Ir al contenido principal

¿Te imaginas? 20 cosas que no pasan pero estaría bien que sucedieran

Yo no sé en tu barrio, pero en el mío se llevaba mucho la expresión ¿Te imaginas? Y nos imaginábamos un montón de cosas. Que un jersey y un árbol eran los postes de una portería, que las chapas eran futbolistas, ciclistas y pilotos de F-1 (explotación laboral que se llama), que un palo (¡Un palo!) era un bate de béisbol, que el vecino de abajo era Santillana, tú eras Rubén Cano, y el tirillas era Cruyff (el portero siempre era el gordito), y la pelota de tenis era un balón de reglamento…


Otros jugaban a ser piratas, o ladrones, y gritaban “a que no me pillas, cara de papilla” (eran un poco moñas y siempre les pillabas. ¿A quién se le ocurre decir eso?). Encontraban tesoros y los repartían con sus amigos y pensaban que eran invisibles, y la poli no podía hacer nada contra ellos. Otros lo siguen haciendo y les llamamos políticos.


Pero no voy a hablar de lo que pasaba y nos imaginábamos, sino de lo que me gustaría que pasara. De todas esas cosas que ni siquiera los políticos se atreven a prometer en campaña electoral. Son cosas que no pasan, pero estaría bien que pasaran. Vamos con unos “te imaginas”.


1.- Que siempre ganaran los buenos

Pero de verdad, no como ahora, que ganan los vencedores (parece una perogrullada pero piénsalo un poco y ya verás como no). Mira en las pelis, los indios casi siempre luchaban en desventaja, con un par de flechas y un arco, y los vaqueros o americanos (como si los indios no fueran americanos) con rifles de asalto y repetición (más repeticiones que Froilán de Todos los Santos). ¿De verdad los indios son los malos? Y así con todo.


2. -Quiero mi superhéroe

¿Por qué los superhéroes sólo viven en Estados Unidos? ¿Por qué discriminan al resto del mundo? Vale que pueden llegar en un periquete (qué me gusta esta palabra) a cualquier sitio, sí, pero viven en Nueva York o en Los Ángeles. Yo creo que es un tema de impuestos y que no les cobran el IBI. Tampoco pedimos mucho, no hace falta que vuele, ni que tenga capa, ni que tenga muchos poderes. Con que tenga conocimientos ofimáticos, inglés a nivel conversación y la ESO terminada y luche contra los malos, nos conformamos. (Es más que la mayoría de los alcaldes y concejales, y casi nunca piden sueldos altos).


3.- Tener tu propia banda sonora

Ir por tu casa, o por la calle, mientras te duchas (esto mejor en casa) o vas conduciendo (esto por la calle, y a ser posible por carretera) y oír tu propia banda sonora, como en las pelis. Y la paras cuando quieras. Por ejemplo, que estás hablando con alguien o quieres ver la tele, pues la paras, que si no te vas a volver loco. Y además, que sólo la oyeras tú, no vaya a ser que te guste Camela (con todo el respeto para los que les gusten Los Rolling… A los de Camela, ya no tanto). ¿Te imaginas?


4.-  My name is

¿Qué te parece tener instalado tu propio Google Translate? Poder entender a todo el mundo. Me refiero a lo que dice. Lo de entenderles es más complicado. A lo que voy es que puedas comprender a gente que habla otros idiomas, de otros países. Aunque no sepas ni una sola palabra, tu “tradujeitor” te lo chivaría todo al oído. Como todo el mundo tendría uno, pues podríamos hablar con el chino de la tienda (aún le cuesta pronunciar bien 3 euros 30 céntimos), o ir de vacaciones a Moscú y poder mantener una conversación con los amables rusos (si encuentras alguno). Y sí, también a Shakira, aunque nunca sé en qué idioma habla. Lo de la Duquesa de Alba lo doy por perdido. Necesitaríamos una tecnología que aún no está imaginada.


