Ir al contenido principal

No hay quién se avecine


Llegó el momento, vuelvo a tener Junta General Ordinaria (también como conocida como la puta reunión de vecinos).  La verdad es que no me gustan nada las series en los que salen los vecinos tipo Aquí se avecina o como quiera que se llamen pero según dicen son divertidas. Creo que las reuniones de vecinos reales, son mucho más divertidas. Yo al menos, me lo paso bien. Si no has ido a ninguna, no sabes lo que te pierdes (PLC, acrónimo de Por los Cojones).

Sólo he vivido en dos comunidades, con gente muy distinta, pero con características comunes.  Estoy convencido que en casi todas las reuniones hay el mismo tipo de personal. Como ya escribí en otro post del blog, me encanta diseccionar a los diferentes grupos étnicos.  Voy a volver a intentarlo.
  • El señor administrador

Siempre están por encima del bien y del mal, con nombre y dos apellidos, como los árbitros (para que te puedas cagar en su padre y en su madre). Son los señores que convocan las juntas, en primera y segunda convocatoria.  (¿Por qué se molestan en poner la hora de la primera convocatoria si nadie llega puntual ni a la segunda?)  Son los señores (casi siempre señores) que dan la palabra, la quitan, se inventan "palabros" que ni ellos saben pronunciar, los que nos engañan (porque nadie se sabe las leyes) con los reales decretos y la ley de propiedad horizontal (parece más una ley física para los que les gusta tumbarse a la bartola… ¿No sería más correcto, la ley de propiedad vertical?). 
  • El/la presidente/a y/o vicepresidente/a

Aquí creo que me he arriesgado demasiado.  No hay un único tipo de presidente, aunque la característica común es que es gente que está hasta los huevos.  O bien hartos de los propios vecinos, todo el día llamándoles para solucionar el problema de la jodía bombilla, que no han limpiado su descansillo, o cualquier otro tema de vital importancia, o bien de su pareja.  El tema de la pareja suele ser siempre el mismo.  “Si no te lo van a agradecer, no sé porque te toca siempre a ti.  Esto debería estar pagado….”. 

Entre ser community manager de Rajoy en estos días y presidente de comunidad, no estoy muy seguro de qué elegiría.  Los dos están mal pagados (aunque el community manager cobre millones, eso no está pagado) y te llevas palos por todas partes.

He aquí un ejemplo de la página de Facebook del presidente del Reino de España, para que veáis las lindezas que le brindan (no entro a valorar sin son merecidas o no, pero se lo merece :-)).



  • Porculero profesional

Este subgénero es profesional en todos los campos. Es el que se escaquea en el curro, al que no le puedes pedir nada por que está muy ocupado rascándose un huevo… uno sólo, porque la otra mano la utiliza o bien para llevar un papel, molestar con el teléfono o gesticular para mostrar su disconformidad con cualquier cosa que se esté discutiendo.

A todo se opone, todo lo pone en cuestión.  ¿No podríamos comprar bombillas más baratas?  ¿Cuál es el horario del portero? ¿Por qué no puedo bajar la basura a la hora que yo quiero?  ¿Son vecinos los que están jugando los sábados por la tarde en la pista de padel? 
  •        El “preguntaor”

Aunque podría ser “primo” del porculero, no tiene la mala leche del anterior.  Pregunta porque no se entera ni del NODO.  Cuando estás en medio de un tema que se ha repetido 50 veces y ya está todo el mundo conforme, pregunta. “¿Pero no estábamos votando para el nuevo presidente?”.  He visto películas de zombis en las que hay miradas más cariñosas que las que le lanzamos el resto de los vecinos.
  • Qué hay de lo mío

Esta especie es de las más comunes. Ya se puede estar discutiendo si se derriba el edificio, o si se suben los pagos de los recibos, para él siempre hay un tema más importante: EL SUYO.  Da igual de lo que se hable, él siempre tiene su tema.  “¿Por qué no ponemos un columpio?”. “No entiendo por qué la piscina tiene que cerrar a las 9 si todavía hay luz”.  “El agua está muy caliente a las 4 de la tarde, ¿Por qué no ponemos unos hielos”.  Lo que sea, da igual, siempre hay un asunto que no le deja dormir. 
  • Yo pasaba por aquí

Su frase favorita es: “A lo mejor este tema ya lo hemos hablado, pero creo que…”.  Efectivamente este tema ya se ha hablado y se ha votado hace 6 meses, cuando tú no viniste.
  • Yo es que he llegado un poco más tarde

