Ir al contenido principal

Todos los días deberían ser el día de dar las gracias

Dentro de poco los estadounidenses celebran el día de dar las gracias. Ellos lo llaman Thanksgiving. Giving es gracias y thanks, de nada (ya verás cómo viene alguien a decirme que estoy equivocado). Es una comida en la que se juntan todos a la mesa a comerse un pavo relleno de más pavo y bendicen la mesa y el pavo y se pasan la mermelada de arándanos y las mazorcas de maíz y se dan abrazos de medio lado.


En otros países también somos de dar las gracias, pero no nos comemos un pavo. Y como dicen que es de bien nacidos el ser agradecidos yo voy a dedicar este post a dar las gracias. A cosas y cosos, y personas y personos. Sin tener que hacer sufrir a ningún bicho, ni a un pavo, ni al arándano, ni a los abrazos de medio lado.

Vamos a dar las gracias a:

Gracias al que inventó el café. No quiero saber cómo lo hizo, ni cómo se torrefactaba (el café, no el señor) o se molía antes de que existieran las cafeteras de los bares, ni metieran los granitos en las cápsulas para el nespresso (que tiene su mérito). Y gracias al que se pasaba las noches enteras moliendo café para que pudieran desayunar sus seres queridos.


Al agua caliente. Porque puedes ducharte, y lavar los platos (es importante que no utilices el mismo agua) y calentar la casa y cocinar y hacerte el café y quemarte. El agua del tiempo ya no es lo mismo. Alguno diréis que está mejor la fría para hacer hielo para los cubatas y para beber. Tírate una semana sin agua caliente…


Gracias al ibuprofeno que sabe siempre ir al sitio dónde te duele. ¡Qué listo es! Da igual si es la cabeza, un brazo, un pie, los dos pies…es. Te tomas la pastillita y ella sóla va al sitio, sin que le digas nada, sin navegador, ni nada. Diréis que no es bueno tomarlo, esto es cómo lo del bacon y los embutidos que ha dicho la Organización Mundial de la Salud. Mientras no hagas una parrillada de Ibuprofeno todos los días o te tomes 1200 miligramos de un chuletón de buey cada 3 horas, todo va bien… ¿o eran de panceta?


A la letra Y porque une mucho, casi siempre va sola y viene de Grecia que es un país muy bonito. La i latina tampoco está mal, pero siempre va con más letras y no se siente tan sola.


A la cebolla porque aunque a veces nos hagas llorar, y seas despiadada y no te importe nuestra pena, sin ti los aros de cebolla no serían lo mismo…. Y lo más importante, la tortilla de patata tampoco. LA TORTILLA DE PATATA CON CEBOLLA SIEMPRE LLEVA CEBOLLA. La que no lleva cebolla, ya no, es otra cosa.


A Google, porque siempre está ahí cuando se le necesita, menos cuando no tienes internet que está, pero menos. Microsoft también tiene su aquel y no quiero olvidarme del señor que inventó el botón de deshacer. ¡Arriba el control Z! (parece una película de serie B)


Hablando de más letras. Gracias a la J (no, voy a hacer la broma con Aragón), porque siempre puedes enfadarte y decir jodé, jolines, jopeta cuando te das un golpe. Si dices jopeta al darte un golpe, mereces más golpes. Avisado quedas.


Al que inventó la pizza. Así, en general. Con su masa, su tomate, queso, sus cuatro estaciones, sin piña (SIEMPRE SIN PIÑA). Felicidades. Le salió un invento redondo. Hay que currar un poco lo de la caja cuadrada.


Gracias a los que escriben libros porque están llenos de cosas (los libros. Los que los escriben también, pero no me interesan sus interioridades). Con sus letras, la Y, la J, todas, y sus historias, y personajes, ideas, párrafos, palabras esdrújulas, sus versos endecasílabos. Muy completos los libros.


A los colores, porque así sabemos cuándo (deberíamos) pasar un semáforo. Aquí tengo que hacer un inciso. No todos los colores valen, sólo los de verdad, no los que se han inventado ahora. ¿Qué es eso de blanco roto pero no demasiado roto, tirando a desconchao? ¿O el camel? (¿camel light?, ¿con filtro? ¿mentolado). Los colores de toda la vida, con sus tonalidades, clarito y oscuro, y ya.


Gracias a los señores y señoras del tiempo porque siempre tenemos motivo de conversación en el ascensor gracias a ellos… Ahora que lo pienso, podríamos hablar del tiempo aunque no hubiera señores del tiempo… Pero gracias de todas maneras. ¿Os habéis fijado que no decimos, el señor del Deporte? ¿O la señora de las noticias de sucesos? El hombre y la mujer del tiempo, son diferentes. ¡Gracias de nuevo!

Algo tendrá que hacer, para ir matando el tiempo…(sorry)

Gracias a los fabricantes de cristales porque podemos ver cosas a través de ellos…(de los cristales) ¿Te imaginas un coche sin cristales, sin vistas a la calle ni nada? ¿O un escaparate en el que no existieran cristales? Si me lo imagino, y sería tal que así.


Y también me gustaría dar las gracias, pero me estoy quedando sin tiempo como cuando te dan un Oscar, a los relojes, porque nos dan la hora puntualmente (o no), a los calendarios, porque así sabemos en qué día vivimos. A las montañas porque desde arriba hay unas vistas preciosas. Y al mar o la mar, siempre la mar, porque está llena de pescaíto frito. Nota del autor: El pescaíto no viene frito de serie, lo tenemos que freír nosotros.

Y ya acabo. De verdad, pero es que me queda dar las gracias al cacao porque si lo juntas con leche, avellanas y azúcar está muy rico, y a los que escriben historias porque nos tienen entretenidos con sus libros, guiones, obras de teatro y sus canciones…


No quería terminar sin dar las gracias a mi familia y amigos que me estarán leyendo… ¿Verdad? ¿VERDAD? Me confirman, que no, que no me están leyendo, pero os lo agradezco igual…


Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Y yo digo que: gracias a ti porque nos haces, TODAS LAS SEMANAS, la vida más alegre y más divertida. Sigue con ese buen humor que tienes y no lo pierdas nunca.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón. Los libros son muy listos, porque además de entretenernos, en el otoño, no les afecta la caída de la hoja. ¿No habías caído eh? Post tu anciana madre, si

    ResponderEliminar
  4. Se te ha olvidado recitar el virginario... Vigendario... Una ristra de Marías varias , como para el Nescuíj. Y youtubear a Rosendo agradecido que además era de tu barrio!

    ResponderEliminar
  5. Lo de Rosendo sí que es un fallo ;) ¡Asoma la patita para que sepa quién eres!

    ResponderEliminar
  6. ¡Que sí te estamos leyendo, Javier! ¡Como no vamos a leerte con lo bien que nos lo pasamos contigo...!
    Muy de acuerdo, ya ves, dar las gracias a casi todas las cosas que mencionas y digo todas porque no soy de pizzas. Yo donde esté un buen pepito de ternera o un bocata calamares...
    Besotes
    Isabel

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Gracias canción! https://www.youtube.com/watch?v=jLCYZMTb2NA

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…

10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.