Ir al contenido principal

No me gusta que escribas “asín” o digas esas cosas

Y vosotros diréis ¿Y a mí qué me importa qué le gusta o no le gusta a este pollo? ¿Si algo está bien o mal escrito lo decide aquí, el que escribe el blog? ¿Quién eres tú para decirme cómo se tienen que escribir las cosas? Vale, vale, ¡Para ya! ¡Que tienes razón!


No soy nadie para sanarte, pero una palabra tuya (ya me he vuelto a liar con las escrituras). Os debería dar igual qué considero bueno o malo o qué está bien escrito o no. Pero tampoco le debería importar a nadie con quién se lía Paquirrín. O cómo se corta el pelo CR7. O si la mujer de un ex-ministro vive en París y él se va con ella (bueno, eso igual sí, porque le vamos a pagar entre todos su casa en los campos Delicious, o como se pronuncien los campos de “Paguí”).


Una vez que hemos dejado claro qué no debería importarte, yo, de todas maneras, te lo cuento. Pero avisado quedas. Y ahora vamos con lo de escribir malamente.


Hace muchos, muchos años (2013), cuando todavía era un zagal lleno de ilusión y la vida era de color de rosa (¿Veis a lo que me refiero con lo que no me gusta ver escrito?), publicaba un post con los tópicos que utilizaban los periodistas (los malos). Cosas como postrimerías, prolegómenos, las antiguas pesetas, rabiosa actualidad, cerrada ovación, pertinaz sequía, se desprende de… Pero aunque esto no me hace gracia (tanto como ver el Tour y la serpiente multicolor) hay cosas peores. Vamos con cosas que no me gusta ver escritas. Soy un maniático, and I know it :-)

No podía ser de otra manera

¿Qué? ¿De verdad? Esos discursos que comienzan por y como no podía ser de otra manera, vamos a… Vamos a cargarnos al que lo diga. Podría ser de muchas otras formas, pero tú eres un cursi y te encanta utilizar tópicos y frases hechas. Todo puede ser de otra manera, incluso puedes utilizar otras frases para terminar un discursito o una presentación.


No quiero olvidarme de... 

Y quiero  agradecer la presencia a Fulanito, Menganito, Zutanito (estos tres no se pierden una fiesta) y a Tal y Cual (estos también suelen ir juntos), y no quiero olvidarme de…. ¡Pues no te olvides! ¡Nómbrales! Pero ahórranos la puta frasecita y la miradita de complicidad al señor o señora de los que no te quieres olvidar.


Me gustaría mencionar

Pues menciona, que estás perdiendo el tiempo con el me gustaría. Dilo y ya está. ¡Qué os gusta marear la perdiz! Y todo por rellenar. Parece que cobran por palabra al decir los discursitos. Por eso al final siempre te la meten (la frase). ¡Cansinos!


No tiene precio

Poder estar aquí, no tiene precio. Disfrutar de este momento, no tiene precio. Poder ver el mar desde esta habitación, no tiene precio. Pues sí que lo tiene. Otra cosa es que el precio que hayas pagado te parezca poco… o mucho. Que una cosa es el valor y otra el precio. Que hasta las cosas que todos decís que  no tienen precio, lo tienen. Y utilizamos demasiado a la ligera la frasecita.


Alrededor del globo

¿Te lo puedes creer? Hay gente que lo utiliza todavía. Cuando quieren decir que algo está en todas partes, dicen alrededor del globo. Que en inglés around the world queda más o menos apañao, como casi todo… Y alrededor del mundo no está mal, pero ¿globo? Ni aunque lo intentes arreglar añadiéndole terráqueo. Globo terráqueo. Que parece que estás hablando de una enfermedad. Parece que tengo una distensión en el globo terráqueo. Voy a ver si me atiende mi…. Digamos que sería el globólogo.


De alguna manera

Gente que te explica las cosas y terminan diciendo “esto, de alguna manera, es”… Todo es así. De alguna manera. Pues claro. ¿Cómo esperabais que fueran las cosas? Todas son de una forma u otra. Que a lo mejor soy demasiado maniático.