5.- Ahora entiendo para qué sirve una derivada

¿No os gustaría tener profes que no sólo os enseñaran las cosas, sino que os explicaran para qué sirven? Que hicieran las asignaturas entretenidas y que fuera divertido aprender a hacer una derivada, saber en qué punto de la vía Madrid- Barcelona se encontrarán dos trenes que salieron a horas distintas, a saber el nombre de todos los huesos del cuerpo humano, y hasta aprender las fechas de las cosas. Ya puestos a imaginar podría haber dicho que lo supiéramos todo sin tener que estudiar, pero es que ya bastantes profes se han quedado sin trabajo…


6.- Off/On

¿Tardas mucho en quedarte dormido? ¿No tienes sueño cuando hay que ir a la cama? ¡No más noches en vela! Con el interruptor “Duérmeteniñoduérmeteya” te quedas sopa en lo que canta un gallo (para los que no lo sepáis, esto significa que te duermes en un santiamén… ¡Que no tardas nada, jodé!). Ni pastillas, ni “drogaina” ni ná. En cuanto aprietes el botón te quedas frito. Lo de despertar ya es otra historia.


7.- Desperteitor

¿Te imaginas que te despertaras como en las películas románticas? Con una sonrisa de oreja a oreja, descansado, alegre, peinado, sin ojeras… Todo lo contrario a la vida real. Pues ahora puedes conseguirlo llamando a… Perdón que se me ha ido la cabeza a otro sitio. Totalmente gratis. Da igual que duermas una hora o 12. Te levantarás siempre como una rosa. ¡Nunca más serás un capullo! Por cierto, la foto de abajo es mentira, no se acaban de despertar.


8.- Cuando crees que me ves

¿Quién no ha querido ser invisible alguna vez? No sólo cuando te va a regañar tu madre, y otras ocasiones en las que estás en peligro, ni para meterte en el vestuario de las chicas, sino para hacer el bien… Todavía estoy buscando alguna aplicación benigna para lo de ser invisible. Pero ¿A qué molaría? Lo de volar, lo dejamos para más adelante.


9.- Hoy sueño con Angelina Jolín y mi hermana con George Cluni

Me voy a la cama y programo el sueño. Como un reproductor de vídeo pero más fácil y sin las movidas de compatibilidades. Quiero soñar con una churri de escándalo, con un viaje, con poder volar, con los angelitos (por seguir la tradición). Y hacerlo del tirón, que aunque te despiertes, vuelvas al punto en el que estabas. Y sin anuncios ni nada, aunque ahora que lo pienso… Ahí hay una oportunidad de negocio. ¿Alguna empresa que patrocine la idea?


10.- ¿Acelgas? No, que engordan

“Estoy a dieta, nada de verduras. Ponme otra tarta de chocolate”. ¿A que suena bien? Y es que las putas acelgas, y la lechuga y todas esas cosas que no saben a nada engordan mucho. Las hamburguesas y las pizzas, y todo lo que te gusta tiene muy poquitas calorías. ¿Te imaginas?

11.- No más espinas

A ver, entiendo que los peces tienen espinas, pero por qué tienen que ser tan traicioneros incluso una vez muertos. Están esperando que te confíes para esconderse y te las metas en la boca. ¡Se acabaron las espinas! A partir de ahora todos los peces tendrán huesos, como los chuletones, para que puedas agarrar y comer con las manos.


12.- Hamburguesas con autocierre

¿Te manchas las manos con kétchup cada vez que comes una hamburguesa? ¿Se te sale el pepino? (el que hay en la hamburguesa) ¿Necesitas 10 servilletas? A partir de ahora, las hamburguesas vendrán con cremallera. Bocado, cierra cremallera, otro bocado y a cerrar para evitar esas putas manchas de tomate.


13.- Gambas y pipas autopelables

Vale, ya me estoy poniendo un poco exquisito, pero ya que estamos imaginando, vamos a hacernos la vida más fácil. No me refiero a que te las pele alguien (seguimos hablando de pipas y gambas). Lo de las gambas seguro que es más difícil, pero ¿quién dijo que imaginarse cosas iba a ser fácil? Ah, y no vale lo que hacen con las gambas al ajillo. Siempre, siempre, quedan rastros de piel de gamba.


14.- Temperatura del tiempo

¿Qué es eso de que haya gente que se pele de frío y otros se mueran de calor? ¿Y con la misma temperatura? Pongamos 15 grados. Pues ahí les ves en manga corta y resoplando a algunos y otros (generalmente otras) tiritando. A partir de ahora, la temperatura como la fruta, del tiempo. Ni frío ni calor. Y te autorregulas tú mismo. Que quieres que haga más frío, pues te bajas tu temperatura, como en los coches caros.  


