensa que en la tele dedicarán 25 horas diarias al Mundial. Piensa en todo el tiempo que podrías dedicar a estudiar. Hay gente que se ha sacado un master en un fin de semana. O aprender idiomas (uno por uno, que luego es un lío y no hay quién te entienda), un curso de cocina (por Internet, que los cocineros también están viendo el mundial), o terminar el cubo de rubik que dejaste cuando te lo compraron tus padres. No, no vale, cambiar las pegatinas… (Tengo un amigo que lo hizo… Vale, no era un amigo. ¡Cómo sois! Siempre me sonsacáis y os lo cuento todo).
Seguro que no hay nadie en “Nesflis”
También podéis aprovechar y ver todas las series seguidas, ¡Un mes entero! Total en la tele no hay más que fútbol. Todo Netflix para vosotros. Yo os recomendaría la serie “Marcos” (que es de un niño que se va a buscar a su madre a Colombia y allí se hace traficante de “drogaína” y luego tiene un mono y dice Plata o Plomo, el mono no, el niño cuando se hace mayor).
Medita
Deja tu mente en blanco. Fluye. Inspira por la nariz, expira (siempre me gustó esa palabra, aunque la relaciono con los yogures y otras cosas que caducan… no me hagáis mucho caso). Aprovecha estos días para aprender a meditar, aléjate del mundanal ruido (¿Se puede utilizar mundanal con otra cosa que no sea ruido?), Inspira. Escucha a tu cuerpo, siente, deja que la energía llegue a través de las puntas de los “pieses” y salga por tu cabeza. Vacía tu mente. Siente. ¡Y sigue respirando, que hay que decirlo todo!
Italianas e italianos
Quizá no sabéis que la selección italiana no se ha clasificado para el Mundial. ¿Qué significa eso? Pues que no tienen plan para este verano y ya sabéis cómo son estos “ragazzi e ragazze” (lo que vienen siendo chicos y chicas pero en su idioma). Con salir a cualquier playa del mundo mundial os daréis cuenta. Allí están ellos (mayormente ellos) y oye, que hay gente para todo (¿no hay personas que disfrutan con la tuna?), pues a lo mejor tienes ahí una solución para pasar un verano. Otra opción es ir a Italia, que es por donde suelen estar los italianos. En el Vaticano, ya es algo más complicado la opción de pillar cacho, pero nunca hay perder la fe.
Organízate
Si tu pareja es aficionada al fútbol, piensa que tampoco es tanto tiempo. Son 90 minutos, 15 más si tienes en cuenta el descanso, que es lo que tardas en coger algo de comer, ir al baño y mira el teléfono. Dos horas, como mucho… a tres partidos diarios… El resto del tiempo es para vosotros. Todo es cuestión de organización.
Si no puedes con tu enemigo…
Siempre queda la opción de unirte a la gran fiesta del fútbol (así lo llaman para que pienses que te lo vas a pasar bien). Eso sí, asegúrate que animas al equipo correcto y ten en cuenta que los forofos escucharán menos de lo normal durante un partido de fútbol. Se vuelven como Shakira. No, no se enamoran de Piqué, ni les da por mover las caderas. Se vuelven ciegos y sordomudos para todo lo no que sea el fútbol).  Dentro vídeo.

Aprende geografía e historia
Siempre hay reportajes sobre los diferentes países que participan en el mundial. Que España juega contra Portugal, ahí tienes en el telediario a un señor con un micrófono en mitad de Lisboa hablando con los portugueses gritando que nos van a ganar “Dois a Seru, de Cristiano Gonaldo”. Porque ellos no saben pronunciar bien Ronaldo. Aprenderás cosas como que Egipto tiene selección de fútbol y serán tan originales que los llamarán faraones, (si son muy malos, les llamarán momias), o teutones a los de Alemania (no voy a decir cómo llaman a las alemanas), y que la camiseta de Croacia es la más “cuqui” de todas, como el mantel de una pizzería.
Conocer a los jugadores
Aunque os parezca mentira hay personas que leen CR7 y piensan que es una carretera de circuncisión (de las que evitan atascos), o que “Grisman” es el nombre de un superhéroe de la última película de Marvel, o que Neymar es el nombre de la urbanización a la que van a ir de vacaciones en agosto en Torreviejalicante (sí, va todo junto). Es una oportunidad para ser uno más de los que discutirán si Messi es mejor que Cristiano o qué poco pelo le queda a Iniesta, o por qué tienen todos los jugadores esos bultos en la tripa ¿estarán malitos?
¿Veis? Hay miles de cosas positivas sobre el Mundial de fútbol. Y muchas más que no te he contado, como que habrá árbitros viendo la tele (y encima les pagan, y lo llaman VAR, con V), y las bonitas melodías que cantan los aficionados, las cosas tan bonitas que les dicen a los jugadores…
Todo un mundo de fantasía e ilusión ¿verdad? El caso es que te gusten o no, los veas o decidas hacer otra cosa, lo importante es que inspires y expires, vacía tu mente y si es posible, que gane tu equipo.




Comentarios

  1. Tienes razón, Javier, aguantaremos que es lo que hay... ¡Y que gane la Roja!
    Besotes,
    ibb

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…