Como yo digo

No me digáis que no os habéis encontrado a gente que dice “como yo digo”. Y lo dicen mucho. Y normalmente cuando dicen como yo digo, el resto del mundo (o globo terráqueo) también lo dice. Un ejemplo: “¡Qué calor! Esto es como yo digo, un horno”.


Eso es como todo

No, no y no. Nada es como todo, y esos señores y señoras que lo dicen, lo utilizan siempre. Tú les explicas la teoría de la relatividad (tú o alguien que sepa explicarla) y ellos terminan diciéndote. “Y es que eso es como todo”. O sea que el señor Einstein, que es uno de los más listos, se tiró años y años estudiando para sacar conclusiones y dar con la teoría y a estos no se les ocurre nada más que decir que eso es como todo. Yo creo que por eso se volvió loco y no se peinaba ni nada.


Como muy bien has dicho

¿Seguro que lo he dicho bien?  Da igual de qué estuviera hablando o cómo lo haya expresado, que el señor que habla detrás de ti te dirá: “Como muy bien has dicho…”. Pues nada, habrá que creer al señor… Al que lo haya dicho.. y si queréis creer en otros señores, eso ya es cosa vuestra.


Amante de la buena comida…

No hay una frase en la que no pongan un adjetivo. La buena música, en alta estima… Que te dan ganas de decirle. A mí también me gusta la música, pero a mí, la mala. ¿Por qué necesitan poner el adjetivo? Por ejemplo, yo leo o escucho: “Aquí con mi gran amigo”, y pienso, no son amigos.


Para ser honesto...

Llevas media hora hablando con un señor, o señora y te suelta: “voy a ser honesto…” ¿Soy el único que pienso que, menudo cabrón, todo lo que me ha dicho antes era mentira?  A decir verdad, en realidad, si te soy sincero… Ahora es cuando no me creo nada.


Lo que viene siendo

Hay cosas que son, otras que no son, y luego están las que vienen siendo. No es una categoría muy científica pero la utiliza una gran parte de la población. Podrían decir que algo es por ejemplo X, pero suena mucho mejor (por los cojones) lo de que viene siendo. Esto es lo que viene siendo una casa. No es una casa, pero llegado el momento, lo será. ¿Cuándo? No lo sabemos.


Hay muchas más que no me gustan, como lo de meter para adentro, sacar para afuera, subir para arriba, bajar para abajo, meterte en lo hondo (eso ya es en la piscina ;). Tampoco quería terminar sin mencionar (yo también lo hago :-( ) las típicas y tópicas fuentes fidedignas, en el marco de, poner en valor, se temió lo peor, dar luz verde, tomar cartas en el asunto, fundirse en un abrazo, demostró con creces, visiblemente emocionado, se encuentra estable dentro de la gravedad, el tiempo inclemente (da igual que haga frío, calor, nieve o llueva café en el campo), el secreto mejor guardado (y lo publican en todos los medios), todo es un largo etcétera (y han dicho dos cosas), los presuntos implicados (y los presuntos muertos), malogrado (alguien que muere)… Y no quiero olvidarme de… Upsss, lo he hecho otra vez. Mejor lo dejamos aquí, que la cosa se está poniendo fea.




Comentarios

  1. Pues ahora que lo dices y aquí dónde me ves (o lees), daría yo parte de lo más mío, incluso el brazo izquierdo, para poder ensalzar in situ y de viva voz tus enormes virtudes en el arte de la pluma, esgrimida con la maestría de un veterano y el arte de un nobel consagrado. Que las musas sigan acompañándote a lo largo de tu árduo recorrido y sus arteros vericuetos, porque ....lo estás hasiendo muy bien muy bien, lo estás hasiendo muy bien ;)

    ResponderEliminar
  2. Después de leer éstos elogios, me he quedado sin palabras, solo decir que estoy completamente de acuerdo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.