Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Navidad

La marimorena y el alcoholismo de los peces

Estamos en plena época de tradiciones. Llega la Navidad con sabor a mazapán y los regalos, las luces, el concejal de festejos disfrazado de Baltasar, vídeos de señores haciendo de Papá Noel, la lotería, el envolvimiento (¿o es envoltorización?) de los regalos… Con la navidad llegan los villancicos, que proviene del latín Cicos dar la brasa cantando y Villa por toda la ciudad. Bueno, en realidad el origen es de villanus, habitante de una casa de campo… y es que hay que ser muy villano para popularizar la letra de algunos de los villancicos. Antes de comenzar a hablar sobre la letra de los villancicos, quiero recordar a esos pobres trabajadores de centros comerciales que se tiran dos meses escuchando lo del chiquirritín, chiquirriquitín metidito entre pajas y mirando como beben los peces en el río, mientras tienen que envolver millones de regalos para otras personas. Ya os conté hace tiempo que había cosas que no me gustaban de la Navidad. Sólo hay una cosa peor que los villancicos, y ser…

Frases que has dicho, o dirás, en alguna ocasión en Navidad

¡Feliz Año! ¿Qué tal se está portando el 2018? Vaya por delante que estás dos primeras frases no cuentan para lo del título, pero es que no os había saludado a través del blog todavía en este año.

Y si os estáis preguntando si hay un protocolo para saber qué día puedes dejar de felicitar el año, ya te digo que no lo hay. Que hagas lo que quieras. Si el día 30 de diciembre conoces a alguien, o le ves por primera vez en todo el año, también le puedes felicitar. Si se quejan, le dices que vas de mi parte. No sirve para nada, pero les dejarás pensando.

Ya te aviso que las frases será complicado que las encuentres en los Christmas navideños, que por cierto, están en peligro de extinción. A mí no me lo ha mandado ni el Corte Inglés.
Vamos con las frases:

Consejos para ser la estrella de las Navidades

En estas fechas tan señaladas (no sé si sabéis que está muy feo señalar) las redes arden (tópico al canto) con cienes y cienes de consejos para disfrutar en Navidad.

Vas a poder ver cosas tales como “Decora tu mesa de Navidad con mil chorradas sin dejar espacio para poner los platos”, “Las cinco mejores recetas para ser original y que nadie más te copie la cena de Navidad más que los cien mil que han leído el artículo”, “Ir guapa y pelarte de frío a cinco grados bajo cero con tu vestidito de fiesta”.

Yo también voy a darte unos consejos (tu verás lo que haces con ellos) para ser la estrella de las Navidades. No la que se pone encima del árbol, no. De verdad, para que no pases desapercibido estas navidades.

Qué hicieron las muñecas después de ir al portal y otras cosas que nunca nos han contado

Todos recordamos que las muñecas de Famosa se dirigían al portal para hacer llegar al niño su cariño y su amistad. Que ahora desde la distancia, y para ser muñecas, eran muy repipis (¿hay palabra más repipi que esta?). Que aquí estamos para hacerte llegar cariño y amistad. No me imagino a nadie comenzando una conversación así, y menos con un niño recién nacido, pero todo es muy raro ese día… porque luego llegan unos señores con birras, e incienso y oro. Todo muy loco.

El caso es que podéis decir que en los anuncios se permite todo, y tendréis razón. Que tú ves a una maciza anunciando un coche y te lo compras porque claro, en cuanto lo conduzcas tú, se te va a llenar el coche de señoras de buen ver. O porque un actor famoso tome café en inglés, (el actor es el que habla en inglés, el café vete a saber de dónde es) pues todos a comprar “Me Expreso” J.

Aquí vamos a intentar desvelar qué pasó con algunos de los protagonistas de los anuncios más famosos.

El tiempo que perdemos perdiendo el tiempo

No sé vosotros, pero yo tengo la sensación de que el tiempo es más corto. Que nos están quitando minutos a las horas, y horas a los días, y días a los meses. Como decía mi abuela, cuando terminas las vacaciones de Navidad, ya estás con las de Semana Santa, y luego el verano y cuando te quieres dar cuenta otra vez en Navidad.


O por ejemplo, yo tengo la sensación de que voté en las elecciones generales hace poco, ¿Ahora otra vez hablando de organizar otras? El tiempo vuela. Y no está la cosa como para perder el tiempo. Y es que si echamos cuentas del tiempo que hemos perdido perdiendo el tiempo, me salen dos horas al día. Multiplicadas por 30 días te sale 60 horas al mes. Si contamos todo el año nos salen… Muchas horas. Pero suficientes como para hacer cosas de provecho mientras tanto.

Y como no quiero hacerte perder demasiado el tiempo, te hago un resumen de esos momentos perdidos.

Agradecido y emocionado

No, el título no tiene nada que ver con el resultado de las elecciones. Cuanto menos nos metamos en temas de política mucho mejor. Es nada más que eso, daros las gracias por entrar en el blog y leer las cosas que “mesocurren”.


