Ir al contenido principal

¿Quién se apunta a viajar en el tiempo?

La verdad es que con estos calores apetece cambiar de tiempo y de aires, ir al invierno o al entretiempo (que es cuando hay que ponerse una chaqueta) pero no es eso de lo que os quiero hablar. Me refiero a los viajes en el tiempo. Lo que viene siendo ir para adelante, y para atrás, como los vídeos VHS pero de verdad, que no es que los vídeos sean mentira, pero… Vamos a empezar de nuevo.


Cuando se habla de viajes en el tiempo se nos vienen varias cosas a la cabeza. También depende de la imaginación de cada uno, pero a mí “mesocurren” algunas cosas. ¿Te vienes?



Cambiar la historia

Hay gente que la cambia sin necesidad de viajar en el tiempo. Se la inventan, directamente o la reescriben (que es otra manera de decir que se la inventan pero suena más académico) para modificar la historia. Algunos dicen que Hitler no era tan malo, que ayudaba a personas mayores a cruzar de acera, o que Marco Polo no inventó los macarrones con chorizo (esta teoría necesita desarrollo, pero es que no tengo demasiado tiempo para confirmarla) o que Rajoy es un gran orador…


El caso es que algunos viajarían en el tiempo para cambiar la historia. Cuantos americanos querrían ir un par de años atrás para que no se presente Trump ¿verdad? O ir para adelante y ver si queda algo en pie en el mundo mundial. Y es que este calor es culpa del presidente de los USA.



Nota: Si lo leéis desde otra época por que habéis viajado en el tiempo, o por que habéis visto este post en invierno o desde otra parte del mundo, es que en Madrid hace más calor que alicatando un volcán.

No cambiar la historia

Hay gente para todo. Los hay que se pegarían un viaje para no cambiar nada. Con la de cosas que hay que arreglar, la de chapuzas que hacer, pues hay gente que viajaría para que la historia siga su curso (que creo que está en primero de la ESO, o de lo OTRO), y que seguramente cuando nos examinen nos manden repetir, porque muy bien, muy bien, no lo estamos haciendo. Ahí tienes a los del Ministerio del Tiempo, yendo para atrás para que Cervantes espabile y escriba el Quijote, o convencer a Napoleón para que invada España. ¿No podían hacer cosas útiles como evitar que se conozcan los padres de Belén Esteban o quitarle la guitarra al que compuso el “Despasito”? Pero sin violencia, suave, “suavesito”.


Me gustaría conocer a…

Otra de las razones para viajar en el tiempo es conocer a personajes históricos. Saludar a Darwin (y convencerle de que se afeite que con esas barbas parece un hipster), Julio César (el portero brasileño no, el otro, el que salían en las revistas romanas del corazón, las rosa rosae, por su relación con Cleopatra), a Colón (y que nos aclare de una vez dónde nació y qué le pasaba en el huevo), a Aristóteles y filosofar un rato con él… Que también son  ganas de viajar… Les conoces y ¿les das la mano, un abrazo, un par de besos….?  Que esa gente está muy ocupada para que vayamos a darle la turra y además, ni hablamos su idioma ni nada. Y además luego te llevas desilusiones, que los famosos suelen ser muy chulitos…


Vivir momentos históricos

Estar ahí en medio, viviendo el momento, ser testigo de hechos como la toma de la Bastilla, o el Desembarco de Normandía, la bomba atómica, la extinción de los dinosaurios… Pensándolo mejor, casi todos los momentos históricos son muy jodidos de vivir. Mejor que no nos pillen cerca, me voy por donde he venido…


Qué pasó realmente con…

No os gustaría saber a ciencia cierta cómo se creó el mundo, si realmente venimos todos del Big Ben (¿o era el A la bín ala ban, a la bin bon ban?), ¿Qué comían los neandertales y los cromañones? (todos quieren ser los campeones), ¿Qué cojones estaba haciendo el primero que probó la leche de vaca?


¿Cómo será el mundo dentro de mil años?

Otros querrían viajar para ver cómo es la vida dentro de unos siglos. Seguiremos viviendo en la tierra o ya estaremos en otra galaxia? ¿Habrá vida en otros planetas? ¿Seguirá Jordi Hurtado presentando Saber y Ganar?


Hacerte millonario

Quizá debería haber empezado por aquí. Muchos viajan en el tiempo para ver qué número será el premiado en la lotería… (como Rappel, pero en serio), o el resultado de los partidos de fútbol para acertar la quiniela, o viajar al pasado, enterarte de cómo ha quedado el Recreativo de Huelva, o saber cuántos goles va a marcar CR7 y apostar en bigüin, o güilianjil, o en cualquier otro sitio parecido y comprarte un yate para ir a doscientos nudos (y un lacito) o un Ferrari y el casoplón… Los que leéis este blog lo queréis para donarlo, que os conozco y sois buena gente.


Pero la verdad, verdadera es…

En realidad yo quiero hacer viajes cortos. No necesito ir a la Edad Media, o a la Tercera Edad, lo mío es más sencillo. Son unos minutillos, nada complicado y además no es con ánimo de lucro ni para sacar partido del superpoder. Todo más mundano.

Ir para atrás para ver dónde me he dejado las llaves, o las gafas, la cartera, o dormir cinco minutitos más, coger ese paraguas que siempre llevas… cuando no llueve, evitar al vecino que te da la chapa en el ascensor.


Si no puede ser para atrás, me vale también un poquito para adelante. En vez de rebobinar, ¿bobinar? ¿O cuál es la palabra correcta? El caso es que adelantar el tiempo me serviría para tirar la basura sin enterarme, o tener todo planchado pero sin pasar por el mal rato de hacerlo. Sería ir justo al momento en que has terminado de planchar, o de ir al gimnasio y hacer más abdominales que Cristiano Ronaldo y Aznar juntos, o cuando te han quitado la muela en el dentista…


Tampoco pido tanto ¿no? Es lo que viene siendo en términos científicos viajar un momentito. Poquito a poquito, suave suavesito… Ahora no os podéis quitar la canción de la cabeza ¿verdad?

¿No querrías viajar hacia atrás y hacer como que no lo has leído? ¿Veis como mis ideas sirven para algo?



Comentarios

  1. Pues hay situaciones que nos gustaría ir en el tiempo Despacito, y otras pasar rápido, a treinta nudos y veinte lacitos..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…