Ir al contenido principal

No hay quién se avecine


Llegó el momento, vuelvo a tener Junta General Ordinaria (también como conocida como la puta reunión de vecinos).  La verdad es que no me gustan nada las series en los que salen los vecinos tipo Aquí se avecina o como quiera que se llamen pero según dicen son divertidas. Creo que las reuniones de vecinos reales, son mucho más divertidas. Yo al menos, me lo paso bien. Si no has ido a ninguna, no sabes lo que te pierdes (PLC, acrónimo de Por los Cojones).

Sólo he vivido en dos comunidades, con gente muy distinta, pero con características comunes.  Estoy convencido que en casi todas las reuniones hay el mismo tipo de personal. Como ya escribí en otro post del blog, me encanta diseccionar a los diferentes grupos étnicos.  Voy a volver a intentarlo.
  • El señor administrador

Siempre están por encima del bien y del mal, con nombre y dos apellidos, como los árbitros (para que te puedas cagar en su padre y en su madre). Son los señores que convocan las juntas, en primera y segunda convocatoria.  (¿Por qué se molestan en poner la hora de la primera convocatoria si nadie llega puntual ni a la segunda?)  Son los señores (casi siempre señores) que dan la palabra, la quitan, se inventan "palabros" que ni ellos saben pronunciar, los que nos engañan (porque nadie se sabe las leyes) con los reales decretos y la ley de propiedad horizontal (parece más una ley física para los que les gusta tumbarse a la bartola… ¿No sería más correcto, la ley de propiedad vertical?). 
  • El/la presidente/a y/o vicepresidente/a

Aquí creo que me he arriesgado demasiado.  No hay un único tipo de presidente, aunque la característica común es que es gente que está hasta los huevos.  O bien hartos de los propios vecinos, todo el día llamándoles para solucionar el problema de la jodía bombilla, que no han limpiado su descansillo, o cualquier otro tema de vital importancia, o bien de su pareja.  El tema de la pareja suele ser siempre el mismo.  “Si no te lo van a agradecer, no sé porque te toca siempre a ti.  Esto debería estar pagado….”. 

Entre ser community manager de Rajoy en estos días y presidente de comunidad, no estoy muy seguro de qué elegiría.  Los dos están mal pagados (aunque el community manager cobre millones, eso no está pagado) y te llevas palos por todas partes.

He aquí un ejemplo de la página de Facebook del presidente del Reino de España, para que veáis las lindezas que le brindan (no entro a valorar sin son merecidas o no, pero se lo merece :-)).



  • Porculero profesional

Este subgénero es profesional en todos los campos. Es el que se escaquea en el curro, al que no le puedes pedir nada por que está muy ocupado rascándose un huevo… uno sólo, porque la otra mano la utiliza o bien para llevar un papel, molestar con el teléfono o gesticular para mostrar su disconformidad con cualquier cosa que se esté discutiendo.

A todo se opone, todo lo pone en cuestión.  ¿No podríamos comprar bombillas más baratas?  ¿Cuál es el horario del portero? ¿Por qué no puedo bajar la basura a la hora que yo quiero?  ¿Son vecinos los que están jugando los sábados por la tarde en la pista de padel? 
  •        El “preguntaor”

Aunque podría ser “primo” del porculero, no tiene la mala leche del anterior.  Pregunta porque no se entera ni del NODO.  Cuando estás en medio de un tema que se ha repetido 50 veces y ya está todo el mundo conforme, pregunta. “¿Pero no estábamos votando para el nuevo presidente?”.  He visto películas de zombis en las que hay miradas más cariñosas que las que le lanzamos el resto de los vecinos.
  • Qué hay de lo mío

Esta especie es de las más comunes. Ya se puede estar discutiendo si se derriba el edificio, o si se suben los pagos de los recibos, para él siempre hay un tema más importante: EL SUYO.  Da igual de lo que se hable, él siempre tiene su tema.  “¿Por qué no ponemos un columpio?”. “No entiendo por qué la piscina tiene que cerrar a las 9 si todavía hay luz”.  “El agua está muy caliente a las 4 de la tarde, ¿Por qué no ponemos unos hielos”.  Lo que sea, da igual, siempre hay un asunto que no le deja dormir. 
  • Yo pasaba por aquí

Su frase favorita es: “A lo mejor este tema ya lo hemos hablado, pero creo que…”.  Efectivamente este tema ya se ha hablado y se ha votado hace 6 meses, cuando tú no viniste.
  • Yo es que he llegado un poco más tarde

Es una variante del yo pasaba por aquí, pero es el que llega dos horas tarde, cuando ya está a punto de terminar la reunión y pide que se le resuma todo.  A esta especie le obligaba a que resumiera todos los capítulos de Dallas y Dinastía en 10 minutos. 
  • El “enterao”

De cualquier cosa que hables, él se sabe la ley, conoce otra comunidad en la que se hacen mejor las cosas, tiene un amigo que sería el administrador perfecto, su cuñado es el candidato ideal para ser el portero de la finca.  A la hora de pedirle un presupuesto para cualquiera de estas cosas, nunca más se supo de él… hasta la próxima reunión. 
  • Los otros

Nada que ver con la peli de Amenábar, o quizá sí.  Son los que están allí, pero no saben si están vivos o muertos después de una jornada de trabajo de 10 horas y otras dos en la reunión escuchando soplapolleces. Van, votan (sin saber muy bien el qué, como en las elecciones de verdad) y a veces juran en hebreo porque el “porculero” sigue hablando, el “enterao” ha vuelto a dar su opinión y el qué hay de lo mío, ha vuelto a proponer una “idea” brillante.  