15.- Llover a gusto de todos

Estaría bien, ¿verdad? Y a tomar por saco el refrán de que nunca llueve a gusto de todos. Iríamos con nuestra propia nube. Me apetece cantar bajo la lluvia (que me he levantado caprichoso), pues le doy al botón de on y a llover se ha dicho. Que quiero sol, pues sin problema, aparco la nube en casa y a “morenarse” se ha dicho.


16.- Sana sana

¿Cuantas veces te han dicho lo del culito de rana y sana sana? Pues ahora funciona y no hay que esperar la cola del médico (igual hay que matizar un poco esta frase). ¿Que te duele la garganta? Pues llamas a una madre de guardia y te hace el sana sana culito de rana y se te pasa el dolor. Y así con todo, desde un esguince hasta un disparo.


17.- Modela tu cuerpo

Habrás oído anuncios en los que te proponen modelar tu cuerpo. Llamas y resulta que tienes que pasar hambre, ir al gimnasio… Así cualquiera. Yo lo que quiero es de verdad modelar mi cuerpo. Mejor dicho, en casos como el mío que no me manejo bien ni con la plastilina, que lo hiciera alguien que supiera. Una cervecita más y me voy al modelador a que me ponga un juego de abdominales y bíceps nuevos. Chúpate esa Aznar, y tú sufriendo más que el dentista de Luis Suarez.

Igual se ha enfadao

18.- Ahora para adelante. Un poquito atrás
No os gustaría tener un mando para hacer con la vida lo mismo que con las películas. Estás con los amigos y te dicen. ¿Has visto que bella es la señorita que acaba de pasar?  (Mis amigos hablan así… Ya sé que es raro. Los vuestros seguro que dirían. ¿Te has fijao en la jaca que ha pasao”. El mensaje es el mismo). Pues rebobinas y vuelves a ver a la damisela (la churri. Por si no entendéis la palabra J). ¿Qué estás en un sitio aburrido y quieres que se acabe cuanto antes? Pues le das para adelante… Por cierto, patrás= rebobinar y palante sería bobinar, ¿no?


19.- El abono teletransporte

Es como el de metro y autobús, pero para ir un poco más lejos y más rápido. Quiero ir un rato a las Maldivas para darme un bañito (seguro que cojo el día que no hace sol), o me apetece darme una vuelta por Buenos Aires que no he estado nunca. Sin avión ni nada. Cierras los ojos, dices tu destino y allí que te plantas. De momento son 10 viajes al año y sale por 2.000 euros al año (como es mi idea, ya me ocuparía yo de cobrarlo. Haberlo pensado antes). Por cierto, si te equivocas con el sitio, no devolvemos el dinero.  


20.- Qué quieres ser de mayor. Y va y se cumple.

Aquí si que hay posibilidad de cambiar. ¿Que de mayor quieres ser futbolista? Pues no hay más que hablar. ¿Profesora? ¿Bailarina? ¿Médico? ¿Político? Eso es lo más fácil, tampoco tienes que saber hacer demasiadas cosas y puedes ser Ministro de Justicia sin ser justo, de Sanidad llamándote Mato, de Hacienda, haciendo la vida imposible a los demás…. 

Seguro que se te ocurren muchas más cosas. ¿Qué tal si las pones en los comentarios del blog que hace mucho que no escribís ahí?


Comentarios

  1. ¡Béisbol! ¿En Carabanchel jugabais al béisbol? Qué internacionales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Y a la Casa de la Pradera que también era de USA ;)

      Eliminar
  2. ¡Me encanta! Resuelves mucho con estas 20 cosas :) me quedo con lo de la temperatura corporal. Lo de las gambas, no sé, los bares españoles no serían lo mismo sin suelos llenos de cabezas. Y añadiría poder leer libros enteros en segundos, aprender a tocar un instrumento de inmediato (siempre he querido arrancarme por burlería :P) y saber pintar bien al coger un pincel por primera vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mireya!! Tienes razón en lo de las gambas. Se pierde sabor ;)

      Vaya 3 ideas chulas, leer, instrumento y pintar. Yo lo de pintar lo dí por imposible. Ni un monigote me sale.

      Eliminar
    2. Yo no salgo del "un seis y un cuatro forman la cara de tu retrato", por eso lo de pedir que no falte :)

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.