Ir al contenido principal

13 Conductores por el mundo

Hacía tiempo que no conducía por la maravillosa piel de toro, mosaico de culturas, crisol de razas…. Podría seguir así todo el post para nombrar a España, pero os había prometido hacer los posts algo más cortos.

El caso es que hay cosas que nunca cambian, da igual dónde conduzcas. Los coches pueden ser distintos, con el volante al otro lado (y el conductor en el mismo lado del volante también, que si no sería muy incómodo), pero la gente que lleva el coche somos muy parecidos.
Hoy os voy a hablar sobre algunos tipos de conductores que te puedes encontrar conduciendo (también te los podrías encontrar en otro sitio, pero ya no los reconoceríamos como conductores… o sí)
Billy, el rápido
El conductor más rápido del oeste, y del este y de todas las carreteras. No hay límites para Billy. Si la carretera es de 100, él va a 150, si es de 110, él va a 220, como la electricidad. Siempre tiene prisas. No confundir con Billy el de las estanterías de Ikea, que también se ha forrado con una idea bien simple.
Tengo un León amarillo
Es una variante del conductor rápido. No falla, la única vez que ves un Seat León de color amarillo yendo a menos de 60 kilómetros por hora es cuando va a aparcar. Anteriormente conocidos como el del Golf, o el del Opel Kadett. Sus dueños podrían pasar por el primo del Neng de Castefa o el de los lacasitos.
El lento
Puso de moda lo del Despacito mucho antes de que saliera la canción. Prudente, muy prudente. No adelanta ni el reloj con el calendario de verano, o de invierno… El pedal del acelerador es un gran desconocido. Está como nuevo. A él le dijeron lo de precaución amigo conductor y se lo tomó al pie de la letra. Calma, mucha calma. ¿Para qué voy a correr si ya voy el primero?
El señor Mercedes
No es que se llame así aunque con los nombres que se pone ahora la gente tampoco me extrañaría. Suele ser un señor mayor que se ha comprado un coche grande y caro, muy caro. Pero va despacito, para que la gente tenga tiempo de admirarlo. ¿Qué sentido tiene comprarte un cochazo y que la gente no lo admire? No es fácil distinguir al señor Mercedes con su chófer, y eso le tiene que dar mucha rabia al Don “Merche”.
¿A que molo?
Es la versión joven del señor Mercedes. Se ha comprado un coche deportivo y tiene que notarse que es suyo. Suele ir con las ventanillas bajadas para que se note quién es el puto amo y con la música a tope. Es muy probable que no sea música clásica lo que ponga en sus altavoces de tres mil kilojulios por segundo. Algunos no quieren bajarse nunca de él.
Pegado al cristal para ver mejor la carretera
El volante y ellos son todo uno. Bien pegadito al cristal para no perderse detalle de lo que pasa a su alrededor. Agarran el volante como si alguien quisiera robárselo. Siempre se dice que hay que colocar las manos como si fueran las agujas del reloj a las 3 menos cuarto o a las 2 y 10. Estos conductores no los soltarían ni en 24 horas. No cambian la emisora de radio en todo el viaje, no pueden tocar el aire acondicionado, ni dar conversación. Están a lo que están. A medida que van cogiendo experiencia, ya se van soltando y ya se animan a probar cosas nuevas.
El guardaespaldas
Muy fan de estos conductores. Son muy cariñosos y les encanta estar cerca de otros coches. También conocidos como Sergio Dalma por su afición a conducir pegados. Lo hacen por tu bien para que no te despistes y también mires por los espejos retrovisores (ese que tienes dentro para mirar si vas bien peinado y los dos de fuera que sueles rozar con la columna del parking). Cuando tienes a un guardaespaldas detrás ¿No te gustaría tener el coche de Bond? ¿De James Bond? Y soltarle un par de “cobetes”… Pero con cariño.
El del coche vintage
Vintage, según la RAI (Real Academia Inventada), la primera se refiere a algo que tiene más años que el que alicató la cueva de Altamira pero que se sigue usando por moda, o porque no queda más remedio. En el tema que nos ocupa son coches de época (no muy remota porque todavía tienen que funcionar) o automóviles que dejaron atrás su mejor época. Dentro vídeo.
El dubitativo o Jean Claude
Aún no tengo claro cómo llamarle. Es ese que aún no está muy seguro en qué lado de la carretera tiene que ir. A veces va por el centro, otras veces invade el carril contrario o se pone muy cerca del arcén. Lo de Jean Claude es por lo de ir dando “Van Dazos”.
El Laudrup
Para los que no estéis muy familiarizados con el fútbol, Laudrup fue uno de los mejores jugadores y estuvo en el Barcelona y Real Madrid. Una de sus jugadas favoritas consistía en mirar para un lado y pasar el balón para el otro. Pues hay conductores que hacen lo mismo. Te marcan con el intermitente que van a la izquierda y van para la derecha. No hace falta que os diga que no es muy celebrado por el resto de conductores. 
Me gusta llamar así a los que no paran de hacer gestos. Les encanta gesticular y no siempre para agradecer las atenciones del resto de conductores. No tienen paciencia con sus compañeros de carretera. Cortes de manga, peinetas, insultos verbales… y todo porque alguien va muy lento, o muy rápido, se para en medio de la carretera… ¡Relax!
El multitasking
Puede hacer de todo, y a la vez. Puede conducir, puede consultar Facebook mientras habla con el móvil, puede leer el periódico y probablemente pueda provocar un accidente.
Le gusta conducir
No a todos los conductores les gusta conducir. Mira Fernando Alonso, que ha dicho que se retira ya. Que se acabó, y eso que sólo pilotaba algunos fines de semana y a veces la carrera duraba muy poco. Pero hay otros que sí, que les gusta y sacan el brazo por la ventana y les relaja ir por las carreteras nacionales de su propia nación o las provinciales de su provincia, o vecinales (ya me callo…Ahora unos minutos de publicidad. Señores de BMW, ya me dirán dónde les paso la factura).
Hay muchos más conductores, pero mejor parar y dejarlos en 13, que tampoco es un mal número. ¿No? Conducid con cuidado, y muy atentos al volante… y a la palanca de cambios.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


CEO, Fundador, Máster del universo, Administrador y Portero Delantero o cómo darse importancia

¿Os podéis creer que hay gente que incluyen en sus CVs (también conocido como curriculucucú paloma) títulos, cursos, estudios que es probable, o muy posible, que no tengan o no hayan cursado nunca? Increíble, ¿Verdad? Hay algunos que incluso incluyen entre sus conocimientos habilidades que no tienen. Todos hemos leído en los curriculums, lo de nivel alto de inglés. Y ni nivel, ni alto, y lo más cerca de saber inglés es escuchar a Michael Robinson... en español. Con saber decir “gudmornin”, ya es nivel avanzado, si dicen “vulevú cuché avemua” ya tienen un francés nivel usuario. Hay algunos que acaban de montar su empresa y se hacen su tarjeta con más títulos que el Real Madrid y el Barça juntos. Son CEO, Fundador, “Entrepiernur”, Visionario, Máster del universo, Consejero y Máximo accionista de, pongamos, la empresa Pérez González y Asociados Cuando Los Haya SL. Pero hay otros, que no les gusta darse tanto pisto, o les da un poco de vergüenza mostrar todas sus habilidades y no incluyen to…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos