Ir al contenido principal

No te enteras Contreras, o no me piséis lo fregao

¿No has tenido nunca la sensación de ser el único que no se entera de lo que está pasando o de qué se habla? A lo mejor el resto tampoco, pero disimulan mejor que tú. Es cuando piensas. ¿Qué me he perdido? ¿En qué mundo vivo? Debería salir más y dejar de ver series para saber qué pasa. ¿Por dónde entra el agua de coco a los cocos? (bueno eso no lo pienso, pero me ha venido ahora a la cabeza). 

Por si necesitáis subtítulos, lo que dice Federico es: “No te enteras Contreras” (pero las erres no las tiene muy trabajadas)

El caso es que en cada vez más ocasiones noto que ando más perdido que Ana Botella hablando inglés, o hablando de fútbol o siendo alcaldesa. Muy perdida. Allá vamos (Jir güi gou).


Famosos

Nunca he sido muy de leer el “Jelou”, el “Ten Minutes” o el “Soon” ni sé muy bien quién es quién en el mundo de la farándula (no sé por qué le ponen ese nombre… A lo mejor es porque la farándula es un bicho muy malo que no se mata ni con piedra ni palo). El caso es que cuando creo que la pareja de fulanito es menganita o zutanito (qué nombres tan graciosos tienen los novios de los famosos), ya no están juntos. Y el caso es que me importa muy poco no saber quiénes son los famosos.


Obituario

Esta palabra tan chuli no es el sitio dónde se cambian los futbolistas, (obituario local y visitante), sino esa sección en los periódicos en la que se informa sobre los famosos que la han palmado. Esos señores y señoras que siempre han sido buenas personas (los muertos, me refiero). Pero a lo que vamos, que tengo cierta tendencia a cargarme a famosos. Cuando sale la noticia de que alguien ha fallecido, yo juraría y perjuraría que yo ya había leído su obituario. Y no ha sido ni uno ni dos, me los cargo como si fuera una escena de Tarantino o un capítulo de Juego de Tronos.


Expresiones

Al menos te das cuenta de que estás orsay (expresión viejuna donde las haya) cuando se te escapan cosas como llamar a alguien Pinfloi. En realidad se diría Pink Floyd y viene a ser que alguien es un pardillo, pero no me preguntéis de dónde viene la expresión. Tampoco me preguntéis de dónde vienen los pardillos. Cada uno viene de un sitio. Y no, nunca más volverá a estar de moda decir chachi piruli (o eso espero).


El pinfloi ahora es hipster

Lo que os digo. Aprendes a decir gafapasta y aparecen otros términos. O los mismos pero más evolucionados. Que tú intentas ir como ellos y te compras unas gafas modernas y parece que te las han dado en un cotillón, con nariz y bigote incorporado. Al menos no vas a las salas de fiesta a mover el esqueleto con estas putas gafas. Cuando veas a uno y te den ganas de darle un bofetón con la mano abierta por la forma de vestir, ese es un hipster.


       Pero qué me pongo

Pues al final ponte lo que quieras. Siempre puedes salir del paso. Es que soy muy clásico, o te pones algo antiguo y dices que vas vintage. Lo que siempre fue viejo, y no se lo pone ni tu abuela, pues ahora está de moda otra vez. Sin ser un entendido de moda, te recomiendo que no te pongas los jerseys de Bill Cosby. Por el calor, más que nada.


Bailes

Ya os he dicho alguna vez que un hombre de bien, no baila. Si por lo menos se gana la vida con ello, se podría entender… Pero en mi caso, aunque quisiera intentarlo, no sabría qué hacer. Dicen que lo de bailar pegados no es bailar. Ahora se arrima la cebolleta más que nunca y se perrea. 

No, no es Salman Rushdie. Ni la hermana gordita de Phoebe de Friends.

La música

Tampoco estoy muy puesto en lo que se lleva ahora. Me dicen que son todos unos yeyés de mierda y que ya no se hace música como antes… También creo que lo de que se no se hace música como antes, lo llevan diciendo dos siglos. Con lo bonitas que son las canciones de amor y que se dicen “beibi” y forever and ever, y cosas como dios manda…


¿Dónde vamos?

