Ir al contenido principal

Reinventando las canciones del verano


Igual debería cambiar el título y poner reventando las canciones del verano, pero no me gusta hacer spoilers (lo que antes era joder el final, ahora lo llaman spoiler).

El caso es que estamos a punto de llegar a la época estival (el calorcito, para los que no tienen estudios) y aún no hay canción del verano. ¡Qué tiempos aquellos en los que Georgie Dann o su primo King África nos daban la turra! ¿No lo echáis de menos?

Yo tampoco. Pero como me debo a mi público, vamos a recordar algunas. Imaginaos que suena un arpa (que es el instrumento que sirve para avisar de que hay que recordar algo). 

Prometo que no voy a poner el vídeo de ninguna de las canciones del verano. Podéis seguir leyendo. 
También te aviso, que algunas no son del verano, son de entretiempo, que viene a ser ese tiempo en el que puedes ver a uno en pantalón corto y chanclas cruzarse con una señora con bufanda y abrigo de piel.
El establecimiento playero
También conocido como El Chiringuito. Si hablamos de canciones de verano, no podía faltar (sí podía faltar, de hecho era mejor que no la hubiera escrito nunca este señor que echaron de Francia por pesao y nos lo trajeron aquí). Los franceses siempre nos han tenido mucha manía y empezaron mandándonos al hermano de Napoleón, luego nos tiraron los camiones con las fresas y después, para rematarlo, nos mandaron a Georgia Dann. Y lo peor, es que además vino cantando.

Ya os avisé que no os iba a hacer pasar por el mal trago de poner el vídeo, pero no os dije que podría poner la letra. Sólo con leer esta, te das cuenta de que el señor francés, vino a hacer daño. Más malo que el peluquero de Donald Trump. ¿Qué eso de dar a probar a las chicas tu sardina Georgie? O dar morcilla a la gente que se amontona en tu chiringuito a orilla de la playa? Y no os perdáis el final de este pervertido corriendo detrás de la rubia para ponerle el bronceador. Demanda al canto para el señor y que le cierren el chiringuito ya… Y si se equivocan y cierran el programa de fútbol que se llama igual, pues mala suerte. Hemos venido a jugar J

El artefacto explosivo

Seguimos con gente cansina y sus canciones. Que no tengo nada en contra de los extranjeros, pero… (lo único que voy a decir en serio es que de verdad, no tengo nada en contra de los extranjeros, de hecho yo vivo en el extranjero. Aunque depende de para quién, no es el extranjero… mejor no me explico más que parezco un político dando explicaciones tras su última cagada los recientes acontecimientos.
El caso es que este señor vino de Argentina para CANTARRRRR y BAILARRRRR, y todos los infinitivos que se os ocurran y dar la lata en todas las fiestas de pueblo con la Bomba, el movimiento sexy, suavecito para arriba y para abajo. Espero que el karma actúe y el destino le tenga preparado un DESPERTADORRRRRRR cada dos minutos que no le deje DORMIRRRRRRRR.

Ave María, ¡Qué verano nos diste!
No todos los que dan la lata vienen del extranjero. Nosotros también importamos (poco, importamos muy poco) a gente a otros países. El caso es que ahí estaba David Bisbal vendiendo discos en 2002. 16 años ya y aún no sabemos cuándo serás mía Ave María. Bueno, mía no, de Bisbal, que yo tengo bastante con mis cosas como para cuidar de un ave. ¿Todavía andará el muchacho dándole vueltas al tema? 
Ricky y María

Otro que también nos dio guerra con la María. ¿Y si están hablando de drogaina todo el tiempo? Porque dice cosas muy raras para ser una señora. Que es blanca como el día (ya me dirás de qué día habla) o veneno, y caliente y fría y que es un espejismo sexual.  Yo de momento voy hablando con arroba policía o arroba guardia civil para que vean si esto es delito, aunque como es de 1995 (vosotros aún no habíais nacido) a lo mejor ya ha prescrito.

Eso sí, sirvió para que los guiris aprendieran a decir, un pasito palante y pasito patrás.  Que ya me dirás en qué conversación van a meter aquello.  A no ser que te dediques a ser instructor de yenka, que eso sí que debe ser delito.


Mucho bailaban estas señoras

Dos jóvenas que estaban todo el día, (en realidad, era toda la noche) bailando. Y dale, y baila, baila, bailando ba…. ¿Bailando ba? Es lo que tiene estar todo el día pensando en la danza, que no te da tiempo a ir al colegio y pones va, tercera persona del presente de indicativo, escalera a, piso 3º del verbo ir, con b. ¡Con b! Lo que no entiendo es cómo los chicos se enamoran cuando llega el calor que no se fijan en cómo escriben Sonia y Selena, que así se llamaban las cantantas. O igual es que a los chicos no se fijen tanto en las letras.


¿Qué coño es Sarandonga? ¿Y cuchibiri?
No me he vuelto loco. Es que esto es de una canción que canta Lola Flores, la hija, la que no es Rosario, la otra, la que antes era Lolita. ¿O la canta Rosario? ¡Qué más da! El caso es que esta señora también ha dado la lata con la sarandonga y el arroz con bacalao, que igual debe ser una salsa. Lo del cuchibiri no tengo tan claro que quiera saber lo que es. ¿O es cuchibili? A veces es mejor vivir en la ignorancia.



Mayonesa
Seguimos con la comida. Y os voy a contar un secreto. Todas las parejas tienen una canción. Su canción. Que tampoco es que sea personal e intransferible, puedes compartirla con otras parejas. Pues esta es la nuestra, la de mi pareja y mía. Todo empezó como una broma porque estaba de moda cuando empezamos y quizá por eso nunca nos hemos casado, para no tener que bailar un vals y cantar lo de que ella me bate como haciendo mayonesa. ¿Sabíais que el grupo que lo cantaba se llamaba chocolate? No podían tener un final feliz y eso al final se cortó. Como la mayonesa.

No tan aprisa
Os podéis imaginar de qué canción estamos hablando. Los únicos que no sabemos pronunciar bien la canción somos los españoles. ¿Quién dice despacito? Es despasito, y así la canta todo el mundo. Eso sí, cuando les sacan de ahí, ya no la controlan tanto.

Desalojemos lo que no sea óptimo
Esta es mi favorita. La canción del verano que más me gusta. No sé cómo no aprendéis, al final os voy a poner la canción.

Lo que sí que haría es algunos cambios para adecuarse más a mi edad. Tendríamos que trabajar un poco en las rimas y ver cómo cuadraría con la música.  

Y yo me aproximo, aproximo, aproximo, preparada para la danza
Debido a que recientemente, has provocado mi ira
Y yo me encamino, encamino, encamino, presta para realizar una coreografía
Estoy convencida que no voy a reparar en

En un doncel siniestro negativo, negativo, negativo,

Desalojemos lo que no sea óptimo, negativo, negativo, negativo
No anhelo elementos perversos negativo, negativo, negativo
En mi existencia nocivo, negativo, negativo, negativo.

Mejor lo dejamos aquí, que bastante daño han hecho ya las canciones del verano.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos