Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como cine

Prohibiendo a Billy Elliot y a Forrest Gump

Imagen
Probablemente hayáis leído la noticia de que la Ópera de Budapest (todos somos muy “fanes” de las noticias sobre la ópera, y más concretamente de la de Budapest) ha suspendido el musical Billy Elliot por una campaña en la que advertían que los jóvenes corrían el riesgo de convertirse en homosexuales. Obvio. Tú vas al teatro, ves a gente bailar y te vuelves homosexual al instante. Como cuanto te tomas una pastilla efervescente y se pasa el dolor de cabeza, pero en “homosexualismo”. Isofacto, hisofato, ipso flauto, Inmediatamente. iOjo! Sólo si eres joven. Si eres mayor, ya se te pasa. Eres inmune a estas cosas. Pero es que los jóvenes son muy influenciables. Van por ahí, confusos y cualquier cosa les afecta. Y para que no les pase nada, voy a proponer unas proposiciones que paso a enumerar. Como os iba diciendo, vamos a seguir prohibiendo cosas para que los chavales no se hagan homosexuales, ni cojan caramelos de extraños, ni les dé por la drogaína, ni les pase nada malo. Pero

El infiernillo o no te deseo el mal pero ojalá vivas rodeado de gente que…

Imagen
No sé cómo está el tema del cielo o el infierno ahora según la iglesia. Esto es como con los ministros de Educación, cada vez que hay uno nuevo cambian las leyes. Los papas hacen lo mismo. No hay cielo. Ahora sí, pero diferente, y sin San Pedro, ni San Miguel, ni ninguna otra cerveza. Ya no hay purgatorio. El infierno está privatizado y sólo funciona para los malos malísimos. Y así con todo. Pero estoy convencido que hay un infiernillo. No me refiero al aparatejo este que servía para calentar leche, el café, o un huevo. Te recomiendo que lo uses con cuidado y que los huevos no sean de personas humanas. Es más como un sitio al que vaya gente que tampoco es que merezca un castigo divino, pero sí que se lleve un pequeño escarmiento. Un infierno pequeño. Como un rincón de pensar para los mayores, y que aprendan la lección. ¿Y quién merece ir al infiernillo? Yo voy a dar mis ideas y luego ya votamos entre todos para ver si les castigamos o no.   Allá vamos.

¿Te imaginas que nos quedamos sin imaginación?

Imagen
Pues no te lo imagines, porque está pasando. Cada vez tenemos menos imaginación y repetimos lo mismo una y otra vez por los siglos de los siglos amén. Unos lo llaman homenaje, otro plagio, otros actualización, revival, volver a recordar… ¡Los cojones! Es todo lo mismo una y otra vez.    Somos la generación gazpacho. Esto todavía no se ha patentado, pero os lo regalo, por si acaso alguno quiere registrar el dominio de Internet o sacar pasta de la idea. Puede que sea cosa mía, pero yo creo que yo no hay nada nuevo… De todas maneras, Luis Enrique, deja que me explique (homenaje a los Nikis).  Y esta explicación que os debo, os la voy a dar. Aunque pensándolo bien, no solo nosotros somos la generación gazpacho… y es que la historia se repite… vamos al lío.  Y os pongo algunos ejemplos.

Oscar, Goya y otros señores que dan premios a los peliculeros

Imagen
Oscar, Goya y otros señores que dan premios a los peliculeros El otro día estuve viendo (ya, ya sé que esta es la típica forma de empezar un monólogo, pero es que así fue) la gala de los Goya y me detuví (¿O se dice detenguí?) a pensar. No me pasa muchas veces. Lo de detenerme sí, me refiero a lo de pensar. Y pensé que todas estas galas, los Goya, Oscars y todos estos señores que se dedican a dar premios, son muy similares, por no decir parecidas (o como se diga). Sale una señora, o un señor, a presentar la gala. Y canta, y baila, y cuenta chistes, y sonríe, y habla con el público y se mete con las autoridades competentes y otra vez a sonreír. Y volver a presentar a gente que entrega los premios al mejor guion, a la mejor actriz, la mejor iluminación,  y la música más original, a la música menos original y así hasta que eligen la mejor película. Todo ello votado por los señores de una Academia. Y cada vez es una academia distinta. Y son academias que no conoce nadie, ni siqui

10 ejemplos de críticas de cine si no las escribiera un crítico de cine.

