Ir al contenido principal

¿Y si los políticos se pasaran por Carabanchel?


Cuando empecé a escribir en el blog me propuse no hablar de ciertas cosas, como por ejemplo el fútbol, religión o política. Pero ya sabéis cómo son estas cosas, que la noche te confunde, y al final te hacen hablar aunque no quieras.
De fútbol ya os he hablado alguna vez, de religión también un poquito, y hoy os voy a hablar sobre los políticos, no de todos, sólo de algunos. Prometo que termino rápido.
¿Vamos allá? No te duermas Ángela, que esto va también contigo. 
Antes de nada os tengo que explicar que Carabanchel es un barrio de Madrid  que hace muchos, muchos años fue un municipio independiente de la capital. Durante más de 55 años hubo una cárcel, que en un gran alarde de originalidad, se le llamó cárcel de Carabanchel.
Allí pasé mis primeros años, en el barrio, no en la cárcel, y en Carabanchel aprendí muchas cosas (seguimos hablando del barrio, todavía no he ido a la cárcel). Algunas malas, otras malas y muchas, muchas buenas. Hoy os voy a contar una de las mejores que aprendí. Pero vamos ya sin más “dilatación” al lío.
Carabanchel, años 80. Casi todos los chicos jugábamos en el equipo de fútbol del barrio. Ya, ya sé, no era cuestión de sexismo, es que había muy pocas chicas y no había liga (de fútbol) para ellas todavía. Jugábamos en distintas categorías, desde los más pequeños hasta juveniles. Y también nos llevamos algún que otro pelotazo.
Para comprar las equipaciones había diferentes alternativas.  Que cada uno se comprara la suya, lo que provocaría un cierto desconcierto en el equipo rival y en el nuestro por llevar diferentes colores y modelos. Quitárselas a los equipos contrarios y jugar con ellas. Comprarlas en una tienda de equipaciones deportivas para que nos equiparan con las equipaciones correspondientes. Recurrir al patrocinio, por ejemplo ir a Telefónica (no existía Movistar todavía) y ponernos la foto de un teléfono fijo en la camiseta o por último vender papeletas de lotería.
Optamos por la opción “loterística”. Allí íbamos todos intentando vendernos entre nosotros las papeletas, pero no funcionaba bien, era como cambiarnos cromos. Y teníamos que pedir ayuda a amigos, familiares, en el colegio, en el trabajo de nuestros padres… menos en la cárcel, en todas partes.
Y la cosa no funcionó demasiado mal. Vendimos todas las papeletas y conseguimos una cantidad de dinero suficiente para que no pareciéramos el ejército de Pancho Villa y hacernos pasar por un equipo de fútbol decente. Hasta los porteros podrían tener su propia camiseta y no jugar con la parte de arriba del chándal… e incluso más bonita que la del portero mexicano (nada difícil por cierto).
El encargado de recaudar todo el dinero era uno de los chicos del barrio… Y lo recaudó todo. Enterito. Pero en vez de guardar el dinero para las camisetas decidió que se lo iba a gastar en sus cosas. Nunca supimos en qué se lo gastó. 
Y aquí es donde entran los políticos y por qué deberían pasarse por Carabanchel para aprender alguna que otra lección. El padre de nuestro amigo al enterarse de que su hijo se lo había gastado, lo primero que hizo fue devolver el dinero, comprar las camisetas para los diferentes equipos. De su hijo, no volvimos a saber nada hasta dos años después. Vivo seguía, porque le vimos después. Pero lo más lejos que salió de casa fue para ir al instituto. Y rapidito, si no quería que se alargara el castigo.
¿Os imagináis que alguien se quede con el dinero de todos? Eso está muy feo ¿verdad? Y lo que tendría que hacer es devolver el dinero, y pasarse una temporada castigado. Diría incluso más. Como les hemos elegido para que gestionen nuestro dinero, y les pagamos por ello, no deberían poder seguir haciéndolo. ¿Quién se va a fiar de alguien que toma lo que no es suyo?
Probablemente la lección no es únicamente para los políticos… Dudo mucho que nos hagan caso, y no creo que ninguno de ellos lea este blog. Somos todos los que deberíamos aprender algo de Carabanchel y del padre de mi amigo. Ya que entre ellos no se castigan, deberíamos ser nosotros los que hiciéramos todo lo posible para que aprendieran la lección. Robar está muy feo, lo haga quién lo haga, ya sea de tu partido, de tu pueblo, tu amigo, tu hijo o quien sea… ¿Por qué les dejamos que se lleven lo que es nuestro?... Y además, ¿les pagamos por ello?
Realmente no he hablado de política, ni siquiera de políticos, sino de intentar explicaros que todos somos responsables de lo que pasa alrededor. Y estamos dejando todo en manos de irresponsables. Hasta aquí mi indignación…
No puedo prometer que ya no me voy a indignar más, pero sí, que no os voy a dar la turra. Porque en esta vida se puede hacer de todo, menos dar la turra.
Y la próxima semana, no hablaremos de ni de los políticos, ni de malos rollos, ni siquiera del gobierno, aunque nos lo digan Tip y Coll.



Comentarios

  1. ¡Qué razón tienes, Javier! Yo creo que en las manifestaciones, en vez de reclamar aquello por lo que se ha salido a la calle, bastaría con llevar pancartas que dijeran "que sepas que ya no te voy a votar nunca más". ¡A lo mejor funcionan...!
    ibb

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…