Ir al contenido principal

Los bancos: ¿Y si al final hay que quererlos?


Amiguitos, hoy vamos a hablar de los bancos. Son esos sitios en los que en las películas del oeste los malos entraban a robar con la cara tapada, llegaba el “cherif” cogía a los malos y los ponía entre rejas.


Las cosas han cambiado. Ni siquiera hace falta ir al banco, ahora vienen ellos a ti… y tampoco está tan claro quiénes son los malos, y si te defiende alguien.


Yo, que, de economía tengo conocimientos a nivel de usuario (es el nivel que se pone en los currículos para decir que tienes entre poca y nada idea del tema) tengo muchas dudas sobre los bancos… Más dudas que un disco de los Panchos.  


A ver si entre todos podemos aclarar las dudas.

Ven aquí que yo te lo guardo

Los Mesopotami, mesotom… los señores de Mesopotamia, que eran muy listos son los que se inventaron esto de los bancos. Como entonces no había colchones, te guardaban tus denarios, sestercios, doblones, o lo que hubiera antes de los “leuros” y dólares. Ahora se cae el sistema informático y no puedes sacar dinero… Seguro que el sistema informático de los señores Mesopotámicos era de los buenos, buenos, y es que Windows siempre ha dado mucha guerra.


No son muy originales con los nombres

Que el banco es de Santander, pues ya está el nombre arreglado. Banco de Sabadell, de España, Vaticano, el Banco de Lepanto (que era donde tenía Cervantes todo domiciliado). Las Cajas igual, tampoco son de trabajar la fantasía, Caja de Madrid, Caja Segovia, Caja Duero,  y luego ya en idiomas, Caixa, o Kutxa…  Cataluña, Para algunos bancos que innovaban las cosas no les ha ido muy bien, mira al Banco Espírito Santo, que no tenía ni el nombre del padre, ni del hijo, y claro, quebró.


¿Cómo saben de quién es el dinero?

Me explico. Tu ingresas allí tu dinero, pero a lo mejor voy a un cajero y saco dinero que no es mío. Que es muy probable que sea de otro señor. No es como cuando dejas tu abrigo en el guardarropa y te dan un ticket para recogerlo y cuando vuelves te llevas tu abrigo, el tuyo, no uno parecido. Pues con el dinero yo no lo tengo tan claro… Y luego puede ser que llegue un listo, y se lleve tu abrigo, tu dinero y hasta el cajero. Que uno no se puede fiar ni de su sombra.


Todo por el interés

Pues resulta que no son tan buenos como parecían los señores de los bancos. Que cuando te prestan el dinero, resulta que se lo tienes que devolver. Y con interés te quiero Andrés.  Por eso se anuncian en la tele y en los periódicos. Resulta que son unos interesados. Que te dejan, pongamos 10.000 euros, lo justo para pagar un desayuno en el Aeropuerto Madrid Barajas Adolfo Suárez Lagarto Spock y luego les tienes que devolver a lo mejor los diez mil y un poco más… y lo pagas en cómodos plazos (cómodos para ellos, que para ti es una putada). A lo mejor estoy siendo injusto y ellos también sufren un poco.


Hipotecas

Del latín, hipo estoy y teca muy jodido. Como no todo el mundo lleva suelto para comprarse un coche o una casa, a veces necesitas que los bancos te echen una mano. Y te lo ponen fácil porque son buena gente. Sólo tienes que domiciliar la nómina del padre y del hijo y del “Espírito”, todos los recibos, hacerte un seguro de vida, otro de muerte, nos entregas a tu primogénito y sacrificas dos gallinas al amanecer… Aquí vemos a un señor a punto de firmar la hipoteca para la casa de la playa.


¿Seguros?

Los bancos no sólo te ayudan con el dinero. También te ofrecen seguros. De vida, de tu casa, del coche (de pequeño pensaba que lo que pagabas era para el chisme que había en las ventanas y se pudiera cerrar  la puerta), de la bici. Para que estemos seguros, y lo que es seguro que es que seguro, seguro, que algo de dinero se llevan.


