Ir al contenido principal

Cosas que no sabías del italiano porque a lo mejor no todas son verdad

Que hablar italiano es “molto facile e divertente” está claro, sobre todo para los italianos. A ellos les sale natural, casi sin pensar. Aunque lo de hablar sin pensar no siempre sale bien. 


Pero vamos a lo que vamos, con el italiano. No, no sobre un señor en especial, sino al idioma. Y es que hay muchas cosas que quizá no sabías sobre el italiano. Algunas, puede, que no tengan un respaldo científico, o dicho de otro modo, me lo he inventado, pero otras son tan ciertas, como que los políticos se descojonan de nosotros.


Alora… Andiamo!


Que quiere decir, vamos tirando que si no, no empezamos nunca.
Historia del italiano

No tendríamos espacio suficiente para explicar la historia entera. Daría para muchas horas y posts (excusa perfecta que pone la gente que no se sabe la historia para resumir). Pero yo no voy a escurrir el bulto, me debo a mis lectores. El caso es que el italiano viene del idioma latino, que tiene el sabor de una copa de vino, mitad señor, mitad correcaminos (que debía ser un animal mitológico con mucha educación y que sus vecinos decían que siempre saludaba y por las noches corría delante de un coyote).


Historia del italiano (bis)

¿Sabías que bis viene del latín también? Bis, dos veces. Bisabuelo (dos veces abuelo), bísilabo (dos sílabas), bisturí (que corta como su puta madre). Pues eso, que estaban los etruscos (que eran unos señores que no hacían más que dejarse jarrones olvidados por el suelo), y luego los romanos que no tenían números ni nada, todo eran I, X, V, M y sin saber escribir ni siquiera un 6 o un 4 y la cara de retrato… Pues que a pesar de estar en Italia, no sabían hablar italiano. Tuvo que venir Rafaella Carrá o Torrebruno a hablar como dios manda… Seguimos hablando del italiano, porque español no aprendieron nunca.


“Siguiamo con el inventi”

Ahora que está de moda inventarse estudios y máster, yo voy a seguir por si cuela. Cuando cayó el Imperio Romano, por Italia pasaron ostrogodos, bizantinos, musulmanes, normandos, y algún que otro señor de Murcia (no relevante para la historia) y ya el latín fue perdiendo importancia. Se dice que Dante (nada que ver con el del baile del pañuelo), permite transformar la lengua oficial. Escribió en florentino (inserte aquí su propia broma y elija entre Pérez o Fernández) su obra cumbre, La Divina Comedia, y se convirtió en el hablado en la región. Luego fue evolucionando y aumentando su radio de acción, para convertirse en el italiano actual.


¿Dónde se habla italiano?

Podríamos faltar a la verdad (algo que nunca haría) y deciros que sólo se habla in Italia, pero en realidad es un idioma ampliamente extendido. También se habla en los Starbucks y en las cápsulas de Nescafé. Palabras como dopio,  espresso, machiato, lungo vivalto, Fiat Cinquecento, molto divertente y caliente son conocidas en todo el mundo… Il mondo lirondo, como se dice en italiano.


Curso de italiano rápido

O como ellos dicen nivel allegro ma non troppo. El caso es que sabemos muchas más palabras en italiano de las que pensábamos, por ejemplo lo primero que se aprende es Io sonno (yo sueno), Tu sei (tú seis), voi siete (no hace falta que lo traduzca ¿no? Y luego vendría el ocho… Puede que la traducción no sea literal, pero le vais cogiendo el tranquillo. Y así todo. Muy fácil (e divertente).


Sigamos con los “numeri cardinale”

Lo de cardinale viene del apellido de la famosa actriz italiana Claudia. Al final vais a aprender algo de verdad. El caso es que los romanos no tenían números y entonces se lo copiaron a los españoles, pero se comieron letras o cambiaron algunas. El caso es que sólo acertaron con el primero, con el uno… Espera, que creo que también escribieron bien el último… el infinito.


Los colores colorados

Con los colores le pasa un poco parecido que con los números, que quisieron copiar el español y no les salió muy católico, y eso que tienen la ayuda del Papa. Blanco - bianco, negro-nero, marrón-marrone, rojo-rosso… Se despistaron con el azul azzurro, y el amarillo que lo llaman giallo que ni tiene nombre de color ni ná de ná, niente de niente (sordi como un teniente… para que veáis mi dominio del idioma transalpino).


También les faltan letras

¿Os podéis creer que no tienen Ñ en el alfabeto italiano? No pueden decir España, ni araña, ni coño… Por eso utilizan las manos para insultar. Y es que con gestos te puedes apañar tan ricamente para hablar italiano, de hecho ellos son los reyes en hablar con las manos… de ahí viene la palabra manifestación (festación hablar y mani el plural de manos).  Pero no todo el mundo lo habla bien, a los americanos les cuesta un poco :-)



Se hacen un lío con la q y la ch

Por ejemplo queso no lo saben decir bien y le llaman formaggio (¡Qué manera de complicar las cosas!), Y luego palabras que deben llevar una q, las cambian por ch (Perché? El caso es que por ejemplo chimenea, ellos leerían quimenea (que suena mucho más divertido) o che para ellos es el Que… Un lío vamos… El Qué Guevara J


Apellidos y coches

¿Sabías que casi todos los apellidos italianos sirven para poner nombre a las marcas de coche? Por ejemplo Ferrari, Masseratti, Bugatti, Ramazzotti… Vamos a casos prácticos “Me he comprado un Mastroianni descapotable o un Rosellini de cuatro plazas”… Luego también se complican y les ponen nombres raros como Cinquecento (que su traducción literal es coche pequeño en el que cinco personas entran a presión).


Frases inútiles

No, no me he equivocado. Frases útiles podéis encontrar en muchos sitios, en libros, en el internez, en los cursos de italiano de L'italiano é molto facile e divertente. Pero frases inútiles no las hay en muchos sitios. Cosas como “Ci vediamo Lucas”, “Piu felice di un verme”, sólo te serviría para despedirte de alguien que se llame Lucas, y estar más feliz que una lombriz, no sé yo si lo entenderían… Capisci?


¿Sabes cómo se dice irse a la cama en italiano?

Ahora estás ahí dándole vueltas a la cabeza… “andiamo alla piltra”, “vamo a dormiré”… o a lo mejor es “Ma questo” (ya sabes que se lee macuesto ¿no?). El caso es que realmente se dice vai a letto (no saben decir lecho… )  Pues eso, que ya va siendo hora de ir acabando… Arrivederci J


Bueno, para los que sigáis fumando… una sigaretta e il letto que viene siendo la traducción
de Un Cigarrito y a la Cama. 


Comentarios

  1. Con esta entrada tan intelectual, me da por pensar que los días que has estado en paradero desconocido te los has pasado en Italia. ¿Me equivoco? ¡Pues no veas lo que te has perdido y cómo ha estado el patio patrio en tu ausencia...! alemanes, másteres, el naranjito, los amarillistas, los yayoflautas, las quelis, los feisbus... ¡Y tú desempolvando tu italiano...! ¡inconsciente...! ¡Venga, al blog, que te echábamos de menos...!
    ibb

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no me he movido de Dublín, aunque aquí hay más italianos que en Roma ;)... Voy a final de mes a Roma unos días. Me hubiera gustado perderme lo que pasa por España, pero esto es imperdible ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos