Ir al contenido principal

Cosas que pasan en la playa aunque no lleves toalla (I)

Hace muchos años había una de esas canciones profundas tipo la salchipapa, la Mayonesa, o La Barbacoa (parece un menú más que una lista de “grites jits”) que decía algo así como que “Recuerda llevarte una prenda para secarte el cuerpo cada vez que te bañes en el mar”. Aunque para que la cosa rimara hicieron una versión más corta del título.


Y todo esto para decir que he estado unos días en la playa y por eso me he tomado unos días de descanso del blog. Y es que los madrileños decimos playa, en general, sin decir dónde, ni falta que hace. He ido a la playa, y entre nosotros nos entendemos. Si ya hablamos con otras personas que no son de Madrid, ya hay que especificar. Puede ser Hawái, Benidorm, Bora Bora… Bueno, si vamos a Bora Bora, sí que lo especificamos. Que se note que hemos ido lejos.


Pero vayas a la playa que vayas, suelen pasar las mismas cosas. Y para no perder demasiado tiempo, que las vacaciones se pasan volando, vamos allá.


Tipos de playa

Hay muchos tipos, y ya está la Wikipedia para explicar cada una de ellas, pero entre nosotros y para abreviar, hay dos tipos de playas. En las que te puedes bañar y en las que no.

Aunque esto también da para muchas discusiones. Por ejemplo, en Benidorm te puedes bañar, pero tienes que llegar hasta el agua. Poder, puedes, pero es posible que tengas que luchar con dos millones de filas de sombrillas, ejércitos de señoras, señores, medio pensionistas y militares sin graduación antes de poder meter el pie en el agua.


Nosotros vamos a referirnos nada más que a las que te puedes bañar, las aptas para el uso humano, no esas en países donde la temperatura del agua hace que te tengas que bañar con un traje de neopreno, abrigo de piel y una manta.

Y entre las que puedes bañarte están la de arena y las de “mecagüen la puta una piedra, y otra, yo no entro, paso de meterme ahí, ya me he clavado otra, y por fin entré en el agua”.  Yo soy mucho más partidario de las de arena, aunque tampoco me importaría que hicieran playas con césped (alicatado hasta dentro del agua) o incluso moqueta, como en las casa inglesas, que tienen forrada hasta la bañera.


Una vez que ya hemos decidido a qué playa vamos, hay que elegir qué nos llevamos.

Mudanza completa o toalla

No hay más opciones. O te llevas nada más que la toalla o ya llegas al caso de tener que contratar los servicios de una empresa de transporte. Gafas de sol, toalla, cremas solares, cartera, libro o Kindle, revistas, tableta, móvil, sombrilla, bañador de emergencia, hamacas, dos palmeras para colocar la hamaca (puede que esté exagerando), dinero suelto para un “bombónheladooiga”, las llaves de  casa, las del coche, la libreta del banco por si acaso pasa algo, botella de agua, neverita para latas de cerveza, cervezas fresquitas, zumo para los niños, los niños (si no los tienes, es conveniente que no cojas a ninguno de camino, a los padres no les suele gustar que te lleves a sus hijos… aunque puede que haya excepciones y lo agradezcan), las palas, la petanca (otros 3 señores mayores para completar la partida).



¿Cómo llegamos a la playa?

¿Puedes ir andando? Afortunado tú. Pero es muy probable que hayas escogido el pack completo (no el pack toalla, sino el que lleva el resto de accesorios) y entonces hay que ir en coche. En ese coche que al final del verano tendrá más arena que el Sahara y podrás hacer tu propia playa al llegar a casa. Y probablemente tardarás más en meter y sacar todas las cosas que en llegar propiamente a la playa. Ya me gustaría ver a los mecánicos de Fórmula 1 cambiando una rueda de un coche que va a la playa. Empiezas a sacar cosas del maletero y ya he terminado la carrera.


Vamos a la playa

Aparcamos el coche, si podemos, que esa es otra, pero no vamos a perder el tiempo en buscar un sitio dónde dejar el coche, poner el papel albal en el parabrisas, ese papel que se le pone ahora a los coches para que esté fresquito y sacarlo todo del automóvil. Sí, eso del fondo, que tiene olas es ya el mar. Allá vamos. Y si es una playa de arena, es comodísimo andar por ella por los cojones. Y descalzo mucho mejor, porque la arena no está acondicionada… Bueno está acondicionada para que vivan pollos asados y es la misma temperatura. 50 grados centrípetos. La temperatura de cuando pides leche templada en un bar.



Yo, tomo posesión de esta playa o el “Colocamiento” de la sombrilla

Ya has llegado al sitio en el que quieres colocar la sombrilla. Te vas deshaciendo de todos los “adminículos” que llevas para proceder a la toma de posesión de tu trozo de playa. Te sientes como Colón cuando llegó a la luna o Armstrong al tocar la trompeta (algo me dice que estoy mezclando gente, lugares y situaciones).


Así no se coloca, déjame a mí

No es un día de playa si colocar la sombrilla no supone una discusión. Ya habrá habido otras antes de salir y decidir qué meter en el coche, pero esta es la típica. Así no se pone, tienes que empujar más, y hacer palanca, y girar más, hasta el fondo… Muy sexual todo. El caso es que hay que meterla hasta el fondo. Una vez vi a un señor “nuevozelandés” de Nueva Zelanda por el agujero que dejamos al  poner la sombrilla. Y otra pasó esto…


Montar el campamento

¿Os acordáis en las películas de Tarzán los pobres porteadores que decían “ancagua” o algo parecido llevando las cosas de los cazadores malos que siempre iban a dar por saco a Jane, Tarzán y Chita? Pues esos mismos necesitamos para montar el campamento. La sombrilla ya está, faltan las hamacas, las toallas, las palas, la nevera… colocar todo estratégicamente… para que te siga dando el sol en el careto facial o se descojone todo en cuánto corra una ligera brisa.


El ritual de la cremita, yo me doy cremita.

Hay gente que se da la crema antes de salir, pero claro, se le va todo en el coche. Otros sólo la cara, o los brazos, o las piernas… las dos, mejor siempre protegerse las dos. La cara A  y la cara B. Pero hay zonas inalcanzables, y necesitas una mano amiga para ponerte crema.


Tú me das cremita

Tanto avance de la ciencia y no se ha inventado nada para echarse crema en la espalda. Necesitas a alguien. Que ya puedes jugar al ajedrez online con un tío en Uzbekistán o enviar un documento a cualquier parte del mundo, pero para ponerte protector solar, estás jodido. O se lo pides a alguien o no hay nada que hacer. ¿No podían hacer cremaselfies? Un palo que te unte la crema por detrás, y por delante, ¡qué interesante! Aunque hay gente que lo utiliza para entablar conversación con jóvenes suecas de 1.80 rubias y de ojos azules, que esas sí que necesitan protección solar…


Y hasta aquí llegamos con la primera parte de un día en la playa… Ya estoy agotado y ni siquiera nos hemos metido al agua, ni nos hemos acercado al chiringuito, ni jugado a las palas…. Lo dejamos para la segunda parte, en una semana. No olvidéis poneros crema y no paséis la semana entera en la playa que os podéis achicharrar.



Comentarios

  1. Bienvenido de nuevo a mi ordenador, Javier. ¡Es que te echaba de menos, caray...! (egoístas que somos tus lectores que no queríamos que estuvieras en la playa en la que hayas estado y aquí tus lectores sin leerte!...
    Lo dicho, que bienvenido. Y no dejes de contarnos la segunda parte de las aventuras playeras. Para los que nos hemos quedado en nuestra ciudad --sin coches, cines, teatros y restaurantes sin problemas de entradas, ausencia de niños en los parques...-- es una gozada leerlas.

    Besotes,

    ibb

    ResponderEliminar
  2. Que bien viene éste manual de instrucciones para moverse por las arenas y las piedras movedizas d las playas. Leed con atención

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…