Ir al contenido principal

10 cosas que nunca pasan hasta que pasan

¿Nunca te ha pasado que cosas que nunca suelen pasar pasan más a menudo? Vamos a empezar de nuevo, que creo que no me estoy explicando bien. Llevas mucho tiempo sin que te suceda algo y esto mismo se repite varias veces en muy poco tiempo. Creo que no lo he arreglado.


A ver si poniendo un ejemplo es más fácil. Acabas de arrancarte un padrastro en un dedo (mal hecho, pero todos lo hacemos. Ya estamos con el mal de tontos, Consuelo Berlanga, o algo así). Y duele. No es como dar a luz, pero duele (no puedo comparar, pero dicen que duele). Pues bien, las posibilidades de que te des un golpe en esa parte de la mano se multiplican por mil. Y mira que tenemos otra mano. Y que en la mano mala, tenemos muchos dedos (igual muchos es una exageración). Pues todos los golpes van a parar al dedo. Y más concretamente al puto padrastro (seguro que la Cenicienta cuidaba más su vocabulario y eso que la madrastra era mala, malísima, y se parcía a Pitita Ridruejo).


Me he explicado mejor ¿no? Pues de eso quería hablaros. De esas cosas que nunca pasan, hasta que pasan. Vamos con más ejemplos.


No había visto ninguno hasta…

Antes, cuando no había Internet y no podías ir a Youtube (poder podías, pero no había nada. Todo era campo), o buscar imágenes, tenías que esperar a ver las cosas en directo. Increíble ¿verdad? Quieres explicarle a alguien cómo es el coche que te quieres comprar. Único, irrepetible. Y no ves ni uno por la calle. Amigo. Espera a comprártelo y todos los coches con los que te cruces serán iguales que el tuyo. El mismo color, las mismas ruedas (4) y hasta con el mismo detalle de buen gusto en el cristal delantero.



¡Pues no era tan exclusivo!

Es la variante textil del ejemplo anterior. El señor vendedor te asegura por activa y por pasiva (nunca he entendido bien esta expresión, pero aquí queda bien), que es una prenda exclusiva. Y tú que eres crédulo por naturaleza, pues te lo crees (si por algo se caracterizan los crédulos, es por creerse las cosas). Estrenas la prenda en cuestión y es exactamente igual que la que lleva otra “persona humana”. Debe ser igual de exclusiva que la que compré yo, porque es idéntica.


¡Era nuestra canción!

20 años con tu pareja y hace 19 que no escuchas vuestra canción. En cuanto te dejan, lo único que escuchas en la radio es esa bella melodía. O a lo mejor no, pero todo te recuerda a ella, o él. Que sale King Africa en la tele cantando y sólo se te viene a la cabeza lo bien que lo pasabas con tu amad@. Lo pasábamos boooomba, y hala, a llorar como una magdalena, o muffin, o como quiera que se llore ahora. O escuchas la canción de la gasolina y recuerdas que ella tenía un coche diésel. Y así sustantivamente.


Lo de las dos tazas

Hay un dicho popular que dice algo de unas tazas. Que si no quieres arroz, Catalina te da una taza. El caso es que la probabilidad de escuchar una y otra vez una canción que no te gusta, es proporcional al odio que le tengas. Me explico. ¿Estás hasta las narices de una canción? Pues prepárate que no vas a parar de escucharla.


Hace mucho que no como…

Es decir esta frase y aparecerse la comida en cuestión que hacía tanto que no probabas. Ya puede ser cocido, pulpo a la gallega, angulas.. (yo hace mucho que no las pruebo, a ver si cuela. Exactamente, no las he probado nunca), que en poco tiempo te las pondrán en todas partes. Y si es algo que te gusta, no pasa nada, pero suele ser con cosas que no te apetecen demasiado.

Si quieres que dejemos de ser amigos, dame anchoas. Es lo ÚNICO que no me gusta. Ni las depiladas

¿A qué huele?

¿Sabes esas colonias que seguramente cuestan mucha pasta pero que no te gustan? Vayas donde vayas te perseguirá alguien que la lleve, o a ti te parecerá que la lleva todo el mundo. No hay manera de esconderse. Como los de Hacienda si no eres rico, pero en versión olorosa. También está la versión de la colonia que te gusta y era la que llevaba tu ex (ese/esa que te ha dejado y que todo te recuerda a el/ella)


¡Cuánto tiempo! Hace por lo menos 10 minutos que no te veía

Hace años que no ves a alguien. Pero cuando haces pop ya no hay stop. Una vez que llega a tu vida, ya no hay manera de que desaparezca. Te le encuentras en todas partes. Diríase que os vais persiguiendo, y asusta, sobre todo si te persiguen.

¡Rápido! ¡Siga a ese coche!

¡Más barato imposible!

Has mirado en mil sitios, tiendas físicas, y de las otras (las químicas, no, las del “internez”) y encuentras lo que andabas buscando tirado de precio. Lo compras. Pues bien, en el mismo segundo que lo has comprado, verás ofertas, anuncios, avionetas en la playa anunciando el producto, mucho más barato.


Pues no me ha dado ni un problema

Estos electrodomésticos que tenemos en casa, y que no han dado ni un problema en 20 años. Pues espera que te deje tu pareja y también se estropearán los electrodomésticos. Son como esas parejas de señores mayores. En cuanto uno se resfría, el otro estornuda. Y el precio de la reparación será mucho mayor que comprar uno nuevo (seguimos hablando de los electrodomésticos).



¿Al médico? No voy desde…

Somos como los cacharros. No nos estropeamos nunca, hasta que nos estropeamos, y no tenemos garantía. Llevas años sin una molestia, ni un resfriado, nada. Más sano que un señor sin seguro privado en Estados Unidos o un autónomo en España. “Nunca he tenido que ir al médico”. En cuanto digas esta frase, será cuando te empiecen a pasar cosas. Un dolor de muela (molar, lo que se dice molar, no mola), constipado y para rematar, lesión de los ligamentos por distensión, estiramiento excesivo, torsión o rasgadura, acompañada de hematoma e inflamación y dolor que impide continuar moviendo la parte lesionada (lo que viene siendo un puto esguince).

¿Se te ocurren más cosas que vengan de dos en 2 como los “petisuis”?, ¿O de tres en tres como los Ángeles de Charlie? No sigo, que el 4 tiene mala rima y el siguiente, ni os cuento.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…