Ir al contenido principal

Mi padre es policía y otros argumentos para usar en las discusiones

Ya desde pequeños, la discusión la ganaba el que tuviera un padre policía. “Pues el mío es policía y tiene pistola”. Se acabó lo que se daba. No había más que hablar. Ni que el tuyo fuera bombero y tuviera una manguera de impresión, ni piloto de aviones, ni presidente de la Comunidad de Vecinos. Nada impresionaba más.

Eso era en España y no creo que funcione ahora... En Estados Unidos dices que tu padre tiene pistola y el otro te dice que el suyo dos metralletas, un rifle de asalto, dos tanques y la colección entera de cuchillos japoneses que anuncian a las tantas de la madrugada (de esos que parten un edificio por la mitad…). Todo les parece poco para protegerse.


De mayores  no es que cambie mucho el tema. Los argumentos en las discusiones son muy parecidos e incluso peores. Te voy a dar algunos ejemplos, y luego decidimos quién gana.


Tú no eres de aquí

La gente llega a discutir quién es más turolense (no confundir con tirolenses. Esos no existen… Ya verás cómo sale algún tirolense para dejarme mal) o extremeño. Yo soy mucho más madrileño que tú. No yo más. ¿Eso cómo se mide? ¿Si tienes 8 apellidos madrileños? (Oso, Madroño, Manzanares, Butragueño, Michel, Martín Vázquez, Sanchís, Pardeza…) ¿Por los cocidos que te has comido? ¿Por la cantidad de churros que has mojado en San Ginés? (churros de comer... Mejor lo dejo, que os conozco). ¿Por los años que llevas viviendo en Madrid? ¿Por las veces que has votado a Ana Botella y al otro… ¿cómo se llama el Presidente de la Comunidad?... a ése? 


La Botella que es Alcaldesa es la del vestido de flores…. Igual nos iba mejor con la Botella de Tio Pepe

Patriotas sin fronteras

La discusión no acaba cuando se trata de hablar de qué trozo del país eres, empeora al tratar de decidir si eres poco o muy español. - Yo es que tengo la bandera en el balcón aunque no haya Mundial de Fútbol. - Y yo en los tirantes. – Yo bailo sevillanas aunque no sea abril... o mayo (que hasta la Feria de Abril la cambian de mes). - Ya, pero yo corro los Sanfermines todos los años (tienes muchas más posibilidades de ser australiano…). - Y yo hago las tortillas de patata como nadie. Con su cebollita…  - ¿Cebolla? La tortilla de patata es sin cebolla… Y así nos podemos tirar días y años… Y discutir en tertulias de radio, y de televisión…


No sientes los colores como yo

- Yo soy el mejor hincha de la Gimnástica Almonteña (por nombrar un equipo al “azahar”). Llevo 50 años de socio. - Pues yo voy a ver todos los partidos. - Conozco todas las alineaciones de 1920 hasta ahora. - Tengo todas las camisetas desde que Colchones Rodríguez empezaron a patrocinarnos.  - Yo tengo 3 autógrafos del utillero y dos de la taquillera. - Y yo el himno en el móvil, y el chándal. - Yo me casé con la equipación con la que subieron a 2ª B… Y habrá gente a la que estas cosas les parezcan normal…


¿Los “Chugueder and Furever”? Tengo todos sus discos

- Yo les sigo desde que no eran conocidos. - Tengo la entrada de cuando tocaron en el patio de mi casa que es particular y llovía y se mojaban como los demás… - Pues yo esperé 3 meses en la puerta del Estadio para verles tocar (y lo dicen como algo positivo) - Pues yo, tengo guardado un esputo que soltó el líder en el concierto de la Sala Manca.  – A mí me vomitó enterito el batería y no me lavé en dos días (hasta que volvió la madre de vacaciones y le quitó la tontería con una ducha y un bofetón con la mano abierta. Por ese orden).


También habrá alguno que diga que tiene 20 discos (o casetes) suyos (distintos, que eso es lo complicado, a pesar de haber sacado sólo uno).

Yo sí que les odio

No todo va a ser cariños y “quereles”. También discutimos para ver quién odia más a un partido político, a un cantante, futbolista, lo que te imagines. – “Messi me gustaba antes, ahora se ha vuelto muy comercial”… Igual estoy mezclando temas.  Lo de que se ha vuelto comercial un grupo de música es como el “pues la Paqui me molaba antes, cuando estaba gorda y tenía bigote. Ahora que ha adelgazado, y se afeita y ganó el concurso de Miss Villarejo, ya no me gusta”.


Yo mucho antes que tú

¿Por qué supones que tener algo o haberlo visto antes que otra gente te da una categoría moral superior al resto? - Yo ya tengo el último iPhone Android Windows del mercado. - No puede ser, eso no existe.  - Claro que existe, me lo consiguió mi cuñado que tiene un contacto, que a su vez conoce a Larry Gates Job… - Pues yo ví Titanic antes de que se estrenara. Todavía era un barquito. ¿Y los que esperan cola por ser el primero en comprarse algo? No les deseo ningún mal, pero… De verdad, no les deseo ningún mal, bastante tienen con lo suyo.


La mía casi no cabe en la boca

Seguro que habéis escuchando esto alguna vez. No quiero saber dónde lo habéis oído, ni el contexto. Esos señores mayores (solemos ser los hombres…) discutiendo sobre qué pastilla es más grande, quién tiene que tomar más píldoras, quién tiene más enfermedades, más operaciones, si lo suyo es más grave… Lo que está claro es que el dolor propio es mucho peor que el ajeno. Que sí, que una piedra en el riñón debe doler, pero nada comparado con este padrastro que me está matando. 


Yo soy mucho más mamarracho que tú

Estoy utilizando la palabra mamarracho por encima de mis posibilidades, pero qué me gusta la palabra. A lo que vamos. ¿Por qué se viste la gente así? Ahora ser moderno consiste en ponerte cosas que no lleva nadie. Es como si nos obligaran a todos a ponernos vestidos de Agatha Ruiz de la Prada. Yo soy moderno, pues yo soy más retro-vintage. Perdona que te diga pero vas con la ropa que le daba vergüenza a tu abuela. Pero es lo que se lleva… Y es que no hay suficientes “bofetás” para todos.

También hay abuelas que se las traen

Hay miles de cosas sobre las que se pueden discutir, como el nivel de cuñadismo, o quién va a ganar el Balón de Oro, los Óscar de Hollywood, o lo que se te ocurra. Yo de momento, ya le he comprado la pistola a mi padre. Por si las moscas… y las discusiones. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

13 cosas que pasan en las películas de miedo

Seguro que vosotros sí que os habíais dado cuenta de que en las películas de miedo, (horror movies que dicen en inglés, y que tampoco es que sean tan horrorosas) pasan siempre las mismas cosas. También podríais decir que en casi todas las películas pasan las mismas cosas. Estamos de acuerdo que en todos los géneros cinematográficos hay elementos comunes. En las pelis del oeste, la gente está en el oeste y los indios casi siempre llevan las de perder. En las bélicas la gente suele estar en guerra y de nuevo, casi siempre ganan los americanos. En las de acción salen actores con muchos músculos. En realidad tienen los mismos músculos que el resto de la gente, pero se les nota que se apuntaron al gimnasio y además van a menudo. Las musicales se caracterizan porque la gente en cuanto tiene ocasión se pone a cantar y a bailar. En los dramas, sin embargo, la gente no está de humor y bailan poco. Luego hay películas de género tonto, pero ahí no me voy a meter. Pero como acabamos de pasar de pa…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos