Ir al contenido principal

Elecciones, encuestas, el escrutinio en España es excelente... espero

¿Has visto que ingenioso? Por si no te has dado cuenta en el título todas las palabras empiezan con E. Esto es escandaloso. ¡Lo sé, lo he vuelto hacer! Soy Estupendo. ¿Quieres que siga todo el post así? ¿Todo con la E? No me tientes que lo hago… Pero tratándose de un post sobre las elecciones, voy a ser coherente y no voy a hacer lo que se espera de mí. Que las encuestas dicen una cosa, pues yo hago la otra.



Soy rebelde porque el mundo me ha hecho así, pero tampoco mucho. Y por eso, porque soy un rebelde light, de garrafón, voy a contar cosas que pasan en la mayor parte de las elecciones de las que tengo memoria. Y mejor no las cuento, porque ya habido urnas cuantas (¿Veis como soy el cubo de la risa?).

Las elecciones siempre siguen un plan. Que se cumple siempre. Puede tener un orden distinto, pero vamos a ver si damos con él. ¿Preparados?

Los candidatos

Hay gente que dice que sin candidatos, no habría elecciones. Yo no estoy muy convencido, pero vamos a seguir con la mayoría.  Los candidatos. Son esos señores y señoras que casi siempre son los mismos. Y sonríen, y dan besos a los niños, y se montan en transporte público y van al mercado. Son como el resto de nosotros… Por unos días. Luego ya no. Son como esos jovenzuelos en la primera cita. Parecen buenas personas, pero sólo quieren una cosa. Bueno, dos, tu voto y lo de los jovenzuelos.


La campaña

Dure lo que dure, es muy larga. ¡Y tú más! ¡Pues anda que tú! Y tú el triple. ¡Pues tú menos! ¿Que yo menos? ¡Pero si yo era más! No, pero es que tú y tú y tú. Parece una canción de Pablo Alborán. Y así 15 días. Lo de la campaña me refiero. Que no sé yo que es peor si la canción (aunque sea una vez) o la campaña. Y algunos te dicen lo que les gustaría hacer, pero luego las circunstancias, y las cosas no son como parecen, y qué más quisiéramos nosotros que cumplir con lo que hemos dicho, pero es que…



Los eslóganes y los carteles electorales

Es lo que viene siendo las frases que ponen junto al careto facial del señor candidato. Y toda frase tiene que llevar al menos una de estas palabras. A saber: Futuro, tú, progreso, avanzar, contigo, trabajo, ilusión, cambio, vota, podemos, ganemos y nos lo llevemos (igual la última no la dicen, pero es a lo que van). Luego, sí te he visto no me acuerdo.

¿Le votaron? ¿Y le azotaron?

Las encuestas

Pocas o muy pocas veces aciertan. Al Partido Poscialista le van a votar 20 personas, al Partido Osculista otros tantos. Y a esos nuevos, 10 mil millones de votos. No aciertan nunca, pero ahí seguimos teniendo a señores expertos hablando durante días en la tele, la radio y periódicos de lo que nunca se cumple. Luego, una vez que salen los resultados te lo explican. Es como si me tiro 10 días hablando de un partido de fútbol, te doy el resultado, no acierto y luego te explico por qué se han equivocado los jugadores al marcar o no marcar los goles. Esto no estaba previsto. Y es que la gente no sabe lo que vota.


La gente no quiere ser mesa

Normal. No hay cosa más fea que una persona con cuatro patas. Todo el mundo escribiendo encima de ti. Hay gente voluntaria, que se llaman interventores, porque intervienen. Y siempre hay algún presidente de mesa que se siente indispuesto (normalmente se indisponen bebiendo mucho y así no se puede ejercer, como es bien sabido. Al menos de Presidente, si ejerce en su vida privada, ya no nos metemos). Por si no sabéis de qué mesas hablo, ya te lo cuenta la Wikipedia


Las monjas que votan

Siempre hay algún pueblo o ciudad en las que salen monjas votando. Como si no pudieran votar. Lo que pasa es que ellas van con disfraz de monja. También van picadores a los colegios electorales, pero al no ir con el caballo, su tripa de picador, el traje de señor picador y la lanza en astillero y adarga antigua (me he vuelto a confundir de cuento)…, pues no llaman tanto la atención.


La señora que llevan a votar y no sabe si la entierran o la llevan de paseo

Es muy mayor y a la gente de la tele y de la radio les parece buena idea entrevistarla. Y le ponen un micrófono y no sabe si tiene que morderlo, o es un sacerdote con el cacharro de los santos sacramentos o qué. Pero ella quiere votar… o no, pero la llevan a votar. A veces sin su consentimiento.


Sentimos la confusión. Esta señora sí quiere botar. Desconocemos si también quiere votar.

Las israelitas

Siempre hablan de estas señoras, pero no las he visto nunca. Creo que son gente que está a la salida de los colegios. Para mí, que son las famosas que te dan caramelos con droja, pero ya te digo que estoy seguro de quiénes son.


El escrutinio

¿Hay alguna palabra más fea que esta? ¿Cómo vas con el escrutinio? Pues ahí está. Me molesta al sentarme, pero parece que voy mejor. Bueno, pues ya nos veremos cuando dejes de escrutar. Y resulta que no es una enfermedad. Es el recuento de votos.


Porcentajes

No hay día en el que hablen más de porcentajes que durante unas elecciones. Ni en las rebajas se habla tanto. Al X por ciento escrutado, el Frente Popular de Judea, tendría el Y por ciento de los votos, y los del Frente Judáico Popular perderían sus escaños.


Escaños

Durante la noche electoral, la gente anda perdiendo, ganando y recuperando escaños. Resulta que son las sillas esas tan cómodas que todo el mundo está deseando pillar y luego cuando las tienen, ni siquiera se sientan en ellas. Son como niños. ¡Mama, cómprame un piano! No, que luego solo lo tocas un día y luego nada. Pues estos igual. Y ahí, siguen, dándoles el escaño para que luego no se sienten.



Pueblos en los que terminan de votar a las 10.

Es que somos pocos en el pueblo. Fuimos a misa de 8, nos acercamos a por el pan y la leche, y ya de paso votamos. El único, el alcalde, que es un rojo y no va a misa y se levantó más tarde.

Y todos tan contentos. Chimpún

Pues ya ha votado todo el mundo. Todo el que ha querido, que hay gente pató. Han salido las señoras israelitas, se siguen haciendo cuentas, se escrutiña o escudriña (o como cojones se conjugue el palabro) y ya tenemos los resultados. Es lo mismo que sea para alcalde, comunidad, gobierno y portero de discoteca, que al dar los resultados todo el mundo está contento. Puede que les hayan quitado todos los asientos o escaños, o hayan perdido el gobierno, es una fiesta. Todo el mundo sale a hablar por la tele tan contento. 

Es lo que llaman, la fiesta de la democracia.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…