Ir al contenido principal

10 cosas que nos cuentan, o no, en los cuentos

Esta vez es literal. Os voy a contar cosas que nos cuentan en los cuentos. Los de verdad. Los que nos leían de pequeños y en los que se basa el señor Sidney… (¿o es Disney?) para hacer películas. Y es que hay algunos temas que no me cuadran.


Hay cosas muy sospechosas en los cuentos. Como ver a un chino paseando a un perro o a un político viajando a Suiza. Vamos con las cosas que nos cuentan en los cuentos.

Cuándo

Que los cuentos siempre son en un lugar muy muy lejano, en un reino junto al mar, en otro mundo, en los tiempos de Maricastaña, antaño… Pero no concretan. Érase una vez….(pero ¡qué vez! ¿cuándo). Y es que creo que esto es una estratagema (¡Qué bonita palabra!) para escribir sobre cosas que no son ciertas. ¡Que se lo inventan vamos!


Dónde

¿Y por qué siempre pasan cosas en los bosques? Con la de cosas que pasan en las ciudades y ni un cuento allí. Siempre en un pequeño pueblo, o en una urbanización de la sierra. Y en sitios en los que no hay ni un Carrefour, ni un Mercadona… ni un triste establecimiento regentado por asiáticos. No hay chinos en los cuentos… ¿Por qué se llaman cuentos chinos?

Hablan hasta debajo del agua
Todo el mundo habla en los cuentos. Que sale un lobo, habla, un cerdito, también, tres cerditos, también (pero ese es otro cuento). Y da igual que sea un oso y un mono, hablan entre ellos. ¡Y se entienden! O sea que los bichos hablan todos el mismo idioma. A mí me da que hay truco. Con lo difícil que es entender a algunas personas y en los cuentos no hay problema.


Y todos mezclados

En los bosques hay lobos, tigres, y toda clase de monos, boas, un oso pardo, buitres. Y todos en el mismo sitio. Tigres, leones, todos quieren ser los campeones, y un oso polar… ¡Como en Lost!


Muy limpitos me parecen

Limpio mi casita, laralalarita. ¡Que es una rata! ¿¿Barriendo?? Y Blancanieves tiene que arreglar la casa de los enanitos. Y Cenicienta todo el día con el trapo. Y no sé yo si eran ya mayores de edad. Explotación infantil.


Cantando a trabajar

Que serán dibujos y esto es ficción, pero ¿Quién se puede creer que 7 señores bajitos vayan cantando a trabajar? Hasta el gruñón cantaba. Que si fueran a Caja Madrid a un consejo de administración una vez al mes y llevarse un pastón y tarjetas con premio, bueno, pero es que iban a la mina a picar. ¡Como el abuelo de Victor Manuel! Calla, que ahora que vuelvo a ver el vídeo, era al salir del trabajo… Ya decía yo que no podía ser.



Anda, tira para el bosque

Qué afición tienen al bosque en los cuentos. No pueden hacerlo en una ciudad, o en una urbanización o en un sitio con semáforos y civilización. No, todo en el bosque con lobos, y lleno de árboles… Y qué madre deja a su hija ir sola por el bosque con una cestita. Y encima vestida de rojo, para que se la vea bien y el lobo la pille en un momento. También podríamos hablar de la miopía de Caperucita. ¿Tan fea y peluda era la abuela que tienes que preguntar tantas veces lo de las orejas tan grandes, y los ojos y la boca?


Fuera de la ley

Gente muy mala a la que no meten en la cárcel ni nada. Me suena que esas cosas pasan en algunos países. Madrastras malérrimas, lobos que se comen niñas y abuelas… Los tres cerditos por poner un ejemplo. Se hacen una casa cada uno. Y ni piden permiso al Ayuntamiento, ni pagan el IBI, ni les hace un proyecto un arquitecto ni nada… Así les va, que luego un lobo sopla un poco y a tomar por saco la casa… Seguro que pagaron en negro y ni IVA ni nada. Y ¿de dónde sacan dinero unos cerditos para pagar los materiales?


Los príncipes

Su única preocupación es buscar a alguien para casarse. Ni prepararse para reinar ni nada. Su obsesión es encontrar a una joven. Como Marujita Díaz, pero en príncipe. Hasta llegan a organizar bailes. Es como Mira quién Baila pero con otro tipo de cuentistas. Y dicen que son príncipes azules. Que mira que es un color feo para una persona.


Todos son guapos… o casi

No hay término medio en los cuentos. O muy guapos y apuestos y bellísimas o más feos que Modric estornudando. Cuanto más malos, más feos. Madrastras y brujas, jorobados, bestias… Pero algunos tienen buen corazón y las bellas se casan con los buenos… ¿Ahora entendéis por qué lo llaman cuento? 


Os podría contar muchas más cosas que me parecen increíbles, pero es lo que tienen los cuentos, que cada uno se hace el suyo propio… y a veces, nos los creemos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…