Ir al contenido principal

Gente que va a las bodas. Capítulo I, las señoras

Estamos otra vez en la temporada de bodas. Todo llega. En cuanto sale el sol, la gente venga a casarse. Que nos queremos un poco, nos casamos. Que no nos queremos, o nos queremos, pero de boda, nada de nada, pues ya me habéis jodido el post… Pero vamos con los que se casan, que también los hay.


Os preguntaréis por qué sólo hablo de señoras. En la mayoría de las bodas también hay señores. Efectivamente, pero vamos por partes. Primero las damas. Que yo siempre he sido un caballero.


El caso es que da igual dónde se celebre la boda. Siempre va gente muy parecida. Es lo mismo que sea en el Norte, en el Sur, en Inglaterra, Italia o en la China Popular... Bueno, en China, tengo que reconocer que la gente es mucho más parecida… Yo no distinguiría entre los diferentes tipos de señoras… y es muy probable que les confundiera con algún señor.



Si hay algún chino leyendo (me refiero a que lea este post, que seguro que hay muchos chinos que lean. Por probabilidad básicamente), seguro que piensa que nosotros también somos iguales… Pero, a lo que vamos.  Os presento a las señoras que van a las bodas.


La novia

Sin ella no hay boda. Puedes decir que sin novio tampoco y tendréis razón, pero ahora estamos hablando de las chicas. Y punto. Pues eso. Que la novia es la que llega tarde. No porque sean poco puntuales (esto no va con el sexo... quiero decir que no tiene nada que ver si eres hombre o mujer para llegar tarde... aunque si es por sexo se acepta llegar tarde... dejadme en paz que me estoy liando). El tema es que es tradición que lleguen tarde y vienen en coche. Quedaría muy feo ver bajar a la novia del autobús o saliendo del metro para ir a la iglesia. Y suele ser un coche especial, de los que molan. Y van pintadas (las novias), y muy peinadas, con recogido. Que se ve que han ido a la peluquería, vamos. Y no paran de sonreír, y están radiantes como el sol cuando amanece... me parece que me estoy liando con la canción.



La madrina

Suele venir por parte del novio. Muy probablemente es la madre de él. Es la que viene siendo la suegra de la novia. Es tradición que se le diga lo guapa que va, aunque sea mentira. Y en muchos sitios también es normal que lleven peineta, como las ministras cuando van a ver al papa. Y mantilla. Lo que no tengo claro es si se ponen la mantilla blanca o la mantilla azul. Si no se ponen mantilla, no pasa nada. El caso es que vayan vestidas. Quedaría muy feo que se quedaran en faja y combinación, pero oye... cosas más raras se han visto.


La madre

Viene por parte de la novia. También va muy guapa, pero aquí la prota es su hija. Suelen llorar en las bodas, la madrina también, y la novia... y un señor que pasaba por la iglesia que se le había metido algo en un ojo.  Pero eso es otra historia.


La abuela

No tiene por qué ser necesariamente abuela de nadie. Ni del novio, ni de la novia. Pero es una señora mayor. Muy mayor. En todas las bodas hay una señora muy mayor. Y todo el mundo la besa. Muchas veces. Y ella se deja, porque para eso es una señora mayor y está encantada de que le den besos... menos las señoras mayores que no quieres que les den besos, y no están tan encantadas.


Barbie Malibú

Siempre hay una invitada que tiene un color especial, como Sevilla, pero en marrón. Nadie tiene un color así. Únicamente esta señora que siempre va a las bodas. Yo creo que ésta sí es la misma. Suele ir con una falda corta, con unos tacones como los zancos de las fiestas de los pueblos y del brazo de un señor... muy probablemente para no caerse de los tacones... También suele llevar accesorios de animales... leopardo, tigres, cebra, o mapache.


Jodé con la prima Vera

¿Te acuerdas de la primita que hacía tantos años que no veías? Pues es aquella moza. No, la que va vestida de morcilla de Burgos, no. La otra. Esa. La maciza. Esa que tiene cara de no querer estar ahí, pero que todo el mundo está encantado de que haya venido. Probablemente la sienten todavía en la mesa de los niños, pero casi todos los mayores querrían sentarse con ella.


La tía del pueblo

Sí. Suele ser la mujer del tío del pueblo. Y se la ve de lejos, y se la oye desde más lejos todavía. Hace mil años que no te ve y te lo repite otras mil veces. Ay que ver, con lo pequeño que eras, y lo grande que estás... Bueno, un poco gordo también y con menos pelo. A ver si te cuidas. Y tu hermana, con lo mona que era y ahora como está... Y es que la diplomacia no es lo suyo.


Damas de honor

Como salen en las pelis americanas, pues se está poniendo de moda. Antes eran las amigas de la novia. Pero ahora se disfrazan todas iguales. y les ponen un vestido que sienta bien a casi todas, menos a esa amiga gordita, que parece una caja de bombones, tan cuadrada y con tanto lazo ...


La hermana

Puede ser hermana de uno de los dos. O del novio o de la novia, tampoco había mucho donde escoger. Es a la que le preguntan... ¿Y tú para cuándo? Y ella sonríe sin decir nada, pero por dentro se está cagando en las muelas de todos los preguntadores. Y también ha ido a la peluquería... como casi todas, y tiene un vestido precioso, y le gustaría estar en cualquier otro sitio antes de seguir en la boda.

La señora que saca a bailar a todo el mundo

¿Pero qué les ha dado a estas señoras? Que no quiero bailar, que me suelte. ¿Qué interés tiene esta señora de que todo el mundo baile? ¡Baila tú, tía loca! ¡Que me dejes en paz, que …! ¡SOCORRO! Bueno, una lenta y ya está... Por cierto, ¿Usted quién es?




¿Por qué llora?

No sabemos quién es, pero se ha pasado toda la ceremonia llorando. En el banquete ha estado un poco más tranquila. Puede que sea una amiga de la madre, la profesora de religión de la novia, la vecina de abajo.... o la que paga la boda.



En el próximo capítulo hablaremos de Los Otros... Los señores que van a las bodas.


Comentarios

  1. Pues la verdad verdadera es así los parecidos con la realidad son auténticos. Pero en éste blog me hacen reír más.

    ResponderEliminar
  2. Verdad verdadera ero en el blog, los comentarios me hacen más gracia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…