Ir al contenido principal

Gente que va a las bodas. Capítulo I, las señoras

Estamos otra vez en la temporada de bodas. Todo llega. En cuanto sale el sol, la gente venga a casarse. Que nos queremos un poco, nos casamos. Que no nos queremos, o nos queremos, pero de boda, nada de nada, pues ya me habéis jodido el post… Pero vamos con los que se casan, que también los hay.


Os preguntaréis por qué sólo hablo de señoras. En la mayoría de las bodas también hay señores. Efectivamente, pero vamos por partes. Primero las damas. Que yo siempre he sido un caballero.


El caso es que da igual dónde se celebre la boda. Siempre va gente muy parecida. Es lo mismo que sea en el Norte, en el Sur, en Inglaterra, Italia o en la China Popular... Bueno, en China, tengo que reconocer que la gente es mucho más parecida… Yo no distinguiría entre los diferentes tipos de señoras… y es muy probable que les confundiera con algún señor.



Si hay algún chino leyendo (me refiero a que lea este post, que seguro que hay muchos chinos que lean. Por probabilidad básicamente), seguro que piensa que nosotros también somos iguales… Pero, a lo que vamos.  Os presento a las señoras que van a las bodas.


La novia

Sin ella no hay boda. Puedes decir que sin novio tampoco y tendréis razón, pero ahora estamos hablando de las chicas. Y punto. Pues eso. Que la novia es la que llega tarde. No porque sean poco puntuales (esto no va con el sexo... quiero decir que no tiene nada que ver si eres hombre o mujer para llegar tarde... aunque si es por sexo se acepta llegar tarde... dejadme en paz que me estoy liando). El tema es que es tradición que lleguen tarde y vienen en coche. Quedaría muy feo ver bajar a la novia del autobús o saliendo del metro para ir a la iglesia. Y suele ser un coche especial, de los que molan. Y van pintadas (las novias), y muy peinadas, con recogido. Que se ve que han ido a la peluquería, vamos. Y no paran de sonreír, y están radiantes como el sol cuando amanece... me parece que me estoy liando con la canción.



La madrina

Suele venir por parte del novio. Muy probablemente es la madre de él. Es la que viene siendo la suegra de la novia. Es tradición que se le diga lo guapa que va, aunque sea mentira. Y en muchos sitios también es normal que lleven peineta, como las ministras cuando van a ver al papa. Y mantilla. Lo que no tengo claro es si se ponen la mantilla blanca o la mantilla azul. Si no se ponen mantilla, no pasa nada. El caso es que vayan vestidas. Quedaría muy feo que se quedaran en faja y combinación, pero oye... cosas más raras se han visto.


La madre

Viene por parte de la novia. También va muy guapa, pero aquí la prota es su hija. Suelen llorar en las bodas, la madrina también, y la novia... y un señor que pasaba por la iglesia que se le había metido algo en un ojo.  Pero eso es otra historia.


La abuela

No tiene por qué ser necesariamente abuela de nadie. Ni del novio, ni de la novia. Pero es una señora mayor. Muy mayor. En todas las bodas hay una señora muy mayor. Y todo el mundo la besa. Muchas veces. Y ella se deja, porque para eso es una señora mayor y está encantada de que le den besos... menos las señoras mayores que no quieres que les den besos, y no están tan encantadas.


Barbie Malibú

Siempre hay una invitada que tiene un color especial, como Sevilla, pero en marrón. Nadie tiene un color así. Únicamente esta señora que siempre va a las bodas. Yo creo que ésta sí es la misma. Suele ir con una falda corta, con unos tacones como los zancos de las fiestas de los pueblos y del brazo de un señor... muy probablemente para no caerse de los tacones... También suele llevar accesorios de animales... leopardo, tigres, cebra, o mapache.


Jodé con la prima Vera

¿Te acuerdas de la primita que hacía tantos años que no veías? Pues es aquella moza. No, la que va vestida de morcilla de Burgos, no. La otra. Esa. La maciza. Esa que tiene cara de no querer estar ahí, pero que todo el mundo está encantado de que haya venido. Probablemente la sienten todavía en la mesa de los niños, pero casi todos los mayores querrían sentarse con ella.


La tía del pueblo

Sí. Suele ser la mujer del tío del pueblo. Y se la ve de lejos, y se la oye desde más lejos todavía. Hace mil años que no te ve y te lo repite otras mil veces. Ay que ver, con lo pequeño que eras, y lo grande que estás... Bueno, un poco gordo también y con menos pelo. A ver si te cuidas. Y tu hermana, con lo mona que era y ahora como está... Y es que la diplomacia no es lo suyo.


Damas de honor

Como salen en las pelis americanas, pues se está poniendo de moda. Antes eran las amigas de la novia. Pero ahora se disfrazan todas iguales. y les ponen un vestido que sienta bien a casi todas, menos a esa amiga gordita, que parece una caja de bombones, tan cuadrada y con tanto lazo ...


La hermana

Puede ser hermana de uno de los dos. O del novio o de la novia, tampoco había mucho donde escoger. Es a la que le preguntan... ¿Y tú para cuándo? Y ella sonríe sin decir nada, pero por dentro se está cagando en las muelas de todos los preguntadores. Y también ha ido a la peluquería... como casi todas, y tiene un vestido precioso, y le gustaría estar en cualquier otro sitio antes de seguir en la boda.

La señora que saca a bailar a todo el mundo

¿Pero qué les ha dado a estas señoras? Que no quiero bailar, que me suelte. ¿Qué interés tiene esta señora de que todo el mundo baile? ¡Baila tú, tía loca! ¡Que me dejes en paz, que …! ¡SOCORRO! Bueno, una lenta y ya está... Por cierto, ¿Usted quién es?




¿Por qué llora?

No sabemos quién es, pero se ha pasado toda la ceremonia llorando. En el banquete ha estado un poco más tranquila. Puede que sea una amiga de la madre, la profesora de religión de la novia, la vecina de abajo.... o la que paga la boda.



En el próximo capítulo hablaremos de Los Otros... Los señores que van a las bodas.


Comentarios

  1. Pues la verdad verdadera es así los parecidos con la realidad son auténticos. Pero en éste blog me hacen reír más.

    ResponderEliminar
  2. Verdad verdadera ero en el blog, los comentarios me hacen más gracia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…