Ir al contenido principal

Soy pía, espía y otras 007 cosas del señor Bond

Pues parece ser que el otro día os gustó el tema de las críticas de cine y estaba yo dudando entre contar cosas sobre la peli de un señor que se dejaron olvidado en Marte (que ya está lejos para dejarse a nadie) o la última de Pon, Chim Pon.


Y he hecho una votación ante un notario (elegido al “azahar”), y sin que se diera cuenta él (el notario, para no tener que pagarle nada), y ha salido que voy a escribir sobre las películas de Bond, James Bond. Los marcianos tendrán que esperar un poco.

Vamos con cosas de espías:


¿Cómo decías que te llamabas?

Lo de presentarte empezando por el apellido tiene su gracia. Y tienes suerte de tener un apellido corto. ¿Os imagináis si fuera del País Vasco? Me llamo Iruretagoyena, Iñaki Iruretagoyena, y a la segunda vez que se presente ya tienen que ir preparando el cartel de The End (que significa Sea cabó). Que sea un nombre en inglés ayuda bastante. Jaime Bono no tendría tanto tirón… Eso sí, le puedes hacer una transfusión de pelo y a espiar por el mundo.


Pero si antes no era rubio

Las cosas de los espías. Que pueden caracterizarse para que no les reconozcan. Os voy a contar un secreto. Es siempre el mismo. Es Sean Connery disfrazao y con 180 años. Hasta las películas en las que todavía no sabíamos que iba a ser Sean Connery, ya era él. Y le hacen más bajito, le quitan pelo, cambia el acento. Lo que viene siendo un actor camane…, calamino…, camelonoi… Que cambia de la hostia, ¡vamos!


007. ¿Y los de antes?

Si eres 00, tienes dos opciones. O vas por ahí espiando y con licencia para matar o eres una cerveza sin alcohol. Y como estamos hablando del 007, no podemos olvidarnos de los 6 de antes. Yo personalmente no les conozco, y es que también son más listos que el hambre y se camuflan. Puede que ahora mismo estén en el Mercadona haciendo la compra (todos a la vez llamarían la atención). De todas maneras, si ves a un señor con una gabardina y un periódico con agujeros a la altura de los ojos, es muy probable que sea un guarro de los que se sacan la chorra y regale drojas a la puerta de un colegio, o un agente secreto. En cualquier caso, no te fíes de ellos.


Cuéntenos algo más de su vida privada

Que tiene 180 años, está en forma, y es inglés, lo sabemos todos. También que le gusta ir trajeado. Siempre he pensado que iría mucho más cómodo en chándal para los brincos y peleas en los que se mete. Gay, lo que se dice gay, no parece que sea. Que oye, cada cual haga lo que quiera, pero tiene pinta de que le atraen las señoras que están cañón (madre mía, me ha poseído el espíritu de Jose Luis López Vázquez). Es un truhán y un señor. Lo del vino, tampoco lo tengo muy claro, es más de bebidas modernas. Los jefes le obligaron a dejar de fumar hace unos años. No se puede ir espiando y dejando olor a tabaco por ahí. Y además al precio que se ha puesto el tabaco en Inglaterra, no le daba el sueldo.


Formación académica

James no fue un alumno ejemplar. Eso de estar quieto en un sitio nunca lo ha llevado muy bien. Sólo sacaba buenas notas en gimnasia. Su padre, Bond, Trom Bond (músico de profesión) y su madre Bond, Pepi Lucy Bond (cantante de ópera) decidieron meterle interno en el colegio Nuestra señora de los Secretos (así, en español para que la gente no sepa que es una escuela de espías). Fue allí donde aprendió a disparar, pilotar helicópteros (a las clases de aterrizaje no pudo ir), diseñar explosivos, fumar, pegar hostias como panes de pueblo (country bread, como lo llaman allí), bailar claqué, tocar la pandereta (como actividad extraescolar) y todas las cosas que hacen los espías de las películas.


Cómo se metió a peliculero

Bond apuntaba maneras en las funciones de Navidad. Empezó siendo pastorcillo, y ya en la primera obra salvaba a la virgen y al niño de ser secuestrados por Herodes. Nadie quiso ser Herodes en sucesivos años. Una cosa llevó a la otra y le propusieron hacer cine. Es muy fácil, le dijeron, “sólo tienes que llevar un smoking, arrimar la cebolleta a todo personaje femenino que se te ponga a tiro y con los malos puedes hacer lo que se te ocurra. Tienes licencia para hacer lo que quieras. Cuando parezca que está la cosa muy mala, te salvas con un giro de guion. Ya te avisamos nosotros cuando hay que girar”. Y así lleva ya 25 películas y más de 200 millones de puñetazos, entre dados y recibidos.


¿Sentará alguna vez la cabeza?

Pues ya se lo dice su madre. Que si ya tienes una edad. Que me haría mucha ilusión ser abuela. Y búscate un trabajo como Dios manda como tu primo Bond, Zum Bond que le han hecho fijo en Royal Mail. Y búscate una chica limpia. Y no corras con el coche que vas como loco. Pero James ni caso. Que me dejes mamá, que eres muy pesada y que yo sé lo que me hago. Que si ya no tienes edad de ir por ahí pegándote con otros señores mayores. Que cómo me traes los smokings de sucios… El padre ya lo dejó por imposible hace muchos años.


Seguro que se nos quedan muchas cosas en el tintero como cuánto cobra el señor Bond. Pensándolo bien, tampoco es que necesite demasiado. Total, va a todas partes a gastos pagados, con coche de empresa (nada de Ford Focus o Renault Megane), el material de oficina (pistolas, bombas, metralletas, lanzagranadas y un boli bic), la ropa del curro siempre es la misma… Ahora que ya no fuma, sólo tiene gastos en bebida (aunque siendo británico eso ya es un sueldo). Por mucho que esté al servicio de Su Majestad, no le van a pagar también los vicios.



Comentarios

  1. Pues la verdad es que en breves instantes voy a hacerme espía, me has convencido, es interesante.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que me has aclarado lo de que mi adorado Sean tiene 180 años porque como cuando empezó a ser Bond él era jovencito y yo también, siempre he creído que no ir al gimnasio, no embadurnarme de cremas antiedad y no cuidar mi dieta ni mediterránea ni nórdica era la causa de que, hoy por hoy, yo pareciera su madre o casi su abuela. ¡Menudo alivio, Javier!
    Gracias y besos,
    Isabel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…