Ir al contenido principal

Tú también eres un friki aunque no lo sepas

¿Friki yo? ¡“Amosnomejodas”! Los raros, extraños y estrambóticos son los demás. Los otros.


Pues tienes razón, los otros son un poquito especiales… pero tú también. No es nada personal. Todos somos frikis. ¿Qué pensabas? ¿Qué sólo los que visten un poco extraño o tienen gustos diferentes son los frikis? ¿Te has parado a pensar que tú eres diferente para los demás? Ya sé que es difícil de admitir, pero así es y así te lo estoy contando.


Y os voy a razonar mi teoría.


Antes de nada, vamos a ver qué consideramos friki. Del inglés freaky, y este de freak, ‘extraño’, ‘extravagante’, ‘estrafalario’, ‘fanático’) es un término coloquial para referirse a una persona cuyas aficiones, comportamiento o vestuario son inusuales. Y tú dirás. Yo no soy friki. 

Aunque te pienses de que no, pero es de que sí. No sólo son frikis los que se disfrazan de personajes de Star Trek o de la Guerra de las Galaxias, o esos raros que no salen de casa jugando en el ordenador con programas impronunciables en inglés para matar gente como World of Battles after midnight together forever, o a destrozar coches como los de Tú fás, tú furius (ya me contaréis quién es fás, y quién es furius... Tendré que ver alguna de sus películas para enterarme). Me explico:

Una partidita al Candy Crush

¿Qué pensabas? ¿Que sólo los que juegan a programas complicados son raros? ¿Te parece normal tener 50 años y estar juntando piruletas, u otra clase de dulces (al precio que están “los chuches”) en un teléfono? ¿Y andar pidiendo vidas a los demás en el Facebook? Y ya hay mil variantes del mismo juego. Y no me vale la excusa de que sólo me pongo a ello para matar el tiempo… cuando espero el autobús o el metro… Y cuando conduces, y antes de hacer la comida… Por lo menos quítale el sonidito.


Envidio al pito doble

Vamos a ver. Esos señores que se juntan para hacerse señas y envidiarse unos a otros… Te envidio, yo más, y ahora vamos con las chicas… Cosas que se dicen los que juegan al mus. Y otros que se arrastran y pintan copas. ¿Y los que tienen un pito doble? Si eso no es de frikis, que venga Luke Skywalker y lo vea.


Gente en calzoncillos fluorescentes

¿Os creeréis muy normales con esas pintas? Que cada vez haya más especímenes como vosotros no os hace menos raros. ¿Y esos colores? Que vayáis con calzoncillos largos verdes, zapatillas pronadoras y supinadoras (que parecen nombres de anfibios de las Galápagos) de color rosa chicle, con teléfonos que os marcan los pasos en relación a la bolsa de Tokio cuando X tiende a infinito. Y los cascos que os ponéis para ir en bici tampoco son normales. ¡Id en autobús como todos!



¡A cantar en la ducha!

Parece que se ha pasado un poco la moda de los Karaokes. Allí veías a un montón de gente cantando el Amante Bandido, Libre de Nino Bravo y Bailar Pegados. No, todas a la vez no, pero según quién cantara, tampoco podíamos distinguir una de otra….

         
Los domingos por la misa me abandonas

Que yo respeto lo que haga todo el mundo y sus creencias y a lo que dedique el tiempo libre, pero no me digáis que no es extraño ir a un sitio a escuchar a un señor leer lo que pone en un libro, y levantarse, y sentarse y ahora nos damos la paz, que tiene su coreografía y todo, y cantan… Y así todos los domingos, desde hace muuuchos, muchos años. Si eso no son comportamientos inusuales…


¡Gooool!

¿Y qué me decís los que se disfrazan de futbolistas para ver un partido? Señores mayores, que parecen respetables, con camisetas de Messi, o de Cristiano Ronaldo gritando a otros (para animarle o desanimarle). Y los que no se disfrazan tampoco es que sean menos raros. Ahí les tienes, sufriendo porque los jugadores han metido menos goles que el contrario, o alegrándose porque han ganado. Que si te dieran una parte del sueldo de los jugadores se entendería, pero encima te toca pagar su nómina. Te lo digo por experiencia, que yo también me agarro unos cabreos de aúpa (expresión viejuna dónde las haya, pero muy socorrida para el deporte)… aunque un poco menos que este señor del vídeo.   


Ahora voy y me visto como los de Mocedades

No os imagináis a gente por la calle disfrazada como los de Mocedades por la calle ¿verdad? Pero sí habéis visto a jóvenes y jóvenas vestidos como los cantantes de sus grupos favoritos. Yo es que soy heavy, y me dejo los pelos largos y pantalones “asustaos”, yo rocker, y llevo tupé y cazadoras de cuero,  y el otro punki y se pone cresta como Gallina Blanca y pinchos como la valla de Melilla, o con los pantalones cagaos, por que…. Ni idea, no entiendo por qué se ponen los pantalones así.


Coleccionando cosas

El nivel de frikismo (¿o se dice frikerío?) lo medimos por lo extraño que sea lo que se coleccione. Cuanto más raro, más friki… Pues ahí, me váis a perdonar, pero por ejemplo hay gente que colecciona monedas con las que no se puede comprar nada y las paga con billetes con las que se pueden comprar otras cosas. O sellos ¡Sellos! Si, ya nadie escribe cartas…. Bueno el banco y el señor Heraclio Fournier.


El devorador de series

Si ves Lost o todos los capítulos de Juego de Tronos eres un friki…. ¿Y si te has visto la serie entera de La Dama de Rosa o Cristal, qué? ¿Eso no cuenta?… Que eso era a diario y tenía más episodios. Pero claro, como de eso hace tiempo, pues no son frikis… Y la de palabras que aprendimos… ¡Lo pasábamos chévere!


¿Te he convencido de que eres un friki o sigues pensando que eres una persona normal de las que saludas a los vecinos, vas a la compra y tiras la basura como si tal cosa?  … Esos suelen ser los más raros… pero eso es otra historia. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Resumen de lo más mejor y lo menos mejor

320 posts dan para mucho. Son más de 6 años escribiendo “tontás”. Algunas cosas graciosas, otras sin puñetera gracia, pero siempre he intentado pasármelo bien y sacaros una sonrisa.  
Y ahora, tras unos momentos gominola, vamos con el post 321. Muchas series, cuando se quedan sin ideas, hacen una macedonia con los momentos más divertidos. Ponen un sonido de arpa y ponen a un personaje a recordar cosas. Como ando corto de presupuesto, sólo pongo el sonido. 
No es que me haya quedado sin ideas. Tenemos un país, y un mundo en general, que es una fuente constante de noticias que superan a la ficción. Realidad 10, ficción 1.  Podría haber escrito sobre los “nuevos” políticos. O sobre el crucero de “ex-pertos” que van a demostrar que la tierra es plana. O algún post sobre salud y ganar esos kilos que has perdido en Navidades. ¿O era perder navidades ganando kilos?  El caso es que ideas tenía, pero he pensado que podía hacer un “grites jits” o recopilación de lo más mejor. Pero también he pensa…

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…