Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Esperanza Aguirre

10 ejemplos de críticas de cine si no las escribiera un crítico de cine.

Imagen
A veces, cuando me pongo a pensar sobre qué escribir en el blog, se me ocurren muchas cosas. Luego me doy cuenta de que alguien ya ha escrito sobre ello, y el cabrón o cabrona lo ha hecho mejor. Otras veces tengo una idea y cuando llevo un buen rato escribiendo, me digo “pero si de esto ya he hecho un post”. Y otras veces, directamente no pienso.

Esta vez voy a escribir sobre cosas que ya se han escrito. Pero vamos a hacerlo de otra manera. Y os explico por qué.
Pues “resultadeque” estaba leyendo una crítica de una película y no terminé de entender si me estaban recomendando verla, si era muy mala, o me comprara un Opel Corsa. No comprendí nada. Yo creo que los críticos de cine, como escriben a oscuras en la sala de cine, pues luego no entienden lo que han puesto y tienen que inventar, y de ahí lo de “la levedad inescrutable del personaje tiene connotaciones que nos recuerdan el sufrimiento crónico de la sociedad en un ambiente que recela de todo…”

Y ahí estás tú leyendo, y vuelves a l…

10 consejos poco aconsejables

Imagen
Estamos en esa época del año en la que los medios de comunicación tienen poca chicha que contar. O te sacan a los famosos en bañador, en algunos casos sobra chicha y cara dura. O te cuentan los últimos fichajes que NO harán ni el Madrid ni el Barça, o hablan del calor que hace (cosa extraña, teniendo en cuenta que el verano se caracteriza por tener temperaturas altas) o te cuelan consejos de cualquier tipo.

¿Que sales con el coche? No te olvides revisar las ruedas. Procura que siempre lleves las 4. Y una de repuesto, por si las moscas. ¿Qué hace calor? Lleva un abanico. ¿Qué vas en avión? No se te vaya a ocurrir presentarte en la estación de trenes. Y esas cosas que siempre aconsejan.
Como todos los años son lo mismo, y me gusta ser original, yo te voy a dar los consejos que jamás, en ningún caso, never ever (o nunca unca, en español) debes seguir. Y como dicen en la tele. Y ahora unos consejos. Y estos gratis, y algunos más útiles que los de la tele.

33 tipos de malos malísimos, aunque seguro que hay más

Imagen
En casi todas las películas hay malos. No suele haber muchos porque hay poco presupuesto para personajes malignos. Sin embargo, en otras películas todos son malos, hasta el presupuesto. El guion, los actores, los diálogos, pero esa es otra historia.

Seguimos con los malos. Como os iba diciendo, los malos aparecen en las pelis con cara de muchos enemigos (anteriormente era con cara de pocos amigos). Son esos que cuando salen ya te avisan con la música de que van a aparecer. Por cómo suena, ya sabes que va a salir un tipo o tipa malo o mala (prometo que es la última vez que voy a ser políticamente correcto y utilizar masculino y femenino. A partir de ahora todos son malos, así en plural y masculino). Los malos suelen fumar, están enfadados y se ríen poco, aunque cuando se ríen son un poco escandalosos.

Pero, no sólo en el cine hay malos. En la vida real también. Y aunque no sean tan malos como los que salen en las películas quería dedicarles este post. Es a ese tipo de personas a las que…

10 cosas que haces cuando todos te ven

Imagen
En el capítulo anterior de Un Cigarrito y a la Cama hablábamos de aquellas cosas que todos hacéis cuando nadie os ve. Hoy vamos a ver esos momentos “carrito del helao”, también conocidos como “Evaristo que te he visto”, o “pilladas in fraganti” (que creo que es un restaurante italiano muy famoso en el que sorprenden a un montón de gente haciendo cosas que no deben). 

Hace muchos, muchos años (2) hablé de esos momentos en los te encantaría que te tragara la tierra. Todavía era un tierno infante contándoos mis intimidades. En este post voy a contar cosas parecidas, pero que os pasan a vosotros. Nada que ver conmigo. O sí. Bueno, no... ¡Yo qué sé! ¡Dejadme en paz! Vamos con las tops pilladas.  


Señores que…

Imagen
¿Os acordáis de aquellos grupos de Facebook sobre señoras? Sí hombre. Señoras que dicen "oyoyoyoyoyoyoy" cuando se enteran de un cotilleo, las que se cruzan la bata cuando van a decir algo importante, las que te interrumpen como para decirte algo importante y luego te dicen. ¿Sabes qué? ¡Que me parece estupendo! (este último me lo acabo de inventar, pero tiene que haber alguno parecido).

Había millones (según los sindicatos) y solo unas centenas de decenas (según las azafatas del telecupón).


Esperanza Aguirre, ella solita, y al hilo (¡Qué poética me parece esta expresión!) de los últimos acontecimientos, se merece varios grupos. Algo como: Señoras sexagenarias que paran en mitad de la Gran Vía para sacar dinero del cajeroSeñoras que se ponen farrucas con los agentes de movilidad y dicen “bronquita o multita”Señoras que deciden que ya está bien de perder el tiempo con la autoridadSeñoras que rozan motos que están malamente aparcadas (para obstaculizarles el paso) pero se caen s…

Pase sin llamar

Imagen
Ya os hablé hace poco de los peros. Esos pequeños cabrones que joden muchas frases. Yo no quería, pero… Le comprendoperfectamente, pero…, tiene usted razón, pero.


La historia que os voy a relatar es un SÍ, PERO de libro. Pero (qué me gusta la palabra) no os la voy a contar yo. Y esta vez es cierto que no escribo yo. Ni Mariló o Calatrava, ni mi primo americano, ni Ana Botella. Os daréis cuenta inmediatamente porque está muy bien escrito.  

La explicación es la siguiente. Isabel Blas, amiga escritora y seguidora de este blog (no le preguntéis por qué, no vaya a ser que deje de leerlo), me envió un correo adjuntando un par de cartas dirigidas a la Seguridad Social. Me comentaba que quizá podría utilizarlas en el blog y escribir sobre el tema. Yo, que soy rebelde porque el mundo me hizo así, no voy a hacer caso a Isabel y prefiero publicarlas (eliminando direcciones de la carta y fecha) tal cual me las ha enviado ella.
Al principio pensé en “ficcionar” (no confundir con friccionar. A este …

De aquí, de Madrid

Imagen
Permitidme que hoy me mire al ombligo (en sentido figurado, que os lo creéis todo y además hay ombligos que molan mucho más que el mío… También los hay más feos, como esos que parecen garbanzos en remojo). Quiero decir que hoy voy a escribir sobre cómo hablamos los de aquí, de Madrid.

¿Os habéis dado cuenta que si a algún madrileño le preguntan de dónde es siempre dice: “de aquí de Madrí”? Da igual si estás en Madrid o en la China Popular (Carod dixit) que dirás lo mismo. Y el chino te mirará con los ojos como platos (de esos en los que se ponen las aceitunas y los boquerones en vinagre, pero platos), porque tú se lo dirás con perfecto acento madrileño. Y no sólo decimos que somos de Madrid, sino del barrio o el pueblo. De Madrí, Vallecas, Carabanchel, La Elipa, Móstoles, Fuenla o el Barrio de Salamanca (éstos no hace falta que lo digan, se les nota… bueno, en realidad se nos nota a todos). 

A veces no hace falta que lo digamos. Los madrileños tenemos acento, aunque creamos que no.  Has…