Ir al contenido principal

Presidente, Ministras y Ministros y viceversa

En un segundo pueden pasar muchas cosas. En un noveno también y además tienen mejores vistas. Pues imaginad en una semana la de cosas que pueden suceder.
Por poner un ejemplo, en menos de una semana no habrá más que señores jugando al fútbol y el resto de las cosas que pasen en el mundo pasará a un segundo, tercer o cuarto plano o puede que en fuera de juego. Primero el fútbol y luego las repeticiones… Y después, las mejores jugadas, entrevistas con los señores que juegan al fútbol y otros señores que te explicarán todo lo relacionado con el deporte rey. El cómo, cuándo, dónde… ¿¿Por qué??
En una semana también han pasado otras cosas. Por ejemplo en España ha cambiado el gobierno. Y estamos todos un poco descolocados. Como cuando te cambias de ordenador y no sabes muy bien dónde están las teclas (¿Dónde están los números? ¿Y la ñ? ¡Me la han cambiado! A este ratón le faltan botones! ¿Y esto dónde se enciende?)
Así estamos todos con el cambio de gobierno. Sobre todo los que estaban y ya no están. Otros que querían estar y no están, pues tampoco están contentos. Y los que no pensaban estar, están… Y todo en una semana. Un lío. Pero seguro que ya lo habéis leído en otros sitios, en fuentes fidedignas (que debe ser algo bueno, porque tiene crédito, como las tarjetas, que te abren muchas puertas).
Vamos a aprovechar que hay gente nueva en el gobierno y les pedimos cosas. Más que nada porque a esos señores les pagamos entre todos y tendrían que hacernos un poco de caso. ¿No? Tomen nota.
Señores parlamentarios. ¡Parlamenten!
Que aunque no os lo creáis, la palabra parlamento tiene su origen en hablar. Otros creen que es de “parlamiento” y consiste en hablar faltando a la verdad. ¿No queréis el bien de los españoles? Pues al lío. ¿O queréis que mande a vuestras madres? Se acaba la tontería ya, ¡Hombre! Ni referéndum, ni referenda, ni votos, ni votas. ¡A hablar, y a ponerse de acuerdo!
Vamos a ver esas cuentas
¿Tú le dejarías el fondo común a ese colega que sabes que se va a quedar con el dinero? ¿Y que en vez de pagar las cervezas de todos, se lo gasta en sus cosas? Hecho verídico: Tengo un amigo que se pasó una noche sin dormir porque le faltaban 5 euros del fondo común. ¡Ojalá todos los políticos tomaran ejemplo de mi amigo! Que nos enseñaran en qué se gastan las cosas y que no falte ni un céntimo. Eso vale para los rojos, azules, amarillos, naranjas, negros, blancos, y si hubiera un partido color aguatemplada ni fría ni caliente, pues también. Basta ya de tirar el dinero (el nuestro) por la ventana.
Señor Presidente:
Cada uno, seguro, que le pediría una cosa. Que llueva, que no llueva, la virgen de la cueva (¿En qué cueva está exactamente esa virgen?). Otros pedirían trabajo, alguno, no trabajar tanto, otros salud, dinero, o amor (si no tiene pareja, el gobierno te pondrá una pareja de oficio, como en los juicios). Yo, que no tengo demasiada confianza en los políticos, sólo le pediría que escuche, a los ricos, a los pobres, a los altos, a los bajos… como en el anuncio de Coca Cola.
Astronautas sin fronteras
¿Sabéis que tenemos un ministro que ha sido astronauta? Y no, no le han puesto como ministro de exteriores. Le han puesto en ciencia, que es la hija de la paciencia.  Yo sólo le pediría paciencia para encontrar vida inteligente entre los políticos. ¿Os imagináis las charlas de este hombre con el resto de ministros?  “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais…”  Eso sí, el ministro sí que sabe de gravedad. Lo que no sé yo es si tendrá cohete oficial como ministro. Ya le veo entrar en la Moncloa en el Halcón Milenario… Esperemos que no entre deprisa, sino que vaya “hiperdespacio” (Chiste patrocinado por Matías Prats).
