Ir al contenido principal

El avión: tragicomedia en tres actos. Primera parte

Hace ya tiempo os contaba en el blog los tipos de gente que podías encontrarte en un avión. Me encantaría haceros un resumen, pero, mejor lo leéis, que os estoy acostumbrando muy mal y os estáis volviendo unos señoritos.

Esta semana os cuento algunas de las cosas que pueden pasarte viajando en avión. Y lo voy a dividir en tres actos. ¿Por qué en 3 actos? Me parece que pasan muchas cosas antes de subir al avión (casi más que dentro del avión), y luego durante el vuelo y a la llegada al aeropuerto. ¿Por qué no lo divido en más actos?


¿No están siendo demasiadas preguntas? ¿Os digo yo a vosotros cómo tenéis que hacer las cosas? Pues ya está, que además de señoritos, sois un poco preguntones. Vamos allá, antes de que sigáis con el examen…

¿A que soy buen actor y parece que me he enfadado?… Mejor no contestéis J





Antes de embarcar o 10 variaciones de mil elementos cuando la permutación tiende a infinito

¿Ande vas?
¿Ya sabes dónde vas? Pues a partir de ahora lo llamaremos destino. En realidad todo el mundo lo llama así, pero es por darle un aire más oficial al tema. Pero ahora falta decidir con quién vuelas (lo que viene siendo la compañía), mirar los precios, elegir el asiento, las escalas, hacer el check-in, cagarte en la madre del señor que hizo las webs de las aerolíneas, empezar de nuevo la compra del billete, preparar la maleta… ¿Cómo lo vas a hacer así Mari-chocho?



Precio
Los vuelos cada vez son más baratos… Hasta que tienes que comprar un billete. En los anuncios siempre ponen que el precio es desde (pongamos 5 euros). Bueno, pues nadie encuentra esos billetes. Tienen que cumplirse ciertas condiciones. Que salgas a una hora determinada, normalmente la hora más intempestiva (que quiere decir ¡vaya horitas jodé!), en un fin de semana preciso, de un mes… Y además que el equinoccio (lo que quiera que significa ésto) coincida con el año lunar y salga el 5 como complementario en el sorteo del cupón de la ONCE. Y da igual que vayas a Bilbao o a Albuquerque (resulta que existe un sitio que se llama así y la gente de allí se llaman albuquerqueños… que parece el nombre de un botijo de reducidas dimensiones), que siempre comprarás el billete mucho más caro que el resto de los que vuelan contigo.


Escala
Bueno, tampoco pasa nada por volar de Madrid a Barcelona y hacer escala en Dakota del Norte si eso supone ahorrarte unos eurillos. Total, no tengo nada que hacer durante dos días, que es lo que puedes tirarte contando con los retrasos, que pierdas la conexión, que se equivoque el piloto y vaya a Dakota del Sur… Todo lo que puede salir mal, saldrá mal. Y si además tu avión despega desde el aeropuerto ese tan cuco, pero un poco retirado, tendrás que gastarte todo el “ahorro” en un taxi, autobús y metro (todo junto) para llegar.


Compañías
Ya te decía tu madre lo de no juntarte con malas compañías. Mira Francisco Nicolás las compañías que tenía y eso es por no hacer caso a su madre. Pero vamos al lío que aquí nos referimos a las compañías aéreas. Dicen que las hay buenas, pero no hay que creerse todo lo que te digan.


Elegir asiento
¿Quieres salida de emergencia, ventanilla, pasillo, acompañante maciz@ a tu vera, asiento Premium, piedra, papel o tijera? Y como siempre lo haces con tanta antelación, no recuerdas si has pedido estar al final del avión o si al final, tienes que pilotar tú.


Check-in
Casi tan complicado como comprar el billete. Se caracteriza por ser una putada. Hay gente que al hacerle elegir entre hacer el check-in y cortarse una pierna, te dicen que la izquierda la usan menos.


La maleta
Sobre la maleta, ya os platiqué (¡qué me gusta esta expresión mexicana!) hace unos cuantos posts. Lo más importante es informarte del tiempo que va a hacer, los días que vas a estar, los kilos que puedes facturar… y después de todo esto, equivocarte.


Control de seguridad
Esta es la mejor parte de volar. Esas señoritas o señoritos pegando gritos en idiomas que no entiendes (aunque hablen español no se les entiende) para que te quites el agua del reloj, no lleves líquidos en los bolsillos, fuera los zapatos que no te hacen juego con la chaqueta, no mezcles el cinturón con la pasta de dientes… Y luego pasar por ese arco de seguridad (que no pite, que no pite, que no pite… y va y pita porque llevas una moneda de 5 céntimos)… Un infierno.


Vuelta por el aeropuerto
Ya queda menos. Estás a punto de embarcar, pero antes te toca dar un paseo por el aeropuerto. La puerta asignada a tu vuelo siempre, siempre, es la  más lejana a donde te encuentres. Y si por cualquier extraña casualidad estuviere (qué me gusta utilizar el futuro subjetivo del pluscuamperfecto) cerca, ya se ocupará alguien de cambiarlo en el último momento.


Conexión con túnel de vestuarios
Las ¿amables? personas de la puerta de embarque ya han chequeado tu billete y tu pasaporte o identificación o carnet del club de libro o lo que quiera que pidan y ya estás en el túnel de vestuarios… Vale, no es el túnel de vestuarios, pero el pasillo antes de llegar al avión es lo más parecido ¿no? Sólo falta gente dándose abrazos y besos (a veces también los hay, que hay gente muy cariñosa en los aviones). Dan ganas de calentar y dar palmaditas en el culo al resto de pasajeros para subirles la moral.  ¡Vamos chicos, hay que darlo todo! ¡A por ellos!



Vamos a dejar las otras dos partes, la del durante y el después (seguimos hablando de aviones), para la semana que viene… ¡Hasta el próximo programa amiguitos!


Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…