Ir al contenido principal

Gente que va a las bodas. Capítulo II, los señores que aunque no quieran, van

En el capítulo anterior os contaba la clase de mujeres que van a las bodas. Te preguntarás si a las bodas que voy, no hay hombres. Los hay, y aunque algunos no quieran ir, van.


En esta segunda parte, vamos a hablar de los señores, los que comen naranjitas y limones (o eso dice la canción, ¿Dónde cojones están esos señores que comen esas mierdas?).


Vamos al lío. Lo hacemos cortito, para que puedas llevarte la chuleta y reconocer a todos los señores que hay en las bodas. Los 11 principales, como un equipo de fútbol.


Con el número uno…

El asustao

En casi todas las bodas puedes encontrarte a un tío vestido, casi siempre van vestidos, a la puerta de la iglesia con cara de acojonao. Es el novio. Te digo por si vas por la parte de la novia y aún no conoces al señor que se va a casar. Pues es ése. El que está rodeado de gente sonriendo y él intenta hacer algo parecido. Lo intenta, pero no le sale. Es como esos presentadores del tiempo que les sacan para demostrar que en la calle están a 10 grados bajo cero. Y ellos intentan ser profesionales y dar la crónica. Pero no les sale y los músculos de la cara no le obedecen.  Esa es la cara del señor que luego dirá que es el día más feliz de su vida.


El hermano

Da igual que sea hermano del novio o de la novia. Le han nombrado relaciones públicas de la boda. Tiene que saludar a todo el mundo, incluso aunque no sepa quiénes son los invitados. Se han dado casos de hermanos que se han equivocado de boda y siguen dando la mano, abrazos y besos a todo el que se cruce por su camino. Y así, desde una semana antes de la boda, hasta que los novios se vayan de luna de miel. No está pagado ese trabajo. Y siempre con una sonrisa, como las azafatas del cupón de la ONCE, pero con traje de novio de boda.


El ahorcado

Suelen ser jóvenes a los que el cuello aún no se les ha hecho para llevar corbata o camisas de cuello duro. Pasan toda la boda, en la iglesia o en el juzgado, luchando con la corbata. Suelen ir acompañados por un personaje femenino que se pasa la boda haciéndole señas para que deje de tocarse (seguimos hablando de la corbata). Ya puede ser su madre, o su pareja. No ven el momento de desabrocharse el nudo y el botón de la camisa. Si les dan a elegir entre todo el oro del mundo o quitarse la corbata y la chaqueta, te preguntarán que si pueden quitarse las dos cosas a la vez.


El del traje de otro

No os habéis dado cuenta de que siempre hay alguien que llega con el traje de otro. Siempre es alguien más alto, o más bajo, o más gordo, o más delgado. Se vé que el traje no está hecho para él. Pero ahí le tienes, aguantando como un campeón. Pero todos sabemos que no es tuyo... Es como llevar una peluca. El "pelucado" piensa que no nos damos cuenta, pero...


El del mismo traje

20 años más tarde y 50 bodas después, ahí le tienes. El mismo traje. No ha pasado de moda. El traje sí. Es el señor el que no ha pasado de moda. Con cambiar la camisa y la corbata, todo vale. Lo difícil es no cambiar de peso durante tanto tiempo. Pues este señor, que suelen ser enjutos (no mojamutos), sigue igual.


El chuzo

Puede ser que no esté acostumbrado a beber, o que haya bebido tanto que da igual el entrenamiento que tenga. El caso es que es incapaz de hacer los 20 metros lisos. Necesita una carretera más ancha que larga para poder caminar. Habla poco, para que no se le note... pero se le nota. Y sonríe, mucho, se le podría confundir con el hermano del novio o de la novia... A veces es la misma persona.


Bailarín

Que los hombres no bailan lo sabe todo el mundo. Menos este hombre. Ahí le tienes. Le encanta mover el esqueleto y decir cantidubi y todas esas cosas. Y baila como si estuviera en un programa de Jose Luis Moreno… de esos de los 80... Uy, me dicen que vuelven esos programas... Bueno, pues este tío vuelve a estar de moda.

 BALLET ZOOM

El tío del pueblo

Todos tenemos un tío del pueblo. En toda boda que se precie hay señores que parecen sacados de otra película. Es como meter a un guerrero de Juego de Tronos en Mad Men. Canta. Pues hay muchos, y suele ir en pareja, pero de eso ya hablaremos en el próximo capítulo.  Es muy probable que lleve tirantes y una chaqueta de cuadros. Como un hipster, pero con 80 años.



¿Qué hago yo aquí?

No conoce a nadie. Ni al novio, ni a la novia.  (4 bodas y un funeral). Pero ha venido de acompañante de su pareja, que sí que conoce a uno de los contrayentes (lo que viene siendo el novio o la novia). Y está más perdido que el tío del pueblo. pero es muy probable que hablen diferentes idiomas... aunque hablen español.



El modelno

¿Ves aquel disfrazado de ridículo? Pues ahí le tienes. El moderno. Es el primo que se fue al extranjero a estudiar. Ya era ridículo antes de irse y nadie le echaba de menos, pero ahora ha vuelto en versión empeorada. Lleva puesto todo lo que tú no te atreverías a ponerte. Y todo junto. Como la versión joven del tío del pueblo, pero él no es antiguo, es vintage... Lástima de madre que no le diera con la mano abierta hace tiempo.




El camarero

No forma parte de la boda, pero está en todas. Siempre hay un camarero enrollado en las bodas. Al final te aprendes su nombre y todo. Y al chuzo, le pone los cubatas (qué palabra tan antigua) más cargados, y si te portas bien, te pone un poco más de carne en el plato.


Seguro que hay muchos más, pero tampoco es cuestión de abrumar. Vamos a dejarlo aquí...

Comentarios

  1. Hace mucho tiempo que no voy a una boda, pero leyendo éste blog me lo paso estupendamente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.