Ir al contenido principal

Presidente, Ministras y Ministros y viceversa

En un segundo pueden pasar muchas cosas. En un noveno también y además tienen mejores vistas. Pues imaginad en una semana la de cosas que pueden suceder.
Por poner un ejemplo, en menos de una semana no habrá más que señores jugando al fútbol y el resto de las cosas que pasen en el mundo pasará a un segundo, tercer o cuarto plano o puede que en fuera de juego. Primero el fútbol y luego las repeticiones… Y después, las mejores jugadas, entrevistas con los señores que juegan al fútbol y otros señores que te explicarán todo lo relacionado con el deporte rey. El cómo, cuándo, dónde… ¿¿Por qué??
En una semana también han pasado otras cosas. Por ejemplo en España ha cambiado el gobierno. Y estamos todos un poco descolocados. Como cuando te cambias de ordenador y no sabes muy bien dónde están las teclas (¿Dónde están los números? ¿Y la ñ? ¡Me la han cambiado! A este ratón le faltan botones! ¿Y esto dónde se enciende?)
Así estamos todos con el cambio de gobierno. Sobre todo los que estaban y ya no están. Otros que querían estar y no están, pues tampoco están contentos. Y los que no pensaban estar, están… Y todo en una semana. Un lío. Pero seguro que ya lo habéis leído en otros sitios, en fuentes fidedignas (que debe ser algo bueno, porque tiene crédito, como las tarjetas, que te abren muchas puertas).
Vamos a aprovechar que hay gente nueva en el gobierno y les pedimos cosas. Más que nada porque a esos señores les pagamos entre todos y tendrían que hacernos un poco de caso. ¿No? Tomen nota.
Señores parlamentarios. ¡Parlamenten!
Que aunque no os lo creáis, la palabra parlamento tiene su origen en hablar. Otros creen que es de “parlamiento” y consiste en hablar faltando a la verdad. ¿No queréis el bien de los españoles? Pues al lío. ¿O queréis que mande a vuestras madres? Se acaba la tontería ya, ¡Hombre! Ni referéndum, ni referenda, ni votos, ni votas. ¡A hablar, y a ponerse de acuerdo!
Vamos a ver esas cuentas
¿Tú le dejarías el fondo común a ese colega que sabes que se va a quedar con el dinero? ¿Y que en vez de pagar las cervezas de todos, se lo gasta en sus cosas? Hecho verídico: Tengo un amigo que se pasó una noche sin dormir porque le faltaban 5 euros del fondo común. ¡Ojalá todos los políticos tomaran ejemplo de mi amigo! Que nos enseñaran en qué se gastan las cosas y que no falte ni un céntimo. Eso vale para los rojos, azules, amarillos, naranjas, negros, blancos, y si hubiera un partido color aguatemplada ni fría ni caliente, pues también. Basta ya de tirar el dinero (el nuestro) por la ventana.
Señor Presidente:
Cada uno, seguro, que le pediría una cosa. Que llueva, que no llueva, la virgen de la cueva (¿En qué cueva está exactamente esa virgen?). Otros pedirían trabajo, alguno, no trabajar tanto, otros salud, dinero, o amor (si no tiene pareja, el gobierno te pondrá una pareja de oficio, como en los juicios). Yo, que no tengo demasiada confianza en los políticos, sólo le pediría que escuche, a los ricos, a los pobres, a los altos, a los bajos… como en el anuncio de Coca Cola.
Astronautas sin fronteras
¿Sabéis que tenemos un ministro que ha sido astronauta? Y no, no le han puesto como ministro de exteriores. Le han puesto en ciencia, que es la hija de la paciencia.  Yo sólo le pediría paciencia para encontrar vida inteligente entre los políticos. ¿Os imagináis las charlas de este hombre con el resto de ministros?  “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais…”  Eso sí, el ministro sí que sabe de gravedad. Lo que no sé yo es si tendrá cohete oficial como ministro. Ya le veo entrar en la Moncloa en el Halcón Milenario… Esperemos que no entre deprisa, sino que vaya “hiperdespacio” (Chiste patrocinado por Matías Prats).
Ministro de Educación
Lo va a tener complicado este hombre. Ir por la calle diciendo a la gente que no escupa, ni diga palabrotas o que no hablen tan alto. A ver qué tal se le da con lo de la gente no se cuele en el mercado, ni pongan los pies en la mesa. Yo me conformaría con que la gente dé los buenos días (por la mañana) y que la gente no confunda el verbo haber con a ver.