Es una variante del yo pasaba por aquí, pero es el que llega dos horas tarde, cuando ya está a punto de terminar la reunión y pide que se le resuma todo.  A esta especie le obligaba a que resumiera todos los capítulos de Dallas y Dinastía en 10 minutos. 
  • El “enterao”

De cualquier cosa que hables, él se sabe la ley, conoce otra comunidad en la que se hacen mejor las cosas, tiene un amigo que sería el administrador perfecto, su cuñado es el candidato ideal para ser el portero de la finca.  A la hora de pedirle un presupuesto para cualquiera de estas cosas, nunca más se supo de él… hasta la próxima reunión. 
  • Los otros

Nada que ver con la peli de Amenábar, o quizá sí.  Son los que están allí, pero no saben si están vivos o muertos después de una jornada de trabajo de 10 horas y otras dos en la reunión escuchando soplapolleces. Van, votan (sin saber muy bien el qué, como en las elecciones de verdad) y a veces juran en hebreo porque el “porculero” sigue hablando, el “enterao” ha vuelto a dar su opinión y el qué hay de lo mío, ha vuelto a proponer una “idea” brillante.  

Hay muchos más, y por supuesto, esto es tan científico como las portadas de La Razón.

La parte más interesante de toda reunión de vecinos es el punto: RENOVACIÓN DE CARGOS DE LA JUNTA DE GOBIERNO DE LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS.  ¡Aquí me gustaría ver a un torero!.  Esto es presión y no tirar un penalti en la final del Mundial de Fútbol.  Habrá casos, no los conozco, pero haberlos, cuentan las leyendas que “haylos” que hay comunidades en que hay gente que mataría por ser presidente.  Es en este punto donde el presidente saliente, con von entrecortada dice: “Ya me gustaría seguir, pero es que no tengo tiempo.  Si alguno quisiera salir voluntario…“. Lo que pasa a continuación ya lo explicaron mejor en La Vida de Bryan.



¡Bienaventurados los que viven en el campo , porque ellos no sufrirán a sus vecinos!  ¿Seguro?

Comentarios

  1. Buenísimo, como siempre. Ahora, consejo de amigo: proponer siempre día y hora de juntas en función al fútbol, teniendo en cuenta el tiempo que haga falta para tratar rápidamente los temas. Ejemplo, final de la champions/madrid-barça, y presupuestos de la comunidad a aprobar: 5 minutos antes del pitido inicial. Ni te imaginas las aprobaciones por unanimidad... te preguntarás "bueno, mandan a la mujer". Tampoco! Lo más que hacen es bajar a preguntar qué c**** está haciendo que no está en casa dejando la cena hecha para el descanso o por qué está allí que no ha ido a por cerveza... mano de santo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Que grande Mario! Eres todo un estratega. Cuando me toque ser presidente, que lo seré, seguiré tus consejos :-)

    ResponderEliminar
  3. Te has olvidado de un fenómeno biológico-evolutivo esencial: la gente va y se reproduce a lo loco, y luego salen híbridos abominables, como el "preguntaor porculero".

    Que no se entera de nada, pregunta, y aunque le ves que sigue sin enterarse, "opina de que no". :-)

    ResponderEliminar
  4. Hola Mikel! Más razón que un santo... Es una especie que no creo que se extinga :-) Lo que me mola es que te lo hayas leído! Gracias!

    ResponderEliminar
  5. jajaja, a veces toca esconderse...Buenísima la elección de vídeo y la disección. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que te haya gustado triatlero ;) Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente yo no he sufrido ninguna reunión de vecinos en carne propia, pero el modelo requiere pocas modificaciones para aplicarlo a las reuniones de padres en el colegio, a las que si asistía como teleespectador (excepto en una en el instituto, que mis padres no podían venir y fuimos mi hermano y yo... y la tutora montó en cólera)

    ResponderEliminar
  8. Más razón que un santo @Dresde. En cuanto nos juntamos más de 5 personas, puedes hacer la misma clasificación ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

La generación gominola o estos chicos no aguantan ná

Los jóvenes de ahora no aguantan nada. Son muy blandos. Cuando yo era joven… Y detrás de estas tres frases prepárate para escuchar toda clase de exageraciones variadas.  Aunque esto no es nuevo. Va pasando de generación en generación.

Ya lo decía Aristó…. ¿O era Platon? Bueno, algún señor con barbas, túnica y sandalias que decían cosas que te hacían pensar.¿Te imaginas a Rajoy de esa guisa diciendo cosas que hacen pensar? El caso es que…

Como ya tengo una edad en la que puedo decir eso de que la juventud de ahora …. (inserte cualquier queja en la línea de puntos), yo también voy a aportar mis reflexiones. 

Vamos allá

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…