Entradas

Light painting o cómo hacer fotos a las piedras

Imagen
Mi amigo Jose Miguel (que conste que tengo más amigos, pero éste es de los “güenos” güenos) me llamó hace unos días para salir a hacer Light painting. Mi primera reacción fue ¡Bién, vamos a ver chavalas pintadas y en pelotas! (podría haber habido chavales, pero no es lo primero que se me vino a la cabeza), y yo dije que vale, que sí, que me apuntaba. Resulta que eso es body painting y lo de pintar con la luz es distinto. Se trata de hacer fotos pintando con luz objetos inanimados. Conozco a alguna persona que podría cumplir con la definición, ni tocándoles la lotería cambian el gesto, ni se animan, pero esos ya tienen bastante con lo suyo. 
Aquí tenéis algunos ejemplos de light painting.



A lo que vamos. A mí me gusta mucho la fotografía y suelo hacer muy buenas fotos (esto no es verdad. Y los que penséis que os salen fotos cojonudas en Instagram también os estáis engañando). Sólo soy un fotógrafo muy aficionado (esto no quiere decir que sea bueno, sino que soy todo lo opuesto a ser prof…

San Patricio ¿Por qué?

Imagen
No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…

Los mejores trabajos del mundo… o no

Imagen
Como sabéis, llevo menos de un mes sin trabajo. Hace poco leía un artículo sobre los mejores trabajos del mundo, todos en Australia, pero no me importaría volver por allí.  No es tan fácil conseguir permiso para trabajar en el país y además queda un poco retirado para volver los fines de semana a ver a mi equipo de fútbol. Allí son más de rugby sin mangas.
Y es que todo esto te da que pensar. Primero es saber qué sabes que hacer.  Te dices, lo de la Redes Sociales no está mal y piensas.  ¡Ya está! Llevarle la cuenta de Twitter a David Bisbal o de la Pija Acatarrá (también conocida como la que “cantaba” con la Oreja de la fila o el Canto de la Oreja, ¿o era en No me pises que viene Van Gogh? Bueno ya sabéis quién digo). Total, peor que ellos no lo vas a hacer.

Luego está el tema de Comunicación. Y ahí se abre todo un mundo de posibilidades.  Escribir los discursos al PP sobre Bárcenas. Os apuesto lo que queráis que yo le hubiera escrito algo mejor la explicación de María Dolores de Cos…

Nunca digas nunca

Imagen
Empiezo bien. Dando consejos y el primero que no los cumplo soy yo, y encima lo pongo por escrito.  ¿Nunca digas nunca?  Pues ya lo he dicho dos veces y las que vendrán.



Ahora es cuando me explico, casi siempre mal, pero me explico. Todo esto viene a cuento por las veces que te prometes que NO harás o NO volverás a hacer o decir algo.  ¡Nunca jamás! (los que hablan inglés dicen never ever que significa nunca, unca). Pero como todas las promesas, casi nunca (ya lo he vuelto a decir) se cumplen.  Basta que digas o incluso prometas una vez que no harás algo, para que en poco tiempo, te estés arrepintiendo de haberlo hecho.  (Jodó que trabalenguas). Creo que tengo que esforzarme algo más en la explicación.
A ver si es más fácil con un ejemplo.  Tienes dos objetos.  El objeto A es para tirarlo al cubo de la basura, por ejemplo el papel de un caramelo. En la otra mano, tienes el objeto B.  Por poner un suponer, puede ser el móvil, las llaves de casa o la cartera.  ¿Cuál tiras?  Según el cál…

¿Quién puso la b y la v juntas en los teclados?

Imagen
Hace poco os contaba que soy más de letras que de números. No es que odie los números.  Hay algunos muy bonitos, como el 2 (que es un patito que está tomando el sol. Ojo que esto no me lo he inventado yo, aquí tenéis la explicación), Pi (han hecho hasta una peli de su vida y la han dado un cerro de “Óscares”), los primos (que son números raros como entre ellos solos y entre uno -ufff, broma matemática)) o los números de la lotería (sobre todo si te tocan). Pero a lo que vamos. Me gustan más las letras, pero hay que saber cómo usarlas y dónde ponerlas.
Ahí está la madre del cordero (lo que sea que signifique esta expresión). Por lo que cuenta la Wikipedia (niños, no os fiéis de todo lo que digan estos señores) que fue un americano el culpable de que la b y la v estén juntas. ¿No tenía otro sitio dónde ponerlas? ¡Coño! ¡Que había hueco suficiente en el teclado! Claro, como él no escribía en español, que se jodan los demás. ¿Qué pasaría si juntáramos la W y la G? Eso no os gustaría ¿no? …

¿Oportunidades? En la 7ª planta

Imagen
Los que seguís la página de Facebook de Un Cigarrito, os acordaréis de que os pedía ayuda para el post de esta semana. El tema era sobre lo mal que nos expresamos tanto escribiendo como hablando.  Lo que pasa es que hablando no se notan (tanto) las faltas de ortografía.  Pero lo dejaremos para otra semana que en ésta, no estoy muy católico (Benedicto XVII dixit).
Y como os debo una explicación, esta explicación que os debo, os la voy a dar. Esta semana me han invitado a dejar la empresa en la que llevaba trabajando 12 años.  No voy a entrar en detalles porque al blog se viene a leer chorradas y no para amargar la vida a nadie.  Del blog no me pueden echar y se viene llorado, cagado y meado y como todos tenemos lo nuestro, tampoco ahondaremos en penas, ni utilizaremos palabras malsonantes sobre el tema. ¡Recórcholis!
Además, no soy especialista en dar malas noticias, ya hay profesionales que cobran por ello como los políticos y los periodistas y que están acostumbrados a hacerlo todos …