Hay muchos más, y por supuesto, esto es tan científico como las portadas de La Razón.

La parte más interesante de toda reunión de vecinos es el punto: RENOVACIÓN DE CARGOS DE LA JUNTA DE GOBIERNO DE LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS.  ¡Aquí me gustaría ver a un torero!.  Esto es presión y no tirar un penalti en la final del Mundial de Fútbol.  Habrá casos, no los conozco, pero haberlos, cuentan las leyendas que “haylos” que hay comunidades en que hay gente que mataría por ser presidente.  Es en este punto donde el presidente saliente, con von entrecortada dice: “Ya me gustaría seguir, pero es que no tengo tiempo.  Si alguno quisiera salir voluntario…“. Lo que pasa a continuación ya lo explicaron mejor en La Vida de Bryan.



¡Bienaventurados los que viven en el campo , porque ellos no sufrirán a sus vecinos!  ¿Seguro?

Comentarios

  1. Buenísimo, como siempre. Ahora, consejo de amigo: proponer siempre día y hora de juntas en función al fútbol, teniendo en cuenta el tiempo que haga falta para tratar rápidamente los temas. Ejemplo, final de la champions/madrid-barça, y presupuestos de la comunidad a aprobar: 5 minutos antes del pitido inicial. Ni te imaginas las aprobaciones por unanimidad... te preguntarás "bueno, mandan a la mujer". Tampoco! Lo más que hacen es bajar a preguntar qué c**** está haciendo que no está en casa dejando la cena hecha para el descanso o por qué está allí que no ha ido a por cerveza... mano de santo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Que grande Mario! Eres todo un estratega. Cuando me toque ser presidente, que lo seré, seguiré tus consejos :-)

    ResponderEliminar
  3. Te has olvidado de un fenómeno biológico-evolutivo esencial: la gente va y se reproduce a lo loco, y luego salen híbridos abominables, como el "preguntaor porculero".

    Que no se entera de nada, pregunta, y aunque le ves que sigue sin enterarse, "opina de que no". :-)

    ResponderEliminar
  4. Hola Mikel! Más razón que un santo... Es una especie que no creo que se extinga :-) Lo que me mola es que te lo hayas leído! Gracias!

    ResponderEliminar
  5. jajaja, a veces toca esconderse...Buenísima la elección de vídeo y la disección. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que te haya gustado triatlero ;) Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente yo no he sufrido ninguna reunión de vecinos en carne propia, pero el modelo requiere pocas modificaciones para aplicarlo a las reuniones de padres en el colegio, a las que si asistía como teleespectador (excepto en una en el instituto, que mis padres no podían venir y fuimos mi hermano y yo... y la tutora montó en cólera)

    ResponderEliminar
  8. Más razón que un santo @Dresde. En cuanto nos juntamos más de 5 personas, puedes hacer la misma clasificación ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Sara Carbonero, se hace de noche y el Vicente Calderón

Vamos a empezar por el principio y a explicar quién es Sara Carbonero y Vicente Calderón. Algunos ya sabéis quiénes son, pero es muy probable que no le veáis la relación. Y aún mucho menos en el título de un post. Si ya le juntamos lo de la noche, la cosa se pone más complicado que ver a un culturista con gafas de cerca. (Ver de cerca a un culturista no es muy difícil, me refiero a un culturista que lleve este tipo de gafas)

Sara Carbonero es una periodista que presentaba las noticias deportivas en Tele Cinco, conoció a Iker Casillas y se casaron y es muy probable que sean felices y que alguna vez hayan comido perdices.
Vicente Calderón fue presidente del Atlético de Madrid, y dio nombre y apellido al estadio en el que, hasta este año, ha jugado el equipo. Así, de generoso era el señor. Pudiendo haberle dado otro nombre, le prestó el suyo a un campo de fútbol. Lo de la noche, ya lo explico ahora, y la relación entre Sara Carbonero y el señor Calderón. Ponte cómodo que allá voy.

Reinventando las canciones del verano

Igual debería cambiar el título y poner reventando las canciones del verano, pero no me gusta hacer spoilers (lo que antes era joder el final, ahora lo llaman spoiler).
El caso es que estamos a punto de llegar a la época estival (el calorcito, para los que no tienen estudios) y aún no hay canción del verano. ¡Qué tiempos aquellos en los que Georgie Dann o su primo King África nos daban la turra! ¿No lo echáis de menos?

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos