Ir al contenido principal

Los que siempre son más... o menos

A veces me pongo un poco poético con los títulos del post. Y esta es una de las ocasiones. Y así me va, que luego tengo que dar explicaciones. Como los políticos… Calla, que esos es mejor que no se expliquen, porque cuando lo hacen…


Estaba hablando del título. Pues eso, que hay gente que siempre son más. Que si estamos hablando de velocidad, ellos son más rápidos que Usain Bolt a punto de perder el autobús. Si tú estás malo, ellos están peor y su dolor es más inaguantable que el tuyo. ¿Estás comparando precios? Pues ellos lo habrán comprado más barato. Cualquier cosa. Y sobre estos señores, y señoras, os voy a hablar.


A diferencia de los políticos, que son “tumasistas”, por lo del Y tú más, esta tribu que parece ser no tiene peligro de extinción la llamaremos los “yomasistas”. Vamos allá. 



Parece que me molesta un poco el…

Si conoces a un espécimen “yomasista” no se te ocurra pronunciar las palabras herida, molestia, enfermedad… La verdad es que es mejor no sacar el tema de los Dolores (ni siquiera el Dolor de Cospedal). Ellos van a tener el mayor dolor del mundo mundial. Da igual que solo sea un padrastro (los de los dedos, no el de Blancanieves o Cenicienta… ) que para él será un dolor mayor que tener quintillizos sin epidural (los cinco saliendo a la vez como la puerta de un colegio) y un cólico pirolítico (o como se llamen los cólicos ahora) junto. Y no se cura con nada. Pero ellos, como son muy sufridos, lo aguantarán (sin sufrirlo en silencio, porque así no tendría gracia).



No he dormido casi nada

Este es un caso de yomasista invertido. Sin ánimo de ofender con lo de invertido. Aquí se trata de ver quién duerme menos, o ver quién está más tiempo despierto. Suponte que dices. He dormido fatal, me he despertado varias veces. Y el yomasista te dirá. Ya lo he visto, porque yo me he pasado la noche en vela. Habré dormido 5 minutos en toda la noche, porque claro, además lo del padrastro… Cualquier excusa es buena para recordarte que le duele. Y seguro que ha dormido… y se echará una siesta, y luego dormirá otro ratito.


¿10 euros? Yo te lo consigo por…

Aquí estamos rozando el cuñadismo (que ya os expliqué que significaba en capítulos anteriores). Pero así son los miembros de la tribu. Todo es más barato en sus establecimientos habituales. Y conocen a alguien que a su vez les hace un descuento de una oferta en las rebajas y casi casi me tienen que dar dinero para que yo compre algo. Y en todo tipo de artículos.


Me salió muy barato

No lo pueden evitar. Si no les has pedido ayuda te van a freir. “Claro, como no me has dicho nada, has hecho la peor compra del mundo. Seguro que es de mala calidad. Esto te va a durar dos días. Si me hubieras dejado a mí ahora no estarías arrepintiéndote de lo que has comprado”. Y aunque no te arrepientas, te arrepentirás de haberle dicho que te salió muy barato.



¡No tienes ni ·%%& idea!

Tú eres físico cuántico y estás hablando de cosas de los físicos cuánticos. Que no sé cuáles serán. Ellos tampoco, pero por definición, te dirán que no tienen ni puta idea. ¡Qué sabrán estos de cosas de física! ¡Y de cuantidades!


Pues mi niño es…

No sólo ellos son más, lo que sean. Su familia también. Sus hijos son los más listos, los más estudiosos, los más vagos, los más gordos, los más bajos. Todo más. Si tu mujer cocina bien, la suya lo hace mejor. Si tu hijo fuma porros, el suyo ha acabado con las reservas de “drogaina” del mundo mundial.


Menos es más

No siempre es yo más. Si es cosa de ser menos, ellos son los menos. Que tu dices que necesitas gafas. Que cada vez menos. Ellos necesitarán gafas para encontrar sus gafas de ver. Si comentas que estás perdiendo pelo, ellos son capaces de depilarse las cejas para demostrar su alopecia.


¿No te lo crees?

Por si no os habías dado cuenta todavía, los “yomasistas” suelen tener cierta tendencia a la exageración. No quiero decir que falten a la verdad (bueno sí, lo digo) y precisamente por eso, se cabrean como monas (siempre me pregunté si las monas se enfadan más que los monos y quién ha hecho el estudio para determinar el grado de cabreo de cada uno) si dudas de la veracidad de sus aseveraciones (esta última frase la he escrito sin mirar el diccionario ni nada… sin “distrocionar” la verdad).



Han visto cosas más allá de Orión

Siempre han visto y han estado en sitios que vosotros no creeríais. Incluso en lugares que no existen (pero no se lo digas porque te dirán que “distrocionas” la verdad. Y habrán estado antes  y más tiempo y lo conocerán al dedillo (no sé muy bien la medida de conocimiento que supone un dedillo, pero tiene pinta de ser mucho).


¿Nuevo? Yo ya lo sabía

Ese vídeo que lo está petando en Youtube. El chiste que está revolucionando Twitter, la última canción de Taylor Swift, el último capítulo de Juego de Tronos de la temporada 7ª (que ni siquiera el señor de las barbas tan aficionado a cargarse personajes sabe de qué va). Pues ellos ya habían visto el capítulo, y el vídeo, y se saben la canción. Al dedillo.


Creo que ya habéis pillado la idea de cómo son estos señores y señoras. Tampoco vamos a darles mayor importancia… Aunque, por supuesto, ellos son los más importantes del mundo…. No tú más, tú más… Mejor lo dejamos así que no vamos a llegar a ningún acuerdo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.