Y ahora con el internez…

Antes ibas al banco a que te humillaran con tu cartilla. Ahora todo ha cambiado con el internez. Puedes mirar la cuenta, ver los dineros que tienes, o los que debes, hacer una transferencia, te deprimes, lloras, vuelves a mirar, sigues llorando..  Eso sí, ahora lo puedes hacer desde casa, sin que te vea el señor del banco ni nada. En la intimidad del hogar… o en tu móvil… eso sí, llorar, lloras.

Leer la cartilla

¿Sabéis que hay gente que sigue yendo a que le actualicen la cartilla? Que ni te la actualizan ni nada, sigues con la misma cartilla. Que es como un pasaporte pero en vez de ponerte un sello de los países a los que has ido, te ponen el dinero que tienes en ese momento y para que sepas que no puedes viajar a ningún país. Hay gente que no se fía de Internet y va al banco… ¡Pobres! Como si te pudieras fiar de alguien.


¿Quieres la tarjeta Master Golden Premium?

Dinero no, pero tarjetas te dan todas las que quieras. Crédito, débito, de visita, una amarilla, la roja y la de embarque por si viajas a algún sitio. ¿No has visto que las carteras ahora vienen con 200 apartados para guardar las diferentes tarjetas? Pues te faltarán apartados, seguro.


¿Cuota de mantenimiento?

Vamos a ver si me aclaro. Yo guardo mi dinero en su banco y me cobran una cuota por mantenerlo. ¿Qué pasa si no pago la cuota? ¿Dejan de mantenerlo y se lo llevan? ¿Y quién lo mantiene? ¿Hay un señor sólo para mí guardándome el dinero? No, no se ría, quiero hablar con el encargado.

Cuanta cuenta

Nunca me aclaro con las cuentas. Que si una es de ahorro, la otra corriente, otra que no es tan corriente, la cuenta “meuncuento” y verás que contento. Lo único que sabes es que tienes poco.


El ordenador más listo del mundo

El ordenador del banco. Ahí está todo. Ríete tú de Facebook. El señor Santander, o el señor BVA, lo saben todo. Lo que tienes, lo que debes, tu nómina, el nombre del padre, del hijo… Saben hasta donde está la tesis de Cristina Cifuentes…


¿Pues no había que ser listo para llevar un banco?

Siempre habíamos creído que para llevar un banco había que ser listo… Y resulta que eran listos para llevarse el dinero del banco… Que eso lo sabemos hacer cualquiera. Lo bueno es que no pasa nada, porque luego les rescatan. ¿Y a nosotros? ¿Quién nos rescata de los listos? Es que les cogía y les hacía así, así y así.


Vale, pero también tienen cosas buenas

Que sí, que tienen sus cosillas y sus pequeños defectos. Que no se fían de nadie, no hay más que ver que atan un puto boli con cadena. Antes te regalaban una sartén, una “pleisteison” o un apartamento en Torreviejalicante, ahora nada. Pero también tienen su corazoncito. O si no, ¿Cómo os explicáis que sigan siendo los únicos que nos siguen enviando cartas?  No os llega correo de nadie, nunca, jamás, ever, and ever, forever (creo que ya habéis pillado por dónde voy). Y te llega esa carta del banco… No falta en tu buzón… Eso y el menú del chino La Gran Muralla con su arroz tres delicias y sus cosas en salsa agridulce.


Os voy a ir dejando que tengo que pasarme al banco a hacer unas gestiones. Si las cosas salen bien, me voy a tomar la semana que viene de vacaciones, y si no… pues a lo mejor también… El caso es que estoy con vosotros en un par de semanas.





Comentarios

  1. Pues buen viaje, pero antes pásate por el banco, por si no te queda "cash".
    Besotes,
    ibb

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

La generación gominola o estos chicos no aguantan ná

Los jóvenes de ahora no aguantan nada. Son muy blandos. Cuando yo era joven… Y detrás de estas tres frases prepárate para escuchar toda clase de exageraciones variadas.  Aunque esto no es nuevo. Va pasando de generación en generación.

Ya lo decía Aristó…. ¿O era Platon? Bueno, algún señor con barbas, túnica y sandalias que decían cosas que te hacían pensar.¿Te imaginas a Rajoy de esa guisa diciendo cosas que hacen pensar? El caso es que…

Como ya tengo una edad en la que puedo decir eso de que la juventud de ahora …. (inserte cualquier queja en la línea de puntos), yo también voy a aportar mis reflexiones. 

Vamos allá

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…