Ir al contenido principal

Qué mal se ha portado el mundo del cine con algunos personajes

Ya he hablado antes en el blog sobre el cine. De lo difícil que se está poniendo ir a ver una película en condiciones, la poca imaginación que tienen los señores de Hollywood y los que vemos las películas, que no sabes si Batman ha vuelto o Superman regresa, El Imperio Contraataca, o si Indiana Jones es portero del Betis.

También hablamos de todas las cosas que aprendemos en el cine como que todo pasa en Nueva York, que los extraterrestres no pierden el tiempo en venir a Europa, que los polis americanos comes donuts, que en Estados Unidos no hay problema de aparcamiento y muchas cosas más.

En el post de esta semana quiero homejanear, homenejar, homeaj… hablaros de los personajes secundarios.



Mejor te lo explico con ejemplos. Señores a los que las películas les ha tratado muy malamente:

Vendedores de fruta

¿Qué hay una persecución en la película? Pues ahí tenemos a los buenos y a los malos, no siempre en ese orden, corriendo por calles estrechas en coche, moto, autobús, barco (a veces sí, no pongas esa cara) y tarde o temprano se encontrarán con este pobre hombre y le joderán el puesto de frutas. A tomar por saco las naranjas, o lo melones, o lo que vendan.



El señor de la ventanilla del banco

Le pegan un susto de muerte unos señores con pasamontañas, o con caretas, dispara un par de tiros para que todo el mundo se vaya al suelo, y a él le piden que ni se le ocurra apretar el botón de alarma que está conectado con la policía. Esa policía que suele llegar lo suficientemente tarde para que al señor de la ventanilla, que suele ser gordito, calvo y con gafas, le metan un buen viaje. Como si no fuera suficiente con lo que tiene, que encima le pegan los malos. Y todo por apretar un botón.


Cristaleros sin fronteras

Ves a un par de señores cargando con un cristal enorme por la calle y ya sabes que algo le pasa a alguno de ellos. O al cristal o a los señores, o a los tres. Y luego si te he visto no me acuerdo. Quién les paga ese cristal? Jodé, que a mí me han cambiado los de las gafas y han sido 90 euros. Esos que se rompen en las pelis, con lo grandes que son, tienen que costar una pasta.


El chino de la pelea

¿No sabes de quién te hablo? En todas las películas en las que se pegan los chinos, o japoneses, o los señores que saben artes marciales, siempre hay uno de ellos que se lleva todos los golpes. No se ponen de acuerdo para ir todos juntos y aunque suele haber para todos, este pobre se las lleva dobladas, planchadas y con raya en medio.



El caballo del malo

El coche del villano también me vale como ejemplo de gente maltratada por el cine. Vamos a ver, ya de una vez por todas. El caballo del malo no es lento. La prueba la tienes que cuando el bueno, después de escaparse de las viles garras de los malhechores (qué palabra tan redonda ¿verdad?, mal hechor, el que no planea nada bueno), toma prestado un caballo de los malos, corre como alma que lleva el diablo (no tengo muy claro a qué velocidad supone eso en kilómetros hora pero parece ser que muy rápido).



San Francisco y los coches

Me refiero a la ciudad de San Francisco. No tengo conocimiento de que el santo tenga o le gusten los coches. Sí que he probado la miel que hacen las abejas de su granja, y para mi gusto es un poco dulce. A lo que voy que me lío. Si tienes coche y vives en San Francisco, tarde o temprano te vas a ver envuelto en una persecución entre coches de buenos y malos (el coche del malo tendrá menos caballos… ahora se explica todo…). Y tienes muchas posibilidades de que te lo destrocen (seguimos hablando del coche). No hace falta ni que lo conduzcas, ya se encargaran de darle un viaje aunque esté aparcado.


Esos padres de la chica de la peli de miedo

Unos tienen la suerte de ser los padres de un futbolista de éxito, otros tienen hijos que les gusta la música clásica, y otros padres, con menos fortuna, les ha salido una hija actriz en película de miedo. Dale unos estudios como dios manda, clases de baile para que se haga cheerleader y pegue brincos y nos dé una A, y luego una B… y más tarde hace un casting para salir en una peli de sustos. Que primero me tropiezo cuando me persigue el malo, y los padres viéndolo venir. ¡Ay madre que se cargan a Mary Lou!, dirá el padre ¡Claro como siempre le consentiste todo! dirá la madre. Y al final, el malo, que es algo más rápido que la chica, pues ya sabéis.


El dueño del saloon


Ese pobre hombre día sí y al otro también con una pelea. Que si me has hecho trampas en jugando a la brisca, que si el sheriff del condado está de vacaciones, que vengo a hablar de mi recompensa… y al final, siempre terminan peleándose. Y a tomar por saco las mesas, los vasos, las botellas de Quina Santa Catalina (¿o no hay en las pelis del Oeste?). Y si me dijeras que les pilla un Ikea cerca para comprar mesas de las de 5 euros, o los vasos “brinden” que cuestan 20 céntimos cada uno. Nada, todos los días, vajilla nueva. Así no hay quien monte un negocio.


No me pises lo fregao

Bueno, ella lo dice en inglés. Algo así como “Don’t piss me the fregueition”. Y lo dice en inglés porque es la señora de la limpieza de las películas de Quentin Tarantino. Yo creo que de ahí vino lo de que se armó lo de San Quentin (¿o era Quintín?… en cualquier caso, ¡qué nombre tan sonoro!). Y esta pobre mujer venga a limpiar y Tarantino sigue matando gente.  Sangre aquí y sangre allá, maquíllate. ¡Cómo lo ponen todo los jodíos peliculeros!


El señor que hace de Chewbacca


Espero no haber destrozado la magia. Dentro de Chewbacca  hay un señor. No es un bicho grande con pelo. Bueno sí, pero eso por fuera. Es como Platero, diríase de algodón, o de recortes de Teleñeco. Y ahí dentro tiene que hacer mucho calor. Y hay que recordar que están en una galaxia muy lejana, y en esos sitios el clima es más cálido. Y todavía pedís que hable claro. Si no hace más que quejarse y sudar el pobre hombre (¡Perdón, bicho!)


Como veis, el mundo del cine no es todo lujo y oropel (lo que quiera que significa la palabra). Hay gente que sufre mucho con esto de las películas. Y todo por entretenernos. No tenéis más que ver al Coyote. 50 años detrás de un pájaro y dejándose el sueldo que le da Warner o uno de los Brothers, por su actuación en los cacharros de Acme.  Habrá más perjudicados, pero eso ya lo dejamos para otra película, o como dicen los americanos, un “rimeik”.

  

Comentarios

  1. Post menos mal que el autor recuerda a los que siempre pagan los platos rotos, El que es tan bueno que nunca rompió un plato.

    ResponderEliminar
  2. El chino que tú dices tiene que ser Al Leong, por huevos. Más conocido entre mi grupo de amigos frikis como "El Chino de la Jungla", por su papel en "Jungla de Cristal". Seguro que ya sabes de quién te hablo.

    Respecto a lo del dueño del saloon, tiene una ventaja. Como decían en Desperado: The Bartender never gets killed.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí llevas razón. El bartender y el pianista están a salvo ;)

      Eliminar
    2. A mí me fastidia James Bond. Llega el fulano después de echarse tres copas y tirarle la caña a todo lo que se mueve, y le tumba el plan a un tío que se lo lleva currando desde tiempos inmemoriales después de hacerle una presentación que le falta ponerle un Power Point. Tiene toda la razón Samuel L. Jackson en The Kingsmen!

      Eliminar
    3. A mí me fastidia James Bond. Llega el fulano después de echarse tres copas y tirarle la caña a todo lo que se mueve, y le tumba el plan a un tío que se lo lleva currando desde tiempos inmemoriales después de hacerle una presentación que le falta ponerle un Power Point. Tiene toda la razón Samuel L. Jackson en The Kingsmen!

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…