Ir al contenido principal

10 pruebas irrefutables de que las vacaciones no son lo que eran

Las redes sociales han cambiado las vacaciones. No digo que sean mejores ni peores, son diferentes. Es un hecho irrefutable. ¿A ver quién es el guapo o guapa (que no voy a discriminar a nadie) que lo refuta? Lo que quiera que signifique refutar (suena a una jugada de fútbol. Aquí vemos a Fulanito Jr celebrar el gol que ha marcado por la escuadra tras un portentoso refute).


Las vacaciones las podríamos distinguir entre AR (nada que ver con Ana Rosa, que seguro que está disfrutando de sus merecidas vacaciones… tópicos típicos que se dicen en estas fechas señaladas) y DR. Donde R es redes sociales, A es antes y D, como os podéis imaginar sin necesidad de estudiar física cuántica (como si la distinguiera de la que no es cuántica) es Después. Y aquí va mi explicación.



Este tío está siempre de acá-pallá

¿No os da la sensación de que hay gente que está todo el día de vacaciones? Nada más que poner cosas en sus “feisbus”, Instagram, tuister, Google + (para los que no quieren saber dónde estás) o en LinkedIn (también, también ahí). Que si ahora a Hawai, luego a Bombay, de ahí al pueblo, y a la playa, montaña, carne, pescado… y así todo el tiempo. ¿Cuándo trabaja este pollo? (o gallina, que seguimos sin querer discriminar a nadie). Porque de la oficina no hace fotos, no.


Antes, durante y después

Además de que hay gente que está todo el día vacacionando (antes de que preguntéis. La palabra existe. Es fea, pero existe. A ver si es que ahora no vais a dejar a los feos que vivan en paz, y que se vayan de vacaciones). En redes sociales se habla del antes: ¡Qué ganas tengo de irme! Me quedan X días… Del durante, fotos del aeropuerto, del viaje, de la llegada…) y del después, en el que se hace una selección de las mejores jugadas, las recomendaciones, fotos de cuando se te está quitando el moreno, recordatorio… Ponte a currar de una puta vez, ya. Calla, que está de vacaciones de nuevo.
 

¿Viste mis fotos?

Aquí hay dos vertientes, la del Atlántico y la del Mediterráneo (¿O esto era otra cosa?) El caso es que hay gente que le encanta ver a otra gente de vacaciones  y luego está la gente normal.  El caso es que antes había personas que quedaban para ver las fotos de vacaciones de otros… tú me enseñas la tuya y yo la mía (seguimos con las fotos. Las fotos de vacaciones). Y no te quedaba otra que tragarte la sesión completa. Ahora siempre puedes decir que ya las viste. Y que estaba muy guapa… Aunque sólo hubiera hecho fotos de paellas, o de cualquier tipo de comida, y más comida…


Hambre, lo que se dice hambre no has pasao, no

Antes de que hubiera redes sociales, la gente no comía en sus vacaciones. Ni en ninguno de sus viajes. Ibas a Paris y hacías fotos a la Torre Eiffel, a Londres y sacabas al Big Ben. Ahora también, pero tienes que sacar las cervecitas que te tomas, el desayuno, comida,  el brunch, la merienda, la cena... Así evitas que tu madre te pregunte si has comido bien. Pocas fotos de lentejas, veo yo en redes sociales. Que no coméis más que tontás, ¡Hombre ya!


“Pieses” ¿Por qué?

Antes de las redes sociales ¿Veías a alguien hacerse fotos a los “pieses”? Ni siquiera a los podólogos. Y ahora ¿Por qué a todo el mundo le hace gracia hacerles fotos? Y peor aún. ¡Ponerlas a disposición de la gente!  Los pies son para llevar zapatos, o chanclas. Eso sí, con calcetines, para que no se vean los pies, como hacen los alemanes. No ir por ahí descalzos, que eso no puede traer nada bueno.


Te mando un “guasap”

¿Os acordáis de las colas que había en los sitios de veraneo? Voy a comenzar de nuevo.  ¿Recordáis cuando esperábamos durante un buen rato para poder llamar por teléfono en las cabinas de Benidorm, o de Gandía para decir que “estamos bien que hemos llegao que hace muy bueno que vamos a dar un paseo y tomar un “helao” bueno te dejo que hay mucha gente esperando ya te llamo más adelante si estamos bien que se corta bueno adiós”? Y ahí acababa la llamada. Ahora mandas un guasap a los diferentes grupos, familia, primos, vecinos, padres del colegio del Jonathan, grupo de ballet de la Jessi… Y zumbando. Con un mensaje, se acabó lo que se daba. No más llamadas.


Los famosos ya no son lo que eran

Antes no veías a un famoso en bikini o bañador si no comprabas el Hola o el Diez Minutos. Y quitando a Ana Obregón que ponía posturitas, a los demás les robaban las fotos (¿Dónde las dejarían para que cualquier se las quitaran?) Pues ahora son ellos mismos los que lo ponen en su Instagram, y si llegan a no sé cuántos “lais” o me gustas, se hacen una foto sin nada, mostrándolo todo. Antes te enseñaban la casa, y ahora te enseñan todos los rincones.  Y lo ponen en Instagram o en Facebook y los “periódicos online” te lo vuelven a enseñar.


I am at Villarriba de Abajo

Da igual que hayas ido al pueblo, que tus amigos no hablen inglés ( o como decimos en nuestro curriculum nivel medio escrito y bajo hablado de inglés), que tus redes se empeñan a decir cosas en el idioma de Shaspi, Shaeks, Chakes… del señor que escribió “Jamlet”. “Feeling Happy”, “sharing”, “liking”, y así todo el “time”. Al final “mese” ba a olbidar hescribir en Spanish”


Antes te ibas de vacaciones para no ver a alguna gente y ahora…

Ahora no es que les sigas viendo, es que les ves disfrutar y todo. Que no quieres ver a tu jefe, y ahí le tienes, en la playa, sufriendo, y tomando “gintonis”, o viendo a su mujer, que mira que es fea, que yo no tengo nada contra ella, pero es que, vaya pintas… O a ese “amigo” que en qué momento le diste a aceptar en Facebook. ¿Por qué? ¿Por qué?


¿Te acuerdas de que te olvidabas de todo?

Antes, durante las vacaciones te olvidabas de todo. No sabías si tu ciudad seguía estando en el mismo sitio, qué había pasado en el mundo, nada. No te acordabas de la contraseña de tu ordenador, no veías la tele… Ahora estamos más conectado que el microondas de un soltero. Ahora sabes lo que pasa en todas partes, hasta en Venezuela. No sabemos situarla en el mapa, pero nos cuentan con pelos y señales lo que hace el presidente, la oposición, la madre del portero de la selección de béisbol del país… ¿Hay porteros en béisbol? El caso es que éramos más felices viviendo en la ignorancia. No sabiendo nada. Ahora te enteras de todo… O de casi todo.


¿Os he convencido? Da igual. Vosotros seguid disfrutando de las vacaciones. Y no os olvidéis de poner fotos de la playa, y de la cervecita y la paella. Y me ponéis un “wasap” cuando lleguéis para quedarme tranquilo. No, fotos de “pieses” no hace falta, que estoy cenando. 




Comentarios

  1. Pues mis pies era lo único que iba a mandarte, así es que ¡tú te los pierdes! ¡ja, ja, ja!
    Besotes,
    ibb

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

13 cosas que pasan en las películas de miedo

Seguro que vosotros sí que os habíais dado cuenta de que en las películas de miedo, (horror movies que dicen en inglés, y que tampoco es que sean tan horrorosas) pasan siempre las mismas cosas. También podríais decir que en casi todas las películas pasan las mismas cosas. Estamos de acuerdo que en todos los géneros cinematográficos hay elementos comunes. En las pelis del oeste, la gente está en el oeste y los indios casi siempre llevan las de perder. En las bélicas la gente suele estar en guerra y de nuevo, casi siempre ganan los americanos. En las de acción salen actores con muchos músculos. En realidad tienen los mismos músculos que el resto de la gente, pero se les nota que se apuntaron al gimnasio y además van a menudo. Las musicales se caracterizan porque la gente en cuanto tiene ocasión se pone a cantar y a bailar. En los dramas, sin embargo, la gente no está de humor y bailan poco. Luego hay películas de género tonto, pero ahí no me voy a meter. Pero como acabamos de pasar de pa…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos