Tronco ¿Te casas conmigo?

¿Habéis oído que una señora se ha casado con un árbol? Verdad, verdadera. Hace poco fue su aniversario. De la señora y del árbol. De los dos. No tengo conocimiento sí ella le ha dejado plantado o si siguen siendo felices y comen… lo que quiera que se coma en estos eventos. Cosas más raras se han visto.

Que tampoco quiero yo meterme en la vida de nadie y lo importante es que sean felices, pero no puedo evitar hacerme algunas preguntas.

Y cómo es él

¿Será alto y delgado como su padre? ¿O estamos hablando de un bonsái? (Para los despistados, los bonsáis son esos árboles pequeños que puedes poner encima de la mesa). También puedes poner encima de la mesa un manzano, pero ya necesitas una mesa grande. ¿Será un alcornoque? No sería la primera persona en casarse con uno. O alcornoca, que tampoco me voy a meter en el sexo de nadie. Y en esta relación, aún menos… aunque sí me gustaría saber cómo… bueno, ya sabéis.

¿Es de buena familia?

Es muy probable que el novio no sea de una familia muy católica. Ni poco católica tampoco. Si ofició la boda un cura, un jardinero… Hace unos años habría dicho que los casó el Padre Mundina, que era un sacerdote que presentaba un programa de plantas… ¿Fue una boda civil? No hay muchos detalles sobre el enlace. 

¡Que si es de buena familia!

Perdón, que me pongo a divagar y se me va el hilo. Es muy probable que el novio no provenga de una familia rica. Casi todos los árboles tienen orígenes humildes. El padre planta una semillita, la riega (riega por nosotros, pecadores) y, tampoco hay mucho más misterio. Estudios tampoco creemos que tenga. Educación, ni mucha ni poca… Eso sí, tierras tiene. ¿Habrá tenido más relaciones antes del matrimonio? 

¿Pero de qué familia?

Porque claro, igual la muchacha espera que el matrimonio dé sus frutos, y el novio no esté por la labor. Ponte por ejemplo que estemos hablando de un olmo. Y los olmos son muy suyos. No le pidas peras, que por ahí no pasan. Los Perales, sí que son más razonables y mucho más abiertos a compartir sus cosas. Aunque te fríen a preguntas.

Hoja perenne, ¿Caducifolia?

Creo que es importante saber cómo es él y en qué lugar se enamoró de ella… O si está enamorado siquiera. Que aquí estamos dando por hechas muchas cosas. Probablemente no le hemos dado ni la palabra al pobre árbol. Igual llegó allí ella, vestida de novia, con todos los invitados, también seguramente invitados por ella, porque a él no le han dado vela en esta boda (las velas suelen darse en los entierros, pero en este caso…).  Y no a todo el mundo le gustan las velas.

¿Y ella?

Quizá estés pensando que estoy pidiendo demasiadas referencias sobre el marido, y no presto atención a la esposa, que también tiene lo suyo. ¿Qué te lleva a contraer matrimonio? Así, en general, no específicamente con un árbol. El caso es que, pensándolo bien, al matrimonio con un árbol no le veo más que ventajas. Con un poco de agua tienes contento al marido. No se te va a ir con los colegas a beber por ahí o a ver un partido de fútbol. Si le tienes que dejar plantado, ya tiene buena parte avanzada.

Siendo sinceros, las ventajas son todas para la parte contratante, pero el árbol tampoco es que tenga mucho que ganar con la boda. No le hacen regalos, no le van sacar a conocer mundo… No les veo yo yéndose de luna de miel. ¿Dónde llevas a un árbol de vacaciones? Por muy marido tuyo que sea, le tienes que facturar y ahora en los aviones hay que ir con mascarilla. A ver de dónde sacas una mascarilla para árboles. Total, que se queda sin vacaciones.

Que también te quitas del engorro de los controles en los aeropuertos, pasar la cuarentena, hacer la maleta. ¿Qué se lleva un árbol de equipaje? ¿Tinte para que no se te vean las raíces? ¿Maquillaje para las “hojeras”?

Si tuviera que casarme con algún árbol, evitaría los alcornoques. No te va a faltar corcho, pero yo me quedaría con un pino. No se le caen las hojas, puedes ponerte a la sombra, irte de peregrina… Son todo ventajas.

Un árbol frutal tampoco sería mala opción. Eso sí, elige algo que te guste. Que el árbol se pone a dar manzanas reinetas y a ti te gustan más las Pink Lady y estás a disgusto todo el matrimonio. No te aconsejo el matrimonio con un árbol que dé ciruelas. Con tal de no decir que te casaste con un ciruelo… O los cipreses, que son muy tristes. Altos y elegantes, pero no les veo yo muy animados. Un roble te va a durar bastante. Están muy muy sanos. También te puedes casar con un Peugeot 306, que tiene bananas y ya sabes cuál es la fruta del amor.

Que no te convence la fruta, o los árboles en general, siempre puedes casarte con una roomba que te deja la casa niquelada. Con una radio, que te hace compañía todo el día… la típica boda con cosas. Si lo quieres llamar matrimonio, adelante… ¿No hay gente que se ha casado con un animal?

Por cierto, ¿Qué se le regala al novio? Al árbol, no a Trump, que seguro que tiene de todo.

Pues nada, que te cases con quien quieras, pero eso sí, cumpliendo escrupulosamente todos los protocolos de seguridad. O sin ser tan escrupuloso… que estamos de fiesta.




Comentarios

Entradas populares de este blog

10 ejemplos de críticas de cine si no las escribiera un crítico de cine.

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Bienvenidos a la Rey-Pública de España