Ir al contenido principal

El gym II, ¿Hay alguien ahí?

“Priviusly” en Un Cigarrito y a la Cama (qué me gusta cuando empieza así un episodio de una serie. Es lo que viene siendo un “pues como te iba diciendo”, pero en versión TV) os contaba las aventuras y desventuras de apuntarse, por primera vez o ser reincidente, al gimnasio

Llegó el día, no hay más excusas, aunque las busques. Has decidido ir al gimnasio y nada ni nadie puede detenerte (parece una canción de Los Dinaramos y los  Pegamoides contra Fangoria en Alaska). Realmente estás deseando que alguien te detenga, incluso la policía. 

Pagarías porque tu jefe te pusiera una reunión de trabajo a las 8 de la tarde o que hubiera una invasión extraterrestre (olvídalo, los señores marcianos y de planetas aledaños sólo van a Estados Unidos y preferentemente a la zona de Nueva York). Tampoco te importaría encontrarte con aquel tío al que evitas en cualquier otra circunstancia y tomarte esa cervecita de la que llevas años hablando (la de “a ver si quedamos y nos tomamos una cerveza”). 


No, no y no. No hay nada que hacer, no queda más remedio que ir. Llevas la bolsa de deporte en el coche, con la ropa deportiva incluida. El champú, el gel, la toalla y demás adminículos (Ryanair, no te dejaría meter la jodía bolsa en el avión). Has podido aparcar (tampoco puedes utilizar esa excusa), entras en el gimnasio, la tarjeta que te dieron cuando te apuntaste funciona a la perfección (¡Mierda! Todo está en mi contra). Rezas para que se te haya olvidado meter en la bolsa algo tan imprescindible como por ejemplo… la cinta del pelo (esa que dejó de usarse en los tiempos de John McEnroe, pero que sigues llevando por si acaso… ¿Por si acaso te vuelve a crecer el pelo de forma súbita?), pero no, no falta nada.  Lo tengo todo. Ahora sí que no queda más remedio que ponerte el uniforme de hacer el ridículo y salir a darlo todo.


Y ahí estás, en la sala, sin saber por dónde empezar, buscando una cara amiga. Mendigando una sonrisa o al menos un gesto de comprensión… pero es un mundo cruel. Nadie va a ayudarte, estás sólo ante el peligro. Ya sabéis que tengo tendencia a la exageración, y puede que no estés tan solo. Realmente hay bastante gente, y todos tan diferentes… Aquí te presento a algunos de ellos, a todos no, que son muchos.

Cariño me ha encogido la cabeza
Son esos señores que siempre están cerca de un espejo, aprovechan cualquier movimiento para seguir mirándose y practicar nuevas posturitas. Son como vuestras hermanas adolescentes, pero pasando más tiempo frente al espejo… No tendréis ningún amigo así ¿no? Es por empezar a correr. Con lo de encoger la cabeza no quiero decir que les falte algún hervor (de todo habrá, y además, quiero evitar la paliza), sino que parece que el tamaño del cuerpo no va a juego con el de la cabeza. Le han dado una XXL de cuerpo y de cabeza una S. También está el modelo gladiador. Cuerpo  y brazos con todos los músculos a la vista, y algunos más de los necesarios, pero ¡Ay amigo! se le ha olvidado que también tiene piernas.


Mr. Repollo sí se acordó de ejercitar los músculos de las piernas

Cansino Man
No ha parado de hablar. Llevas media hora en el gimnasio, estás completamente reventado, y aún no le has visto hacer ejercicio. No ha sudado lo más mínimo. Ya ha hablado un buen rato con el monitor, ha tenido una charla con esa señora que llena su botellita de agua cada dos minutos. Ha conversado con el que levanta las pesas gordas, saludado al hombre sudoroso (que probablemente seas tú), pero él, nada, más fresco que una lechuga y con gran variedad de temas de conversación. Estoy convencido que es parte de la plantilla del gimnasio y le tienen para que el resto de clientes se dé prisa en abandonar las instalaciones.  

Barbie Pilates
Es uno de las leyendas que circula por la red. Cuentan que en todos los gimnasios hay una maciza haciendo Pilates. ¡Qué mala suerte tengo! Hoy no debe haber venido la del mío. Seguro que viene a otro horario…  



Ya llevo apuntado dos meses. He venido a todas las horas que se puede venir. Sábados, domingos, de madrugada… y aún no la he visto. Estoy empezando a dudar… ¿Y si está enferma? Sí que hay un enfermo, pero no es ella.

El Dúo Dinámico
Qué bonito verles siempre juntos. Tan conjuntados, con su ropita de tonos tan similares. Corriendo al mismo ritmo, me encanta verles sonreír. Con la botellita de agua del mismo color (el agua también tiene el mismo color, pero me refiero a la botellita)… Ahora 20  abdominales, y luego levantamos unas pesas. ¿Un poquito de bici? Claro cariño. ¡Jodé qué grima!


No sin mis colegas
Allá donde oigas mucho ruido y risas estarán ellos… O ellas. Todo lo tienen que hacer junto a sus amigos, al mismo tiempo, todo a la vez y a un volumen muy alto. Levantar una pesa es lo más divertido del mundo… hasta que tu colega levante mucho más peso o muchas más veces que tú. Entonces no será tan divertido y querrás levantar lo mismo, y hacer el mismo número de abdominales y comenzarás a odiar a tu colega… ¡Qué buenos amigos éramos!

Tirillas man
En todo gimnasio tenemos a este Superhéroe. Lleva toda la vida en el gimnasio, pero sigue pesando 50 kilos y midiendo 1,90 (en el tema de la altura, el gimnasio poco puede hacer). La única manera de que alguna vez le salga algún músculo es con un programa especial… Photoshop, creo que le llaman. Inasequible al desaliento (no sé lo que quiere decir, pero creo que queda bien en este contexto).


Señor ¡Por qué TE has abandonado!
No puede ser. ¿Será él? No creo. El caso es que… Pero… Todos tenemos a ese amigo que hace tiempo que no ves, pero ahora le ves… no sé cómo decirte, le ves… muy, mucho más, tan cambiado….  Es como si alguien se hubiera comido a tu amigo, con ropa de deporte incluida.

Culturistas
Todo lo hacen con un libro o con apuntes. Montan en bici y están leyendo el libro. Entre series de abdominales aprovechan para echar un vistazo a la página. A ver si termino el capítulo en la cinta de correr.  Suelen ser mujeres. Y es que yo he intentado leer las instrucciones de la máquina y hacer el ejercicio a la vez y casi me mato… Como para leer un libro.


En una galaxia muy lejana
Tu tan preocupado por la ropa que te vas a poner en el gimnasio y ahí está. La cinta de McEnroe es moderna comparado con el vestuario de este espécimen. El jersey de Freddy Krueger, un cinturón muy apretado a la altura de la cintura (os parecerá una obviedad, pero podría habérselo puesto en cualquier otro sitio), unas medias y calentadores (muy apropiado para los 30 grados que hay en la sala). Es como si hubieran crionizado la ropa de Jane Fonda y se la hubiera puesto esta señora.


La ropa de Jane Fonda le quedaba bien a ella, hace muchos, muchos años

México 70
Sería la versión masculina de Jane Fonda. Muñequeras, cinta del pelo (probablemente para sujetarse las cejas), camiseta sin mangas, pantalón modelo Hugo Sánchez, con cierta tendencia a dejar escapar el huevo izquierdo (sí, siempre el izquierdo, no me preguntéis porqué). Eso sí, el hombre está en forma, tampoco me preguntéis en qué forma.


Yo sólo pasaba… muy deprisa, por aquí
¿Os acordáis de la tarifa liebre que os contaba en la primera parte? Pues es el claro ejemplo. Siempre corriendo, nunca mejor dicho. 30 minutos de cinta, a toda leche, un poquito de bici estática y a otra cosa. Suele ir a la hora de comer, y entre lo rápido que va a todos sitios y que no comerá, está hecho un pincel.

Mr. Bean
Como buen primerizo, aún no se ha familiarizado con el funcionamiento del equipamiento. Puedes verle caer de la cinta de correr, dar pedales en sentido contrario en la bicicleta estática (difícil pero se puede hacer), tirar las pesas al suelo, sentarse  al revés en la mayoría de las máquinas, intentar subir la cuerda, sin conseguirlo… pero no preguntará. Nunca. Es un hombre. ¿Cómo va a preguntar? Se van a dar cuenta de que es un novato.

Bueno, ya está bien por hoy, hemos hecho un poco de bici… creo que la mía no tenía bien los pedales. Mañana otro ratito de carrera en la cinta, si es que el tobillo me deja. Me molesta un poquito por un pequeño percance… Lo de las pesas lo dejaré para más adelante, no tienen suficiente estabilidad (se caen demasiado). Probablemente tenga que hablar con el monitor para que me haga un plan para no cansarme y me diga dónde se compran las tabletas esas que salen en la tripa. 

Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.