Ir al contenido principal

No me gusta que escribas “asín” o digas esas cosas

Y vosotros diréis ¿Y a mí qué me importa qué le gusta o no le gusta a este pollo? ¿Si algo está bien o mal escrito lo decide aquí, el que escribe el blog? ¿Quién eres tú para decirme cómo se tienen que escribir las cosas? Vale, vale, ¡Para ya! ¡Que tienes razón!


No soy nadie para sanarte, pero una palabra tuya (ya me he vuelto a liar con las escrituras). Os debería dar igual qué considero bueno o malo o qué está bien escrito o no. Pero tampoco le debería importar a nadie con quién se lía Paquirrín. O cómo se corta el pelo CR7. O si la mujer de un ex-ministro vive en París y él se va con ella (bueno, eso igual sí, porque le vamos a pagar entre todos su casa en los campos Delicious, o como se pronuncien los campos de “Paguí”).


Una vez que hemos dejado claro qué no debería importarte, yo, de todas maneras, te lo cuento. Pero avisado quedas. Y ahora vamos con lo de escribir malamente.


Hace muchos, muchos años (2013), cuando todavía era un zagal lleno de ilusión y la vida era de color de rosa (¿Veis a lo que me refiero con lo que no me gusta ver escrito?), publicaba un post con los tópicos que utilizaban los periodistas (los malos). Cosas como postrimerías, prolegómenos, las antiguas pesetas, rabiosa actualidad, cerrada ovación, pertinaz sequía, se desprende de… Pero aunque esto no me hace gracia (tanto como ver el Tour y la serpiente multicolor) hay cosas peores. Vamos con cosas que no me gusta ver escritas. Soy un maniático, and I know it :-)

No podía ser de otra manera

¿Qué? ¿De verdad? Esos discursos que comienzan por y como no podía ser de otra manera, vamos a… Vamos a cargarnos al que lo diga. Podría ser de muchas otras formas, pero tú eres un cursi y te encanta utilizar tópicos y frases hechas. Todo puede ser de otra manera, incluso puedes utilizar otras frases para terminar un discursito o una presentación.


No quiero olvidarme de... 

Y quiero  agradecer la presencia a Fulanito, Menganito, Zutanito (estos tres no se pierden una fiesta) y a Tal y Cual (estos también suelen ir juntos), y no quiero olvidarme de…. ¡Pues no te olvides! ¡Nómbrales! Pero ahórranos la puta frasecita y la miradita de complicidad al señor o señora de los que no te quieres olvidar.


Me gustaría mencionar

Pues menciona, que estás perdiendo el tiempo con el me gustaría. Dilo y ya está. ¡Qué os gusta marear la perdiz! Y todo por rellenar. Parece que cobran por palabra al decir los discursitos. Por eso al final siempre te la meten (la frase). ¡Cansinos!


No tiene precio

Poder estar aquí, no tiene precio. Disfrutar de este momento, no tiene precio. Poder ver el mar desde esta habitación, no tiene precio. Pues sí que lo tiene. Otra cosa es que el precio que hayas pagado te parezca poco… o mucho. Que una cosa es el valor y otra el precio. Que hasta las cosas que todos decís que  no tienen precio, lo tienen. Y utilizamos demasiado a la ligera la frasecita.


Alrededor del globo

¿Te lo puedes creer? Hay gente que lo utiliza todavía. Cuando quieren decir que algo está en todas partes, dicen alrededor del globo. Que en inglés around the world queda más o menos apañao, como casi todo… Y alrededor del mundo no está mal, pero ¿globo? Ni aunque lo intentes arreglar añadiéndole terráqueo. Globo terráqueo. Que parece que estás hablando de una enfermedad. Parece que tengo una distensión en el globo terráqueo. Voy a ver si me atiende mi…. Digamos que sería el globólogo.


De alguna manera

Gente que te explica las cosas y terminan diciendo “esto, de alguna manera, es”… Todo es así. De alguna manera. Pues claro. ¿Cómo esperabais que fueran las cosas? Todas son de una forma u otra. Que a lo mejor soy demasiado maniático.


Como yo digo

No me digáis que no os habéis encontrado a gente que dice “como yo digo”. Y lo dicen mucho. Y normalmente cuando dicen como yo digo, el resto del mundo (o globo terráqueo) también lo dice. Un ejemplo: “¡Qué calor! Esto es como yo digo, un horno”.


Eso es como todo

No, no y no. Nada es como todo, y esos señores y señoras que lo dicen, lo utilizan siempre. Tú les explicas la teoría de la relatividad (tú o alguien que sepa explicarla) y ellos terminan diciéndote. “Y es que eso es como todo”. O sea que el señor Einstein, que es uno de los más listos, se tiró años y años estudiando para sacar conclusiones y dar con la teoría y a estos no se les ocurre nada más que decir que eso es como todo. Yo creo que por eso se volvió loco y no se peinaba ni nada.


Como muy bien has dicho

¿Seguro que lo he dicho bien?  Da igual de qué estuviera hablando o cómo lo haya expresado, que el señor que habla detrás de ti te dirá: “Como muy bien has dicho…”. Pues nada, habrá que creer al señor… Al que lo haya dicho.. y si queréis creer en otros señores, eso ya es cosa vuestra.


Amante de la buena comida…

No hay una frase en la que no pongan un adjetivo. La buena música, en alta estima… Que te dan ganas de decirle. A mí también me gusta la música, pero a mí, la mala. ¿Por qué necesitan poner el adjetivo? Por ejemplo, yo leo o escucho: “Aquí con mi gran amigo”, y pienso, no son amigos.


Para ser honesto...

Llevas media hora hablando con un señor, o señora y te suelta: “voy a ser honesto…” ¿Soy el único que pienso que, menudo cabrón, todo lo que me ha dicho antes era mentira?  A decir verdad, en realidad, si te soy sincero… Ahora es cuando no me creo nada.


Lo que viene siendo

Hay cosas que son, otras que no son, y luego están las que vienen siendo. No es una categoría muy científica pero la utiliza una gran parte de la población. Podrían decir que algo es por ejemplo X, pero suena mucho mejor (por los cojones) lo de que viene siendo. Esto es lo que viene siendo una casa. No es una casa, pero llegado el momento, lo será. ¿Cuándo? No lo sabemos.


Hay muchas más que no me gustan, como lo de meter para adentro, sacar para afuera, subir para arriba, bajar para abajo, meterte en lo hondo (eso ya es en la piscina ;). Tampoco quería terminar sin mencionar (yo también lo hago :-( ) las típicas y tópicas fuentes fidedignas, en el marco de, poner en valor, se temió lo peor, dar luz verde, tomar cartas en el asunto, fundirse en un abrazo, demostró con creces, visiblemente emocionado, se encuentra estable dentro de la gravedad, el tiempo inclemente (da igual que haga frío, calor, nieve o llueva café en el campo), el secreto mejor guardado (y lo publican en todos los medios), todo es un largo etcétera (y han dicho dos cosas), los presuntos implicados (y los presuntos muertos), malogrado (alguien que muere)… Y no quiero olvidarme de… Upsss, lo he hecho otra vez. Mejor lo dejamos aquí, que la cosa se está poniendo fea.




Comentarios

  1. Pues ahora que lo dices y aquí dónde me ves (o lees), daría yo parte de lo más mío, incluso el brazo izquierdo, para poder ensalzar in situ y de viva voz tus enormes virtudes en el arte de la pluma, esgrimida con la maestría de un veterano y el arte de un nobel consagrado. Que las musas sigan acompañándote a lo largo de tu árduo recorrido y sus arteros vericuetos, porque ....lo estás hasiendo muy bien muy bien, lo estás hasiendo muy bien ;)

    ResponderEliminar
  2. Después de leer éstos elogios, me he quedado sin palabras, solo decir que estoy completamente de acuerdo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Sara Carbonero, se hace de noche y el Vicente Calderón

Vamos a empezar por el principio y a explicar quién es Sara Carbonero y Vicente Calderón. Algunos ya sabéis quiénes son, pero es muy probable que no le veáis la relación. Y aún mucho menos en el título de un post. Si ya le juntamos lo de la noche, la cosa se pone más complicado que ver a un culturista con gafas de cerca. (Ver de cerca a un culturista no es muy difícil, me refiero a un culturista que lleve este tipo de gafas)

Sara Carbonero es una periodista que presentaba las noticias deportivas en Tele Cinco, conoció a Iker Casillas y se casaron y es muy probable que sean felices y que alguna vez hayan comido perdices.
Vicente Calderón fue presidente del Atlético de Madrid, y dio nombre y apellido al estadio en el que, hasta este año, ha jugado el equipo. Así, de generoso era el señor. Pudiendo haberle dado otro nombre, le prestó el suyo a un campo de fútbol. Lo de la noche, ya lo explico ahora, y la relación entre Sara Carbonero y el señor Calderón. Ponte cómodo que allá voy.

Reinventando las canciones del verano

Igual debería cambiar el título y poner reventando las canciones del verano, pero no me gusta hacer spoilers (lo que antes era joder el final, ahora lo llaman spoiler).
El caso es que estamos a punto de llegar a la época estival (el calorcito, para los que no tienen estudios) y aún no hay canción del verano. ¡Qué tiempos aquellos en los que Georgie Dann o su primo King África nos daban la turra! ¿No lo echáis de menos?

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos