Ir al contenido principal

¿Quién se apunta a viajar en el tiempo?

La verdad es que con estos calores apetece cambiar de tiempo y de aires, ir al invierno o al entretiempo (que es cuando hay que ponerse una chaqueta) pero no es eso de lo que os quiero hablar. Me refiero a los viajes en el tiempo. Lo que viene siendo ir para adelante, y para atrás, como los vídeos VHS pero de verdad, que no es que los vídeos sean mentira, pero… Vamos a empezar de nuevo.


Cuando se habla de viajes en el tiempo se nos vienen varias cosas a la cabeza. También depende de la imaginación de cada uno, pero a mí “mesocurren” algunas cosas. ¿Te vienes?



Cambiar la historia

Hay gente que la cambia sin necesidad de viajar en el tiempo. Se la inventan, directamente o la reescriben (que es otra manera de decir que se la inventan pero suena más académico) para modificar la historia. Algunos dicen que Hitler no era tan malo, que ayudaba a personas mayores a cruzar de acera, o que Marco Polo no inventó los macarrones con chorizo (esta teoría necesita desarrollo, pero es que no tengo demasiado tiempo para confirmarla) o que Rajoy es un gran orador…


El caso es que algunos viajarían en el tiempo para cambiar la historia. Cuantos americanos querrían ir un par de años atrás para que no se presente Trump ¿verdad? O ir para adelante y ver si queda algo en pie en el mundo mundial. Y es que este calor es culpa del presidente de los USA.



Nota: Si lo leéis desde otra época por que habéis viajado en el tiempo, o por que habéis visto este post en invierno o desde otra parte del mundo, es que en Madrid hace más calor que alicatando un volcán.

No cambiar la historia

Hay gente para todo. Los hay que se pegarían un viaje para no cambiar nada. Con la de cosas que hay que arreglar, la de chapuzas que hacer, pues hay gente que viajaría para que la historia siga su curso (que creo que está en primero de la ESO, o de lo OTRO), y que seguramente cuando nos examinen nos manden repetir, porque muy bien, muy bien, no lo estamos haciendo. Ahí tienes a los del Ministerio del Tiempo, yendo para atrás para que Cervantes espabile y escriba el Quijote, o convencer a Napoleón para que invada España. ¿No podían hacer cosas útiles como evitar que se conozcan los padres de Belén Esteban o quitarle la guitarra al que compuso el “Despasito”? Pero sin violencia, suave, “suavesito”.


Me gustaría conocer a…

Otra de las razones para viajar en el tiempo es conocer a personajes históricos. Saludar a Darwin (y convencerle de que se afeite que con esas barbas parece un hipster), Julio César (el portero brasileño no, el otro, el que salían en las revistas romanas del corazón, las rosa rosae, por su relación con Cleopatra), a Colón (y que nos aclare de una vez dónde nació y qué le pasaba en el huevo), a Aristóteles y filosofar un rato con él… Que también son  ganas de viajar… Les conoces y ¿les das la mano, un abrazo, un par de besos….?  Que esa gente está muy ocupada para que vayamos a darle la turra y además, ni hablamos su idioma ni nada. Y además luego te llevas desilusiones, que los famosos suelen ser muy chulitos…


Vivir momentos históricos

Estar ahí en medio, viviendo el momento, ser testigo de hechos como la toma de la Bastilla, o el Desembarco de Normandía, la bomba atómica, la extinción de los dinosaurios… Pensándolo mejor, casi todos los momentos históricos son muy jodidos de vivir. Mejor que no nos pillen cerca, me voy por donde he venido…


Qué pasó realmente con…

No os gustaría saber a ciencia cierta cómo se creó el mundo, si realmente venimos todos del Big Ben (¿o era el A la bín ala ban, a la bin bon ban?), ¿Qué comían los neandertales y los cromañones? (todos quieren ser los campeones), ¿Qué cojones estaba haciendo el primero que probó la leche de vaca?


¿Cómo será el mundo dentro de mil años?

Otros querrían viajar para ver cómo es la vida dentro de unos siglos. Seguiremos viviendo en la tierra o ya estaremos en otra galaxia? ¿Habrá vida en otros planetas? ¿Seguirá Jordi Hurtado presentando Saber y Ganar?


Hacerte millonario

Quizá debería haber empezado por aquí. Muchos viajan en el tiempo para ver qué número será el premiado en la lotería… (como Rappel, pero en serio), o el resultado de los partidos de fútbol para acertar la quiniela, o viajar al pasado, enterarte de cómo ha quedado el Recreativo de Huelva, o saber cuántos goles va a marcar CR7 y apostar en bigüin, o güilianjil, o en cualquier otro sitio parecido y comprarte un yate para ir a doscientos nudos (y un lacito) o un Ferrari y el casoplón… Los que leéis este blog lo queréis para donarlo, que os conozco y sois buena gente.


Pero la verdad, verdadera es…

En realidad yo quiero hacer viajes cortos. No necesito ir a la Edad Media, o a la Tercera Edad, lo mío es más sencillo. Son unos minutillos, nada complicado y además no es con ánimo de lucro ni para sacar partido del superpoder. Todo más mundano.

Ir para atrás para ver dónde me he dejado las llaves, o las gafas, la cartera, o dormir cinco minutitos más, coger ese paraguas que siempre llevas… cuando no llueve, evitar al vecino que te da la chapa en el ascensor.


Si no puede ser para atrás, me vale también un poquito para adelante. En vez de rebobinar, ¿bobinar? ¿O cuál es la palabra correcta? El caso es que adelantar el tiempo me serviría para tirar la basura sin enterarme, o tener todo planchado pero sin pasar por el mal rato de hacerlo. Sería ir justo al momento en que has terminado de planchar, o de ir al gimnasio y hacer más abdominales que Cristiano Ronaldo y Aznar juntos, o cuando te han quitado la muela en el dentista…


Tampoco pido tanto ¿no? Es lo que viene siendo en términos científicos viajar un momentito. Poquito a poquito, suave suavesito… Ahora no os podéis quitar la canción de la cabeza ¿verdad?

¿No querrías viajar hacia atrás y hacer como que no lo has leído? ¿Veis como mis ideas sirven para algo?



Comentarios

  1. Pues hay situaciones que nos gustaría ir en el tiempo Despacito, y otras pasar rápido, a treinta nudos y veinte lacitos..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…