De lao a lao, y a otro lao

No, no os voy a hablar de Rosalía. Ni la de Castro, ni de la Despechá. Sino de cambiar una cosa por otra. Poner una cosa que está en un lao, a otro lao. Os voy a cambiar de sitio unas películas.

Yo soy mucho de pensar. La mayoría de las veces en gilipolleces, pero es mejor eso que morirse. Ya se sabe que si piensas, existes. El caso es que haya pensamientos.

A lo que vamos. Que me dio por pensar que pasaría si cambiáramos o cambiásemos las películas de sitio. Por ejemplo, Casablanca en Torrevieja.

¿Torreblanca o Casavieja?

El Café de Rick lo puedes poner tranquilamente en Torrevieja. Hay “cafeses” en todas partes. Igual te montarían un “ estarbaks”, y te hacen machiato grande ma non troppo con leche de almendras amargas. El caso es que la gente no querría irse del pueblo. Que no me den salvoconducto ni nada. La gente se quedaría en la playa por las mañanas, hacer su aquagym, por la tarde jugar al bingo, tomar una horchata… ¿A que en Casablanca no hay horchata? Pues por eso se querían ir todos de allí.

Spiderman en Madrid

¿Te imaginas a Spiderman dando saltos por el Manzanares? Que este chico está acostumbrado a ríos grandes que van a dar a la mar que es el morir. Pero el Manzanares te lo cruzas de un salto. Y no hace falta ser superhéroe ni nada. Que vendría muy bien tener a alguien que nos proteja. Los de Nueva York tienen allí un montón de gente cuidando de sus cosas y nosotros nada.

E. T. Extraterrestre en Toledo

Es probable que pasara desapercibido entre los japoneses que también son pequeños y andan raro. Pero si se va a vivir a una casa en Toledo, ahí ya sí que lo tiene más complicado. “¿Y el bajito éste que vive con los de la Mari? A los chicos no se les parece. Familia no es, ya te digo yo.  Y lo que se van a dejar en la factura de teléfono”. También es verdad que los de la Nasa a Toledo no llegan, que les pilla muy mal la conexión con “Jiuston”.

La Manga del “mal” menor

¿Qué no cabe el Titanic en el Mar Menor? Tan menor no es como para que no quepa un barco. Y con una ventaja añadida, que es un mar “icebergfree”. La última vez que vieron hielo fue en un botellón, pero se derritió pronto. Y mucho mejor tiempo que en los mares por los que hicieron la peli. ¿No es mejor ir por sitios en los que hace buen tiempo? Yo no veo más que ventajas hacer Titanic 2 en el Mediterráneo.

Hablando de mares

Igual el Mediterráneo no es el mejor sitio para rodar Tiburón. Y es probable que un boquerón no dé suficiente miedo, o un jurel. Un banco de sardinas no acojona. Pero un atún grande a mí me daría mucho respeto. O un pez espada. Cómo molaría una peli de peces espada luchando contra peces martillo y peces sierra. Si no da para película, al menos te montas un documental de Ikea.

El planeta de los monos

Orangutanes y “chimpanceses” autóctonos no tenemos. Pero nos da para una peli con monos. Los de Gibraltar además son bilingües. A lo mejor en vez de mono, son estéreo (chiste para mayores. Para muy mayores. Casi ni es chiste, ni “echistirá”. Pido perdón por adelantado si he ofendido a algún mono durante la redacción de la frase anterior). Tampoco tienen orangutanes en Estados Unidos y en la peli llegan a hacerse con el poder. Esto en la vida real no pasaría nunca…

El padrino y la madrina

Porque no está bien lo de discriminar a las madrinas. Una peli en la que salgan padrinos y madrinas de verdad, de los que te regalan la camiseta de tu equipo de fútbol (o del suyo para joder a los padres), que te llevan al cine a ver otras películas, o al parque de Atracciones y al Zoo a ver monos, simios y toda clase de animales. Que a lo mejor es más divertido el otro padrino que te compra un hotel en las Vegas y te hace ofertas que no puedes rechazar. Me lo pensaré…

Que la fuerza te acompañe

En vez de irte a otras galaxias, muy, muy lejanas, la podían haber hecho más cerca. Que es posible que el Halcón Milenario no pasara la ITV o que necesitara piezas de Alemania y solo puedas ir “hiperdespacio”. Pero aquí hay princesas, el lado oscuro, el otro lao, y a Yoda Pujol.

Pelis de canguis

Esos jóvenes que se van a una cabaña junto al lago en el que hay un perturbao que se dedica a hacerles la vida imposible. Perturbaos, check. Tenemos perturbaos. Lagos, cada vez menos. Cabañas al lao. Muy pocas. Que a lo mejor se pueden hacer sobre otras cosas que den miedo. La factura de la luz, la del gas, una carta de hacienda en el buzón, echar gasolina…

Yo doy ideas, ahora que vengan los peliculeros y hagan su trabajo, que no lo voy a hacer yo todo. ¡Acción!



 

Comentarios

Entradas populares de este blog

10 ejemplos de críticas de cine si no las escribiera un crítico de cine.

En el nombre del Padre…

Cosas que no sabías del café porque puede que no sean ciertas