Ir al contenido principal

Entradas

10 cosas que no echo de menos

Tenemos cierta tendencia a echar de menos cosas del pasado. Olores, sabores, lugares, gente. Todo era mejor antes, y más grande, y más divertido,  y los tomates sabían a tomates, no como ahora.

Y es que hay gente para todo. Conozco a uno… bueno, no le conozco, pero le he oído decir que echa de menos, la cama revuelta, ese zumo de naranja, y las revistas abiertas, y el crujir de tus tostadas y el sentir por el pasillo, tu gato que araña. Claro que llamándose Kiko Veneno, tampoco hay que fiarse demasiado. ¿Quién puede echar de menos que te arañe un gato y la cama revuelta?
Vozarrón de Willy Toledo
Pero también hay cosas que no se echan de menos. Vamos allá.
Nota: Las opiniones expresadas en el blog son responsabilidad única del irresponsable que escribe este blog. Las opiniones pueden sufrir modificaciones en siguientes posts. Y es que hay veces que no me pongo de acuerdo conmigo mismo.

¿Te imaginas que los animales hicieran…?

Yo no sé ahora, pero de pequeño, de las cosas más divertidas que se podía hacer era imaginar. Ahora también lo hago, pero no voy por la calle diciéndole a la gente. ¿Te imaginas? Eso lo hacen los políticos y los creativos de publicidad y luego nada.

Y todo esto viene a que hace poco tuve un momento ¿te imaginas? Vi a una joven con un tatuaje de un delfín en la espalda. Saltando. El delfín. La chica no saltaba en ese momento. Y me imaginaba cuando fuera mayor, muy mayor. Ahora sí que hablo de la chica. Con la espalda arrugada y con el delfín allí pintado. Y empecé a imaginarme a los delfines tatuándose a personas mayores en la aleta. 

Y a partir de ahí. Ya me empecé a imaginar más cosas que harían los animales. Es como mi propia versión de las fábulas y los cuentos. ¿Y si hicieran cosas como los humanos? Pobres… ¿Te imaginas? Como por ejemplo…

Las fotos: antes y después

No, no voy a hablar de las fotos en las que sale gente sin pelo y luego como un cantante yeyé. O con tripa y sin tripa.

Os voy a contar algunas cosas sobre las fotos. Cómo eran antes y cómo son ahora. Cómo las hacíamos y cómo las hacemos.
No es que haya demasiada diferencia, básicamente se hacen igual. Miras y aprietas un botón. Pero ahora no sólo las hacemos con una cámara de fotos, también utilizamos un teléfono, o una Tablet, o un ordenador… o un reloj. En breve, las escobas harán fotografías también, mejor que algunos. Y la nevera, y las cámaras de fotos de juguete.

Vamos al lío.
Cámara y acción
Antes había las cámaras buenas, que eran las que tenían los cuñados (que siempre eran las mejores) o profesionales (no quiero decir que los cuñados sean profesionales... bueno algunos cuñados sí que son profesionales), y el resto. Ahora hasta el teléfono móvil que sólo tiene botones para llamar, mensajes y cámara hace buenas fotos. Y tienen 2000 voltios de resolución y no se mueven, ni tras…

Elecciones, encuestas, el escrutinio en España es excelente... espero

¿Has visto que ingenioso? Por si no te has dado cuenta en el título todas las palabras empiezan con E. Esto es escandaloso. ¡Lo sé, lo he vuelto hacer! Soy Estupendo. ¿Quieres que siga todo el post así? ¿Todo con la E? No me tientes que lo hago… Pero tratándose de un post sobre las elecciones, voy a ser coherente y no voy a hacer lo que se espera de mí. Que las encuestas dicen una cosa, pues yo hago la otra.

http://www.taringa.net/post/arte/9454514/Cuento-escrito-todo-con-la-letra-quot-e-quot-muy-corto.html
Soy rebelde porque el mundo me ha hecho así, pero tampoco mucho. Y por eso, porque soy un rebelde light, de garrafón, voy a contar cosas que pasan en la mayor parte de las elecciones de las que tengo memoria. Y mejor no las cuento, porque ya habido urnas cuantas (¿Veis como soy el cubo de la risa?).
Las elecciones siempre siguen un plan. Que se cumple siempre. Puede tener un orden distinto, pero vamos a ver si damos con él. ¿Preparados?

Gente que va a las bodas. Capítulo II, los señores que aunque no quieran, van

En el capítulo anterior os contaba la clase de mujeres que van a las bodas. Te preguntarás si a las bodas que voy, no hay hombres. Los hay, y aunque algunos no quieran ir, van.

En esta segunda parte, vamos a hablar de los señores, los que comen naranjitas y limones (o eso dice la canción, ¿Dónde cojones están esos señores que comen esas mierdas?).

Vamos al lío. Lo hacemos cortito, para que puedas llevarte la chuleta y reconocer a todos los señores que hay en las bodas. Los 11 principales, como un equipo de fútbol.

Con el número uno…

Gente que va a las bodas. Capítulo I, las señoras

Estamos otra vez en la temporada de bodas. Todo llega. En cuanto sale el sol, la gente venga a casarse. Que nos queremos un poco, nos casamos. Que no nos queremos, o nos queremos, pero de boda, nada de nada, pues ya me habéis jodido el post… Pero vamos con los que se casan, que también los hay.

Os preguntaréis por qué sólo hablo de señoras. En la mayoría de las bodas también hay señores. Efectivamente, pero vamos por partes. Primero las damas. Que yo siempre he sido un caballero.

El caso es que da igual dónde se celebre la boda. Siempre va gente muy parecida. Es lo mismo que sea en el Norte, en el Sur, en Inglaterra, Italia o en la China Popular... Bueno, en China, tengo que reconocer que la gente es mucho más parecida… Yo no distinguiría entre los diferentes tipos de señoras… y es muy probable que les confundiera con algún señor.


Si hay algún chino leyendo (me refiero a que lea este post, que seguro que hay muchos chinos que lean. Por probabilidad básicamente), seguro que piensa que no…

Gente del futuro, poneos de acuerdo y a ver si os aclaráis

Cada vez más en las películas, series de televisión y anuncios, viene gente del futuro. En las canciones todavía van un poco más atrasados y viene la Chica de Ayer, pero todo se andará. Ya vendrán.

Y no tengo muy claras las intenciones de esta gente. No saben muy bien a lo que vienen. Unos para invadirnos, otros para salvar el mundo, otros para traernos una lejía con perlas de oxígeno hidráulico con parábolas hiperbáricas y no sé cuántos elementos activos y unos pocos inactivos. ¡Poneos de acuerdo! O nos dejáis la ropa blanca o empezáis la tercera guerra mundial. Va a llegar un día que vengáis de verdad y no sepamos qué hacer con vosotros. A mí me da que vienen nada más que a olisquear.


Son gente extraña estos visitantes del futuro. Ya podrían venir a celebrar la navidad con los seres queridos del pasado como los del Almendro, o a ayudarnos a curar enfermedades, o a acabar con el hambre en el mundo. Como personas civilizadas, que digo yo, que para eso está la evolución. No es cosa de q…