A mí no me preguntes. La última vez que salí, se llamaban “boites” o salas de fiestas y la canción de moda era Latino con el sabor de una copa de vino. Luego vinieron otras muy bonitas como la Mayonesa y la Sopa de Caracol. El caso es que todo tiene que ver con la comida. Pero no, no tengo ni idea de dónde se puede salir a bailar.


Beber

¿No os ha pasado salir con gente que tarda media hora en decidir qué va a beber? Un Licor 43 con Coentrao (¿o se escribe de otra manera?), o un batido de chocolate con “coñá” (esos son los peores). Yo por si acaso, sigo pidiendo cerveza, que no pasa de moda. Dicen que ahora se llevan los “yintonis”, pero es que hay que hacer un máster para pedirlos. Vienen con ensalada y frutas del bosque, como los yogures.


¿Y si salimos a cenar?

Ahí sí que estoy puesto. Me gusta cenar. ¿Hay que decidir dónde? Entonces, ya vamos apañaos. Chino, tailandés, italiano, japonés. Mejor me hago un sándwich y ya si eso…

¿Cómo quedamos?

Ya no se queda como antes. A las 10 debajo de los cojones del caballo (lugar típico en Madrid para quedar). Ahora se “prequeda” por Whatssap, luego por Facebook, y al final te pierdes dónde era y luego ya terminas llamando por teléfono para ver dónde cojones (volvemos al principio de los tiempos) está todo el mundo.


Total, que ya me he comido el sándwich, me he tomado la cerveza y ahora estoy pensando qué ponerme…. Mejor me pongo cómodo (pero no como las muchachas en las películas que dicen eso y luego se ponen desnudas) y me quedo en casa… Espera que me mandan un mensaje para decirme que me están esperando y no sé muy bien si están hasta los cojones o han quedado debajo de un caballo…. Ya os iré contando… a través de Whatsapp.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


CEO, Fundador, Máster del universo, Administrador y Portero Delantero o cómo darse importancia

¿Os podéis creer que hay gente que incluyen en sus CVs (también conocido como curriculucucú paloma) títulos, cursos, estudios que es probable, o muy posible, que no tengan o no hayan cursado nunca? Increíble, ¿Verdad? Hay algunos que incluso incluyen entre sus conocimientos habilidades que no tienen. Todos hemos leído en los curriculums, lo de nivel alto de inglés. Y ni nivel, ni alto, y lo más cerca de saber inglés es escuchar a Michael Robinson... en español. Con saber decir “gudmornin”, ya es nivel avanzado, si dicen “vulevú cuché avemua” ya tienen un francés nivel usuario. Hay algunos que acaban de montar su empresa y se hacen su tarjeta con más títulos que el Real Madrid y el Barça juntos. Son CEO, Fundador, “Entrepiernur”, Visionario, Máster del universo, Consejero y Máximo accionista de, pongamos, la empresa Pérez González y Asociados Cuando Los Haya SL. Pero hay otros, que no les gusta darse tanto pisto, o les da un poco de vergüenza mostrar todas sus habilidades y no incluyen to…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

13 Conductores por el mundo

Hacía tiempo que no conducía por la maravillosa piel de toro, mosaico de culturas, crisol de razas…. Podría seguir así todo el post para nombrar a España, pero os había prometido hacer los posts algo más cortos.
El caso es que hay cosas que nunca cambian, da igual dónde conduzcas. Los coches pueden ser distintos, con el volante al otro lado (y el conductor en el mismo lado del volante también, que si no sería muy incómodo), pero la gente que lleva el coche somos muy parecidos.
Hoy os voy a hablar sobre algunos tipos de conductores que te puedes encontrar conduciendo (también te los podrías encontrar en otro sitio, pero ya no los reconoceríamos como conductores… o sí) Billy, el rápido El conductor más rápido del oeste, y del este y de todas las carreteras. No hay límites para Billy. Si la carretera es de 100, él va a 150, si es de 110, él va a 220, como la electricidad. Siempre tiene prisas. No confundir con Billy el de las estanterías de Ikea, que también se ha forrado con una idea bien s…