Ministro de Educación
Lo va a tener complicado este hombre. Ir por la calle diciendo a la gente que no escupa, ni diga palabrotas o que no hablen tan alto. A ver qué tal se le da con lo de la gente no se cuele en el mercado, ni pongan los pies en la mesa. Yo me conformaría con que la gente dé los buenos días (por la mañana) y que la gente no confunda el verbo haber con a ver.
Ministro de Industria
La ministra de industria sí que va a tener trabajo. También se encarga del comercio y del turismo. Que haya sol en las playas, que no se tiren los guiris desde los balcones. Que en los comercios te den la vuelta sin equivocarse, y que las industrias funcionen. Le pediría que bajen la luz. Me refiero al precio, no a la intensidad, que hay que explicarlo todo. Y al que se encargue de los semáforos, que les eche un ojo que siempre me toca correr para cruzar las calles.
Agricultura, alimentación y toda la pesca
Es probable que no sea el nombre exacto del ministerio, pero ya sabéis de qué os hablo. Ya va siendo hora de mirar lo de los tomates. Que de color andan bien, pero ¿El sabor? Si saben menos que Paquirrín de física cuántica. Y ya de paso que estudien lo de los pimientos de padrón. Que pongan una cruz en los que pican o algo. Ya es hora de que los políticos tomen responsabilidades. ¡Vamos!
Cultura y deporte
En algún momento deberíamos hablar por qué deporte y cultura van juntos. Pero a lo que vamos. Al ministro le pediría que ahora que es amigo de Nadal, que le diga que grite un poco más bajo, y que los futbolistas no escupan, que está muy feo. Que los árbitros no piten “penaltiles” injustos. Que le den un poco más de bola a otros deportes y mucho más al femenino. Y que la cultura no sea tan cara, y que vuelvan a poner los documentales de bichos que iban muy bien a la hora de la siesta. ¿Quién no se duerme viendo a una gacela corriendo para que no se la coma un “leotardo”, o a esos “ñuses” cruzando el río?
Sanidad, consumo y bienestar social
Todo el mundo con que la salud es lo más importante. Menos mal que tenemos salud. Pues ya sabéis, a beber mucha agua y no poneros al sol. Y vosotros nada más que beber otras cosas y en verano a la playa, con la de sol que hay. Y así tenemos a los ministros sin parar de trabajar, que no tienen bienestar social ni nada. Yo a la ministra le pediría no ponerme malo, pero no sé si entra dentro de sus competencias. Yo por si acaso le pediría que invierta todo lo posible para que la gente se cure, que consumamos cosas saludables y que estemos todos bien, o lo que viene siendo el bienestar social.
Podría seguir con todos los ministerios, pero acaban de empezar y todavía tienen que cambiar las contraseñas de los ordenadores, ponerse el asiento a la altura, buscar aparcamiento para la nueva oficina y ver los marrones que les hayan dejado los antiguos ministros.
De todas maneras me quedan algunas cosas por pedir, pero como no estoy seguro a qué ministerio pertenecen, allá van todas juntas y que luego ellos se lo repartan. Cosas como por ejemplo algún invento, aplicación o algo que sirva para que no se ensucien las gafas. También les pediría algún consejo para evitar que los zapatos se coman los calcetines (no valen ligas, que me combinan muy mal con la ropa interior). Que los jefes no llamen a horas intempestivas (ni tempestivas tampoco), poder dormir un par de horas más y que seamos felices y que comamos perdices (a lo mejor a los veganos y a las perdices no les hace mucha gracia, pero ellos pueden comer pimientos de padrón y tomates, que ahora son muy ricos).
Tampoco eran tantas cosas. Yo ahí lo dejo. De momento poneos a currar y luego ya iremos hablando a ver qué tal se os da. Os estaremos vigilando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…