Ministro de Industria
La ministra de industria sí que va a tener trabajo. También se encarga del comercio y del turismo. Que haya sol en las playas, que no se tiren los guiris desde los balcones. Que en los comercios te den la vuelta sin equivocarse, y que las industrias funcionen. Le pediría que bajen la luz. Me refiero al precio, no a la intensidad, que hay que explicarlo todo. Y al que se encargue de los semáforos, que les eche un ojo que siempre me toca correr para cruzar las calles.
Agricultura, alimentación y toda la pesca
Es probable que no sea el nombre exacto del ministerio, pero ya sabéis de qué os hablo. Ya va siendo hora de mirar lo de los tomates. Que de color andan bien, pero ¿El sabor? Si saben menos que Paquirrín de física cuántica. Y ya de paso que estudien lo de los pimientos de padrón. Que pongan una cruz en los que pican o algo. Ya es hora de que los políticos tomen responsabilidades. ¡Vamos!
Cultura y deporte
En algún momento deberíamos hablar por qué deporte y cultura van juntos. Pero a lo que vamos. Al ministro le pediría que ahora que es amigo de Nadal, que le diga que grite un poco más bajo, y que los futbolistas no escupan, que está muy feo. Que los árbitros no piten “penaltiles” injustos. Que le den un poco más de bola a otros deportes y mucho más al femenino. Y que la cultura no sea tan cara, y que vuelvan a poner los documentales de bichos que iban muy bien a la hora de la siesta. ¿Quién no se duerme viendo a una gacela corriendo para que no se la coma un “leotardo”, o a esos “ñuses” cruzando el río?
Sanidad, consumo y bienestar social
Todo el mundo con que la salud es lo más importante. Menos mal que tenemos salud. Pues ya sabéis, a beber mucha agua y no poneros al sol. Y vosotros nada más que beber otras cosas y en verano a la playa, con la de sol que hay. Y así tenemos a los ministros sin parar de trabajar, que no tienen bienestar social ni nada. Yo a la ministra le pediría no ponerme malo, pero no sé si entra dentro de sus competencias. Yo por si acaso le pediría que invierta todo lo posible para que la gente se cure, que consumamos cosas saludables y que estemos todos bien, o lo que viene siendo el bienestar social.
Podría seguir con todos los ministerios, pero acaban de empezar y todavía tienen que cambiar las contraseñas de los ordenadores, ponerse el asiento a la altura, buscar aparcamiento para la nueva oficina y ver los marrones que les hayan dejado los antiguos ministros.
De todas maneras me quedan algunas cosas por pedir, pero como no estoy seguro a qué ministerio pertenecen, allá van todas juntas y que luego ellos se lo repartan. Cosas como por ejemplo algún invento, aplicación o algo que sirva para que no se ensucien las gafas. También les pediría algún consejo para evitar que los zapatos se coman los calcetines (no valen ligas, que me combinan muy mal con la ropa interior). Que los jefes no llamen a horas intempestivas (ni tempestivas tampoco), poder dormir un par de horas más y que seamos felices y que comamos perdices (a lo mejor a los veganos y a las perdices no les hace mucha gracia, pero ellos pueden comer pimientos de padrón y tomates, que ahora son muy ricos).
Tampoco eran tantas cosas. Yo ahí lo dejo. De momento poneos a currar y luego ya iremos hablando a ver qué tal se os da. Os estaremos vigilando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La generación gominola o estos chicos no aguantan ná

Los jóvenes de ahora no aguantan nada. Son muy blandos. Cuando yo era joven… Y detrás de estas tres frases prepárate para escuchar toda clase de exageraciones variadas.  Aunque esto no es nuevo. Va pasando de generación en generación.

Ya lo decía Aristó…. ¿O era Platon? Bueno, algún señor con barbas, túnica y sandalias que decían cosas que te hacían pensar.¿Te imaginas a Rajoy de esa guisa diciendo cosas que hacen pensar? El caso es que…

Como ya tengo una edad en la que puedo decir eso de que la juventud de ahora …. (inserte cualquier queja en la línea de puntos), yo también voy a aportar mis reflexiones. 

Vamos allá

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.