Ir al contenido principal

Desconfía de un hombre sobrio bailando


Como dice el célebre proverbio que me acabo de inventar (puede ser que lo hayáis oído antes, pero yo no,  para mí es nuevo y como el blog es mío…), no te fíes nunca de un hombre sobrio bailando.  

Puede que el bailarín no atente contra tu integridad física, o quizá sí, pero seguro  seguro, que tu vista se verá dañada.   También, puede darse el caso de que el hombre en cuestión sea un profesional, pero de estos no voy a hablar porque no tienen ni puta gracia.

Como ya viene siendo habitual en este blog, vamos a proceder a hacer una disección de hombres bailando.  Todos, claro está, bastante perjudicados por las “drojas” y los efectos del alcohol.  

  • ¡Nos vamos de marcha!

Es el momento de salir con la basca (sí amigos, todavía hay gente que sigue usando esta expresión) e intentar pillar.  Pillar y baile, no deberían ir juntos en la misma frase, pero generación tras generación, seguimos cometiendo el mismo error.  Hasta la segunda copa está prohibido bailar. Da igual lo buenas que estén las “mozas” del garito, de la plaza del pueblo o del lugar en el que te encuentres.  Al principio sólo moverás los pies, pero luego te sueltas y sería mejor que nunca hubieras empezado.

  • Follow the leader

Llega el verano y aparecen las canciones con instrucciones.  El “foloudelíder”, el “pasitopalante María”, la Yenka (algo más antigua) y alguna más de cuyo nombre no quiero acordarmeo.  Mira que lo dice la letra, pero nada. Si la canción dice una mano arriba, allá que les ves moviendo la cintura.  Cuando dicen izquierda, tooooodos para la derecha.  La culpa la tiene Aznar que quitó la mili y se jodió la marcialidad J

  • El “Maikelyakson”

Son todos aquellos que por bailar como el rey del pop lo único que consiguen es que parezca que hubieran pisado una caca de perro y se la intentaran limpiar.  El método continúa por agarrarse la zona “cojonil" y pegar un gritito bastante gayer.  Eso sólo le quedaba bien al finado (esta palabra sí que mola aunque sea para referirse a un muerto).  Amiguitos, no lo intentéis en casa, y mucho menos rodeado de gente. No es gracioso por muy borracho que vayas.

  • El breikindance

Revolcarse por el suelo y hacer la croqueta no es break dance.  Hacer el robot tampoco, pero ahí les tienes intentándolo y si van más pedo que Alfredo, con más ahínco (sin rimas, por favor).  También intentarán agarrar al más cercano para hacer el calambre (seguro que hay algún término más profesional para llamarlo)… Cada vez que alguien baila break, Dios mata un gatito.  Dentro vídeo



  • Las Tres Vueltas

¿A qué creías que ahora venía el Crusaito o el robocop?  Pero que poco confiáis en mí.  Nada más lejos de la realidad, el que viene ahora es “El tres vueltas”.  Os preguntaréis qué significa. Dícese de aquellos que se han pasado unas vacaciones en cualquier lugar turístico en el que se baile cualquier variedad de salsa, bachata, merengue, mascarpone… (creo que me estoy liando…), y pensar que eres todo un experto en este tipo de bailes. Realmente lo único que saben hacer es mover los pies, agarrar a la chica y darle tres vueltas.  La “afortunada” sólo consigue marearse. Se han visto casos de tíos que de verdad saben bailar estas variedades pero el resto de hombres ebrios, sólo acertamos a decir: “¿Será gilipollas?  Y se creerá que sabe bailar”.  1- No es gilipollas, 2- sí que sabe y 3-lo peor de todo, él sí que se va a liar con la que has mareado previamente.

  • Perrea, perrea

La puta lambada ha hecho mucho daño en este país.  Lo único que necesitas es sacar a bailar a una moza con el mismo o mayor nivel alcohólico para poder arrimar la cebolleta. Objetivo cumplido, ¿Qué más da que se rían de lo mal que bailas?  Estás “arrimao” y los que se ríen es porque se mueren de vergüen...digo de envidia.  

  • BBC

Son los “bailaores” ocasionales.  Sólo lo hacen en eventos familiares, bodas, bautizos y comuniones, en los que se junta el peor cocktail posible, familia, alcohol y música.  Es aquí donde los jovenzuelos se descojonan literalmente viendo bailar a sus padre “moviendo  el body” (sí, también hay gente que sigue diciendo aquello de mueve tu body.  Y lo sueltan así, sin el menor asomo de vergüenza).  Lo peor es que ahora existe Youtube para befa y mofa (ésta sí que me mola) y repetir hasta la saciedad las mejores jugadas del evento familiar.  ¡Trágame tierra!

  • Paquito el chocolatero

Es la única situación en la que un hombre de bien debería bailar.  Estamos en las fiestas del pueblo ¡Qué cojones!  Este es tu momento, sólo tienes que agarrarte al de al lado, mover el cuerpo “palanteypatrás”. No tiene mucho misterio y todo el mundo va a hacer lo mismo.  Eso sí, abstente de sacarte la chorra y/o hacer un calvo, que eso ya no forma parte de la coreografía.

Teniendo en cuenta que un hombre de bien, a no ser que se gane la vida danzando, no debe nunca, y la única excepción es en las fiestas patronales, bailar ni borracho.  La humanidad entera te lo agradecerá. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…