Imagen
A veces, cuando me pongo a pensar sobre qué escribir en el blog, se me ocurren muchas cosas. Luego me doy cuenta de que alguien ya ha escrito sobre ello, y el cabrón o cabrona lo ha hecho mejor. Otras veces tengo una idea y cuando llevo un buen rato escribiendo, me digo “pero si de esto ya he hecho un post”. Y otras veces, directamente no pienso. Esta vez voy a escribir sobre cosas que ya se han escrito. Pero vamos a hacerlo de otra manera. Y os explico por qué. Pues “resultadeque” estaba leyendo una crítica de una película y no terminé de entender si me estaban recomendando verla, si era muy mala, o me comprara un Opel Corsa. No comprendí nada. Yo creo que los críticos de cine, como escriben a oscuras en la sala de cine, pues luego no entienden lo que han puesto y tienen que inventar, y de ahí lo de “la levedad inescrutable del personaje tiene connotaciones que nos recuerdan el sufrimiento crónico de la sociedad en un ambiente que recela de todo…” Y ahí estás tú l

Ay hijo, pareces tonto

Imagen
Entre los Superventas de las frases de madres seguro que está en lo más alto el famoso Ay hijo, pareces tonto . Tenemos otros grandes éxitos como por ejemplo: Bébete el zumo antes de que se le vayan las vitaminas (¿Dónde van las vitaminas de los zumos?) , Como vaya yo y lo encuentre (y van y lo encuentran) …, ¿Qué hay de comer? Comida (lo clavaban siempre) , Si Fulanito se tira desde un puente … (Fulanito y su obsesión por hacer cosas raras…). Ahora con los recortes no creo que sigan dando el mismo libro a las madres… ¿No sabéis de qué os hablo? Pues es un librito que incluye un manual de instrucciones,  unos consejos para reprimir el impulso de matar a los tiernos infantes, curso de puntería para atizarte con la zapatilla, primeros socorros y auxilios y unas cuantas frases útiles para las diferentes edades de los hijos. Lo actualizan cada cierto tiempo y ahora están metidos con el tema de las redes sociales y los videojuegos. Ni consola ni “consolo”, O me aceptas como ami

Suspiros de España

Imagen
Para algunos jovenzuelos, el título del post de esta semana les sonará más a un nombre de colonia viejuna o a alguna película de esas en blanco en negro en las que salía Lola Flores, Carmen Sevilla o Paco Martínez Soria (espero que no penséis que estaban todos juntos ¡Qué horror!).  Pues bien, Suspiros de España es un pasodoble (para seguir con cosas con solera) que simboliza la nostalgia del país perdido y me sirve para contaros la segunda parte del post de la semana pasada en el que os decía que el extranjero ya no es lo que era .   Os dejo la versión de Suspiros de España por Diego El Cigala. Que guapo guapo no es, pero cantar se le da bien.  Pero no siempre fue así. Hace unos años, sí que había diferencias y el extranjero estaba lejos (creo que siguen sin haberlo cambiado de sitio), pero todo era distinto. También había españoles por el mundo, madrileños por el mundo, toledanos por Murcia…(y todas las variantes de un mismo programa). Pero no eran tan guays como los d

Todo lo que te daba igual saber, pero te lo cuentan en las películas

Imagen
¡Qué bonito es el séptimo arte! (empezamos con los tópicos). La de cosas que nos ha enseñado, y sobre todo el cine americano… Cuando digo americano me refiero al estadounidense.   Sí, ese que ahora hace “rimeiks” y segundas y terceras partes de todo lo que se ha hecho hace… ¿Un año? ¿Recordáis alguna película reciente de USA por la que merezca la pena ir al cine? Pues bien, aunque me queje de los americanos y sea uno de esos “perros verdes” que piensa que el cine que se hace en otros sitios es por lo menos igual, cuando no mejor que el estadounidense, les debemos muchas cosas.   Pasamos a enumerar algunas de ellas. Sabemos que fuck vale para todo Mira que es rico el español en el tema de insultos y maldiciones, pues los americanos tan organizados ellos, con poner un the fuck, fuck o fucking delante de cada palabra ya lo tienen solucionado.   “Get the fuck out of here!” (que viene a ser algo así como: ¿Por favor, te importaría irte?) “You fucking idiot! (que significa: “este chico