Ir al contenido principal

Tú también eres un friki aunque no lo sepas

¿Friki yo? ¡“Amosnomejodas”! Los raros, extraños y estrambóticos son los demás. Los otros.


Pues tienes razón, los otros son un poquito especiales… pero tú también. No es nada personal. Todos somos frikis. ¿Qué pensabas? ¿Qué sólo los que visten un poco extraño o tienen gustos diferentes son los frikis? ¿Te has parado a pensar que tú eres diferente para los demás? Ya sé que es difícil de admitir, pero así es y así te lo estoy contando.


Y os voy a razonar mi teoría.


Antes de nada, vamos a ver qué consideramos friki. Del inglés freaky, y este de freak, ‘extraño’, ‘extravagante’, ‘estrafalario’, ‘fanático’) es un término coloquial para referirse a una persona cuyas aficiones, comportamiento o vestuario son inusuales. Y tú dirás. Yo no soy friki. 

Aunque te pienses de que no, pero es de que sí. No sólo son frikis los que se disfrazan de personajes de Star Trek o de la Guerra de las Galaxias, o esos raros que no salen de casa jugando en el ordenador con programas impronunciables en inglés para matar gente como World of Battles after midnight together forever, o a destrozar coches como los de Tú fás, tú furius (ya me contaréis quién es fás, y quién es furius... Tendré que ver alguna de sus películas para enterarme). Me explico:

Una partidita al Candy Crush

¿Qué pensabas? ¿Que sólo los que juegan a programas complicados son raros? ¿Te parece normal tener 50 años y estar juntando piruletas, u otra clase de dulces (al precio que están “los chuches”) en un teléfono? ¿Y andar pidiendo vidas a los demás en el Facebook? Y ya hay mil variantes del mismo juego. Y no me vale la excusa de que sólo me pongo a ello para matar el tiempo… cuando espero el autobús o el metro… Y cuando conduces, y antes de hacer la comida… Por lo menos quítale el sonidito.


Envidio al pito doble

Vamos a ver. Esos señores que se juntan para hacerse señas y envidiarse unos a otros… Te envidio, yo más, y ahora vamos con las chicas… Cosas que se dicen los que juegan al mus. Y otros que se arrastran y pintan copas. ¿Y los que tienen un pito doble? Si eso no es de frikis, que venga Luke Skywalker y lo vea.


Gente en calzoncillos fluorescentes

¿Os creeréis muy normales con esas pintas? Que cada vez haya más especímenes como vosotros no os hace menos raros. ¿Y esos colores? Que vayáis con calzoncillos largos verdes, zapatillas pronadoras y supinadoras (que parecen nombres de anfibios de las Galápagos) de color rosa chicle, con teléfonos que os marcan los pasos en relación a la bolsa de Tokio cuando X tiende a infinito. Y los cascos que os ponéis para ir en bici tampoco son normales. ¡Id en autobús como todos!



¡A cantar en la ducha!

Parece que se ha pasado un poco la moda de los Karaokes. Allí veías a un montón de gente cantando el Amante Bandido, Libre de Nino Bravo y Bailar Pegados. No, todas a la vez no, pero según quién cantara, tampoco podíamos distinguir una de otra….

         
Los domingos por la misa me abandonas

Que yo respeto lo que haga todo el mundo y sus creencias y a lo que dedique el tiempo libre, pero no me digáis que no es extraño ir a un sitio a escuchar a un señor leer lo que pone en un libro, y levantarse, y sentarse y ahora nos damos la paz, que tiene su coreografía y todo, y cantan… Y así todos los domingos, desde hace muuuchos, muchos años. Si eso no son comportamientos inusuales…


¡Gooool!

¿Y qué me decís los que se disfrazan de futbolistas para ver un partido? Señores mayores, que parecen respetables, con camisetas de Messi, o de Cristiano Ronaldo gritando a otros (para animarle o desanimarle). Y los que no se disfrazan tampoco es que sean menos raros. Ahí les tienes, sufriendo porque los jugadores han metido menos goles que el contrario, o alegrándose porque han ganado. Que si te dieran una parte del sueldo de los jugadores se entendería, pero encima te toca pagar su nómina. Te lo digo por experiencia, que yo también me agarro unos cabreos de aúpa (expresión viejuna dónde las haya, pero muy socorrida para el deporte)… aunque un poco menos que este señor del vídeo.   


Ahora voy y me visto como los de Mocedades

No os imagináis a gente por la calle disfrazada como los de Mocedades por la calle ¿verdad? Pero sí habéis visto a jóvenes y jóvenas vestidos como los cantantes de sus grupos favoritos. Yo es que soy heavy, y me dejo los pelos largos y pantalones “asustaos”, yo rocker, y llevo tupé y cazadoras de cuero,  y el otro punki y se pone cresta como Gallina Blanca y pinchos como la valla de Melilla, o con los pantalones cagaos, por que…. Ni idea, no entiendo por qué se ponen los pantalones así.


Coleccionando cosas

El nivel de frikismo (¿o se dice frikerío?) lo medimos por lo extraño que sea lo que se coleccione. Cuanto más raro, más friki… Pues ahí, me váis a perdonar, pero por ejemplo hay gente que colecciona monedas con las que no se puede comprar nada y las paga con billetes con las que se pueden comprar otras cosas. O sellos ¡Sellos! Si, ya nadie escribe cartas…. Bueno el banco y el señor Heraclio Fournier.


El devorador de series

Si ves Lost o todos los capítulos de Juego de Tronos eres un friki…. ¿Y si te has visto la serie entera de La Dama de Rosa o Cristal, qué? ¿Eso no cuenta?… Que eso era a diario y tenía más episodios. Pero claro, como de eso hace tiempo, pues no son frikis… Y la de palabras que aprendimos… ¡Lo pasábamos chévere!


¿Te he convencido de que eres un friki o sigues pensando que eres una persona normal de las que saludas a los vecinos, vas a la compra y tiras la basura como si tal cosa?  … Esos suelen ser los más raros… pero eso es otra historia. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…