Ir al contenido principal

Los que siempre son más... o menos

A veces me pongo un poco poético con los títulos del post. Y esta es una de las ocasiones. Y así me va, que luego tengo que dar explicaciones. Como los políticos… Calla, que esos es mejor que no se expliquen, porque cuando lo hacen…


Estaba hablando del título. Pues eso, que hay gente que siempre son más. Que si estamos hablando de velocidad, ellos son más rápidos que Usain Bolt a punto de perder el autobús. Si tú estás malo, ellos están peor y su dolor es más inaguantable que el tuyo. ¿Estás comparando precios? Pues ellos lo habrán comprado más barato. Cualquier cosa. Y sobre estos señores, y señoras, os voy a hablar.


A diferencia de los políticos, que son “tumasistas”, por lo del Y tú más, esta tribu que parece ser no tiene peligro de extinción la llamaremos los “yomasistas”. Vamos allá. 



Parece que me molesta un poco el…

Si conoces a un espécimen “yomasista” no se te ocurra pronunciar las palabras herida, molestia, enfermedad… La verdad es que es mejor no sacar el tema de los Dolores (ni siquiera el Dolor de Cospedal). Ellos van a tener el mayor dolor del mundo mundial. Da igual que solo sea un padrastro (los de los dedos, no el de Blancanieves o Cenicienta… ) que para él será un dolor mayor que tener quintillizos sin epidural (los cinco saliendo a la vez como la puerta de un colegio) y un cólico pirolítico (o como se llamen los cólicos ahora) junto. Y no se cura con nada. Pero ellos, como son muy sufridos, lo aguantarán (sin sufrirlo en silencio, porque así no tendría gracia).



No he dormido casi nada

Este es un caso de yomasista invertido. Sin ánimo de ofender con lo de invertido. Aquí se trata de ver quién duerme menos, o ver quién está más tiempo despierto. Suponte que dices. He dormido fatal, me he despertado varias veces. Y el yomasista te dirá. Ya lo he visto, porque yo me he pasado la noche en vela. Habré dormido 5 minutos en toda la noche, porque claro, además lo del padrastro… Cualquier excusa es buena para recordarte que le duele. Y seguro que ha dormido… y se echará una siesta, y luego dormirá otro ratito.


¿10 euros? Yo te lo consigo por…

Aquí estamos rozando el cuñadismo (que ya os expliqué que significaba en capítulos anteriores). Pero así son los miembros de la tribu. Todo es más barato en sus establecimientos habituales. Y conocen a alguien que a su vez les hace un descuento de una oferta en las rebajas y casi casi me tienen que dar dinero para que yo compre algo. Y en todo tipo de artículos.


Me salió muy barato

No lo pueden evitar. Si no les has pedido ayuda te van a freir. “Claro, como no me has dicho nada, has hecho la peor compra del mundo. Seguro que es de mala calidad. Esto te va a durar dos días. Si me hubieras dejado a mí ahora no estarías arrepintiéndote de lo que has comprado”. Y aunque no te arrepientas, te arrepentirás de haberle dicho que te salió muy barato.



¡No tienes ni ·%%& idea!

Tú eres físico cuántico y estás hablando de cosas de los físicos cuánticos. Que no sé cuáles serán. Ellos tampoco, pero por definición, te dirán que no tienen ni puta idea. ¡Qué sabrán estos de cosas de física! ¡Y de cuantidades!


Pues mi niño es…

No sólo ellos son más, lo que sean. Su familia también. Sus hijos son los más listos, los más estudiosos, los más vagos, los más gordos, los más bajos. Todo más. Si tu mujer cocina bien, la suya lo hace mejor. Si tu hijo fuma porros, el suyo ha acabado con las reservas de “drogaina” del mundo mundial.


Menos es más

No siempre es yo más. Si es cosa de ser menos, ellos son los menos. Que tu dices que necesitas gafas. Que cada vez menos. Ellos necesitarán gafas para encontrar sus gafas de ver. Si comentas que estás perdiendo pelo, ellos son capaces de depilarse las cejas para demostrar su alopecia.


¿No te lo crees?

Por si no os habías dado cuenta todavía, los “yomasistas” suelen tener cierta tendencia a la exageración. No quiero decir que falten a la verdad (bueno sí, lo digo) y precisamente por eso, se cabrean como monas (siempre me pregunté si las monas se enfadan más que los monos y quién ha hecho el estudio para determinar el grado de cabreo de cada uno) si dudas de la veracidad de sus aseveraciones (esta última frase la he escrito sin mirar el diccionario ni nada… sin “distrocionar” la verdad).



Han visto cosas más allá de Orión

Siempre han visto y han estado en sitios que vosotros no creeríais. Incluso en lugares que no existen (pero no se lo digas porque te dirán que “distrocionas” la verdad. Y habrán estado antes  y más tiempo y lo conocerán al dedillo (no sé muy bien la medida de conocimiento que supone un dedillo, pero tiene pinta de ser mucho).


¿Nuevo? Yo ya lo sabía

Ese vídeo que lo está petando en Youtube. El chiste que está revolucionando Twitter, la última canción de Taylor Swift, el último capítulo de Juego de Tronos de la temporada 7ª (que ni siquiera el señor de las barbas tan aficionado a cargarse personajes sabe de qué va). Pues ellos ya habían visto el capítulo, y el vídeo, y se saben la canción. Al dedillo.


Creo que ya habéis pillado la idea de cómo son estos señores y señoras. Tampoco vamos a darles mayor importancia… Aunque, por supuesto, ellos son los más importantes del mundo…. No tú más, tú más… Mejor lo dejamos así que no vamos a llegar a ningún acuerdo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Sara Carbonero, se hace de noche y el Vicente Calderón

Vamos a empezar por el principio y a explicar quién es Sara Carbonero y Vicente Calderón. Algunos ya sabéis quiénes son, pero es muy probable que no le veáis la relación. Y aún mucho menos en el título de un post. Si ya le juntamos lo de la noche, la cosa se pone más complicado que ver a un culturista con gafas de cerca. (Ver de cerca a un culturista no es muy difícil, me refiero a un culturista que lleve este tipo de gafas)

Sara Carbonero es una periodista que presentaba las noticias deportivas en Tele Cinco, conoció a Iker Casillas y se casaron y es muy probable que sean felices y que alguna vez hayan comido perdices.
Vicente Calderón fue presidente del Atlético de Madrid, y dio nombre y apellido al estadio en el que, hasta este año, ha jugado el equipo. Así, de generoso era el señor. Pudiendo haberle dado otro nombre, le prestó el suyo a un campo de fútbol. Lo de la noche, ya lo explico ahora, y la relación entre Sara Carbonero y el señor Calderón. Ponte cómodo que allá voy.

Reinventando las canciones del verano

Igual debería cambiar el título y poner reventando las canciones del verano, pero no me gusta hacer spoilers (lo que antes era joder el final, ahora lo llaman spoiler).
El caso es que estamos a punto de llegar a la época estival (el calorcito, para los que no tienen estudios) y aún no hay canción del verano. ¡Qué tiempos aquellos en los que Georgie Dann o su primo King África nos daban la turra! ¿No lo echáis de menos?

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos