Ir al contenido principal

Turistas Go Home! O cosas que hacen los turistas


Me vais a perdonar que el post de esta semana sea un poco más tarde… pero es que he estado turisteando. Lo bueno es que así me ha dado tiempo para sacar algunas ideas para éste y próximos posts. Me perdonáis ¿Verdad?
No es que odie a los turistas. Al fin y al cabo todos somos turistas en algún momento. Y cuando somos turistas somos un poco odiosos. Sí, tú también. Aunque no lo creas. Ahora viene la parte en la que me explico.
Si estáis esperando una explicación razonada y con sentido común, no es el sitio. ¿No le pedís explicaciones a los políticos, a los que pagamos entre todos, y venís aquí a reclamar que esto es todo gratis?  ¡Pues eso!
Hay muchas razones para decir que los turistas somos odiosos. No es nada personal, lo somos. Da igual que seamos españoles, chinos, rusos o franceses. Bueno si son franceses, igual son un poco más odiosos, pero es que vienen con el odio de serie, aunque no sean turistas.
A lo que vamos. Cosas que hacemos los turistas cuando no estamos en casa, que es una de las premisas fundamentales para ser un turista.

¿Por qué todos juntos y hablando a la vez?
Un suponer. Tú eres romano, de Roma, de ahora del siglo XXI. No romano de los de antes, que eran ellos los que se iban a hacer turismo por Europa, y de paso se quedaban a conquistar un poco. O londinense, o “parisiense”. Quédate un rato sentado en uno de los monumentos típicos de tu ciudad y así es como verás a los turistas.
Que sí que son necesarios, pero…
El turismo es la fuente principal de ingresos en algunos lugares, pero ¿Tiene que haber tantos turistas y venir todos a la vez? Esta es un ejemplo de la cola para entrar en el Vaticano, o en el Museo Británico… ¿Quién quiere entrar primero?

Nos encantan las colas
Allá donde haya una cola, hay turistas. No, no es lo que viene a ser el turismo sexual. Es literalmente esperar para poder entrar a cualquier sitio. Da igual dónde, habrá cola. Museo, cola. Monumento, cola. Baño, cola. Casera, cola (perdón, pero tenía que hacerlo).
La dura vida del turista
Otra cosa que nos encanta a los turistas es lo de madrugar. Debe ser por lo de la cola de antes. Que igual lleva cafeína, o cocaína, o algún tipo de drogaína y nos despertamos muy pronto. ¡Venga, que hay que aprovechar el día! Y ahí les ves con su mapa, el librito de Highlights de Albacete (no, no hay ningún libro que se llame así, todavía), y el calzado cómodo (no es buena idea recorrer Toledo con zapatos de tacón).
El disfraz de turista
Ya os he dado unas pocas pistas de cómo es el outfit (me encanta utilizar esta palabra. Casi tanto como escuchar un disco de regeu, reguet, regg… de la Tuna a las cuatro de la mañana). El caso es que es importantísimo llevar muchos bolsillos para guardar cosas que no necesitas. Y pantalón corto, aunque estemos a 5 bajo cero. Hacer turismo sin bermudas, ¿Dónde se ha visto? Y la cámara de fotos, y el mapa arrugado (nadie nunca dobló un plano correctamente una vez abierto), el libro de las 100 cosas que ver en la ciudad en la que estés… No, no insistas, en Albacete no hay 100 cosas interesantes que ver…  Y que no sean interesantes, tampoco. Que no falte el palo selfie (el palo te lo daba yo), la mochila, con la que darás golpes al resto de turistas y residentes, y una botella de agua.
Botellas de agua a 200 euros
Quizá no sea exactamente 200 euros por el agua, pero vas a pagar por la botella como si hubieras mandado a alguien a sacar el agua del iceberg que hundió el Titanic y la hubieran embotellado los enanitos de Blancanieves. El café también es un artículo de lujo en las ciudades turísticas. Si te lo tomas en la barra, de pie, son 2 euros, pero eso sí, no lo tomes en la terracita. Casi es mejor que le dejes al camarero a tu primogénito, los papeles del coche, y le nombres heredero de todas tus posesiones para poder pagar ese capuccino que sabe peor que el de la máquina de la oficina.
El impresionador de Boston
Digo de Boston, porque allí había un estrangulador y a éste era para estrangularle también. En todo grupo de turistas hay uno que intenta impresionar al resto con sus conocimientos de la ciudad o el lugar en cuestión. Normalmente no impresiona a nadie, y tampoco tiene conocimientos de la ciudad, y en general tiene muy poco conocimiento.
No te cueles, don’t colate you!
Quizá debería consultar con un especialista el tema de las  colas, pero es que lo tengo muy reciente todavía. Si hay algo que me cabrea especialmente es la gente con morro que se hace el orejas.  Lo que quiero decir es que hay mucho caradura que intenta pasar por delante (me ha salido el barrio). Los chinos son especialistas y hacen que no se enteran. Los franceses se ponen en medio y de ahí no hay quién les mueva (así invadieron España… decían que iban a Portugal desde Francia y se quedaron en la mitad). Los españoles hacemos como que vamos a preguntar y nos vamos metiendo… y así llegamos hasta América. Los británicos no se colarán nunca en una fila para ver un museo… A no ser que pongan fuentes que en vez de agua suelten algún tipo de alcohol.
La foto cachonda
“¡Me parto! ¡Miramariaangustias! ¡Ponte aquí! ¡COORRREEE! Si saco la foto desde aquí, parece que…” Parece que eres idiota, como los 10millones de personas que han hecho la misma foto. Pero bueno, eso es parte de la vida del turista, y en el fondo no está mal.
Bueno, ya va siendo hora de que volvamos a casa, que ya está bien de molestar. No vaya a ser que venga la policía o algo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Cosas de los americanos

Según los americanos muy americanos, el resto de americanos deberían irse fuera de América… Aunque los otros sean más americanos y desde hace mucho más tiempo.
A ver si me explico. En el post de hoy os voy a contar cosas de los americanos de Estados Unidos. No de todos y cada uno de ellos porque sería un post larguísimo y tampoco los conozco a todos. En mi defensa tengo que decir que tenerlos a todos de amigos de Facebook no sería muy práctico… Roberto Carlos, el que no jugaba al fútbol, decía que quería tener un millón de amigos, pero es que 300 millones (4 mil billones, según los organizadores), ya me parecen muchos para invitarles a un cumpleaños.
A pesar de no conocerlos a todos, me voy a arriesgar y os voy a contar algunas cosas sobre ellos.
Son grandes Muy grandes. Muchos de ellos son 3D. Alto, ancho y más anchos. Por eso necesitan esos coches tamaño autobús. Como tuvieran que aparcar en Toledo con un coche de los suyos, iban listos. Y es que no son mucho de andar, ni de hacer ejerc…

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.