Y doy las gracias, aparte de porque me da la gana, que para eso es mi blog, porque con la de cosas que puedes hacer, decides meterte aquí un ratito. Podrías estar leyendo el “feisbu”, el tuister, ver vídeos de gatos en Youtube, tirarte toda el día viendo series en Netflix o capítulos de Aquí no hay quien se avecine (si pones la tele, a cualquier hora, siempre habrá un capítulo de los Simpson, una entrevista a Albert Rivera o Aquí no hay quien viva).

Puede ser que también veáis la tele de toda la vida, e incluso los documentales de la 2 (como todo el mundo), y leáis el Hola, y hasta los comentarios del As o del Marca, aunque valgan menos que la g de Gnomo.

O incluso leer libros, que hay gente muy rara que todavía lee libros. Y algunos, ¡Agárrate! hasta hablan con o…

El pequeño Tim y otros once personajes que no conocías hasta que les viste en las películas

Probablemente es uno de los títulos más largos que haya escrito para un post. Otros, con menos, te escriben un libro de autoayuda (que son esos libros que escriben los autores para ganar pasta, de ahí la autoayuda).

Ya os comenté que en el cine hay muchas cosas que no son verdad. Pero también hay muchas que son ciertas y que nos han servido para conocer a algunos personajes que, al menos, en mi barrio, no existían (también es verdad que mucha gente de mi barrio no salía en las películas y seguro que dan para una trilogía).
Vamos con estos personajes que no puedes encontrar en tu barrio pero que tuviste el placer de conocer a través de las películas. (¿Véis? Siempre puede haber alguien que alargue las cosas. Y no hablo del “yesestender”) 

Restaurantes y Navidad (I Parte)

Pues ya está aquí la Navidad. Y no empecéis como todos los años. ¿Otra vez? ¿Ya? Sí, ya. Es lo que tiene noviembre, que después llega diciembre. ¿Qué esperabais Noviembre Junior? Aunque hay supermercados que tienen el turrón ya caducado y los polvorones rancios de lo pronto que los han puesto, ya no hay vuelta atrás.
Esta es la cara que se le quedó a Monsterrat Caballé cuando le dijeron que tenía que cantar en Navidad.
Pues eso, que en nada estamos celebrando las cenas con los amigos, los compañeros de trabajo (si es que queda alguien en la oficina) o con quien te quieras reunir. Ya os conté hace casi un año cómo debías comportarte en ese tipo de cenas y algunos consejos para salir vivo de ellas.
Esta vez os hablaré de los diferentes lugares en los que puedes celebrar los eventos. Para que no tengáis que leer demasiado y como hay muchísimos tipos de restaurantes, mejor lo hacemos en capítulos.
Donde vayáis, ya es cosa vuestra. Yo os aconsejo que no vayáis a ninguno y os quedéis en casa o…

En estas fechas tan señaladas

No, no voy a soltaros el discurso del Rey, ni decir que me llena de orgullo y satisfacción escribir sobre la Navidad. Ya os conté cómo era el guion y algunos consejos a seguir en las cenas con amigoso y compañeros de trabajo.Hoy os voy a hablar sobre la cena de Nochebuena.No hay un modelo único, y cada familia o grupo lo celebra de maneras distintas, pero estoy seguro que os sentiréis identificados con algunos de los ejemplos que paso a relatar.
Dónde y con quién
Mucho más difícil que el qué cenar, está el dónde y con quién. Es una decisión complicada que provoca cienes y cienes de discusiones en las parejas (en todas,  hasta en las de la Guardia Civil).  Cuando eres pequeño no hay discusión posible, irás donde te digan que vayas, y no hay más que hablar.  Bueno puedes hablar, pero te va a dar lo mismo.  “Pues yo no quiero ir a casa de la tía de Cuenca”,  “pues te quedas tu aquí solo y te comes un bocata”, dirá tu madre.  Y ahí te ves, tan feliz tú solo, sin tener que aguantar los besos…

Decenas de cenas

Seguramente me he pasado con el número, pero es muy probable que durante estas fechas hayas tenido o vas a tener, doscientas mil cenas (según los sindicatos) o dos meriendas (según la Delegación del Gobierno), con amigos, compañeros de trabajo, de la Universidad, la selección de petanca, el grupo de Degustadores de Gin Tonics sin pepino o la Asociación de Gatos Hartos de no cobrar derechos de imagen en Instagram.



Cualquier excusa es buena para juntarse una tropa, y pagar una pasta en el restaurante que normalmente tiene menús de 10 euros a diario y al que no irías, con esa misma gente, en  cualquier otra fecha del año.
En este post vamos a centrarnos en las dos categorías más numerosas y que me suelen tocar todos los años (y que no falten nunca). Las cenas de empresa y las de los amigos. De empresa suele haber una (para los que tenemos suerte de estar currando), pero de amigos puede haber tantas como en grupos estés metido (los del equipo de fútbol, los antiguos alumnos del Colegio Nues…